Historias de amor, pequeños relatos que llegan al alma

Las historias de amor son las favoritas de muchas personas, pues este es el sentimiento más importante que tenemos los seres humanos. Conoce en Energía Espiritual algunos relatos de distintas personas, donde cuentan sus experiencias relacionadas con este tema.

Historias de amor

Historias de amor

El amor es un sentimiento que poseemos todas las personas hacia otra, bien sea familiar, pareja, amistad o incluso animales. De hecho, es un sentimiento que siempre suele estar presente, especialmente a lo relacionado con lo que hacemos cada día. Muchas personas sienten amor no solo hacia lo antes mencionado sino también a su profesión, trabajo y muchas cosas más.

Sin embargo, el amor es un sentimiento muy intenso que siempre está presente en las personas. Este te inspira constantemente y de esa manera también te motiva. Pero sin duda, el amor que más prevalece es el que tengas hacia otras personas.

Este puede ser un amor a tu familia, amigos y a la pareja. El amor de pareja es lo que también se conoce como enamoramiento, el cual genera una interesante neuroquímica en nuestro cuerpo.

Un ejemplo de este, es que cuando estas enamorado liberas extensas cantidades de la hormona serotonina. La cual hace posible que tu estado de ánimo sea mucho mejor, pero que también genera que haya pensamientos donde recuerdas frecuentemente a tu pareja.

Historias de amor

Otros de los neuroquímicos que liberas cuando estás enamorados, es la adrenalina, la cual aporta mucha más energía. También liberas dopamina, asociada al reforzamiento de conductas del placer.

Aunque estos neuroquímicos pueden hacer sentirte muy motivado e ilusionado cuando estás enamorado, debes saber controlar adecuadamente los sentimientos, para así poder disfrutar cada momento. Todas las personas tenemos historias de amor, donde están involucradas tanto familia, amigos y parejas. Incluso las mascotas.

Con las historias de amor podemos recordar los momentos especiales y también reflexionar acerca de esas experiencias vividas para obtener de todas ellas un aprendizaje. Al leerlas también recordarás lo que sientes en ese instante, lugar y con esa persona.

De hecho, las historias de amor relacionadas con la familia suelen ser las más emotivas e importante. Lo mismo ocurre con las experiencias vividas con nuestras parejas. Cada una de ella aporta algún aprendizaje a nuestra vida y también te pueden ayudar a ser una mejor persona.

Historias de amor

Incluso aunque no todas las historias de amor son felices, esas que no nos gusta recordar también pueden habernos dejado una enseñanza para que en el futuro no volvamos a cometer el mismo error.

Lo ideal es que la mayoría de las historias de amor sean un recuerdo muy agradable y satisfactorio. Pero en el caso de hacernos recordar momentos no tan agradables, donde pudo haber pasado algo triste, lo mejor es que de esa vivencia siempre saquemos algo positivo. De esa manera, cada vez que tengamos es recuerdo no será algo tan fuerte y por lo tanto podemos sentirnos tranquilos al hablar del tema.

En esta oportunidad se describirán diversas historias de amor cortas, llenas de vivencias y relatos de diversas personas. A través de sus palabras se percibe lo que sintieron en ese momento y sin duda cada una de estas historias deja una enseñanza.

Algo increíble de leer historias de amor, es que con ellas podemos conocer más acerca de este sentimiento. Además de eso, pueden llegarnos a impresionar, debido a que quizás hayamos pasado por alguna experiencia similar a las que se describen en estos relatos.

Amor de pareja

Sin duda alguna las historias de amor más entretenidas y muchas veces inolvidables son las de pareja. En ellas siempre suele estar presente la admiración mutua de ambas personas y la manera en como cada una de ellas manifiesta su amor hacia su pareja.

Enamorados toda la vida

Diariamente cerca de mi ventana observaba a un matrimonio de la tercera edad. Me gustaba apreciar como caminaban juntos en el transcurso del inicio del día, porque siempre estaban tomados de la mano. Esto me parecía algo muy lindo porque se veían unos jóvenes totalmente llenos de amor.

Al observarlos diariamente disfrutaba de su amor, porque eso me hace creer en que el amor hacia una pareja es real y que aparte de eso, dura para toda la vida. Sin embargo, durante algunos días no volvieron a pasar frente a mi ventana y esto me hizo pensar que algo les había ocurrido. Pero solo fue una preocupación, porque al paso de los días regresaron a su caminata habitual.

La diferencia era que el señor ahora llevaba consigo un bastón y le costaba caminar un poco. Pero su esposa siempre estaba tomándolo de la mano y lo que me pareció más romántico de todo, es que siempre sostenía con mucho cariño la mano donde él tenía su anillo de matrimonio.

