El Hombre y la Naturaleza, relaciones, consecuencias y más

En las edades antiguas la relación entre el hombre y la naturaleza era armoniosa, percibían en la naturaleza a su creador, se sentían parte de ella, e incluso se complementaban con los otros seres vivos. En los tiempos modernos esto cambió, el hombre permanentemente intenta controlar y explotar los entornos naturales.

el hombre y la naturaleza

¿Qué es?

En la historia de la humanidad, la relación entre el hombre y la naturaleza, ha sido contradictoria y variable. Todos hemos escuchado hablar de la madre naturaleza en algún momento.  Esto no quiere decir que nuestro trato hacia ella, sea el que deberíamos darle a una madre. Si quieres aprender a tener una calidad de vida, le invitamos a leer el siguiente artículo cómo cambiar.

El ser humano, en su afán por controlar y apoderarse de los recursos naturales, se separa cada vez más de la naturaleza, nunca tiene suficiente. Ya no confluyen como un todo el hombre y la naturaleza, viven en una constante batalla, uno por aprovecharse y la otra tratando de resistir.

Esto no debería ser así necesariamente, antes del siglo XVII, el ser humano sólo utilizaba lo necesario para vivir, y no ocupaba más de lo que necesitaba, en ese entonces no se observaba el desequilibrio que actualmente vemos.

el hombre y la naturaleza

Es interesante analizar qué es lo que nos ha llevado a esta situación, sólo con un profundo entendimiento podríamos lograr revertir el daño causado. Este dominio sobre la naturaleza ha resentido la armonía que debería existir entre el hombre y ella.

El Hombre y la Naturaleza a través del tiempo

La relación entre el ser humano y la naturaleza ha evolucionado a lo largo del tiempo, desde la época de los recolectores y cazadores hasta la era tecnológica.

La naturaleza siempre ha sido el sustento de las personas, dependemos de ella para sobrevivir. En los primeros tiempos, el hombre y la naturaleza vivían en armonía. El paso de las estaciones marcaban el tiempo para recoger frutos, los períodos migratorios, y las épocas de caza.

El sol y la luna significaban el inicio y el final de la jornada.  El resplandor del sol era sinónimo de vida, daba luz y calentaba. La madre naturaleza nos daba todo lo que pudiéramos necesitar para el sostén de la vida, y el ser humano la veneraba y admiraba.

el hombre y la naturaleza

Pasaron los años y los siglos, y la forma en que el hombre veía la naturaleza, evolucionó a un nivel más conceptual. Ya no la miraban como una compañera dadora de vida, si no como un recurso.

En la antigüedad los ilustrados entendían que para obtener conocimiento debían ser contemplativos de la naturaleza y con el mundo que estaban.  Con esto, buscaban comprender que era lo que mantenía unidos a todos los elementos naturales, incluyendo al hombre.

Postulados de Santo Tomás y San Agustín

Santo Tomás y San Agustín, grandes filósofos de la Edad Media, consideraban a la naturaleza como la prueba de la existencia de Dios, solo podía ser creada por su divinidad. Esta contemplación de lo natural los acercaba a Él, y de alguna forma participaban de su grandeza.

Sus postulados afirman, que todo lo que existe, recibe su ser o existencia de un ente superior, en este caso Dios, y como provenientes de Él debían cuidarse, respetarse y valorarse.

El conocimiento práctico

Aproximadamente en el siglo XVII, Francis Bacon, filósofo inglés, postuló una nueva línea de pensamiento: “el conocimiento práctico”.

En esta filosofía, la contemplación no tenía ninguna utilidad, a menos que de ella se tomara información manipulable. Eran los inicios de una corriente de pensamiento en la cual el hombre toma el protagonismo y se adueña de lo natural.

Esta tendencia es la utilizada aún en nuestros días, en la misma se coloca al ser humano en una posición privilegiada. La naturaleza representa un medio o herramienta para labrar el camino del hombre.

Se considera que es el hombre quien da sentido a lo natural, dependiendo de lo que necesite. No podía ser diferente, el hombre se ha separado tanto de la naturaleza, que ya no puede concebir participar de otra forma en la vida, la interacción saludable entre ambos está seriamente mermada.

