¿Sabes qué es el Bullying familiar?, descúbrelo todo aquí

Hoy en día, existen muchos hogares y familias, atravesando por múltiples dificultades, ya sean económicas, de salud, empleo, o personales, que generan mucho estrés entre sus miembros, circunstancias mismas que han desencadenado en un nuevo fenómeno social denominado como bullying familiar.

Bullying familiar

Desde hace algunos años hasta la actualidad, el término de Bullying se ha hecho muy común entre niños y adolescentes, quienes lo padecen generalmente dentro de sus escuelas y colegios, o en grupos sociales de donde son partícipes.

Sin embargo, este tipo de maltrato, que puede ser tanto físico como psicológico, cada vez se hace más presente en el hogar, catalogándose como Bullying familiar. Puedes leer también otros temas de interés como Reflexiones de la importancia de la familia

Lamentablemente, la familia no está exonerada de padecer de esta situación, aunque muchas veces, se dificulta el poder detectar la presencia de este tipo de Bullying familiar por terceros, ya que la situación se padece dentro del grupo familiar y por lo general, sus integrantes no exteriorizan estos problemas con el exterior.

Incluso, pueden llegar hasta pensar, que es una situación típica y normal entre las familias. Habitualmente, este tipo de Bullying es generado por la violencia presente en el compartir entre hermanos, aunque también existen ejemplos que se dan entre peleas constantes de los padres, o incluso, entre padres e hijos.

La mayoría de las veces, los padres, quienes son los que llevan la batuta del hogar, no detectan el tipo de problemática al que se enfrentan, especialmente cuando se trata de las peleas entre hermanos, viéndolo como un comportamiento común y hasta “normal”, sin poder diferenciar cuando es un caso de rivalidad o cuando los abusos trascienden hacia otro plano donde impera el despotismo.

Bullying familiar

Por ser un término relativamente nuevo, existen muy pocos estudios sobre el Bullying familiar más, sin embargo, por lo frecuente que se está haciendo en todo el mundo, ya ha llamado la atención de algunos expertos en el campo de la psicología, quienes comenzaron a centrar sus investigaciones, basados en el tipo de maltrato que se viene presentando entre hermanos.

Dentro de las sociedades del mundo occidental, aquellas sobre abuso entre los hermanos se ha hecho muy común, rebasando incluso las estadísticas existentes sobre maltrato a la mujer o el abuso infantil, parámetros que también están siendo tomados actualmente dentro del Bullying familiar.

Este tipo de abuso también es catalogado como bullying intrafamiliar, teniendo como otra de sus causas u orígenes, los matrimonios disfuncionales, que son aquellos donde la pareja viven peleando de manera constante, insultándose verbalmente y hasta llegando al maltrato físico, enmarcados dentro de amenazas y chantajes de todo tipo.

Esta clase de matrimonios hacen que el desarrollo del ambiente familiar se vuelva contaminante y muy negativo tanto para la pareja como para el resto de la familia, ya que envueltos en una situación de euforia, pueden terminar pagando sus rabias y frustraciones, lastimando o maltratando a sus hijos.

Estas conductas altamente nocivas, también pueden presentarse en relaciones de noviazgo. Existen matrimonios que entran en conflicto cuando contrastan comportamientos o conductas violentas, que antes no tenían y que comienzan a surgir con el desarrollo de la relación, afectando a todo el núcleo familiar, siendo los hijos quienes llevan la peor carga.

¿Realmente existe el fenómeno?

El que exista poca información sobre el Bullying Familiar, no puede ser una excusa para que los padres no se instruyan sobre el tema, y luego eduquen a sus hijos basado en el tema, para que tomen conciencia del fenómeno que padecen y que es un grave problema.

Cuando existen problemas en la familia, especialmente en la pareja, que desencadenan en una separación, muchas veces, ese fracaso del matrimonio, es considerado también como el fracaso en cuanto a la conformación de la familia.

Los hijos que conviven dentro de un hogar lleno de conflictos, generalmente no saben cómo poder manifestar sus sentimientos, cayendo en la imitación de la misma conducta que observan en sus padres, y a través de eso, liberar un poco sus infortunios.

Cuando no educamos a nuestros hijos informados sobre el Bullying Familiar, los estamos condenando a repetir la misma historia fallida y llena de conflictos, padecida por sus padres y por ellos mismos cuando eran niños, en sus futuros como adultos. Esta problemática requiere de un especialista para poder resolver en buen término, los conflictos y abusos familiares.

