Dios Hermes, características, atributos, símbolos y mucho más

El Dios Hermes, aparece dentro de la mitología griega como el dios mensajero del Olimpo. Se dice que era el hijo del dios Zeus junto a la pléyade Maia. Dentro de la mitología Romana, es identificado como el dios Mercurio. También se le conoce como el dios del comercio, patrono de los comerciantes, dios de los viajeros y hasta de los astutos y mentirosos.

hermes dios

Dios Hermes

Este dios era dentro de la mitología, el dios de los viajeros que cruzaban las fronteras, pero además era conocido como por su gran ingenio, razón por la cual fue nominado como el dios del mercantilismo. De igual manera, por lo característico de su personalidad, era tildado como el dios de la astucia, los mentirosos y los ladrones.

Su nombre se deriva del término “herma”, que es una la palabra de origen griego, cuyo significado es “cúmulo de piedras”. Dentro de la mitología romana, el dios Hermes era llamado Mercurio. También se le adjudicaba otros títulos como por ejemplo, el dios griego de las ciencias, los caminos y las carreteras, los deportes y los atletas.

Hijo del dios Zeus y la pléyade Maia, Hermes era el segundo de los dioses olímpicos más joven, siendo el primero Dionisio. Sin embargo, entre todos sus roles, el más destacado es como emisario o mensajero de los dioses del Olimpo, principalmente de su padre Zeus.

Hermes también fue nombrado dentro de algunos mitos y leyendas como el “embaucador divino”,  pues se dice que él se burla de los dioses para su propio deleite, o en otros casos, cuando interviene en nombre del bien de la humanidad.

Ha sido llamado el patrono de los pastores, de los mensajeros y hasta de las tumbas, a raíz del significado de su nombre vinculado con el cúmulo de piedras. Al dios Hermes, suele vérsele moviéndose libremente entre el mundo de los mortales y el de las divinidades, siendo el encargado de llevar las almas de los difuntos hacia la otra vida.

En cuanto a sus atributos y sus símbolos, pueden incluirse animales como la tortuga y el gallo, así como su vestimenta que incluye el uso de un bolso, característicos de los mensajeros con el correo; unas sandalias con alas doradas, y un gorro o sombrero, también con alas doradas.

En cuanto a su símbolo principal, este es el kerykeion griego, o también llamado el caduceo latino, una vara dorada en forma de cetro, con la forma de dos serpientes enroscadas al bastón o báculo con alas, donde están tallados los dioses del Olimpo. Si te interesa conocer a otras divinidades, también puedes leer sobre Ninfas de los bosques

Su Historia 

Como ya se ha venido señalando, Hermes dios era hijo de Zeus, el jefe de los dioses del Olimpo y su madre era llamada Maya, una de las pléyades, hija del dios Atlas. Existen algunas historias donde se señala que nació dentro de una cueva ubicada en el monte Cilene, en Arcadia, mientras que, en otros textos de mitología griega, se indica que nació en el Olimpo.

Desde que estaba recién nacido fue muy inquieto, y de hecho, en su historia se describe una anécdota donde con tan solo unas horas de vida, se escapó de su cuna para irse a Pieria, un escenario de la mitología griega cuya ubicación exacta aún está en discusión entre Acaya o Tesalia, de donde se robó algunos bueyes del dios Apolo.

De allí viene su vinculación con los ladrones, pues el dios Hermes ha sido caracterizado como un ladrón muy astuto. Existen otras versiones de este episodio en la vida del él, referidos al robo del ganado, pero se dice que Hermes tenía un poco más de edad.

Hermes, colocó sus sandalias aladas para no dejar rastros de sus pasos y ser descubierto, llevando consigo a los bueyes hacia Pilos, una bahía, donde mató dos de los animales y el resto, los encerró en una cueva. Los animales muertos, fueron ofrecidos en sacrificio a los dioses del Olimpo, razón por lo cual, probablemente fuera nombrado “el inventor de la adoración divina y los sacrificios”.

Con la carne de los animales se alimentó y la piel la clavo sobre una roca, quemando los restos del cuerpo de los animales. Se dice que después de éste episodio, Hermes dios volvió pronto a la ciudad de Cilene, y al llegar, en la puerta de su cueva, se consiguió con una tortuga.

