¿Sabes Cómo Hacer un Cuento?, aquí te damos las herramientas

Cortázar decía que el cuento le ganaba a la novela por knockout y esto se debe a que esta es una narración que debe condensar en pocas páginas toda una trama que daría para una novela, así que viendo las magnitudes de esa tarea te venimos a dar unos tips sobre cómo hacer un cuento.

Como hacer cuentos

¿Cómo hacer un cuento?

Sabemos que los cuentos sobre todo los que son dirigidos para niños siempre contienen en su seno algunas moralejas; sin embargo, entre la multiplicidad y variedad de géneros y públicos a los que pueden ir dirigidos los cuentos, perdemos de vista aquello de llegar a un aprendizaje puesto en bandeja de plata y pasamos, como lectores, a ser más bien unos investigadores de lo que se quiso decir y una especie de degustadores de como se dijo.

Pero, ¿cómo hacer un cuento?, definitivamente hay más lectores que escritores y es por eso que hicimos una selección de consejos o tips que pueden ayudar a dar ese salto cuántico de ser un consumidor o consumidora de ideas a convertirnos en unos creadores o creadoras de las mismas.

Uno de los contenidos sobre los que tenemos que reflexionar son que los cuentos son unas de las mejores expresiones para cualquier escritor, se puede decir que después de escribir muchos cuentos se podría escribir una novela por el hecho de que quizá la novela pueda ser vista como un gran desafío ya que en ella se deben encontrar diversidad de espacios, escenarios, tramas y personajes, que en el caso del cuento están presentes pero en menor medida.

Como diría Gusteus de la película Ratatouille: “cualquiera puede cocinar” pero contextualizado en este tema sería algo como que cualquiera puede escribir un cuento, pero, esto en realidad significa que un gran escritor puede venir de cualquier lugar; sin embargo, dos ingredientes de los cuales no podemos prescindir a la hora de escribir un cuento tanto para empezarlo como para terminarlo son disciplina y pasión.

Si quieres aprender cómo hacer un cuento primero debes dejar de pensar que hacer un cuento es tarea demasiado fácil, tal vez lo tienes como asignación académica o simplemente es un pedido de tu alma. En ambos casos, está muy bien, solo recuerda que esta estructura que vas a crear debe tener sentido semántico y muy importante debes cuidar la ortografía y la gramática.

Como hacer cuentos

Con paciencia, práctica y pasión tus cuentos pueden llegar a ser conmovedores y memorables o terroríficos y dramáticos, como tú los quieras plantear. El contenido, para ayudarte a aprender cómo hacer un cuento, lo dividimos en partes: primero pre-escritura; segundo escritura o redacción; tercero edicion; cuarto consejos para salir de los estancamientos o bajones creativos.

Preescritura

El principio del proceso creativo puede ser confuso y se puede comparar mucho con los estados de inspiración caóticos y esporádicos, pero, si estos te faltan a la hora de escribir siempre hay alternativas como pueden ser lluvias de ideas; tener una actitud sumamente observadora hacia todo lo que ves a tu alrededor y ¿Cómo no? para aprender cómo, hacer un cuento puedes recurrir en tus primeros pasos a recursos como esquematización o especies de mapas mentales.

Recolecta información

Trata de pensar que eres un sabueso que persigue los aromas de los personajes o las situaciones tanto en la vida real como en tu imaginación. Sobre todo si es que tu cuento es de fantasía o muy cercano a los temas de ficción, aunque sabemos que en toda ficción hay mucha realidad.

Lleva contigo una libreta o agenda de anotaciones a cada sitio que vayas puesto que ver a una persona particular en la calle, escuchar una historia de una abuela o presenciar una pelea entre tantas otras situaciones o personajes pueden ser un asidero para la imaginación y teniendo a la mano una libreta podrás anotar cada una de las ideas que se te ocurran.

Es posible que por mucho tiempo estés en un estado neutro de meditación y recepción en el que parezca llegarte tu narracion por pequeños fragmentos que no sabrás muy bien con que cola pegar, pero con un poco de suerte y estando en contacto con información positiva puedes tener la suerte de que la historia se te vaya develando en tu pensamiento poco a poco o hasta en unos pocos minutos.

Como hacer cuentos

Para estas sequías inspiracionales que puedan surgir justo cuando estás queriendo aprender a cómo hacer un cuento puedes recurrir a las lluvias de ideas que consisten en empezar a proponer variedad de pensamientos, ideas y soluciones en torno a un tema, muy comunes entre grupos de trabajo cuando se sienten estancados.

