¿Quieres aprender a realizar magia real?, te lo contamos

Resulta sorprendente cómo el hombre a través de la Ciencia y la Tecnología ha dominado la naturaleza y puesto a su servicio, sin embargo, existen aspectos de la vida del universo, que el conocimiento sistemático no le ha dado respuesta, es aquí donde cobra sentido la magia real.

Diferencia entre magia real y brujería

Desde que el hombre comenzó a tener conciencia de su existencia, empezó también a tratar de explicar los distintos fenómenos naturales que lo rodeaban, fundamentalmente aquellos que estaban bastante involucrados con su existencia, ya que la necesidades básicas del hombre, acaparaban su interés; el hambre y cómo conseguir alimentos, la protección ante fenómenos como la lluvia, el frío, de animales depredadores.

Si te interesa este tema, te recomendamos leer el siguiente artículo: Oración a Yemayá

Estos elementos básicos, que controlarlos garantizaban su supervivencia, en la medida que el hombre dominaba una actividad, su capacidad de reflexión, su discernimiento, lo condujo a desarrollar prácticas que permitieran en forma rápida alcanzar objetivos; un ejemplo lo representa la caza de animales, para ello, el hombre ingeniaba artefactos cada vez con mayor sofisticación, para alcanzar la presa y alimentarse él, su familia o grupo.

Surgen entonces las armas, al principio elaboradas con piedra, luego de madera, posteriormente de metal; al comienzo se intentó pescar con lanzas, luego construyeron trampas con ramas y luego diseñaron las redes de algún material, que les facilitó la captura a gran escala de un número significativo de especies marinas.

La aparición del arco y la flecha fue también un gran avance, ya que, podían cazar a distancia presas de gran volumen o tamaño, sin acercarse tanto al animal que pusiera en peligro la vida. El hombre observaba atónito los fenómenos naturales como: la lluvia, el sol y su resplandor, e intentó darle explicación.

magia real

En los primeros intentos por darle sentido a lo que sucedía en su entorno, echó mano, hizo uso de lo sobrenatural o del conocimiento primitivo, es decir, que la lluvia era producida por un ser en el cielo que lloraba y de allí el sentido de su caída; esta era una de sus ingenuas reflexiones, inmediatamente observaron la relación naturaleza y vida.

Reconociendo entonces la importancia de la luz del sol, que no solamente servía para dar calor o iluminar, sino que las plantas la necesitan, igual sucedió con el agua, y su estrecha relación con la vida vegetal y animal. El hombre en la medida que evolucionaba, su entendimiento sobre los elementos del cosmos se hacían más conscientes, por ejemplo entendieron que en determinada época llovía intensamente, y en consecuencia ríos y lagos se desbordaban.

Arrasando lo que estaba a su paso, en ese momento se movilizaban a zonas altas montañosas y así evitaban el impacto negativo del agua; sin embargo existían cosas que no podían entender y en ese afán por conocer, y no tener herramientas cognitivas para lograrlo, es donde surge el pensamiento mágico.

Comenzaron entonces a realizar actos rituales, para homenajear o agradar a las supuestas fuerzas, que estaban detrás o controlaban dichos fenómenos inexplicables para ellos; de la práctica de estos rituales surge la llamada magia. El hombre entendió que existía una relación causa-efecto, entre las manifestaciones ritualistas que realizaban, y la realización del hecho natural como la aparición de la lluvia.

Es importante señalar, que en la estructura del pensamiento del ser humano, todo tiende a humanizarlo, es decir, detrás de cada fenómeno está una fuerza que la genera, y en su concepción mental, es la de una energía que para invocarla, lo hace a través de la imagen del hombre. Es muy común en la antigüedad encontrar figuras de porte humano representando, al Dios de la guerra, al Dios del amor, al de la agricultura, al del fuego.

Cada fenómeno o circunstancia de vida, tenía su deidad con figura humana, en la medida que avanzaba el conocimiento del hombre, sobre alguna situación puntual, se daba esta situación; es el caso de una enfermedad y su cura, utilizando extractos de algún vegetal o una sustancia de origen animal, se le otorgaba a esta curación una connotación mágica.

Además, la persona que aplica la sanación, se comienza a valorar en la comunidad como un ser dotado de un don o potencial especial para curar, asignándole a dicha habilidad consideraciones mágicas. Este conocimiento basado en el uso de plantas medicinales, fue transmitido de generación a generación, y el individuo que lo poseía, se le otorgó nombres como: maestro, sanador, chamán, mago o brujo.