Un café con amor

Cuando estaba en mi época universitaria trabajé en un café. Allí iba frecuentemente un muchacho muy tímido y siempre tomaba el mismo tipo de café. Cuando se lo entregaba el agradecía, sonreía y se sentaba solo en una mesa alejada.

Al transcurrir el tiempo comenzamos a hablar poco a poco y cada vez más me daba más curiosidad saber de él, especialmente porque era muy agradable y yo no podía creer que siempre estuviese solo.

Así que un día anoté mi número de teléfono móvil en su factura y esperé a que se comunicara conmigo. Pasaron las semanas y me llamó. En esa llamada me dijo que le tomó bastante tiempo armarse de valor para hablarme, ya que pensaba que yo no le prestaría atención. Así que aprovechó y me pidió que saliéramos a una cita.

Salimos y la pasamos bastante bien. Luego empezamos a salir constantemente y cada vez la pasábamos mejor. Luego empezamos a ser novio, pasaron varios años y ahora estamos felizmente casados. Conoce más del amor en la adolescencia.

Historias de amor

Un vuelo de amor

Ella y yo llevábamos más de 8 años de novios, nuestra relación era maravillosa, pero tuve que tomar la decisión de mudarme de país porque me ofrecieron una buena oportunidad laboral en mi trabajo. Lo único era que no podía llevar a mi novia conmigo, ya que solo cubrían mis gastos.

Aunque fue difícil despedirnos, acordamos que a pesar de la distancia seguiríamos siendo novios porque el amor podía más que los kilómetros que nos separaban. Gracias a las redes sociales hablábamos todos los días a cada momento. Pasó un año sin vernos y el amor seguía intacto, solo que extrañábamos vernos en persona.

No podíamos planificar un viaje para vernos de nuevo porque el traslado aún saldría muy costoso. Sin embargo, con los ahorros que había logrado durante todo el año, compré un pasaje y la visité de sorpresa. Al vernos de nuevo en persona sentimos que nuestro amor estaba intacto y no pude esperar más para pedirle matrimonio.

Aceptó y en ese mismo momento hicimos todo lo posible para mudarnos juntos al país donde yo estaba. Lo logramos, nos casamos, vivimos juntos y ahora tenemos una hermosa familia.

Páginas de amor

Nos conocimos gracias a un amigo en común, pero lo curioso de todo es que comenzamos a hablar a través de las redes sociales. Nuestras primeras conversaciones eran acerca de unos libros que nos gustaba leer a ambos.

Con el transcurrir de los días empezamos a hablar mucho más de distintos temas. Hasta que un día decidimos vernos de nuevo. No divertimos, reímos y disfrutamos mucho más de lo que lo hacíamos por internet.

Así que empezamos a salir con más frecuencia y nos hicimos novios. Pasamos algunos años de noviazgo y un día me regaló uno de nuestros libros favoritos. Cuando lo abrí este tenía un sobre con pistas.

Al seguir cada una de ellas, llegamos a un sitio que nos gustaba mucho y allí sorpresivamente me pidió matrimonio. Luego nos casamos y en la actualidad estamos muy felices con nuestro hogar y formando una bella familia.

El recorrido de la vida

Un día estaba almorzando en un restaurante cuando vi un automóvil con dos ancianos, que se estacionaron al frente de la ventana donde yo estaba. Venían escuchando música y estaban sonriendo. Él se bajó a abrirle la puerta a su esposa, la ayudó a salir y empezaron a bailar unos minutos de manera muy romántica. Todos los que observaban la escena estaban felices observando esa maravillosa historia de amor, incluyéndome.

Los recuerdos del alma

Hace muchos años conocí a un abuelito que tenía Alzheimer, aunque fue olvidando los nombres de toda su familia. Siempre recordó el de su esposa y cada vez que él se le acercaba la abrazaba y le susurraba “qué bella estás amor de mi vida”. Conoce más de la compatibilidad de signos.

Letras amorosas

Hace algunos días encontré una libreta en casa de mis padres, donde la primera página estaba escrita a mano. La caligrafía era de hace algunos años y en ese escrito había una lista de las cualidades que debía tener una mujer.

Resulta que lo había escrito mi padre cuando era muy joven y era la descripción exacta de cómo era mi madre. La cual conoció muchos años después de haber escrito esa lista. Actualmente llevan 30 años de casados y son muy felices.

Para toda la vida

Hoy salí a comer a un restaurante y en la mesa de enfrente estaba sentada una pareja que estaba celebrando su 50 aniversario de bodas. Ambos brindaban con jugo y sonreían constantemente, hasta intercambiaban la comida de sus platos de manera muy cariñosa. Lo que más me encantó de observar lo feliz que eran, es que él le dijo a ella “ojalá te hubiese conocido antes”.

Historias de amor

El amor de familia

La familia es el núcleo donde está presente gran parte del amor. Es por ello, que las historias de amor de este estilo son unas de las más hermosas.