Consecuencias

En los cinco siglos precedentes, el egocentrismo del hombre ha hecho que deje de ver a la naturaleza como parte de nosotros, la ven como un ente aparte del que puede aprovecharse.

El exceso de consumo por parte del ser humano, ha desequilibrado los ecosistemas en casi todo el planeta, y con esto también afecta el equilibrio de su propia vida. La naturaleza debe ser considerada como un organismo vivo, del cual formamos parte.

El hombre y la naturaleza conforman un organismo vivo, en el que todos convivimos y que debería ser armónico y equilibrado. La naturaleza tiene la capacidad de autorregularse, al igual que el hombre se adapta a las nuevas condiciones.

Los cambios de clima representan un movimiento fuerte en los entornos naturales, producen catástrofes como crecidas, tsunamis, arideces, tifones y tornados. El hecho en la capa de ozono y el sobrecalentamiento global, incluso si la naturaleza intenta activar sus mecanismos de autorregulación, son procesos que generan daños permanentes.

¿Hasta dónde llegar?

No todo es malo, existe un deseo instintivo en el hombre para volver, y convivir con todo lo natural del cual forma parte. El sol que da calor y luz, nos permite la síntesis de una gran cantidad de vitaminas. Cuando caminamos sin zapatos sobre el suelo natural, logramos tirar nuestra energía vital y refrescarla.

Nuestros órganos necesitan del agua y el aire para el correcto funcionamiento, mientras menos contaminados sean estos elementos mejores serán para nosotros. Y quizás lo más valioso, esa paz y la tranquilidad que solo podemos encontrar lejos de las ciudades, en un entorno maravilloso que nos permite renovar nuestro espíritu, que solo lo ofrece un ambiente de naturaleza con pocas alteraciones.

Cada vez que contemplamos la naturaleza nos asombra, es atestiguar de primera mano el milagro de la creación natural, existir es un milagro. Respetar todo lo que forma parte de la naturaleza, la cual tiene una belleza que da vida y energía, y de la que formamos parte, como una gran familia. Para saber un poco más sobre la formación del nuevo ser humano lee este artículo, niños arcoíris.

el hobre y la naturaleza

Cada vez hay una mayor preocupación por el daño severo que ha sufrido la madre Tierra, el hecho de que hay especies extintas, por culpa de la acción voluntaria o no del hombre, preocupa a mucha gente. La escasez de recursos cada vez más marcada, es decir, todos estos cambios no tan sutiles que nos afectan.

El Hombre con la Naturaleza en la actualidad

Actualmente, el hombre y la naturaleza se relacionan de forma poco correcta, esto nos debe llamar la atención, para tomar medidas que generen conciencia. Es necesario el concurso de todos para lograr un cambio.

A paso lento pero seguro, en los medios de comunicación, cada vez más encontramos expresiones como “economía sostenible” , “marketing verde”, “eco-friendly”, esto ya comienza a generar un impacto positivo en las nuevas generaciones.

Hay una realidad ineludible, y es que, si no se toman medidas inmediatamente, nos quedaremos sin nuestro hogar común que es la Tierra, todos tenemos un papel que jugar en esto, la conservación es un tema tanto global como individual.

Por fortuna, ya hay diseñadas un conjunto de prácticas, específicas para fomentar el respeto, cuidado y conservación de los recursos naturales. Estas prácticas deben formar parte de las rutinas diarias de las personas, son simples de aplicar, y muy beneficiosas.

La basura en su lugar

Parece una norma muy básica, pero es increíble la cantidad de personas que lanzan la basura en cualquier parte, realmente es una práctica muy poco respetada.

La velocidad de la vida moderna, hace que tengamos que llegar rápidamente a cualquier parte que vayamos, la gente no se detiene para buscar un lugar adecuado para botar la basura y arrojan sus desperdicios en la calle.

Esta situación se agrava, por el hecho en que algunas ciudades no distribuyen de forma adecuada los cestos de basura destinados al uso público. Esto ocasiona que el ciudadano deba caminar cuadras enteras sin encontrar donde botar sus desechos.