Sin embargo, así como se puede emplear el poder de la naturaleza para sanar, también se puede instrumentar sus elementos para el mal, como el caso de la cicuta planta que su extracto o zumo, fue usado por el hombre para generar muerte por envenenamiento, o la cannabis y la adormidera, cuyo poder de sugestión, altera el sistema nervioso, ocasionando alucinaciones que pueden llevarte a la adicción y la muerte.

magia real

Estas personas, que se dedicaron a instrumentar las fuerzas de la naturaleza para el mal, se le conocen con el nombre de brujos o hechiceros. En la medida de que el hombre tiene más control racional de la naturaleza, menos cabida adquiere la interpretación mágica de los hechos; sin embargo, hoy día, a pesar de los grandes avances científicos y tecnológicos, existen experiencias, sucesos aún inexplicables, para el pensamiento lógico.

Lo expresado anteriormente, da apertura a que los mismos sean entendidos utilizando el argumento, de la presencia de energías ocultas, esotéricas, abonando el camino para la especulación mágica. ¿Cómo saber si la magia es real? En primer lugar se debe entender que la magia, no está relacionada con lo que se conoce como ilusionismo, esto es una creación del hombre con la idea de hacer un espectáculo de masas.

Se reduce a la implementación de una serie de trucos, a veces bien realizados, pero no pasa de ahí, es solo un engaño. Otro elemento importante, es que la magia depende de la creencia, devoción y fe, de la persona que incursiona en esta actividad; efectivamente para ello, se necesita tener una actitud personal, y un potencial que permita que la magia surja, fluya.

Todas las personas que manejan, conocen rituales o ceremonias  que ancestralmente se han utilizado para entender determinados fenómenos, aparentemente inentendibles; lo hacen con una sentida disposición de conseguir el bien, estamos frente a lo que se conoce como magia blanca.

Cuando las mismas energías son manipuladas con  otros fines, como: la maldad, la envidia, la venganza, los amarres por interés; por personas que se hacen llamar brujos o hechiceros, estamos ante la práctica de la magia negra o brujería, práctica ritualista absolutamente desdeñable.

Finalmente se debe dejar sentado, que los rituales ancestrales, a que hacemos referencia, no tienen sustento en experimentación científica alguna ; se basan en la fe, en la existencia de fuerzas ajenas al mundo terrenal, como el ser supremo Dios, y la existencia del alma que alberga el potencial espiritual para movilizar energías que son del conocimiento de todos.

¿La magia existe?

Para darle respuesta a esta interrogante, se deben reafirmar una serie de planteamientos expresados en los párrafos anteriores. El individuo es el que le da veracidad al pensamiento mágico, son sus sistemas de creencias quienes sirven de base, para la existencia de lo que se llama magia real.

Se debe insistir que la magia real, no tiene ningún enlace con lo que se conoce como magia de circo, de espectáculo o de entretenimiento, cuyo objetivo no es otro, que a través de un truco, engaño dar la ilusión de que sucede algo extraordinario. El fundamento de la magia real, definitivamente es ancestral.

magia real

La incertidumbre que genera en nuestros antepasados, no conocer con claridad qué sucedía en su entorno natural de vida, lleno de un sinnúmero de fenómenos que simulaban constantemente cambios de gran dinamismo, los llevó a realizar un conjunto de acciones, ceremoniales que intentaban dar respuesta a lo vivido y recibir la gracia de Dios como creador de todo lo terrenal.

Se debe recalcar el carácter acientífico de estos actos litúrgicos, que básicamente están armados del fervor espiritual, muy intenso de quienes realizan la ceremonia, su fe, en Dios entidad celestial, creador de todo y en el poder de las convicciones humanas, que muchas veces el mismo hombre desconoce.

Consideraciones para aprender

Para aprender magia real, se deben poseer ciertas condiciones, no se trata de un simple acto de experimentación; la persona practicante, debe manejar los siguientes conocimientos básicos: tener la convicción de lo inmanente, y creer en ello fervientemente, además, sentirse con el potencial, para percibir y regular la energía que mueve al mundo. Esta tarea requiere de un arduo trabajo, con herramientas como: la meditación, el aseo del aura, y excelente autocontrol.

Si te interesa este tema, te recomendamos leer el siguiente artículo: Conjuro de la Queimada

Respecto al aprendizaje de lo que se conoce como magia real, es importante mencionar la transmisión oral o herencia cultural de los pueblos, las personas que se interesan en esta actividad, reciben estos conocimientos transferidos de generación en generación; esta sería la fuente básica de conocimiento de todo del que tenga inclinación por la magia real.