Existen muchos factores que pueden ser tomados como claros síntomas de la presencia del Bullying Familiar dentro del hogar, entre los que se pueden nombrar, la generación de violencia y abuso entre los miembros de la familia, la desintegración o separación del núcleo familiar, llevar una casa con ausencia de normas básicas de sana convivencia, abandono de los padres, entre otros.

Bullying familiar

Generalmente, todas las circunstancias anteriormente nombradas, son las causas que originan los grandes problemas de la sociedad en la actualidad, la droga, el vandalismo, embarazos a temprana edad, bullying, etc. Expertos han hecho una comparación entre el tipo de padres actuales y los de antes, siendo los primero más permisivos con sus hijos y sin que puedan dedicarles ni cantidad ni calidad de tiempo y orientación.

Los dejan a merced de los malos ejemplos que ven en el Internet o que practican con amigos y otras compañías que casi siempre desconocen sus padres, actuando libres y sin ningún tipo de supervisión, en esta modernidad globalizada y tecnológica (celulares, computadoras, televisores, tabletas, etc.)

Resulta asombroso ver actualmente a los integrantes de la familia no hacer reuniones para compartir, sino que cada uno actúa como un huésped dentro de una misma casa. La comunicación entre ellos es nula y cada quien está inmerso en sus propias cosas. Los padres desconocen los problemas de sus hijos, y los hijos no conversan tampoco con sus padres.

Para los psicólogos, la mayoría de las veces, los niños y jóvenes buscan manifestar sus problemas y frustraciones a través de su mal comportamiento y la generación de violencia, lo que se traduce en un llamado de atención para sus padres. Al carecer de la madurez necesaria para afrontar sus propios conflictos, la forma que consiguen para desahogarse es reflejando estas conductas y comportamientos.

Por lo delicado que es el tema del bullying familiar, se hace necesario que todos los padres estén atentos constantemente y presten mucha atención a su alrededor, a las situaciones que se puedan presentar dentro de su núcleo familiar y busquen la ayuda necesaria para contrarrestarlas a tiempo.

El bullying familiar no se presenta solo en las familias conformadas por un matrimonio y sus hijos, también en aquellas que son mixtas, es decir, las que se conforman por abuelos, tíos, primos, entre otros. Hay que estar siempre atentos a las señales que manifiestan los niños, especialmente los más pequeños que resultan siendo los más vulnerables.

Los padres serán los encargados de educar a sus hijos en la forma correcta, sabiendo manejar las situaciones de rivalidades que se puedan presentar entre sus hijos, siendo los casos más comunes, la llegada de un nuevo miembro a la familia, un tema que debe ser manejado muy bien por los padres para que no se presenten conflictos a futuro

El bullying familiar se va alimentando de los ambientes disfuncionales, en casas donde no se establezcan límites y con excesos, donde reine el abuso y exista una ausencia de lazos afectivos entre los miembros de la familia. De igual manera, puedes intentar ayudar a tu familia empleando técnicas de bienestar como Juegos de Inteligencia Emocional para Niños

Muchas veces, la sociedad tiene algo de culpa, ya que sustituye de la peor manera, la orientación y dirección que los hijos deben recibir de sus padres, cambiándola por contenido de entretenimiento, noticias y otros, cuyo contenido es altamente violento, haciéndolo parecer “cool”, donde las malas conductas son reforzadas y hasta se les premia, enviando el mensaje equivocado.

Causas que lo originan

A continuación, te mencionaremos algunos de los posibles causantes que generan bullying familiar, para que seas capaz de detectarlo y puedas detenerlo a tiempo:

  • Este tipo de maltratos generalmente es manifestado por personas con baja autoestima, que convivieron dentro de hogares conflictivos.
  • Puede ser causado por uno o varios hermanos, que funja como abusador de otros miembros de la familia.
  • La ausencia de valores familiares, puede aparecer como otro de los factores que propician este tipo de bullying.
  • El contar con unos padres desinteresados o también la ausencia de alguno de los padres de manera permanente.
  • Cuando los hijos son educados por dos tipos de padres: unos que se comportan indiferentes y otros que son demasiados controladores y exigentes.

Cuando comienza en casa

Aunque el fenómeno del bullying se presenta usualmente dentro de las escuelas, en realidad el origen de su aparición era proveniente del hogar. La palabra bullying se conceptualiza como un tipo de acoso o abuso que padecen las personas, que puede llegar a ser tanto físico como mental.

Le puede ocurrir a un individuo o un grupo de personas, a quien hacen víctima y de manera consciente. Puede ocurrir en cualquier lugar o espacio, siendo los más comunes el hogar y la escuela. Este tipo de acoso, es provocado por las personas hacia quienes los rodean o hacía con quienes convive.