Con el caparazón de aquel animal, Hermes le tensó cuerdas, y así inventó el instrumento de la lira y la musa. Las cuerdas del improvisado instrumento eran hechas con tripas de ovejas y de buey. Hay algunos textos donde se señalan que eran tres mientras que en otros se dice que era un total de siete.

El dios Apolo llegó a descubrir que fue Hermes quien había tomado sus bueyes, gracias a su poder profético. Por eso, viajó hasta Cilene, y frente a su madre Maya, acusó al infante. Ella le mostró a Apolo que el niño estaba dentro de su cuna, pero este lo tomó y lo llevó ante la presencia del dios Zeus, exigiendo la devolución de sus animales.

Zeus le ordenó a su hijo, que cumpliese con las exigencias de Apolo, pero dios Hermes negó haber llevado a cabo esos hechos. Por su fama de mentiroso, Apolo no creyó su relato, por lo que no le quedó otra cosa que llevarlo hasta la cueva donde mantenía en cautiverios a los bueyes.

Al llegar a Pilos, Hermes le devolvió los animales a Apolo, pero cuando este escuchó el sonido de la lira, quedó como hechizado, permitiéndole a él que se quedara con el ganado. Desde entonces, ambos dioses entablaron una amistad y fue el momento en que Hermes inventó la siringa, un instrumento musical similar a una flauta, contentiva de nueve tubos y hecha de cañas huecas.

Como muestra de su amistad, el dios Apolo le regaló al dios Hermes su propia vara dorada de pastor, por lo que también es conocido como el patrono de los pastores, enseñándole también el arte de profetizar a través del uso de los dados.

Por su parte, su padre, el dios Zeus, lo nombró heraldo (consejero) suyo, y también del resto de los dioses del olimpo.  E incluso, también le confirió a Hermes, cumplir con el deber de proteger el ganado y los pastizales.

Características 

Una de las principales características que definen a Hermes dios es, además de ser el mensajero de los dioses, su habilidad para el engaño y que es el primero de los dioses que aboga por el bienestar de los mortales convirtiéndose en su benefactor.

En varios de los textos literarios, es nombrado como el dios guardián y guía, el mensajero que lleva las buenas noticias, pero también, quien hace excelentes trucos. Se dice que durante la guerra de Troya, el dios Hermes fue el consejero divino del ejército griego.

A pesar de esto, se dice que intervino en varios episodios, como en el rescate de Ares mientras estuvo cautivo y prisionero de Ephialtes y Otus, los gigantes hijos de Poseidón, en una nave de bronce; o cuando protegió a Priam, rey de Troya, momentos en que éste entró a terreno griego, buscando el cuerpo de su hijo Héctor. Se dice que también lo acompañó de regreso a Troya.

Dentro de otras narraciones literarias se describe a Hermes alertando a su bisnieto Odiseo sobre el hecho de que gracias al poder del dios romano Ceres, sus compañeros habían sido convertidos en animales y que para protegerse del hechizo, debía masticar una hierba contentiva de poderes mágicos.

De igual manera, se refleja la función que se le otorgó a Hermes como quien conduce las almas al más allá, cuando es descrita en las historia una etapa donde el guerrero Odiseo asesinó a todos quienes intentaron seducir a su esposa, y fue Hermes quien se encargó de llevar todas esas almas ante Hades, el dios de la muerte y señor del Inframundo.

Otras de sus características se pone de manifiesto cuando el dios Zeus ordena la creación de Pandora, como un castigo para la humanidad luego de haberlo desobedecido cuando el dios Prometeo le enseñó el fuego al hombre. Se dice que cada uno de los dioses debía entregar un obsequio, y el de Hermes fueron palabras seductoras y mentiras, por lo que se caracterizó como un mentiroso.

En varias regiones remotas de Grecia, se le rendía un culto especial al dios Hermes, lo que dio origen a su nombramiento como el dios de la naturaleza, de los pastores y de los granjeros. Era entre los dioses del Olimpo, la deidad que contaba con atributos de magia, adivinación e hechicería, que lo relacionaban con los actos de iniciación y sacrificios.

