Sentimientos positivos, todo lo que debes saber de ellos

Alguna vez te has preguntado ¿cuántos sentimientos positivos eres capaz de sentir? Lo cierto es que, en ocasiones nos cuesta mucho diferenciar nuestras emociones, ya sean negativos o positivos. ¿Quisieras aprender más de esto? Pues has llegado al lugar indicado, aquí en Energía Espiritual te traemos este maravilloso artículo donde te explicaremos sobre las emociones. ¡No te lo pierdas!

sentimientos positivos

Diferencia entre sentimientos y emoción

Para comenzar debemos tener en cuenta que estas dos palabras, aunque trabajan juntas, no son lo mismo. Se puede decir que los sentimientos se originan a partir de una causa absurda ante la manera personal de observar un contexto explícito. Esto quiere decir que, las emociones conservan un esquema bastante primordial y primario unilateral, básicamente estas surgen seguidamente y de manera franca luego la exposición de la provocación.

Por el contrario, los sentimientos interceden en ocasiones en las que solemos pensar más las cosas, es decir, cuando un individuo es totalmente consciente de su estado de ánimo y de lo que está sintiendo. Según varios estudiosos de la psicología como el conocido Antonio Damasio, menciona en unos de sus escritos que vivir una emoción, por ejemplo, el temor, existe una incitación que tiene la cabida de originar unas respuestas automáticas.

Esta respuesta se ve reflejada en nuestro cuerpo y por supuesto, que es originada por primera vez en nuestro cerebro. Posteriormente es cuando se reflejan estas emociones en conjunto con el cuerpo y se observa todo desde otra perspectiva, es ahí cuando se generan los sentimientos positivos o negativos.

Concepto de emociones

Antes de seguir indagando sobre nuestro tema central sobre qué son los sentimientos positivos, es importante conocer la definición de las emociones. Puede que de esta manera podamos diferenciar más una de la otra. Estas pueden ser determinadas como aquella respuesta de nuestro cuerpo de una manera psicofisiológica, de aprendizaje y de comportamiento. Además, son causadas por la reacción del cuerpo a eventos externos.

Se puede decir también que las emociones son aquellas sensaciones que surgen de manera repentina cuando se vive ciertas situaciones. Estas suelen ser muy fugaces y como los sentimientos pueden ser positivos o negativos, está claro que dependerá de que circunstancia los origine. Ya está disponible en nuestro blog sobre la autoestima alta.

Componentes de las emociones

Al tener claro que las emociones son originadas por primera vez en nuestro cerebro y que son estados complicados. Se debe tener presente que está constituido por distintos componentes que es importante mencionar un poco, pues a partir de estos es que se da paso a los sentimientos en nuestro ser. Los componentes de las emociones son los siguientes:

  • Fisiológicos: estos se pueden definir como aquellas primeras técnicas o como la primera respuesta de nuestro cuerpo. Este suele presentar acrecentamiento de la masa muscular, respiración acelerada y en la mayoría de las personas, suelen presentarse cambios en las hormonas.
  • Aprendizaje: también llamado como el componente cognitivo, esta suele tratarse de cuando la información es analizada por nuestra conciencia como por el subconsciente. Esto luego es lo que tiene una incidencia completa en cómo vivimos ese suceso que nos origina las emociones.
  • Conducta: por último, se encuentra este componente emocional y está basado en nuestro comportamiento cuando se está exteriorizando alguna emoción. Por ejemplo, puede que presentes intranquilidad, cambios en el tono de tu voz, expresiones muy delatoras en la cara, entre otros.

Definición de sentimientos

Los sentimientos positivos y negativos que experimentamos pueden ser definidos como un estado de ánimo que son causados por la entrada de situaciones externas. Los sentimientos pueden ser apreciados como la locución de nuestra mente en las emociones. A partir de esto se puede decir entonces que, una emoción que es procesada por nuestro cerebro y por lo tanto, somos completamente consciente del estado de ánimo que nos produce y debido a ello, podemos decir que los sentimientos nacen.

En pocas palabras, los sentimientos son nuestras emociones bien identificadas y apreciadas lógicamente que harán que definamos de una mejor manera nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, si te encuentras delante de una circunstancia que te genera una euforia plena tu cerebro lo procesará y finalmente te producirá un sentimiento de alegría.

