Todo es Mente, ¿qué es?, su significado físico y espiritual

Todo está en la mente, todo es mente, todo depende de cómo lo veamos o cómo lo interpretemos con nuestra mente, sin la mente no tendríamos noción de nada ni de la sensación del abrazo, el beso, la caricia y ni siquiera de cómo se siente nuestro propio cuerpo.

Todo es mente

Todo es Mente

De por sí los temas que integran lo espiritual y ciencia u otras posturas de raciocinio humano se vuelven un poco complejos porque acercarnos a ellos no implica un proceso de aprendizaje de un culto o una religión sino más allá, es como asistir al proceso mismo del pensamiento. Por eso a modo de introducción te invitamos a que leas sobre física cuántica y espiritualidad.

En este artículo con sumo cuidado abordaremos las diferentes posturas filosóficas y hasta ocultistas, misma doctrina que está conformada por un conjunto de prácticas relacionadas con la magia, la alquimia y la astrología, mediante las cuales desde hace muchos siglos personas como Hermes Trimegisto han explicado que es El Todo y porque el todo es mente.

Ese todo del que veníamos hablando, ese extraño y magnánimo es un ente de donde surge todo saber y toda existencia y que conoceremos a profundidad según lo que nos dejan ver las diferentes posturas filosóficas y espirituales a lo largo de la evolución del hombre.

En términos filosóficos nos estamos refiriendo a la filosofía Hermética de la cual libros como El Kybalión escrito mucho después de los primeros postulados herméticos recogen y vuelven a poner sobre la mesa sus postulados. Acercándonos a estas ideas vamos a descubrir que el número siete pareciera ser un número realmente mágico porque en uno de los supuestos de la filosofía hermética se divide en siete casi infinitamente.

Todo es mente

Son siete esos principios que según la filosofía hermética son en los que se basa la existencia del cosmos y fueron hallados entre todos los libros escritos por Hermes Trimegisto, sobre todo en la llamada Tabla Esmeralda, estos son:

  1. El principio del mentalismo.
  2. La base de la causa y efecto.
  3. El principio de generación.
  4. La base de la vibración.
  5. El principio de polaridad.
  6. El fundamento del ritmo.
  7. El principio de correspondencia.

Iremos viendo paso a paso cada uno de estos principios y también adentrándonos en algunas de sus sub categorizaciones, pero primero es necesario que repasemos ciertos términos, contenidos históricos y hasta ejercicios de visualización que nos permitan entender porque son posibles frases como: “todos somos parte del todo” y “todo es mente”.

Historia de El Todo

El Todo es un concepto, pero a la vez es todo, El Todo está en todo, El Todo es mente y a su vez todo. “Pienso luego existo” sostuvo Descartes y no estaba equivocado, así como es difícil pensar en un pensamiento sin lenguaje es difícil vivir sin saberse cómo ser pensante y en diferentes culturas de la humanidad a lo largo de la historia se han venido presentando hallazgos y reflexiones acerca de esto.

Por ejemplo, los sistemas de pensamiento filosóficos, religiosos y espirituales como el budismo, hinduismo y taoísmo coinciden en una apreciación de entes creativos universales que se representan como fuentes de donde proviene todo y lo suelen representar de una forma estética (no imitativa) en los mandalas.

Todo es mente

En sánscrito, que es una lengua clásica de la India, la palabra mandala significa esfera sagrada que aunque señala lo que no se puede representar por su significado espiritual, geometría y perfección estética se convierten en representaciones dignas de mostrar lo irrepresentable.

Encontramos en esos mandalas patrones concéntricos que se van repitiendo uno a uno indefinidamente y en una continuidad que parece perderse de vista y que al igual que como El Todo, denota un misterio más allá de lo que se puede ver.

Un ejemplo de esto es el mandala Kalachakra que significa “Rueda del tiempo”, el mismo por su simetría, sus colores, su armonía y su unidad nos recuerda conceptos que sostienen que cada una de las partes deben tener sentido en función del todo, elaborandolos los orientales los mandalas se conectan con el espíritu porque para ellos son soporte para la meditación e instrumento de acceso a niveles superiores de conciencia.

A través de la concentración y atención que le prestan a la realización de un mandala pueden llegar a estados meditativos que los ponen en contacto con el espíritu, pero viéndolo lejos de una óptica religiosa sino más bien desde el hermetismo entendemos que El Todo es espíritu y este mismo tiene las cualidades de ser absoluto, infinito e inmutable.