Tenía el poder de estar en el plano terrenal y el celestial, razón por la cual, asumió el papel de mediador entre los dos mundos, el de lo visible y el de lo invisible, reafirmando su rol de mensajero. E incluso, era considerado como el maestro de todas los conocimiento y sabidurías secretas, con cuya práctica, se podría experimentar las enajenaciones religiosas.

Fue nombrado dios de las relaciones sociales gracias a que era muy movido, y por su astucia, el dios del comercio y los enriquecimientos inesperados. Por su fijación con el ganado y los bueyes, luego del episodio del robo a Apolo, fue bautizado como el patrono de los ladrones y del ganado, pero también de la fertilidad de la tierra, los sorteos y la buena suerte.

Además de servir como mensajero de su padre, el dios Zeus, y de llevar las almas ante el dios Hades, él le hacía llegar los sueños de Zeus a los mortales, como un intermediario. Como mensajero y consejero de los dioses del Olimpo. Por otro lado, Hermes necesitaba de mucha reflexión, por lo que contaba con un lugar favorito para meditar, el Monte Cyllene en la ciudad de Arcadia, su lugar de nacimiento.

De acuerdo con los registros de la mitología, Lycaon, el rey de Arcadia, fue quien mando a construir el primer templo donde se le rendía culto, desde donde emigró hacia otras regiones y ciudades como el caso de Atenas y luego hacia toda Grecia, multiplicándose la cantidad de templos por doquier, al igual que su imagen plasmada en estatuas.

Particularmente, esto ocurría en lugares considerados como sagrados, y que gozaban de preferencia para practicar la adoración, es decir, ciudades como: Magna Grecia; Arcadia; Samos; Ática; y Creta, entre otras. Los indicios de varios exvotos (ofrendas que se les hacía a los antiguos dioses), que fueron encontrados en sus distintos templos, sirven de evidencia y argumento para reflejar su papel como orientador de jóvenes y adultos.

Quienes asistían eran a estos santuarios especialmente guerreros cazadores y soldados, antes de pasar por las pruebas iniciáticas ceremoniales, solicitando guía y protección a este dios Hermes . Se dice que esta puede ser la razón por la cual se representa a dicho divino, como un adolescente en la mayoría de sus imágenes.

Fue nombrado también patrono de la lucha y de los gimnasios, por lo que en estos centros, era normal ver una estatua del dios griego. El santuario de los doce dioses de Olimpia, era uno de los lugares donde se le rendía culto y adoración, sitio que sirvió para la celebración de los Juegos Olímpicos de los griegos.

En uno de los altares dedicado a él, se podía observar una de sus estatuas junto a la imagen del dios Apolo. Los símbolos que identificaban al dios eran: el número cuatro; el incienso; y la palmera. En cuanto a los animales, estaban: el gallo; los peces; la cabra; y la tortuga.  En cuanto a los sacrificios que se hacían en su nombre se encontraban elementos como los pasteles y la miel; así como animales: cabras; corderos; y cerdos.

Promakhos, en Tanagra, se convirtió en uno de los santuarios del dios Hermes , situado bajo un frondoso madroño (árbol frutal), donde señalan algunas tradiciones que el dios fue creado. En las colinas de Phene se engalanaban con la presencia de tres fuentes consideradas como sagradas, ya que sobre ellas pesaba la creencia que él había sido bañado allí al nacer.

Las fiestas en honor a este dios griego eran conocidas como la Hermaea, una conmemoración especial donde se llevaban a cabo sacrificios. También se realizaban actividades vinculadas con la gimnasia y el atletismo. Se dice que estas festividades datan desde el siglo VI a.C., sin embargo, no se posee ningún registro sobre dicho festival sino antes del siglo IV a.C.

Se dice que estas festividades, fueron de las más parecidas a las iniciaciones, entre todos los festivales que incluyeron la realización de juegos griegos. Las posibles razones radican en que tal vez fue porque estaba restringida la participación de niños pequeños y de algunos adultos de acuerdo a sus condiciones físicas.

hermes dios

Epítetos

Entre los epítetos (adjetivo para indicar una cualidad), de este dios, está el de Argifonte, que significa el asesino de Argos. Con éste calificativo se evoca el encargo que le hizo su padre, el dios Zeus a Hermes, de matar a un gigante llamado Argos Panoptes, quien como aspecto característico estaba que contaba con múltiples ojos.