Tipos

Los seres humanos estamos compuestos por una serie variable de sentimientos, por lo que a lo largo de toda nuestra vida podemos experimentar gran diversidad de estos. Lo que, como hemos mencionado anteriormente, traen como consecuencia que conozcamos o mejor dicho determinemos de una manera definitiva el estado de ánimo que nos producen los momentos vividos.

Estos pueden ser divididos de dos maneras, los positivos y los negativos. Si te interesa conocerlos continúa leyendo y entérate de todo. Quizás quieras leer sobre cómo ser feliz solo.

Sentimientos positivos

Comencemos por los que nos producen las mejores sensaciones, estos son los sentimientos positivos o encantadores que nos ocasionan una buena visión de confort. Estos suelen ser los que favorecen mayormente a conservar una buena actitud y bienestar tanto físico como mental. Los sentimientos positivos suelen disminuir sensaciones como el estrés y la angustia, además de que por supuesto, opacan los malos sentimientos.

Sentimientos negativos

La vida es un equilibrio, por lo tanto, es bueno conocer lo contrario de los sentimientos positivos. Se puede entender entonces que este tipo de sentimientos son los que no producen malestares en nuestras vivencias, algo que debes tener súper claro es que los sentimientos negativos no son iguales a tener sentimientos malos.

¿Cuál es la diferencia? Pues de los sentimientos negativos podemos tener beneficios, uno de ellos es el aprendizaje y el crecimiento personal para ser mejores.

Otro punto que tenemos que ponerle cuidado, es a cómo sobrellevamos estos sentimientos negativos en nuestro día a día. Lo cierto es que, a diferencia de los sentimientos positivos, estos si no son controlados a tiempo pueden desencadenar sensaciones malas como el estrés, la angustia, la tristeza, entre otros. Lo que puede traer serias consecuencias para nuestro bienestar físico y mental. Tanto así que se puede desarrollar un nivel de depresión o ansiedad muy elevado.

Lista de sentimientos

Como te hemos mencionado la gran variedad de sentimientos que un ser humano puede llegar a sentir son muy extensos. Pero siempre podemos mencionar los más frecuentes dividiendo nuevamente los sentimientos en positivos y negativos. Sigue leyendo para que puedas identificarlos.

Sentimientos positivos

Siendo los que nos generan los mejores momentos de nuestra vida y por supuesto, un bienestar para nuestro cuerpo y alma. Consideramos que es mejor mostrarte la lista de los sentimientos positivos primero. Estos son:

  • Prosperidad: se puede decir que esta es una emoción principal que puede ser distinguida como un sentimiento de bienestar total. La prosperidad o la felicidad se origina por otra emoción que al final logra que apreciemos de una manera positiva.
  • Amor: uno de los sentimientos más bonito y placentero que experimentamos los seres humanos. Este por supuesto se basa en lo que un individuo o algún objeto nos hace sentir, como un cariño profundo, desencadenando el aprecio y los mejores sentimientos de cada uno de nosotros.
  • Euforia: muy familiar a la alegría, este sentimiento se puede decir que es la máxima forma de bienestar que puede sentir un ser humano. Tiene como beneficio el que nuestros niveles de energía altos, de manera que tendrás una visión bastante positiva de tu entorno y de tu vida personal.
  • Esperanza: uno de los sentimientos que nunca deberíamos de perder es este, tener fe en las cosas que haces y en lograr todo lo que te propones es un punto clave para poseer una buena visión de la vida.
  • Estimulación: siempre es importante tener en nuestra vida alguna motivación y esto es lo que te ofrece exactamente este sentimiento.
  • Pasión: un buen sentimiento que suele hacer acto de aparición cuando sentimos un profundo amor por alguna persona y mayormente en las relaciones sexuales.
  • Satisfacción: este sentimiento que nos ayuda a mantener una autoestima alta, pues cuando logramos nuestros objetivos se producen emociones de confianza y seguridad. Esto dependerá en gran parte de que sean cosas positivas.
  • Distracción: se basa en ocupar nuestro tiempo libre con una actividad que nos cause momentos de tranquilidad y dicha.
  • Bienestar: te induce a un estado de calma y nivelación emocional, es el mejor sentimiento positivo para mantener tu cuerpo y mente en sintonía.
  • Entusiasmo: muy parecida a la euforia, se basa en ese sentimiento que se origina a partir de un hecho que sale bien.