Así mismo como encontramos pensamientos como el del fundador del Tao, nombre traducido como “El camino”, en los que por visualizarnos en dimensiones podríamos sumar a esas cualidades de absoluto, infinito e inmutable la de ser grande, también encontramos que en otros tiempos y culturas se han dado manifestaciones que intentan hacernos entender que es El Todo y porque El Todo es mente.

El Hermetismo es por su parte una de esas concepciones filosóficas que surgieron a lo largo del tiempo e integra doctrinas religiosas acerca de la creación del universo en un marco explicativo para fenómenos paranormales y es coherente con el conocimiento científico acerca del origen y evolución de su objeto de interés.

Aunque sus orígenes son muy ancestrales, en la actualidad cada vez se hace más presente sobre todo después de la publicación de El Kybalión que recoge gran parte de lo que es el Hermetismo como un conjunto de creencias filosóficas y devociones que se basan en lo escrito por Hermes Trismegistus como son: la mencionada Tabla Esmeralda; el Corpus Hermeticum; el Libro de los Muertos o los Textos Herméticos.

Lo que sabemos de este misterioso personaje es que vivió en Egipto en el siglo XX antes de Cristo y fue contemporáneo con Abraham, se dice que vivió por 300 años y que además fue tomado por dios en algunas culturas no solo en la egipcia, aunque en este fue deificado como: Thot el dios de la sabiduría, escritura, música y que tiene como símbolo a la Luna; en Grecia fue entendido como Hermes Trimegistus, el dios de la sabiduría y quien más tarde sería Mercurio en Roma.

Fue apreciado tanto por los griegos como por los egipcios y era considerado el padre de todas las ciencias, tanto como Thot, el dos veces grandes por ser gran rey y gran sacerdote, como siendo llamado Hermes Trimegistus, que viene a significar tres veces grandes donde se le añade a sus virtudes la de gran filósofo.

Para muchos Hermes Trimegistus o Thot fue quien fundó la alquimia que es una práctica que se entiende como la búsqueda de transmutación del plomo en oro, que por cierto fue comprobado por la ciencia que sí es posible aunque la alteración haga del oro resultante un elemento muy inestable que se desintegra en segundos, misma que para otros es la precursora de la química moderna.

Todo es mente

La alquimia en un significado más profundo también es entendida como la transmutación en la mente de todas las pasiones y pensamientos humanos por eso se relaciona tanto con la evolución espiritual, un gran alquimista que existiría tiempo después de Hermes es Saint Germain a quien mencionamos en un artículo que hicimos sobre la llama violeta, te invitamos a leerlo.

Por otra parte, otro de los grandes aportes que la humanidad misma ha hecho en cuanto al entendimiento de que todo es mente es la publicación de un libro ya mencionado llamado El Kybalión, este libro es todo un misterio no se sabe a ciencia cierta quién los escribió, solo se sabe que se atribuye a un grupo anónimo llamado Los tres iniciados a comienzos del siglo XX.

En este libro se recogen las enseñanzas de la filosofía Hermética y ha funcionado como una especie de refrescamiento de lo que la misma planteó hace tantos siglos, pero para la sociedad contemporánea. Entre sus páginas podemos ver una mención y explicación de lo que venimos mencionando que son los siete principios herméticos, otro libro de gran interés para entender el hermetismo es Las enseñanzas arcanas de Walter Atkinson.

Preguntas y respuestas del hermetismo

El hermetismo es una filosofía que a lo largo de los años ha venido haciendo muchas preguntas, qué es lo mismo que decir, que sus postulado han despertado muchas dudas en torno a varias resoluciones a las que ha llegado como que todo es mente u otro axioma muy conocido que sostiene que los labios de la sabiduría se mantendrán cerrados excepto para aquellos oídos que sean los del entendimiento.

Otro de estos conocidos postulados herméticos es que por bajo y detrás del universo se encuentra la verdad fundamental, la verdad que le da vida y porque a todo. Esa verdad es El Todo que a su vez es espíritu y que por ser es absoluto, infinito e inmutable, ambos extractos dejan mucho que pensar, sobre todo porque se cuestiona un realidad que para nosotros es tan tangible como es el universo.

Todo es mente

Según ellas el universo no los es todo, hay algo más allá, un principio creador que contiene este universo en el que vivimos con todas su galaxias, agujeros negros y andromedas, etc., pero en las que todo es mente, todo eso fue o es pensado por algo llamado El Todo.