Se dice que se la pasaba siempre vigilando a la ninfa Ío, en el santuario de la propia Hera, algo que disgustaba al dios Zeus y por eso lo mandó a asesinarla.

Por otra parte, su epíteto Logios, es la representación del dios como un experto declamador, gran orador, reconocido como el dios de la elocuencia y de la palabra, por ello también fue nombrado además de mensajero, consejero de los dioses. Dentro de la clásica Gracia, pasó a ser un símbolo de elocuencia divina, junto a la diosa Atenea.

hermes dios

En el siglo VI a.C., fue creado el himno homérico, como una manera de rendir tributo al dios, donde es descrito como un exitoso dador de discursos, desde los tiempos de su infancia, siendo un ejemplo, aquel episodio donde intentó defenderse de la acusación que se le hacía por haberse robado aquellos bueyes.

En algunas obras literarias de grandes filósofos de la historia, se describe a Hermes como el dios de la persuasión. Tiempo más tarde, se tenía la presunción de un Hermes Logios tomado más místicamente, como un dio con intelecto divino.

Representaciones

El dios Hermes, siempre llevaba puesto, un par de botas o sandalias con alas y en color dorado, las cuales utilizaba para poder recorrer todo el cielo (el Olimpo), mientras ejercía su rol como mensajero de los dioses. Existen otras mitologías como la Maya que usan varios símbolos distintivos lo que puedes conocer revisando el articulo sobre Símbolos Mayas.

De igual manera, otros elementos que identifican su vestimenta eran su tradicional sombrero o gorra, también con alas. El Gorro era llamado Aidoneus, que significa el Inadvertido, debido a que se decía que quien lo portaba, se hacía invisible.

Parte de los atributos con los que contaba este dios son:

La vara de heraldos: Hermes llevaba consigo una especie de bastón dorado llamado “kerykeion”, que era la vara de heraldos (mensajero) identificándolo en su papel como mensajero de los dioses.

Hoja: Al dios Hermes se le podía observar empuñando una espada dorada o adamantina (referida a los colores del diamante).

Pipes del pastor: A este dios griego se le adjudica la invención de las pipas del pastor, un instrumento musical rústico, la cual, según la mitología, cambió con Apollon, el dios de la música, a cambio de ciertos privilegios.

hermes dios

Ganado: Se dice que Hermes arrendó en los pastos sagrados del Monte Olimpo, una manada de ganado divino del dios Apollon.

Hare: Debido a su manera de poder reproducirse, la liebre, se convirtió en un animal sagrado para el dios Hermes, colocándola en el cosmos como la constelación de Lepus, conviviendo entre las estrellas.

Hawk: El halcón, era otro de los animales sagrados para el dios. Se dice que convirtió a dos hombres en halcones: Daidalon e Hierax.

Tortuga: También era sagrado para el dios griego. Cuenta la mitología que Hermes convirtió en tortuga a la ninfa llamada Khelone. De igual manera, la primera lira, fue construida por él utilizando un caparazón de tortuga.

 

hermes dios

Crocus: O flor de azafrán, que crecía en las montañas y era sagrada para el dios Hermes, ya que hizo que emergiera de la sangre de su amada Krokos, y de allí el nombre Crocus.

Árbol de fresas: Fue considerado sagrado para Hermes, ya que según su historia y mitología, habría sido criado bajo la sombra de dicho árbol.

Oreiades: Eran las ninfas que habitaban en las montañas y acompañaron al dios griego Hermes mientras estuvo en las tierras salvajes de Arkadia.

Pan y Panes: El dios Pan, Señor de las cabras y los rebaños, y su tribu de Panes, también sirvieron de compañía para el dios Hermes, mientras exploraba las montañas de Arkadia.

Satyroi o Sátiros: Fueron compañeros del dios griego mientras estuvo en tierra salvaje. Se dicen que estas criaturas son los espíritus de la fertilidad.

Oneiroi: Son llamados los espíritus de los sueños. Acompañaron a Hermes hacia Khthonios (el inframundo), pues fueron quienes lo guiaron desde el reino subterráneo hasta las mentes de los mortales dormidos.