Libros para aprender magia real

Otro recurso para el aprendizaje de la magia real, lo representan las referencias bibliográficas más antiguas sobre el tema; entre las señaladas por los expertos tenemos: los textos helénicos ubicados en el siglo II a. C., que contienen un menú de ceremonias, destinadas a brindarle protección a las personas, expandiéndose nuevas oportunidades de éxito en la vida.

El Picatrix, representa un texto originado aproximadamente en el siglo XI d. C., compuesto por 400 páginas, donde se desarrollan temas relativos a: astrología, pócimas, y rituales. Para realizar las ceremonias que plantea el libro, se debe tener gran experiencia en el campo de la magia real, además se debe indicar que las sustancias sugeridas en los rituales son de difícil acceso.

En Francia, aparece un libro de nombre La Gallina Negra, supuestamente data de 1700 y profundiza en temas como: símbolos, amuletos o talismanes mágicos de protección. Quizás, el libro de contenido de magia real más famoso lo constituye Pseudomonarchia daedononum, data del 1500 d.C., su autor el doctor Weyer Johann, está basado en la vida espiritual del germano Agrippa Heinrich.

En el medioevo, el libro Jurado de Juan Honorio, fue escrito en un momento donde las personas que se reconocían que practicaban magia real, eran perseguidos, por quienes consideraban la actividad demoníaca. En el texto, encontramos ceremonias de invocación a seres celestiales, sin embargo, su contenido relevante, perfila en desarrollar argumentos espirituales y conjuros para adquirir poderes.

magia real

Hechizos reales para obtener poderes

Para aprender hechizos reales, para tener poderes en la magia real, se debe tener claro, que el potencial mágico está en toda persona, sin embargo, si no tienes la disposición, responsabilidad y voluntad interior, para enfrentar estos hechizos, debes abstenerte de incursionar en la magia real, ya que su práctica requiere de un gran trabajo personal, no solo a nivel de convicciones en las creencias, también de ejercicio  y entrenamiento arduo, para lograr efectividad en los tratamientos.

Ritual de la Luna

La energía de la luna se utiliza para despertar poderes mágicos, ocultos en el ser humano; la ceremonia sigue los siguientes pasos: cuando la luna pase a su fase llena, en un vaso rebosante de agua, bajo el influjo del astro, mirándola concentradamente, recitar una oración, luego  ingerir el recipiente con agua. Con paciencia recibirás el impacto del conjuro.

Poderosa energía lunar, transforma este recipiente con agua, en un brebaje que me energice y alumbre mi razón.

Ritual del Emperador

Para realizar esta ceremonia necesitaras de las cartas del tarot, especialmente la carta del emperador, además de cuatro velas de colores, blancas, amarillas, rojas y verdes, una silla y un vaso con agua. Se debe colocar los materiales en el asiento de la silla. Luego de encender las velas, recitar una oración.  Al terminar el rezo, moja tus dedos en el líquido, apaga las velas y tomate el agua.

 

Mi persona (nombre de la persona), que he ganado muchos conflictos suplico que bajo la fuerza del emperador, mi daga y protector, continuar triunfando en todas las guerras que deba confrontar. Que mi bastón, imagen de mi fuerza, me aferre en este planeta y me brinde la gloria, en este momento, así, sucederá.

Hechizos, magia y rituales

Ya internalizadas las herramientas y recursos para hacer magia real, necesitas ahora ampliar tu bagaje de rituales, para que te conviertas en un experto prodigando conjuros que te ayuden a conseguir lo que deseas. Dependiendo de tus metas, puedes utilizar objetos temáticos: si eres deportista tu balón del deporte o el uniforme de tu equipo; si deseas dinero, puedes usar un billete, o moneda. Lo importante es que señales la ruta deseada.

También es muy común practicar ceremonias que permitan que mejore su suerte, para ello, realizar hechizos de magia blanca, es lo indicado. Este procedimiento mágico es recomendado a la hora de solicitar: amor verdadero, eliminar problemas de salud o diseñar una estrategia para que llegue el dinero fácilmente

Los rituales de magia real, deben ser sencillos, y tener muy claro lo que se aspira; si a tu clínica particular, no van los pacientes, y esto afecta significativamente tus ingresos económico y a tu familia, utiliza un ritual de magia blanca para que te visiten los enfermos y asegurarlos (amarrarlos) en tu servicio de salud.

Si le gustó nuestro artículo, le invitamos a revisar más temas dentro de nuestro blog, como puede ser Chakra Sacro

Deja un comentario