Y tiene tiempos finitos, nuestro universo no existió desde siempre, en algún momento El Todo lo empezó a pensar y no existirá para siempre los científicos, que estiman que 35.000 millones de años será el tiempo de duración de todo esto que vivimos y aunque aún estamos lejos de ese final con sus diversas teorías de cómo será, es increíble pensar que más allá de nuestra vida hay un tiempo para todo así como podemos ver en la biblia.

Es un poco abrumador sabernos tan vulnerables, sabernos una idea de El Todo, porque todo es mente, toda nuestra vida, la vida de nuestro planeta y nuestro universo es de 13.700 millones de años,  mientras que la edad del planeta es de 4.500 millones de años y la aparición del hombre puede ser desde 140 mil años a 70 mil años atrás hasta el presente.

Es relativamente joven nuestra raza comparada con los tiempos del universo, pero no deja de ser abrumador el hecho de entender que a pesar de que tanto tiempo se pierda de vista para lo que es una vida humana, que dura cuando mucho 100 años aproximadamente, de todos modos todo esto llegara a un fin.

Cualidades de El Todo

Recordemos el postulado del hermetismo que plantea que por debajo e incluso por detrás de este nuestro insólito universo que tiene tiempo, espacio y cambio como constantes se encuentra esa realidad o verdad que es El Todo. Aunque El Todo es mente porque es una proyección mental, El Todo es tan grande como podríamos recordar como sostenía el taoísmo que nuestro entendimiento humano está lejos de conocerlo del todo.

Es por este motivo que se dice que el todo es incognoscible porque no se puede conocer o por lo menos en su esencia no se puede. A pesar de esa dificultad de reconocimiento, desde la lógica humana se pueden determinar tres cualidades de El Todo y son que es absoluto, infinito e inmutable, explicaremos cada uno con mayor profundidad a continuación.

Absoluto, para explicar que es absoluto se entiende que es todo lo que existe, no puede existir nada fuera de él sino que todo está en él y esta descripción no hace menos que hacernos recordar un postulado de un gobierno absolutista en la que el fascismo italiano sentenciaba que:

“Todo en el Sistema, nada contra el Sistema, nada fuera del Sistema.”

Este modo de pensar comparado con lo que maneja el hermetismo no puede menos que llamarnos la atención y ser motivo de interés para el análisis puesto que si bien un gobierno o sistema pudo llegar a sostener esa regla, no deja de verse pequeño comparado con el universo y mucho más si se le enfrenta a El Todo, que no podemos olvidar, el todo es mente.

Infinito, el todo es mente pero también es eterno, así lo vemos los humanos, eterno e ilimitado porque su espacio no tiene principio ni fin, además, tiene una vibración porque se mueve pero a tal intensidad que parece que estuviera en reposo y su poder es también inconmensurable, es omnipotente.

Todo es mente

Inmutable, no puede ser cambiar El Todo, es decir, hay siete leyes o principios que surgen a raíz de observarle están el principio de correspondencia, de ritmo y de género, etc. los siete principios pero El Todo no está sujeto a ellos ni  ninguna otra ley por eso cuando surge en nuestras mentes la pregunta de ¿Por qué el todo crea universos? Esa pregunta no tiene respuesta y es necia porque el todo no está regido por el Principio de causa y efecto.

De este modo entendemos algo fundamental para el desarrollo del hermetismo, un punto clave para entender porque el todo es mente y es que el todo es espíritu pero no desde un punto de vista religioso, el todo es esencia real, es mente viviendo infinitamente y es energía.

Lo que quiere decir que para el hermetismo el espíritu, el todo y la mente, son referencia a lo mismo que es un poder viviente, con energía viviente que tiene en su simiente una esencia de vida que lo mueve y es una fuente de vida que está presente en todo, el todo está en todo como principio animador.

Visualicemos a El Todo

Vamos a proponer un ejercicio de visualización que a nuestro criterio es sumamente interesante, puesto que vamos a imaginarnos cómo fue la creación de este universo.

Todo es mente

Este ejercicio es como una meditación guiada que nos permitirá imaginar el proceso del Big Bang, teoría de creación del universo, y puede ser muy rápido o lento teniendo la opción de que si prefiere puede pedirle a alguien más que se lo lea mientras usted cierra los ojos y entra en la visión.