Descendencia

El dios tuvo varios hijos con distintas diosas y mortales. Entre los nombres de sus descendientes, la mitología destaca el del dios griego Pan, el Señor de la naturaleza, dios de los rebaños, de las cabras y las ovejas.

Se dice que era hijo de Hermes junto a la princesa Dríope, quien era una noble pastora que cuidaba los rebaños de su padre, el rey Dríope, en las adyacencias del monte Eta. Era la única hija que tenía el rey. Según reza el himno homérico al dios Pan, su madre huía de él cuando éste estaba recién nacido, porque la asustaba su apariencia cabruna.

Hermafrodito, era otro de los hijos que cuenta la mitología que tuvo el dios Hermes, esta vez junto a la diosa Afrodita. Cuentan que fue un ser inmortal. Los dioses lo transformaron en hermafrodita (unisexual), para poder responder a la petición que les hiciera la ninfa Salmacis, de que no le permitieran separarse de él jamás.

Otro de los hijos que aparecen en los textos es quien se llamó Abdero. Este hijo de Hermes vivió una tragedia tras ser devorado por unas yeguas de Diomedes, un héroe griego. Según ocurrieron los hechos, Abdero estaba encargado de vigilar a las yeguas, mientras su amigo Heracles (Hércules) se enfrentaba a los hombres de Diomedes.

Vestimenta

Existen algunas historias donde señalan que el dios Hermes usaba unas características botas de cuero cortas y con unas alas doradas, conocidas por los griegos con el nombre de “pteroeis pedila”. Dentro de la mitología romana eran llamadas talaria. En otros escritos literarios e imágenes del dios griego, se le puede ver portando unas hermosas sandalias aladas, también el color dorado.

Lo mismo pasa con su gorro, en algunas versiones es descrito como elaborado en material de fieltro, con alas anchas, y en otros aparece llevando un pequeño sombrero alado, conocido con el nombre de Aidoneus, que significa “el Invisible”. Y es que precisamente se dice que tenía el poder de hacer desaparecer a quien lo llevase puesto, convirtiéndolo en invisible.

La vestimenta del dios Hermes estaba muy vinculada a su rol como mensajero de los dioses del Olimpo, pues, en el caso particular de sus sandalias aladas, estas le permitían recorrer rápidamente por todos lados, llegando a tiempo con las encomiendas, mensajes y consejos, donde se hacía necesario. Sus pies estaban adornados con esas  hermosas sandalias doradas que parecían oro, y con las cuales se hacía inmortal.

Con ellas, podía caminar sobre las agua, como igual lo hacía en tierra, en dirección al viento. Otro de los símbolos de Hermes era su vara dorada o bastón, el caduceo. Originalmente era contentivo de lazos blancos que se enrollaban a lo largo de la vara, lo que luego habría sido cambiado por la imagen de las dos serpientes.

hermes dios

Este, como dice la historia, le fue regalado por el dios Apolo luego de que se hicieran amigos, y quien le regaló a su vez la flauta del dios Pan, conocida con el nombre siringa. Con dicha vara le lavó los ojos de aquellos mortales que estaban durmiendo, despertando con él a los durmientes. Sosteniéndolo entre sus manos, se fue abriendo paso en el camino hacia adelante.

En otros de los episodios literarios se vuelven a nombrar las sandalias del dios griego, quien junto a la diosa Atenea, fueron los guías de Perseo para buscar a los Nymphai (ninfas), quienes eran las encargadas de custodiar algunos de los tesoros de los dioses.

Entre estos tesoros figuraban en primer lugar, las sandalias aladas, su kibisis, que era especie de un bolso o saco, y el casco de Haides. Se dice que al momento de finalizar la búsqueda, Perseo le devolvió a Hermes sus sandalias, el kibisis y el casco, siendo que a su vez, el dios griego lo devolvió todo nuevamente a las Nymphai.

Se sujetó las sandalias a los tobillos, empuñó fuertemente su varita encantada con la que pone a dormir a los mortales, y finalmente, se colocó su gorra mágica, con la que se puede hacer invisible, emprendido el camino del Olimpo a la Tierra.