De todos modos no te preocupes si se presenta esta inicial dificultad para escribir porque va a ir desapareciendo en la medida en que consagres, para ti mismo, tu estilo y para decirlo de modo más romántico: consigas tu voz.

Uno de los escritores que son ejemplo de ese reparo en la observación del entorno es Isaac Asimov quien con sus misterios ha demostrado que esa inspiración que surge de los amigos, familiares o en fin el entorno son excelentes agregados para nutrir la experiencia del autor que luego se siente en lo que los lectores leen.

No lo olvides, si quieres aprender los primeros pasos sobre cómo hacer un cuento debes ser un recolector de ideas, observa las personas, muévete por la ciudad en transporte público, no hagas como hacen muchos que solo van por allí metidos en una burbuja personal sin ver el mundo que los rodea, cada persona tiene su magia y una característica específica que puede ser un elemento de un personaje que crees.

Escritura o redacción

El momento de pasar de las ideas revoloteando en nuestras cabezas a poner en marcha el lápiz sobre el papel para empezar el cuento es uno de los más emocionantes pero también con mayor cantidad de puntos en los que más cuidado debemos poner, nosotros se los presentamos en varios pasos no estrictos que pueden ajustarse o modificarse según el escritor o escritora y como consiga que le gusta hacer un cuento.

Entre ensayo y error te recomendamos que primero definas cuáles son las características del cuento, luego los personajes, seguido de quien contara la historia y con todo esto podrás concentrarte y ordenar tus ideas, profundizamos en cada una de estas a continuación:

Características del cuento

En esta caracterización es donde se define, bosqueja o proyecta lo que va a ser el esqueleto del texto, se define la introducción en la que se presentan a los personajes; el lugar donde va a transcurrir la historia; el clima; en que tiempo histórico o presente estamos y si es de fantasía o realismo; etc. Del mismo modo se bosqueja la acción inicial que es el punto en donde va creciendo la trama y donde los personajes van empezando a tener acción.

Luego de la introducción y la acción inicial viene la acción creciente en la que los personajes están en una especie de preludio o en camino al clímax que es el punto más intenso de la historia. Seguido de todo esto viene la acción decreciente en la que nos encaminamos a un desenlace y posteriormente llegamos a una resolución de algo muy importante que debe haber en los cuentos y que es el conflicto, presentado entre las primeras etapas y resuelto entre el climax y el desenlace.

Al final del cuento en cuanto a estructura puedes decidir si dejarlo abierto y así poder hacer una segunda parte pero lo que sí es habitual es que se vuelva a nombrar a aquellos personajes envueltos en la historia como en una especie de cierre o explicación que demuestre que volvieron a sus vidas cambiados o no, el personaje que más debería evolucionar o cambiar en este caso es el principal.

cómo hacer un cuento

Entonces recuerda que entendemos que, aunque puede haber otras, la estructura más popular y básica de un cuento es la siguiente:

Introducción: en donde se presenta a los personajes, el lugar, el momento histórico, el clima de ese sitio, etc.

Acción inicial: este es un gran punto para sentar las bases del conflicto.

Acción creciente: camino al clímax donde el conflicto se presenta con mayor intensidad.

Clímax: el punto más intenso o el punto de bifurcación en la historia.

Acción decreciente: la historia va hacia el desenlace.

Resolución o desenlace: en ella se resuelven los conflictos y los personajes a sus vidas o rutinas anteriores.

Te presentamos una estructura lineal porque sabemos que a la hora de aprender como hacer un cuento esta es una de las más básicas y más efectivas pero no es estricta si tienes una idea para una conclusión escribela y de ahí aunque no sea el inicio forzosamente puede surgir una historia al preguntarte ¿Qué pasó después de esto? y ¿Qué pasó antes de esto?

Los personajes

En hojas aparte o en un block puedes irlos nombrando junto a sus características estableciendo, además, sus vínculos filiales y familiares o si tienen alguna característica muy particular como un super poder o una manía muy marcada.

Junto a cada personaje que tenga un super poder debe o puede aparecer también un antagonista o algún defecto propio porque cuando en las historias un personaje es muy perfecto y no tiene enemigos el cuento se puede volver aburrido, plano y decepcionante.

cómo hacer un cuento

Debes tener cuidado para que tus personajes no sean repetitivos y para evitar eso puedes crearlos basándote en personas reales con cualidades, defectos y virtudes que los hagan más humanos y con los cuales, por lo tanto, la identificación se hace mucho más posible.