  • Empecemos por cerrar los ojos, respirar mínimo tres veces inhalando y exhalando a su ritmo y relajándose, cualquier ritmo está bien. Sin pensar en nada más ubique su atención en un fondo negro que está en su mente, él está hecho de energía mental que es energía oscura. En esta pantalla infinita y tridimensional usted va a proyectar la creación, evolución y final del universo.
  • Toda su atención debe estar fija en el centro de la pantalla negra en su mente e imagine que ese centro está en un cono o túnel que va estrechándose, es muy profundo y usted lo va a empezar a recorrer ahora. Este túnel se estrecha cada vez más hasta ser un punto pequeño del que solo sabemos que es color rojo oscuro pero que aunque no  tiene un calor y densidad infinitos.
  • Puede quedarse observando durante un tiempo pero al decidirlo ese punto rojo comienza a ensancharse poco a poco y de repente van surgiendo de él manchas oscuras, naranjas y amarillas al principio, que según va continuando el afluente se van convirtiendo en puntos de materia de diferentes tamaños, formas y colores que van surgiendo en grupos y con forma de espiral.
  • Esta imagen se va expandiendo y cada vez está más cerca del inicio del cono también vacío y negro en el que estamos desde el principio.
  • La energía mental está cada vez más presente, siéntala cada vez más cerca de usted, recuerde que ella se visualiza como el espacio negro mismo que cada vez aumenta más de tamaño en la maraña de formas y colores que cada vez es más nítido que esas formas han dado paso a las estrellas a los planetas, satélites, etc. y sus posteriores agrupaciones en galaxias.
  • La energía oscura o energía mental va separándose cada vez más de cada materia y ya casi todo el cono está lleno de materia y energía oscura.
  • La energía mental u oscura ha continuado separando o desgarrando todo lo que se ha creado, empezando por las galaxias, cuerpos celestes, formas de vida, átomos y partículas subatómicas pero ahora esa compleja imagen ya abarca toda la pantalla mental.
  • La energía oscura se sigue expandiendo, pero de repente empezó a interpenetrar cada átomo y a desintegrarlo todo, cada punto de materia empieza a estallar y a volver al fondo negro original de la mente, la proyección ha terminado, las galaxias terminaron, el universo, todo. Ya puede volver a abrir los ojos.

Si nosotros fuéramos él habríamos acabado de crear un universo, nuestra obra estaría hecha e incluso habría llegado a su fin, ¿ven como todo es mente?, es así como El Todo nos está creando.

Es así como estamos siendo creados en su mente según las propuestas herméticas de creación, evolución y final del universo. Si quieres aprender más sobre estas creaciones rituales y artísticas lee sobre los mandalas de colores.

Todo es mente

Creación del universo

A la luz de las ideas herméticas todo es uno y de acuerdo con ellas no hay nada fuera de él de El Todo ¿Recuerdan que aprendimos que es absoluto? De aquí inferimos que no se reproduce porque esto implicaría que hay algo externo de sí mismo que fue extraído o transferido.

Por esto según El Kybalión al explicar el Principio del mentalismo encontramos que todo es mente, que el universo es mental porque existe en la mente de El Todo.

Tal como visualizamos anteriormente, el universo que imaginamos con todas sus realidades internas para cada planeta y para la vida en cada planeta todo eso se terminó cuando abrimos los ojos y en términos de tiempo todo eso fue tan real como lo es esta realidad para nosotros aunque para nosotros fueran minutos lo que para la imagen que creamos fueron millones de siglos.

Esto lo podemos deducir gracias al Principio de Correspondencia que reza que como es arriba es abajo y viceversa, que si lo llevamos a la realidad que vivimos entenderemos que debe ser así porque la única forma en que los humanos podamos crear sin materiales externos y sin reproducirnos es precisamente a través de la mente, repetimos, todo es mente.

Así como es abajo es arriba, de allí en base al hermetismo es que consideremos que el todo nos crea mentalmente de un modo semejante a como la persona elabora imágenes mentales. Otro de los principios herméticos que sustenta la creación, mantenimiento y final del universo este es el Principio de Género que manifiesta que todo está divido este plantea que El Todo crea el universo con el poder es Dios, el padre o el Padre Mente lo llama desde un principio masculino.

Pero, por el otro lado, para complementarlo está la madre mente que es la Naturaleza sobre la cual el todo proyecta su voluntad, es una relación muy sutil y mística porque están conectados pero separados. Mientras Dios es ser, la Naturaleza es devenir, lo que será, la duda, las posibilidades infinitas y es a su vez quien emprende el trabajo de hacer que el universo evolucione.