Hermes como un dios Egipcio

Además de aparecer como el dios Mercurio dentro de la mitología Romana, el dios griego ha tenido sincronismo con otros dioses de otras mitologías, siendo el caso del dios Thoth, perteneciente a la tradición egipcia.

Debido a esto, Hermes ha sido visto también como un dios Egipcio, teniendo mucha relación sus historias. El jeroglífico del Ibis que simboliza el término de Thoth, estaba escrito con las iniciales DHwtii o Djehuti, lo encierra un misterio, ya que su significado es la palabra “desconocido”.

Partiendo de esta premisa, varios de los expertos egiptólogos, han propuesto diversas derivaciones para el concepto del nombre, entre los que están: el que selecciona; el que elige; un sitio desconocido; el del castillo del habla; el que habla en el templo; y con el que se establece la relación más estrecha, “el mensajero”.

Estudiosos de los hechos históricos, tradiciones y mitologías antiguas, llegaron a concluir que las letras “DHw”, podría haber sido las iniciales más antiguas con las que se simbolizaba al Ibis,  lo que lleva a interpretar que el término de Thoth, significaría: “el que tiene la naturaleza del Ibis”.

hermes dios

Sin embargo, a pesar de esto, no se cuenta con la seguridad de esta afirmación, ya que al parecer, solo representa la acumulación de varias deidades de manera cognitiva. El Ibis, o pájaro sagrado de Egipto, tenía como características, un largo y curvado pico, que denotaba la manifestación de la luna creciente.

De igual manera, poseía un plumaje distintivo de color negro y blanco, que simbolizaba las fases de la luna, en creciente y decreciente. Antes de llegar a la relación de Thoth con Hermes, se debe hablar sobre la asociación existente entre  Thoth y el Ibis, determinada en un episodio de los tiempos del antiguo reino egipcio, cuando el Faraón cruzó el gran río celestial, con la ayuda de las alas de Thoth.

En el antiguo Egipto, la figura de Toth se destacó por ser una de las principales deidades y la más popular en referencia a su mitología. Para los egipcios, representaba un ejemplo, pues era considerado como el dios de la sabiduría, debido a su invención del sistema de escritura, por lo que fue nombrado patrono de los escribas.

Además de esto, era quien tenía el conocimiento sagrado, y también fue nombrado como el dios de la Luna, por lo que en sus imágenes, siempre sobre su cabeza está una luna en alguna de sus fases.

hermes dios

La representación de Toth dentro de la mitología y el arte del antiguo Egipto, así como su simbolismo y arquetipo, son los elementos que lo vinculan con las características en paralelo del dios griego Hermes, lo que sirvió además como base para que los griegos establecieran la existencia de cierta conexión entre ambos dioses.

Durante el transcurrir de los tiempos antiguos, llegaron a Egipto un grupo de griegos que establecieron la comparación de sus dioses con los dioses egipcios, encontrándose entre ellos varias características similares con las que estuvieron de acuerdo.

En cuanto a las características del dios Toth, las que su pueblo considera como más importantes, y por las cuales es tan admirado y venerado, son las mismas que concuerdan con el su parecido al dios Hermes, algo que llevó a pensar a los griegos que podría tratarse de un solo dios.

Los puntos de comparación más vinculantes están en lo que se refiere a los atributos de Toth, su simbología y arte con que es representado en el antiguo Egipto. Algunos concuerdan con los atributos del dios griego.

De ambas mitologías, se destacan especialmente cuatro características consideradas como claves, para determinar los aspectos comunes en el dios egipcio Toth y el dios griego Hermes. Estas son:

1.- Ambos dioses figuran en el rol como mensajeros

Según la tradición mitológica de Toth, este dios era considerado el mensajero del antiguo reino egipcio. Su función, era mantener conectados al cielo y la tierra, estableciendo un vínculo entre lo divino y lo humano, donde él era el mediador.

El dios Toth, era el mensajero del dios Ra, quien dentro de la mitología Egipcia, era el Rey de los dioses. En el caso del dios griego, este servía como el mensajero del dios Zeus, que además de ser su padre, era el Señor de los dioses griegos.