Son los mejores

Un día estábamos mi esposo y yo hablando en nuestra casa, cuando de pronto vino nuestro hijo y nos abrazó fuertemente. Susurrándonos a ambos que “somos los mejores padres del mundo”.

Sonreímos y le preguntamos que cómo sabía eso si no conocía todos los padres del mundo. A lo que respondió “no tengo que conocerlos a ellos, porque ustedes son mi mundo”.

Amor como amistad

Hay historia de amor en la amistad. Estas son las experiencias vividas con amigos o incluso con compañeros que apreciamos y que forman parte de nuestra vida.

Historias de amor

La importancia de compartir

Recuerdo cuando estudiaba en el colegio, que en la hora del recreo siempre veía a una niña que cursaba otro grado y se escondía en un rincón para comer su desayuno. Tenía curiosidad por saber por qué se alejaba de los demás mientras todos compartíamos en el patio comiendo y jugando.

Hasta que un día me di cuenta que lo que le pasaba es que ella llevaba poco desayuno y le daba pena comer con los demás. Por eso, al día siguiente lo que hice fue llevar dos desayunos uno para mí y otro para ella.

Cuando llegó la hora de recreo ese día, me acerqué a ella y le di el desayuno que le había llevado, ella muy contenta me abrazo y se acercó hacia donde estábamos todos jugando. Desde ese día no se escondió más durante el recreo y se hizo amiga de todos nosotros.

La amistad desde temprana edad

Un día cautivó mi atención el observar a una madre con su hijo, ella lo miraba con mucha atención pues el niño estaba colocándole marcas al extremo de un lindo dibujo, usando un palillo.

Escuché que su mamá le preguntó porque estaba haciendo eso y él le respondió que había conocido a un niño que tenía inconvenientes con la vista y que utilizaba unos lentes muy anchos. Así que no podía observar los dibujos de los demás niños.

Él niño que veía muy poco le dijo al niño que estaba haciendo el dibujo, que la única manera en que él podía ver era utilizando sus dedos en sus libros llenos de puntos. Es por eso, que estaba colocándolo puntos en el borde de su dibujo, para que se esa manera el otro pudiese verlo.

Señas de amistad

Mi vecino es un niño de 10 años y me lo encontré hace días en el pasillo. Él se acercó y me percaté que estaba practicando lenguaje de señas. Me sorprendió y sus padres me comentaron que lo estaba aprendiendo para poder comunicarse con su nuevo amigo que era sordo. Así que definitivamente me hizo pensar que el lenguaje de la amistad no tiene límites.

Encontrando el amor

Muchas veces piensas que es muy complicado encontrar el amor mientras estás caminando por la calle o dirigiéndote en un trasporte público a algún sitio. Usualmente tu mente está pensando en muchas cosas mientras te trasladas a otro lugar y posiblemente no observas a tu alrededor, pues muchas historias de amor también pueden ocurrir en la calle, de manera muy inesperada.

Historias de amor

Los caminos del amor

Diariamente me dirigía a la universidad utilizando el autobús o el metro y como todos sabemos, suelen ser espacios donde hay una gran cantidad de personas, pero siempre alguien que no veras luego puede llamar la atención. Lo cual fue lo que ocurrió un día.

Me encontraba con sueño sentado al lado de la ventana del metro cuando a mi lado se sentó un agradable joven. Él estaba muy distraído con su teléfono móvil, pero cautivó mi atención, sin que se diera cuenta.

Sin querer vi lo que él estaba revisando en su teléfono y me di cuenta que era un deportista que yo seguía en las redes sociales, porque me encanta hacer deporte. Así que me presenté con él y me respondió de manera muy amable. Luego nos hablamos por redes sociales, nos vimos nuevamente, empezamos a salir, nos hicimos novios y ahora estamos casados.

Cruce de caminos

Diariamente salgo camino al trabajo a la misma hora para así poder llegar a tiempo a la oficina. Así que todos los días me encuentro en el autobús a algunas personas que suelen tener la misma rutina que la mía o por lo menos salen a la misma hora que yo hacia sus diversas actividades.

Historias de amor

Entre ellos siempre me encontraba con un chico muy agradable que se bajaba en el mismo lugar que yo. Cuando le hablé por primera vez fue porque íbamos sentado juntos y sin querer me quedé dormida en su hombro. De allí, me pasó lo mismo otros días hasta que un día, él me despertó cuando llegamos a la parada.

Nos despedimos y al llegar a mi trabajo encontré en el bolsillo de mi bolso una nota que decía “Me encanta acompañarte en el recorrido de tus sueños, quieres salir conmigo”. Desde allí, empezamos a salir y ya no solo nos íbamos juntos en el mismo camino y transporte, también empezamos a ser más que amigos.