El principio masculino, padre mente, se comprende como el YO el Ser mientras que quien es testigo de la creación de los pensamientos, imágenes e ideas y todas las elucubraciones de la mente es el SOY o MI que es la madre tierra.

En el plano de lo humano lo entendemos de la siguiente forma un poco reduccionista, cuando nosotros queremos manifestar algo en nuestras vidas como un nuevo trabajo, una pareja o cualquier realidad podemos, manejando toda esta información, decir por ejemplo: Yo soy la salud perfecta que hay en mí y con eso estamos co-creando desde nuestro ser y nuestra materia una conexión con esa esencia que reconocemos en nosotros.

Palabras como meditación y contemplación tienen un gran significado a la hora de describir un proceso de creación mental donde es creado el universo porque como la mente es todo permite estas creaciones. Sin embargo, una idea más acertada sería entender ese proceso como fruto del empleo de la atención divina, ese momento que se crea cuando le estás prestando atención a algo que estás creando y que te gusta mucho.

Todo es mente

Se dice que donde está nuestra atención o donde esta nuestro foco, está todo para nosotros y en realidad es muy cierto. De hecho la palabra atención tiene una raíz latina que significa extenderse o estirarse hacia lo otro, prestar atención es realmente extenderse mentalmente hacia algo, tocar algo sin necesariamente poner un dedo encima.

Para el hermetismo existen dos fases correspondientes también a cada aspecto del principio de género son: la involución y la evolución. La involución corresponde al aspecto masculino y la evolución al femenino. Desarrollaremos cada etapa a continuación:

Involución

Durante esta etapa se puede comparar el proceso de creación con el rebajamiento de la vibración mental al grado en el que lo hacen los artistas o inventores, es decir, cuando una persona creativa está creando solo está pensando en eso que está creando no en miles de asuntos externos, su atención está 100% en eso que está creando y la etapa de involución es similar a esto puesto que aunque todo va hacia adentro, todo es potencia, El Todo que es mente, es en potencia todo lo que será.

Se entiende también como un proceso en el que la energía creativa se manifiesta de forma compacta, como conjunto, y las vibraciones se vuelven cada vez más bajas hasta que desaparecen o el impulso termina dándole paso al proceso de evolución, este es el proceso de Dios padre.

Evolución

Se le llama también como volver al hogar, en él todo va tomando forma aparentemente por sí mismo. Es ese momento de la creación en el cual la energía se empieza a mover en dirección hacia el espíritu, es decir, hay una transmutación de lo que está abajo hacia arriba, un movimiento desde lo más básico hasta lo más sutil. La etapa evolutiva es también llamada la etapa de absorción, en una referencia quizá al aprendizaje.

En esta etapa se manifiesta una ley que es la Ley de Individualización en la cual los seres se sienten separados unos de otros aunque sean uno y cuando esta etapa, que podríamos comparar con el ciclo de la vida humana, se acaba la energía que no se individualizo como lo es el alma y el espíritu vuelven a su fuente ahora mucho más refinadas y evolucionadas física, mental y espiritualmente.

Interacción

El universo mismo se crea gracias a la interacción entre la etapa involutiva y la etapa evolutiva, así como nosotros mismo creamos imágenes que de momento nos parecen dependientes de nosotros y por otros nos sorprenden por la libertad que tienen. Desde el punto de vista de los humanos la creación de nuestro universo ha tomado eones, que para los que no los sepan corresponden cada uno según la geología a mil millones de años.

Pero para El Todo que es mente, esto no ha sido más que un parpadeo y de un momento a otro retirara su atención del universo porque la gran obra estará terminada y todo será atraído nuevamente hasta el interior de su ser.

Sin embargo, el espíritu de la creación no desaparece, el retorna a la fuente pero expandido habiéndose igualado y fundido con el creador, vuelve nutrido, fuerte, más sabio, habiendo vivió la experiencia de la evolución y así como muere el hombre y deja de manifestarse en el plano material así el espíritu interno se retrae dentro de sí hacia lo divino de El Todo.

Según los principios herméticos cada vez más presentes en la ciencia entendemos, pues, que así como El Todo es mente no podemos seguir pensando que la muerte sea la desaparición total de una energía. La muerte para el hermetismo es irreal, porque es el nacimiento de la vida dentro del espíritu, ¿cree en especies de reencarnaciones?, se entiende que la vida es una evolución continua a través de los planos de existencia.