Hacer un cuento no es tarea sencilla pero si te gusta y dejas correr la imaginación yendo por este punto podrás tener esquematizado el plan de trabajo y que acciones se deben seguir para continuar y terminar tu cuento, recuerda: que en toda historia debe haber un conflicto que dinamice las acciones que se van a dar en la misma.

Si te falta inspiración para crear un personaje recuerda que para aprender cómo hacer un cuento siempre puedes voltear a ver tu entorno, por ejemplo, puedes observar a aquella persona que siempre está bebiendo café, ¿Qué característica sobresale en ella?, ¿ansiedad?, ¿desasosiego? o aquel que constantemente está gritando para comunicarse, eso puede recordar un poco al cuento del gritón entre los mitos de Bolivia.

Conoce a tus personajes

Este es un apartado del propio subtítulo de los personajes en el que seguimos andando, porque nos parece de suma importancia aclarar que para que una historia sea creíble los personajes también deben serlo y junto con su credibilidad también deben ser auténticos.

Para esto como escritores debemos tratar de crear “gente real”. Escribe listas con rasgos de la personalidad de tus personajes, desde su color favorito, hasta su mayor miedo, comidas favoritas, motivación central, si tiene un acento particular, etc.

Aunque no incluyas esta información en el cuento, esto te permitirá jugar mejor con el personaje en la historia y se notará que lo conoces tal como si conocieras a tu mejor amigo o amiga o a ti misma o mismo. Recuerda que no tienen  que ser personalidades perfectas deben tener alguna falla o imperfección, fijate que Batman no sería tan famosos si no fuera por su sociopatía.

Aunque si no quieres tampoco tienes que exagerar con los puntos débiles de tus personajes porque también pueden ser aspectos generales o que la mayoría de la gente conoce y padece como, por ejemplo, tener ataques de ira o de ansiedad; temerle a la oscuridad o al agua; ser solitario; fumar mucho; siempre querer estar de fiesta, etc. y con todo esto podrás llevar tu historia más allá.

Decide quién contará la historia

Sin embargo es importante determinar quién contará la historia, esto ya no corresponde a la estructura sino más bien al contenido que está dentro de la forma, determinar quién contará la historia es decidir si será en primera, segunda o tercera persona o guiados por una combinación de alguna de estas e incluso las tres.

Primera persona: se habla desde el yo y quien cuenta la historia es uno de los personajes que está dentro de ella pero este narrador sólo puede decir lo que sabe desde su punto de vista como personaje.

Segunda persona: aquí habla el tú y en esta voz de narración el lector es un personaje de la historia, un ejemplo de la narración en segunda persona puede ser  la que tiene Julio Cortazar en su cuento Carta a una señorita en París en donde se refiere a ella como si le estuviera escribiendo esperando que vuelva en septiembre a Buenos Aires; sin embargo, esta que podría ser solo una carta se mezcla con fantasía y crea un cuento.

cómo hacer un cuento

Tercera persona: al igual que en los trabajos académicos nos referimos al narrador con lejanía como si nos dirigiremos a un él o ella y este narrador omnipresente y que todo los sabe, aunque está afuera de la historia cual un Dios puede saber lo que está pasando incluso hasta en los sentimientos y los pensamientos de los personajes.

Esta es otra de las herramientas claves que hay que manejar a la hora de aprender cómo hacer un cuento, pero, para emplearlas bien debemos tener claro como mencionamos anteriormente que los narradores en primera persona están condicionados, esto quiere decir que solo saben lo que ven ellos mismos o lo que les cuentan. Conocer cada uno de los detalles de cada narrador lejos de ser una limitación es un oportunidad para saberlos mezclar.

Bien podrías empezar y terminar con voz de narrador de tercera persona pero crear un vínculo directo con el lector para involucrarlo durante el desarrollo y estar manejando así la voz de segunda persona o en lugar de eso darle el micrófono a uno de los personajes o al personaje principal, para entrar en su mente a través de las palabras.

Las posibilidades son infinitas y se pueden combinar de cientos y miles de maneras un ejemplo de esta estructura mezclada es Rashōmon de Akutagawa Ryūnosuke cuyo cuento luego se convirtió en una película realizada por Akira Kurosawa, como a muchos cuentos exitosos y bien logrados les ha pasado que de las librerías pasan a las carteleras.

Organiza tus pensamientos

Una vez tengas todo esto organizado en la mente o en papeles y ya sientes que conoces a los personajes debes fijar la línea de tiempo para evitar errores en cuanto a edades, años y épocas. Recuerda, además, que si vas a escribir sobre una época histórica específica debes empaparte muy bien de cómo era la realidad en esos años, por ejemplo, si tu cuento se desarrolla en los años 80 debes saber cómo era la vida en ese entonces.