La formación del hogar, también tiene su cuota de responsabilidad, hay que educar a los niños para que vean las áreas comunes como parte de su responsabilidad, si en casa no botamos desperdicios en el piso, pues en la calle tampoco deben hacerlo.

Todo esto genera un gran impacto en la salud del medio ambiente natural, es una falta de conciencia ciudadana hacia la naturaleza. Es necesario educar al hombre para salvar al planeta, para darle salud. Un entorno natural saludable, automáticamente redunda en seres humanos equilibrados y en paz.

Reciclar y reutilizar

Una de las formas más prácticas de respetar la naturaleza, consiste en reciclar y reutilizar. Algunos de los desechos de la actividad humana, por ejemplo, los plásticos se bio-degradan en miles de años, es decir, cada desecho plástico que botamos, estará en la naturaleza intacto por cientos de generaciones, contaminando así el planeta.

Si buscamos la forma de darle una nueva utilidad, a este tipo de desechos, los mismos no irán a parar a los vertederos de basura y eventualmente a la tierra o el mar. Son tantos los usos que se les puede dar, que solo es cuestión de creatividad y voluntad.

Es importante fomentar la cultura del reciclaje y la reutilización, la misma velocidad con la que llevamos nuestras vidas, hace que no nos detengamos a pensar que podemos hacer para asumir nuestra cuota de responsabilidad.

Respeto a la vegetación

Las plantas no sólo son seres vivos, muchas de ellas, tardan años en alcanzar la etapa adulta, y tienen un ciclo reproductivo muy lento. Esto es algo que las personas no tienen presente, entonces agreden indiscriminadamente árboles y otras plantas, sin darse cuenta los años que tardó en llegar al tamaño que tiene.

El experto mundial en Neurobiología Vegetal, Stefano Mancuso, afirma que las plantas tienen una gran sensibilidad, desde el punto de vista sensorial. Reaccionan a muchos estímulos, como al sol entre otros, son capaces de reaccionar ante algunos olores, utilizan esta habilidad para comunicarse entre ellas.

el hombre y la naturaleza

Ellas respiran por el mundo. Tienen la asombrosa capacidad de renovar el aire por medio de su proceso de fotosíntesis. Sin las plantas no tendríamos oxígeno para respirar.

Cuida el agua

Más del setenta por ciento de la superficie del planeta tiene agua.  A pesar de esto, sólo un dos por ciento de esta agua es potable para ser utilizada y consumida. Cada año esta cifra se reduce, el agua que es potable de forma natural, está siendo contaminada por el hombre.

El agua es indispensable para la vida, pasando por plantas, animales y el hombre, todos necesitamos agua para vivir.  Nuestro cuerpo tiene más de setenta por ciento de agua.

El agua funciona como termorregulador de las temperaturas en los ecosistemas.  Ella en sí misma es un hábitat, con una gran variedad de seres naciendo, creciendo y viviendo en su seno. Fue en el agua donde se produjeron los primeros seres vivos, de los cuales provenimos todos los demás.

Es muy necesario crear conciencia del cuidado del agua, cuando nos bañemos no gastemos más de la necesaria, lavemos los autos con cubetas no con mangueras, las áreas recreativas deben ser barridas y no lavadas con manguera, en fin, hay muchos cambios en nuestros hábitos de vida que podemos implementar para cuidar este vital y frágil recurso.

Interacción del hombre con el medio ambiente

A pesar de que algunos no lo concientizan, el hombre y el medio ambiente, están en permanente interacción. Así vivamos en una ciudad, estamos inmersos en ello, y tenemos que aprender a cuidarlo y preservarlo.

El consumo de recursos, no debería ser mayor que la capacidad del ecosistema para adaptarse.  Actualmente el consumo de recursos es excesivo, hay ambientes naturales con grandes problemas de escasez, producto de la sobre explotación.

Si nos enfocamos en generar los cambios necesarios para reducir el impacto ambiental seguramente lograremos una vida mejor y más equilibrada con la madre tierra. Para aprender sobre parte de la mitología del origen de la vida le invitamos a leer origen del origen del universo según los mayas.

Deja un comentario