Amor en las mascotas

Los animales también son seres queridos para muchos de nosotros, especialmente si son nuestras mascotas. Por lo tanto, también hay historias de amor donde se relata la empatía de las personas con los animales o incluso entre animales con otras especies.

El amor canino

Diariamente paseaba a mi mascota por el parque cercano a mi casa. Ella es un perrito Golden muy agradable. Constantemente coincidía en los paseos con un chico que también tenía una perrita de la misma raza que mi mascota.

Lo gracioso de la historia es que había momentos que mi perrito salía de la casa sola, pero yo dejaba que lo hiciera porque siempre regresaba a la misma hora. Pero no podía estar haciéndole seguimiento a cada momento, debido a que tenía que ir al trabajo.

Pero un día, cuando regresé del trabajo encontré en la puerta de mi casa a mi mascota y al chico del parque, el cual llevaba consigo una cesta. Resulta que su perrita y mi perrito tuvieron hijos y yo no sabía nada. Desde ese día, me hice amiga del chico y evidentemente nuestros perritos empezaron a estar juntos.

Alegría canina

Luego de un largo día de trabajo, encontré al llegar a mi casa a un perrito abandonado. Me cautivó su mirada así que decidí adoptarlo. Le di comida y lo bañé. Desde ese día es mi compañero y cada vez que llego a la casa me alegra mucho más verlo contento y animado.

Amor pero solo ilusión

En muchas historias de amor, también suelen relatarse vivencias de personas que estuvieron ilusionadas con otras personas, pero que al final solo era un amor no correspondido o simplemente se ilusionaron solo. Creando en su mente una película de amor que no podía ser realidad. Aunque si duda de esa ilusión empezaron a aprender la diferencia entre amar e ilusionarse.

Historias de amor

La clase del amor

Hace muchos años iba al gimnasio a entrenar todos los días. Allí había muchas personas interesantes, pero sin duda una de las entrenadoras era la que llamaba mi atención. Me encantaba su paciencia y dedicación al entrenar.

Así que empecé a tomar más horas de entrenamiento con el grupo que ella estaba a cargo. Me agradaba verla siempre y me imaginaba que quizás en algún momento podía invitarla a salir.

Pero un día su esposo la fue a buscar, él la trataba muy amablemente y era muy cariñoso con ella. Aunque me desilusioné igual me alegré de que ella estuviese con un buen hombre. Porque merecía que la trataran bien. Conoce la oración para que se enamore de mí.

La distancia en el amor

Tengo un trabajo donde debía viajar constantemente, esto es muy divertido porque cada semana conozco lugares diferentes. Pero hubo un tiempo que salí con un chico que me gustaba mucho y que la pasaba muy bien cuando estábamos juntos.

Lo único que no me gustaba de nuestra relación era cuando nos teníamos que despedir, porque yo me iba de viaje y sentía que lo extrañaba mucho y él igual. Aunque sentíamos una atracción mutua, un día decidí no salir más con él porque no quería ilusionarme más ni quería que él lo hiciera, ya que igualmente yo seguiría viajando.

A pesar de que salimos por mucho tiempo, pienso que tomé la mejor decisión. Actualmente somos muy buenos amigos y de vez en cuando hablamos y recordamos los buenos momentos. Sin embargo, tengo un novio maravilloso que trabaja en el mismo lugar que yo, así que podemos viajar juntos. Estamos totalmente felices y con esta experiencia definitivamente el amor siempre llega en el momento adecuado.

A un clic del amor

Las redes sociales nos gustan mucho en la actualidad y aunque tienen sus ventajas y desventajas, hace mucho tiempo tuve una maravillosa experiencia amorosa por internet. Era una chica que vivía en otro país y que hablaba otro idioma. Sin embargo, pudimos empezar a entendernos muy bien gracias al traductor de la web.

Aunque hablábamos diariamente nos empezamos a dar cuenta que estábamos sintiendo una mutua atracción, pero esto no sería posible porque ella vivía en un país donde era muy complicado salir a viajar y yo tampoco podía ir a visitarla.

Así que un día decidimos dejar de seguir hablando frecuentemente y quedamos como buenos amigos. De vez en cuando, chateamos por las redes sociales pero solo recordamos los momentos agradables que habíamos pasado.

Imágenes para el recuerdo

Cuando empecé la universidad tuve un novio por un largo tiempo, pero tuvimos que separarnos porque él se mudó de país. Aunque en la actualidad somos amigos, hace poco hicimos video llamada y me sorprendió al enseñarme una caja donde tenía las fotos de cuando salíamos hace años.

Eso nos conmovió y aunque seguimos siendo buenos amigos, igual recordamos de vez en cuando los buenos momentos.

Si te gustó la información de este artículo quizás también te interese conocer acerca de la autoestima alta.

Deja un comentario