Como hacer cuentos

Además no definir claramente la amplitud temporal de tu historia también puede llevarte a caer en ambigüedad para aprender cómo hacer un cuento debes saber que si bien una novela puede transcurrir a lo largo de miles de años un cuento tiene un evento principal que sucede en poco tiempo, hasta puede llegar a tratarse de días o minutos.

He ahí la diferencia entre la novela que puede tener tramas secundarias, múltiples escenarios, etc. mientras que el cuento no tiene más que una trama, dos o tres personajes y un escenario.

Recuerda que el orden lineal de tu historia debe incluir por lo menos una introducción, un incidente inicial, acción creciente, clímax, acción decreciente y resolución. En las que debes ir escribiendo esquemáticamente que irá pasando en cada etapa y de este modo te puedes concentrar en escribir la historia e ir improvisando fácilmente si se requiere realizar cambios, lo cual te ayudará mantener el ritmo de la historia y crear o reforzar el hábito de escribir.

Comienza a escribir

Realmente todo lo previo en vez de pasos te lo podríamos presentar también en preguntas, por ejemplo: ¿Dónde y cuándo se desarrolla tu historia?, ¿cuál es el clima?, ¿es un cuento fantasioso o realista?, estas vienen siendo las características del cuento, lo que forma las bases de lo que luego vendrá y dará pie a preguntas otras preguntas del tipo ¿Quiénes son los personajes?, ¿cómo son? Lo más curioso es que para saber todo esto debes conocerlos muy bien y saber ¿cuál es el conflicto?

Una vez que se maneja todo esto los borradores de cuentos que empiezan a surgir pueden ser mucho más limpios y fluidos, muchos escritores ya consagrados no siguen esta estructura más bien se entregan al proceso de escribir como uno de re-escribir según va surgiendo cada idea, cada personaje, escenario y giro o situación, pero, como la práctica hace al maestro, si estamos empezando es bueno seguir estos pasos o siquiera respondernos a nosotros mismos estas preguntas.

Es importante comenzar con estilo puesto que la primera página es la primera que verán los lectores, es como lo que dicen los actores si no captas su atención en los primeros segundos captarla luego es muy difícil por eso hasta desde la primera oración se puede y casi que se debe enganchar y lograr hacer que el lector se quede con ganas de querer saber más.

Sigue escribiendo

Algunos de los consejos que te podemos dar, si nos lo permites, para enfrentar la frustración es que dediques un poco de tiempo cada día a escribir así sea una página diaria porque aunque ese día el resultado no te haya gustado y lo deseches, le dijiste a tu cerebro que has seguido pensando en el cuento y ello te dará respuestas e ideas más adelante si lo entrenas.

Si no estás recibiendo de tu contexto social una retribución nutritiva en cuanto a las lecturas de tus obras a la hora de compartirlas para ver que tal son recibidas te invitamos a que pienses que participar en grupos de escritura, ya que allí podrás conocer personas que estén en la misma onda y te muestran puntos de vista que antes no habías conocido.

Incluso hay todo tipo de concursos como el del Mes Nacional de Escribir Novelas que se celebra en Estados Unidos comprendiendo fechas desde el 1 al 30 de noviembre, en Bahía, San Francisco. En este evento los participantes escriben una novela individual de al menos 50.000 palabras con el objetivo propio de escribir.

Deja que la historia se escriba sola

Así es a pesar de todo los reparos y la estructura el que escribe debe dejar que la historia se escriba sola, ya decía un escritor que si no estas escribiendo en el último cuadrito de papel y arañando el último espacio disponible en la hoja pues mejor es que no escribas. Esto se debe a que a medida que se desarrolla la habilidad de expresión escrita, las ideas pueden fluir mucho más y llegar a esa sensación de fluidez.

Como hacer cuentos

Pero con este mismo don o talento desarrollado es también posible ir escuchando la obra e ir siendo una especie de testigo de las vivencias de los personajes. Esto puede permitir que al escritor le ocurra como aquel que copia un dictado pero el dictado viene de su interior cuando ya sentó las bases y la estructura de lo que está construyendo, incluso cuando ya lo hizo inconscientemente o sin tanto papeleo.

Editar el cuento

En cada escrito que elaboramos es necesario realizar una segunda lectura sobre todo si estamos experimentado con la escritura creativa porque en las volandas de la imaginación pueden salir algunas incoherencias o errores de sentido que luego entorpezcan la lectura, es por eso que debemos ir a una segunda lectura como quien va a una cita a limar asperezas.