La mayoría de las veces, tiene su origen en un ambiente familiar inestable, caracterizado por la presencia de agresividad entre los padres, problemas personales y económicos, que van generando una agresividad que los niños emulan, creando un ambiente bastante negativo con faltas de valores y de respeto.

Cuando los hijos reciben constantemente castigos físicos, se van formando con una personalidad conflictiva y muy violenta, otras veces reprimida, la cual liberan a través del acoso, siendo la escuela el sitio ideal para practicarlo. Es por ello que se hace necesario educar a los niños y a las personas en general sobre lo que es el bullying familiar, fomentando en el hogar valores como la responsabilidad, el respeto, la obediencia y la libertad.

Bullying entre hermanos

Dentro del tema sobre el bullying familiar se hace necesario conocer más de cerca del maltrato y abuso entre hermanos, ya que es el tipo de acoso de ocurrencia más frecuente entre todos. Expertos han indicado que las estadísticas señalan datos donde se demuestra que, de cada tercio hasta la mitad de los niños menores de edad, sufren o están inmersos dentro de algún tipo de acoso fraternal.

Incluso, han se ha llegado a establecer que ocurre mucho más que el bullying escolar. Los indicadores reflejan datos realmente sorprendentes, que caen en lo escéptico. Se ha visto como “normal” que los hermanos se llevan como perros y gatos, lo que hace que las personas no perciban cuando los límites son traspasados.

Muchas veces, los hermanos tienen personalidades muy diferentes, y sus conductas pueden llegar a ocasionar la existencia de alguna rivalidad o competencia sana entre ellos, que hagan que se den de pellizcos y patadas, pero ojo, hay que estar pendiente cuando el acoso se transforma en maltrato, es decir, en bullying familiar.

Odiarse y amarse, es algo muy representativo y común entre hermanos, e incluso, entre otros miembros de la familia, pero hay que estar atentos y prestos a corregir dichos comportamientos cuando se empiezan a manifestar de manera cruel, ¡atención papás!

La rivalidad como primer causal

La rivalidad entre hermanos se ha hecho “normal” tomando en cuenta la cotidianidad y la crianza familiar. Las peleas y discusiones entre hermanos, se hacen frecuentes mientras están pequeños, pero por lo general, son etapas que se superan cuando ya están grandes.

Incluso, hay quienes son de la opinión, de que estos conflictos le crean una personalidad al niño, que le servirá en el futuro a la hora de enfrentar los problemas que le ocurran en la vida. La mayoría de las discusiones, peleas y conflictos entre hermanos, se solucionan conversando y llegando a consensos entre ellos.

Sin embargo, las situaciones enmarcadas dentro del bullying entre hermanos, van más allá de simples peleas triviales, ya que en este caso en concreto, no son los dos que se hacen partícipes sino circunstancias en que uno de ellos se viene en contra del otro.

Cuando se pone de manifiesto el maltrato y abuso de uno de los hermanos de una forma continua hacia el otro, tomando ventajas en cuanto a mayor fuerza, tamaño y edad, entonces se puede estar ante un severo caso de bullying familiar, donde la relación deja de ser en sana convivencia.

Los padres deben estar atentos y no caer en el error de pensar que cuando uno de sus hijos acosa al otro, es muy normal y una conducta típica de hermanos. Es su deber como padres responsables identificar si uno de sus hijos se comporta como un abusivo con sus hermanos o con el resto del núcleo familiar.

Cuando los padres no realizan los correctivos necesarios y, por el contrario, reafirman esa conducta, el hijo abusivo va a crecer pensando que lo que hace está bien y es normal, reflejando esa misma conducta en sus futuras relaciones.

El hermano que está siendo víctima del abuso, puede padecer a la larga de daño psicológico, producto de los episodios de violencia que ha padecido por parte del hermano abusador. Los gritos y las ofensas, a veces son más traumáticas y dejan mayores huellas que los golpes físicos. El impacto puede influir de manera negativa en la formación de la personalidad del niño y en su autoestima.

Intervención oportuna de los padres

En el tema del bullying familiar, y especialmente bullying entre hermanos, el papel que juegan los padres es importantísimo, pues son los encargados de indagar cuáles son las causas y los hechos que están originando que se produzca la conducta negativa del denominado hermano abusador.

Los psicólogos y otros especialistas señalan que cuando una persona es abusiva, es porque consigue en sus acciones una manera de manifestar lo que a él mismo le han hecho en el pasado, siendo un individuo abusado que se convierte en abusador. De no ser este el caso, entonces los padres deberán hacer que el hermano abusivo tome conciencia de los sentimientos y del mal que le provoca al hermano que está siendo abusado.