Sentimientos negativos

Tal y como se ha descrito anteriormente, el mundo se encuentra compuesto de un equilibrio entre el bien y el mal. O en este caso de lo positivo y de lo negativo, quizás no pudiésemos distinguir los sentimientos si solo fuesen de una sola manera. Por lo tanto, conocer los sentimientos negativos es algo importante. A continuación, te los describimos.

  • Enojo: se produce normalmente por alguna persona o por alguna situación que nos desencadena una mala vibra hacia eso que te genera malestar.
  • Ira: bien es conocido como uno de los siete pecados capitales, esta es una emoción principal que suele ser originada por graves episodios de enojos.
  • Temor: puede ser visto como la ansiedad causada por la visualización de daños, ya sean imaginarios o reales.
  • Mortificación: ligado con el sentimiento de la ansiedad que suscita una circunstancia llena de problemas.
  • Tristeza: este es uno de los sentimientos negativos de cuidado, pues va de la mano con el dolor emocional y que lleva a malas acciones si no se actúa a tiempo sobre este sentimiento. Por ejemplo, suele ser precursor de los malos pensamientos y por ende de una depresión.
  • Culpa: un sentimiento negativo que hace que los individuos se responsabilicen por actos que son de índoles negativos.
  • Estrés: va de la mano con el sentimiento de la mortificación, pues esta suele ser originada por las preocupaciones o por no darle solución a tiempo de determinados problemas.
  • Frustración: este también es uno de los más común y de los que se origina de una manera muy fácil. Cuando realizamos alguna actividad o acción que no sale de la manera que esperamos pues aflora ese sentimiento a toda piel.
  • Irritación: ligado con el sentimiento del enojo, ya que suele aflorar por alguna situación o por algún trato que puedes considerar inadecuado e injusto.
  • Vergüenza: este también suele estar combinado con el temor, ya que suele presentarse cuando los individuos sienten temor a hacer el bufo. También suele ser mezclado con la humillación por parte de algunas personas de tu entorno o por alguna mala situación.
  • Fragilidad: sentimiento negativo que abarca otros como por ejemplo la inestabilidad, incapacidad, sentimentalismo y vacilación. Estos a su vez, liberan un sentimiento completo de discernimiento y decaimiento.

sentimientos positivos

Importancia de la administración

La administración o gestión de los sentimientos positivos o negativos suelen ser uno de los puntos más discutidos por los psicólogos hoy en día. Y es que se habla en realidad de la inteligencia emocional, esa capacidad que debemos tener todos los seres humanos para poder distinguir con claridad lo que estamos sintiendo en un determinado momento. Aplicar una buena administración de estos sentimientos suele ser en ocasiones un poco difícil para todos.

Pero la importancia radica en los beneficios que esto nos puede traer como el crecimiento personal, la tranquilidad mental y el buen rendimiento en las actividades que solemos realizar día tras día. También está relacionado con la fortificación de una buena autoestima, te apreciarás más y te sentirás a gusto contigo mismo.

Ejemplos de sentimientos positivos

Hemos considerado importante brindarte algunos ejemplos sobre los sentimientos positivos o negativos, quizás sea una manera de que puedas familiarizarte de una mejor manera con estos y poder compararlo con las situaciones que se te han presentado.

  • Imagina que recibes de repente una llamada inesperada de tu trabajo que debes presentarte un sábado. Y por esta situación, tienes que posponer los planes que ya habías acordado, lo que primero vendrá a ti es la emoción de furia por tener que postergar estas actividades. Luego de que lo pienses y lo asimiles, te domina la desolación porque deseabas mucho esas actividades, esto también se puede combinar con enojo.
  • Los sentimientos contrarios pueden suscitarse, por ejemplo, que te jugaste una rifa y te ha salido el billete ganador. La primera emoción que vendrá a ti será el asombro y luego un sentimiento de profunda alegría.

Los sentimientos positivos y negativos son parte de nuestra forma de ser por lo tanto es importante que podamos conocerlos y diferenciarlos de las emociones. Por ello esperamos que este post sea de gran utilidad para ti. Si te gustó este artículo, te invitamos a leer sobre las emociones secundarias.

Deja un comentario