¿Por qué crea universos el todo?

Mencionamos antes que esta pregunta era necia, ¿no?, bueno pero va de la mano de una anécdota del hermetismo que no podemos dejar de hacerte llegar. Ya manejamos que aquel postulado que rescato El Kybalión según el cual los labios de la sabiduría estaban cerrados excepto para los oídos del entendimiento ¿cierto?

Pues, resulta que hay una leyenda según la cual los alumnos avanzados de Hermes Trismegistus hicieron esta pregunta y él no respondió más que cerrado los labios y presionandolos fuertemente, de esta respuesta se puede interpretar tanto que se intentó aplicar el axioma mencionado o que sea un indicativo de que no había respuesta real.

Pero el hermetismo no responde por el hecho de que El Todo según sus supuestos no está sujeto a los principios herméticos, es decir, los efectos de sus causas que vienen siendo los universos, pensados por sí mismo porque El Todo es mente, no tendrían o no se le podrían vislumbrar un por qué en específico.

¿El universo es irreal?

La realidad de nuestro universo es relativa, quizá ya en este punto es algo deducible por aquello de que todo es mente, todo esto, las leyes, los fenómenos y nuestras propias vidas son proyecciones de esa mente del todo y terminará cuando este nos deje de soñar. Sin embargo, el hermetismo es bastante tajante en lo siguiente y es que los humanos en nuestra experiencia no vengamos a cuestionar a El Todo.

Es decir, para los humanos el universo debe ser tratado como real y nuestras vidas deben estar basadas en esa realidad del universo aunque para El Todo sea algo imaginado y mutable, lo que es muy favorable porque al ser su creación lo puede ir cambiando si no simplemente viviríamos una vida estática.

Una de las razones en las que coinciden las escuelas de pensamiento y dan sustento a la falsedad relativa del universo es que todo aquello que tenga inicio y fin debe ser en algún sentido mentira y ficción, y como el universo cae bajo esa regla cae en ser para El Todo, o frente a él, un sueño, una visión o una fantasmagoría.

Los humanos vemos esta experiencia desde mentes finitas que forman parte del universo, aunque si evolucionamos un poco más también podemos dejar observar a otros aspectos de nosotros que no son tan racionales como nuestra mente. Tan solo porque nos somos El Todo es que vemos esta creación como algo tan real y es así como lo entiende el hermetismo.

Para nosotros los hechos son reales, por ejemplo, si le damos una patada a una piedra la piedra es real, nuestro pie dando la patada es real, pero, tanto la piedra como nuestro pie son átomos girando y lo que llamamos realidad es una percepción de nuestra mente. Todo es mente, si no fuera por ella no sabríamos de piedra, de patada, de pie y no sabríamos nada.

Pasa lo mismo con las ideas que los creativos tratan de plasmar o sacar a flote, todo ese movimiento les parece muy real pero siendo solo mentes finitas ¿Cuál es el grado de realidad de todo aquello? Ninguna de esas ideas es el todo creador que las origina y aunque en cada muerte y renacimiento o cada cambio se eleven volviendo a la fuente con más experiencia nunca podrán ser El Todo.

Lo mismo pasa con nosotros para conocer el universo tendríamos que ser El Todo, no ninguna parte en específico, conforme vamos naciendo y renaciendo como especie más vamos evolucionando (Etapa de evolución) y mientras estamos en ese proceso vemos todo muy real.

Si quieres conocer acerca de algunas versiones históricas de cómo se creó el universo te invitamos a que leas nuestro artículo sobre el origen del universo según los mayas para dar un poco más de contexto a cómo la mente humana a observado este fenómeno desde su evolución supuestamente más primitiva.

El Todo está en todo

Desde las espirales que conforman las galaxias, hasta los patrones en espiral de la mayoría de plantas todo está conectado, la fractalidad de la materia o el código áureo todo parece compartir un mismo lenguaje de desarrollo y es como si pudiéramos apartar una parte y a partir de ella reproducir nuevamente todo el conjunto.

El Todo es mente y está en todo, está dentro y fuera de cada parte, partícula, unidad, mezcla y dentro del universo mismo, para entender esto el Principio de Correspondencia es clave ya que si así como es arriba es abajo entendemos que somos semejantes a lo que nos creó y por lo tanto tenemos su misma energía.