En cuanto a la víctima, los padres deben ofrecerle todo el apoyo emocional que vaya a requerir para poder recuperarse del abuso, trabajando en sus sentimientos y autoestima, con la intención de que exteriorice lo que siente y no se encierre en su sufrimiento.

Bullying familiar

Cuando ya este tipo de bullying familiar comienza a afectar a todos los miembros de la familia, entonces lo ideal es buscar ayuda profesional. Cabe recordar que, las situaciones enmarcadas dentro del bullying entre hermanos, puede llegar a ser vistos por los padres como hechos comunes que ocurren entre hermanos, lo que dificulta que identifiquen la existencia del problema y la oportuna aplicación de una solución.

La respuesta más acertada del caso es que los padres ejerzan la autoridad que tienen y que intervengan a tiempo. Para que los hijos se críen sintiéndose protegidos y seguros, deben contar con el valor de la disciplina, siendo responsabilidad de los padres el aplicarla, devolviendo el orden al hogar, estableciendo normas y límites.

La autoridad debe ser impartida de manera equilibrada, ni muy estrictos, ni muy negligentes, ya que de lo contrario, el resultado serán hijos débiles e inseguros.

Consejos para el hogar

Existen algunos consejos que puedes poner en práctica para afrontar de manera efectiva el bullying familiar, ya que no existe una solución inmediata. Por el contrario, se presenta como un problema que debe resolverse poco a poco. Aquí te presentamos algunos consejos:

  • Dentro del núcleo familiar, los padres deben tomar la batuta y garantizarles a sus hijos el poder contar con un espacio libre de los problemas de la pareja o de otros miembros de la familia, para que puedan desarrollarse dentro de un ambiente equilibrado.
  • Los padres deben escuchar a sus hijos y estar atentos a las señales de existencia de bullying que puedan manifestarse en el hogar. Es importante no convertirse en jueces o verdugos de sus hijos para que tenga la confianza de comunicarles sus sueños y anhelos.
  • Los padres deben garantizarles a sus hijos, que su convivencia sea dentro de un ambiente de amor, tolerancia y respeto, para que puedan desarrollarse como seres independientes.
  • Deben mantener un equilibrio en sus acciones, es decir, no pueden actuar con sobre protección ni tampoco con indiferencia y falta de interés por sus hijos.

Seguridad en el hogar para los niños

Investigaciones que se ha realizado en el marco del tema del bullying familiar han establecido que en los matrimonios que cuentan con más de tres hijos, se hace más factible la presencia del abuso entre hermanos, pues los mayores tienden a intimidar a sus hermanos menores hasta llegar a someterlos.

Muchas de estas reacciones, corresponden al sentimiento de un instinto primitivo, generado por varios factores. Cuando la familia la conforma un solo hijo, este acapara para él toda la atención de sus padres, pero, al llegar otro miembro a la familia, tiende a sentirse amenazado porque dejará de contar con una atención exclusiva, teniendo que compartir los afectos.

Es a partir de allí cuando se presentan los celos y el hermano mayor comienza a comportarse de manera egoísta, lo que hasta cierto punto es natural que ocurra, sin embargo, los padres deben estar atentos e intervenir cuando lo crean oportuno o simplemente antes de que la situación se convierta en un grave problema.

Los niños tienen derecho a crecer y a disfrutar de un ambiente tranquilo, rodeados de cariño y donde puedan sentirse seguros. Son sus padres, los responsables de brindárselo, ya que de no hacerlo, presentarán graves conflictos emocionales a futuro.

 bullying-familiar

Bullying familiar, un problema de todos

El bullying familiar, no es un problema sólo de los padres dentro de la familia, sino un fenómeno que termina afectando a todos sus integrantes. Es por ello que lo ideal, es atacarlo con la ayuda y colaboración de todos.

Los padres deben asumir el compromiso de detectar el problema y estar atento en la conducta que exteriorizan sus hijos, colocándose siempre en su lugar antes de salir a juzgar severamente su comportamiento. Debe orientar al hijo abusador y apoyar más al hijo abusado para corregir las fallas.

Deben generar que en el hogar se den las condiciones propicias para que sus hijos se críen con buena autoestima y con valores familiares, personales y hasta religiosos. Si la violencia es entre los padres, tratar de ser más tolerantes entre sí y evitar pelear delante de sus hijos.

De igual manera, si el abuso se presenta entre padres e hijos, entonces la pareja deberá buscar ayuda profesional con orientación para mejorar el trato y la comunicación con sus hijos, al igual que con el resto de los miembros de la familia. Y si te gustó este tema, te invitamos a revisar otro más en nuestro blog como por ejemplo Concepto de formación humana

Deja un comentario