Revisa y edita, ve hasta al principio y llega hasta el fin otra vez corrigiendo errores lógicos, mecánicos y semánticos, la idea es asegurarte de que todo fluya correctamente, que los personajes y sus problemas sean presentados y resueltos apropiadamente, si tienes tiempo incluso puedes permitirte unos días para que reposes la mente y puedas volver al texto con vista de águila ese es un gran tip a tener en cuenta cuando estamos aprendiendo a como hacer un cuento.

Para mejorar el proceso de edición puedes enviar tu cuento a tus amigos y familiares e incluso a personas de un círculo de escritores si te sumas a alguno, dales tiempo para leerlo y considera lo que te digan tu revisores pero no solo lo que te gusta escuchar también lo que es difícil pero no discutas con ellos solo prestale atención a las sugerencias que te parezcan válidas y se también crítico con las propias sugerencias porque no todas son muy buenas.

¿Cómo salir de los bajones creativos?

Sabemos como mencionamos anteriormente que el proceso de consagración de un escritor puede ser rudo porque por un lado tiene que conseguir un lenguaje propio y por el otro ese lenguaje puede no ser del todo bien recibido por las editoriales, es este sin duda un camino que tiene muchos “no” y mucho rechazo. Pero lo más importante es no perder el ánimo, confiar en la propia voz y en el disfrute o desahogo que para quien escribe implica escribir.

cómo hacer un cuento

Es muy importante tener presente que los estados de ánimo o disposición favorable para el trabajo, sobre todo en las mujeres, son variables porque no somos máquinas y no podemos programarnos para elaborar productos intelectuales y emocionales con la facilidad con la que un mecanismo acciona después de apretar ciertos botones. Debemos ser respetuosos e inteligentes con nuestros estados anímicos para sacar el mejor provecho de ellos según sean en cada momento.

Los podemos dividir a grandes rasgos que engloben los dos géneros en dos tipos de niveles de energía: el nivel alto y el bajo. Sabemos que cuando estamos al tope de energía queremos crear, compartir, disfrutar y de lo contrario cuando estamos bajos en ese momento queremos resguardarnos y reservarnos, pues, los estados de baja energía son perfectos para buscar inspiración, mantenernos consumiendo información positiva y hasta para escribir y reescribir.

Por su parte en los picos altos de energía como queremos hacer muchas actividades, es un momento propicio para compartir el trabajo escrito con amigos o seres cercanos o hasta con las propias editoriales y así se estará mejor preparado y más dispuestos para cuando lleguen las respuestas.

Uno de los consejos que encontrarás en este tipos de sitios, en muchos otros y en una gran variedad de lugares es que leas. Nunca dejes de leer, así como no debes dejar de escribir asume también el hábito de leer porque con esa práctica podrás disfrutar y llegar muy lejos del mismo modo que llegaste a este punto de investigar cómo hacer un cuento incentivado seguramente por una buena lectura.

Entonces solo te pedimos que ¡leas! porque eso te va a ayudar mucho a escribir buenos cuentos y en esas lecturas presta atención al estilo del autor y cómo saca provecho del texto. Para ello te traemos una lista de algunos buenos cuentos que abarcan muchos géneros y con la queremos darte un abanico amplio de opciones que puedan llamar tu atención:

  • De Isaac Asimov, “Yo, Robot
  • De Jerzy Kosinsky, “Pasos”
  • De Andy Stanton “El señor pringoroso y los cristales de poder” que es muy recomendada para los niños.
  • De Annie Proulx “Secreto en la montaña“,
  • De Julio Cortázar “La continuidad de los parques”
  • De Philip K. Dick “¿Los androides sueñan con ovejas eléctricas?

En esta selección destacan la presencia de escritores de varias latitudes y tiempos históricos que supieron observar e interpretar lo que había a su alrededor, son de aquellos que pensaron su vida y no la pasaron solo metidos en una burbuja, por ejemplo, el último autor con su obra inspiró la producción de películas de ciencia ficción de la talla de Blade Runner y otras de muy alta calidad.

Confiamos en el talento y don que tienes para escribir, recuerda que siempre hace falta un conflicto en la historia y hasta en la vida; no te olvides de hacer una re-lectura y si te gustó este contenido, sigue leyendo con nosotros sobre una técnica para calmarte cuando estés en crisis o sin ganas de trabajar como es conocer ¿ qué es meditar?

Deja un comentario