El dios Hermes, era descrito portando un casco con alas y botas o sandalias también aladas, elementos que le facilitaban cumplir con sus labores de mensajero, permitiéndole poder moverse rápidamente y en libertad desde el Olimpo (el cielo de los griegos), hasta el mundo de los mortales (La Tierra).

De igual manera, se dice que el dios egipcio Toth era alado, al igual que el ibis (pájaro sagrado egipcio), lo que le permitía andar por el aire, transitar en la tierra y caminar sobre el mar.

2.- Ambos dioses portaban cetros con la forma de una serpiente

Otro de los puntos donde se presenta similitud entre los dioses, es el parecido del atributo que llevaba consigo el dios Hermes, una vara mágica, conocida con el nombre de Kerykeion en griego y Caduceus en el idioma Latín. Se refiere al cetro dorado con mágicos poderes y cuya forma contenía la imagen de dos serpientes enroscadas alrededor del mismo.

En el caso del dios Toth, este tiene también un cetro, muy similar como parte de sus atributos. Se le puede ver llevándolo en varias de las imágenes donde es representado, siendo la más visible donde lo presentan en el templo de Seti I, en Abidos.

3.- Eran dioses Psicopómpicos (encargados de llevar las almas de los difuntos a la ultratumba, el cielo o el infierno)

Al ser los dioses mensajeros que servían como medio de vinculación entre el mundo de los mortales y el plano celestial, también se les había encomendado la labor de ser los guías Psicopómpicos, una especie de escolta divino que acompaña a las almas de los fieles difuntos hasta su descanso eterno.

El dios Hermes era ese guía dentro de la mitología griega, mientras que el dios Toth era el Psicopómpico del antiguo reino egipcio, presentándose allí una similitud bastante completa entre ambos dioses.

4.- Eran los dioses de la magia en sus mitologías

La afinidad con el paganismo (religiones no cristianas) manifestada durante la época greco –romana, se identificaba con el misterio que encierra Egipto a través de sus colosales edificaciones, que aunque en ruinas, eran templos cargados de magia. Esta apreciación tomaba mayor fuerza debido la presencia de manifestaciones helenística en Alejandría.

Con el paso del tiempo, este se convirtió en el sitio para marcar el sincretismo donde se asociaban los atributos del dios Toth y los del dios Hermes, pasando a conocerse en los siglos posteriores como “Hermes Trimegistus”.

Se dice que los griegos que llegaron a Egipto, observaron en la figura del dios Toth, la posible encarnación del dios Hermes, razón por la cual, comenzaron a darlos a conocer como el enlace Toth- Hermes o lo que es lo mismo, Trimegistus, teorías que se documentaron dentro de los textos que fueron titulados con el nombre de “Hermética”.

Dichos textos que conformaban la “Hermética”, en su gran mayoría, estaban escritos en idioma griego, pero enmarcados dentro de la región del Delta Egipcio, específicamente en lo referente con los tiempos que antecedieron la aparición de la doctrina del cristianismo, hasta el siglo III a.D.

Los aspectos particulares que se reflejan de estos textos, es que en ellos aparecen escrituras donde se habla de temas como la astrología, la magia, la alquimia e incluso la teología. De todas las ediciones que se crearon, destaca como el más famoso texto del siglo II al III A.D., cuya colección aparece con el nombre de “Corpus Hermeticum”.

Ambos dioses contaban con templos donde eran honrados y venerados como dioses de la magia, aunque tiempo después, fueron abandonados dichos templos. Sin embargo, se conserva aún la creencia de que los dioses Hermes y Toth, continúan siendo los grandes guías en el transitar hacia la obtención de gran sabiduría.

Su consejo, es el acompañante perfecto para traspasar el velo del misterio que encierran los secretos ocultos tras sus mitologías, un camino que conducirá a sus fieles hacia la cumbre de la verdad y en unidad. Los anhelos de quienes creen en estos dioses, es el poder llegar a ser dignos de contar con su protección y guía, para ser conducidos por ellos al mundo del más allá, llegado la hora final en sus vidas.

Es por ello que deben saber ser lo suficientemente puros, respetarlos y de esa forma, poder optar a tener la eterna sabiduría. Si te gustó este artículo sobre el dios mitológico, también te invitamos a revisar en nuestro blog el tema referente a los Dioses del Budismo

Deja un comentario