Si el espíritu de la fuente de creación está dentro y reside dentro de todo lo que ha creado se explicaría que en seres sencillos como un gusano de tierra esté presente El Todo, desde las partículas que lo constituyen hasta en sí mismo, e igualmente en nosotros y todo ser más elevado que esté por encima de nosotros.

Y he aquí algo muy importante, todo esto que solemos escuchar en la actualidad de que es importante encontrar realizarnos personalmente es también muy importante para El Todo porque en la medida en que cada ser de su creación se realice, su espíritu interno también lo hará y en el desarrollo espiritual lo que encontrará será reconocimiento, realización y manifestación del espíritu dentro suyo.

Los siete Principios Herméticos

Estos principios son entendidos como leyes pero también como llaves mágicas que le abrirán la puerta del entendimiento a todo aquel que los conozca, ya los hemos mencionado anteriormente pero a continuación, los desarrollaremos un poco más.

  1. Mentalismo: Todo es mente, el universo está en la mente ahí es creado, mantenido y ahí termina.
  2. Correspondencia: Como es arriba es abajo y viceversa, aquel principio que nos hace ver que somos semejantes a la fuente de creación es el mismo que a su vez se subdivide en otros siete planos y estos otros siete planos en otros siete planos correspondientes, que abarcan tanto lo físico como lo mental y lo espiritual.
  3. Vibración: Aunque lo parezca nada está en reposo, todo está en vibración, todo se está moviendo. Nosotros principalmente somos los que provocamos ciertas vibraciones con nuestro pensamiento y debido a que lo semejante se atrae según la Ley de la Atracción que se desprende de este principio por eso terminamos atrayendo aquello que es igual o parecido a como pensamos.
  4. Polaridad: que también podría llamarse Principio de Dualidad plantea que todo es dual o que es lo mismo que decir que todo tiene sus polos o su par de opuestos en este principio es donde semejante y desemejante existen y crean verdad o partes de ella, este principio también es el que da paso a la Ley de la Paradoja.
  5. Ritmo: Todo está en constante movimiento, todo fluye dentro de nosotros mismos y fuera todo está vibrando y moviéndose, el universo entero está oscilando es decir subiendo y bajando. Por más quieto que parezca que algo esté en realidad no es así, todo tiene sus mareas.
  6. Causa y efecto: Ya que todo efecto tiene su causa y toda causa tiene su efecto la casualidad no existe sino que de lo contrario existe la causalidad, en alguno de sus planos de causación ya sea físico, mental o espiritual pero nada escapa de la ley.
  7. Género: el género se encuentra en todos lados, todo tiene en sí masculino y femenino en potencia y se decanta por alguno de los dos, no hay mayor ejemplo para esto que los estudios de cromosomas X o Y, pero, lo importante es saber que ese principio de género está en todo.

Subplanos del Principio de Correspondencia

Tomando en cuenta los siete planos físicos y mentales menores que el hermetismo postula agregados a su entendido de Principio de Correspondencia, tenemos que existen en el hermetismo:

  • El plano de sustancia A.
  • El plano de sustancia B.
  • El plano de sustancia C.
  • El plano de materia del éter.
  • El plano de fuerza A.
  • El plano de fuerza B.
  • El plano de fuerza C.

Para explicar un poco cada uno debemos primero que nada entender que el hermetismo no entiende necesariamente la sustancia o materia como algo físico y tangible si no también como una especie de hálito inherente a todo lo que mencionaremos.

En el primero de ellos el plano de sustancia A encontramos los sólidos, líquidos y gases; seguido por el plano de sustancia B donde hay materia más elevada que la ciencia ha reconocido recientemente como lo es la materia radiante; y el plano de sustancia C por su parte es en el que encontramos formas cada vez más sutiles cuya existencia no es sospechada aún por los científicos.

El éter o lo etéreo lo hallamos en el plano de materia del éter, una muy tenue y elástica sustancia que está presente en todo el espacio universal además como un conductor de ondas de energía como la luz, el calor y la electricidad. Es la conexión entre las sustancias y las fuerzas o la energía. Así como pasa en los otros planos, este se subdivide en otros siete por lo que entendemos que hay 7 éteres como 7 planos menores de sustancia y fuerza.

El plano de fuerza A es el de las fuerza o energías uno de los que más podemos entender desde los ojos humanos que no son el todo, aunque todo es mente, porque contiene palabras que se nos hacen conocidas ya que en él hallamos las energías ordinarias conocidas por la ciencia y en sus siete subplanos respectivamente hallamos:

  • Magnetismo.
  • Electricidad.
  • Atracción.
  • Calor.
  • Claridad.
  • Gravedad.
  • Relación química.

Todo es mente

Y varias otras que aún la ciencia no ha descubierto, continuando con el plano de fuerza B encontramos que sus subdivisiones son nombres no descubiertos todavía y se relacionan con las fuerzas más finas de la naturaleza haciendo posible ciertos fenómenos dentro de la misma.

Su séptimo plano es el de fuerza C que comprende fuerzas que organizan la vida pero que no la reconocen los hombres en sus planos de desarrollo ordinarios, es reservada para seres espirituales y para llamarlo de algún modo, la llamaremos poder divino y en muchos casos a los que le han manejado los entendemos como dioses.

Pasando ahora a los subplanos mentales o planos menores de la mente entendiendo que todo es mente y que este plano mental comprende todo lo viviente, observaremos mencionados planos que no son conocidos a cabalidad sino por los ocultistas y entre ellos tenemos:

  • El plano de mente de los minerales.
  • El plano de mente de los elementos A.
  • El plano de mente de las plantas.
  • El plano de mente de los elementos B.
  • El plano de mente de los animales.
  • El plano de mente de los elementos C.
  • El plano de mente de los humanos.

Como mencionamos con anterioridad, las diferentes menciones de entes conocidos como minerales, plantas, animales o nosotros mismos no hace referencia a los entes en sí, sobre todo en este plano, hace referencia a algo más orbitando en el interior o exterior de estos entes pero siempre en conexión. Cada uno de ellos los vemos como especie de escalones en la ascensión evolutiva hasta llegar al humano que no es el último escalón, recuerden todo es mente.

En lo referente a los planos de mente de los elementos o planos de mente elemental A, B y C se hace desde el hermetismo una suerte de conexión indisoluble que conecta cada dos planos, por ejemplo, el mineral con el de las plantas y así sucesivamente. En ellos la sutileza de la energía que se mueve es mucho mayor y funciona como una protección y una guía del pasado para los siguientes niveles.

Conocimiento actual sobre el Universo

Aunque la ciencia juega un papel clave en el entendimiento de este tema solo manejaremos dos teorías científicas para acercarnos al conocimiento actual del universo, el Big Bang y el Big Rip y si todo es mente incluso estos descubrimientos son una ilusión que percibe este ente, ¿no es así?

El Big Bang, o gran explosión, es la teoría más aceptada del nacimiento del universo y todo a causa de una singularidad espacio temporal que a medida que se fue expandiendo fue creando el espacio, esta fue una explosión del espacio mismo que se ha ido expandiendo desde entonces hace 13.730 millones de años, con un margen de error de la NASA de 120 millones de años.

Esta es una teoría que nos brinda una imagen menos cataclísmica de lo que pudiéramos creer porque realmente no fue una explosión como explotaría una bomba atómica, fue más bien una expansión regular que fue llenando y abarcando un espacio que iba creando mientras iba naciendo. De hecho de un modo muy parecido a nuestro ejercicio de visualización hecho anteriormente.

La otra teoría es la de cómo va a ser el fin de este universo y aunque no es la única es la más parecida a nuestra meditación, la NASA la llama Big Rip o gran desgarramiento ¿Recuerdan que la energía oscura o mental penetró internamente toda la supuesta materia de nuestra creación? Pues muy similar a eso es la teoría del Big Rip, ¿recuerdan que todo es mente?

Todo es mente

La energía oscura del universo está en crecimiento y se cree que llegará a tal magnitud y a ejercer tanta fuerza que la supuesta materia del universo, desde galaxias hasta los gusanos de tierra se disgregaron en partículas elementales como lo plantean los subplanos mentales del Principio de Correspondencia, según los científicos el Big Rip tomará 35.000 millones de años desde su inicio para que el universo se desintegre en la absoluta oscuridad, es decir, ¿esa es su esperanza de vida?

Si te gustó este contenido y quedaste intrigado por los temas que combinan espiritualidad con entendimiento humano te invitamos a que entres a nuestro artículo sobre la gran hermandad blanca, que son como mencionamos en alguno de los planos de correspondencia aquellos que podríamos llamar ángeles o dioses por manejar energía muy sutil.

Deja un comentario