Dioses de la mitología romana, conócelos todos aquí

Los dioses de la mitología romana son producto de una cultura rica y compleja, a menudo invocados con grandes ceremonias, donde se proporcionaban sacrificios, para que el pueblo recibiera virtudes dadas por estas deidades, según sus poderes y las peticiones de los ciudadanos.

Dioses de la mitología romana

Sobre la Mitología

La mitología es una colección de mitos que están conectados con una sociedad o fe determinada. Por ende, se afirma que la antigua Roma fue innegablemente una cultura, que poseía una compleja mitología, la mayoría heredada de sus predecesores, los griegos.

Esta fusión de culturas, fue usada para describir y concebir los dioses y las filosofías que dominaban la conciencia y el comportamiento del pueblo romano, en la época.

En este sentido, se identifican un gran número de dioses y personajes mitológicos romanos, los más conocidos son los que se relacionan con los dioses griegos, integrados en la cultura romana, en aspectos que incluyen: la literatura, el arte, la vida religiosa, los mitos y la iconografía. También puedes conocer los dioses del Budismo, aunque por el momento te invitamos a disfructar de las descripción de esto maravillosos personajes romanos.

Principales dioses de la mitología romana

En sus raíces, la mitología romana se originó a partir de la síntesis de ideas y leyendas, en las diferentes sociedades que dieron forma a la antigua Roma. Las primeras historias sobre los dioses romanos se cuenta que abordaban temas más relacionados a las teorías históricas sobre su fundación y unificación como pueblo. Los doce principales dioses de la mitología romana son:

Júpiter

Es el equivalente del dios griego Zeus, era hijo de Saturno y Ops. Conocido como el Dios del cielo, la luz y la atmósfera y todos los fenómenos naturales que se relacionaban con él, siendo sus responsabilidades: la lluvia, las tormentas y los truenos. Se le suele representar con la figura de un cetro, un rayo o un águila.

También era popular por ser el Padre de todos los Dioses, además de guardián de la ley, la justicia y la verdad.

Cuenta la historia que, luego  de haber sido salvado por su madre, la diosa Ops, que lo escondía en la isla de Creta, derrocó a su padre en venganza por haber devorado a sus hermanos, alcanzando así el trono. Como referencia, en el Monte Capitolino se construyó el templo principal dedicado a Júpiter: el “Templo de Júpiter Optimus Maximus”, que data aproximadamente del 509 a.C.

Juno

Es el equivalente divino de Hera en Grecia, hermana y también esposa del dios Júpiter, por ende hija de Saturno. Se conocía como la reina de los dioses de la mitología romana y además protectora del matrimonio, la maternidad y el hogar.

Su imagen representativa la muestra en un trono, con una diadema y un cetro de oro. Juno también fue la madre de Marte y Vulcano y junto a Júpiter, era la cabeza del panteón romano, parte de la tríada y considerada la Diosa Madre.

Vulcano

Su contraparte en Grecia era Hefestos, es la deidad de los incendios, los volcanes, el fuego y la herrería. Hijo de Júpiter y Juno, y además el esposo de Venus, quien, le fue infiel con Marte; es representado como un hombre viejo, cojo y poco atractivo.

Sus símbolos son el yunque y el martillo. El mito dice que, cuando nació deforme, Júpiter lo precipitó desde la cima de los cielos y cuando golpeó el suelo, se fracturó la pierna.

Para conmemorar al Dios Vulcano, se realizaba la Vulcanalia, un festival realizado el 23 de agosto, con sacrificios  de peces y animales muy pequeños, arrojados a las llamas. ¿Sábes cual es el Dios del Fuego Malla? puedes ingresar al enlace si te interesa descubrirlo.

Diana

Artemisa en la mitología griega, era conocida como la diosa de la caza, la brujería, la luna y la armonía, además de ser la guardiana de los ríos y manantiales. Era hija de Júpiter y Latona, además hermana gemela de Febo.

El mito cuenta que Júpiter le concedió a Diana el deseo de permanecer casta y no casarse nunca, de tal manera que esta diosa era invocada por mujeres vírgenes que deseaban defenderse de los abusos sexuales.

Diana era la simbología íntima de la naturaleza con el hombre y las tierras, aunque luego pasase a ser Diosa de la luna; su culto reflejaba la castidad.

Febo

Es el equivalente del dios griego Apolo, hijo de Júpiter y hermano de Diana. Asi, la belleza, la pintura, poesía, profecía y medicina junto a su lira, arco y flecha lo representan. Su imagen es de un hombre poderoso, joven y desnudo.

Minerva

Contraparte de la griega Atenea. Guardiana de Roma, reconocida como la diosa del conocimiento y las ciencias, además patrona de los artesanos. Es la hija del Dios Júpiter y Metis. Es considerada una de las tres deidades primarias del panteón. El casco, el escudo, la lanza, el olivo y el búho reflejan su imagen.

Se dice que fue aliada y mano derecha de su señor padre Júpiter, por lo que todas las elecciones de su vida fueron para lograr la voluntad de este.

Según las esculturas o cuadros de la época, la diosa Minerva tiene una apariencia bastante sencilla, mucha elegancia, coraje, intelecto y majestad; su imagen es la de una guerrera con casco y escudo en mano, generalmente vista de pie.

Dioses de la mitología romana

Venus

Afrodita en Grecia, es la diosa del afecto, el amor, la fertilidad, la elegancia y el sexo. Hija de Urano y esposa de Vulcano, que le fue infiel con Marte, Adonis y Anquises. Su hijo es Cupido.

La representan: la paloma, la espada, la concha marina y la manzana de la discordia. Además, su propia figura refleja erotismo.

Se dice que su atractivo hizo que muchos dioses de la mitología romana quisieran reclamarla, incluso Júpiter, pero Venus los rechazó, razón por la cual este ultimo la castigó y la nombró esposa de Vulcano.

Plutón

Imagen representativa en la mitología romana y contraparte del griego Hades, era hijo de Saturno y Ops, y por tanto hermano de Júpiter y Neptuno. Además de eso, era el esposo de Proserpina.

Se caracterizaba por ser una deidad conocida del inframundo, los muertos e infiernos, representando la muerte, motivo por el cual en los funerales, se le pedía que diera paz a los difuntos.

Dioses de la mitología romana

Neptuno

Era la contraparte divina de Poseidón en Grecia. El dios de los océanos, los caballos y los terremotos; su representación es el tridente y los caballos blancos. Era el primogénito de Saturno y Ops, por lo tanto, hermano de Júpiter.

La historia alrededor de Neptuno, dice que las criaturas marinas vivientes le debían homenaje y por esto era invocado por pescadores y marineros, para que les diera una buena pesca y tranquilizara los mares.

El mito explica que Neptuno se apoderó del fondo del mar, tomándolo como su morada. Allí formó un imperio y una gran fortaleza; con su tridente formaba las olas del mar y creaba manantiales que fluyeran donde él quisiera. Cuando su ira era provocada, era capaz de generar grandes y destructivos terremotos.

Marte

Llamado en Grecia, Ares, es considerado como el dios de la batalla, las guerras, las dificultades, el valor y la humanidad. En su figura, se muestra como un guerrero con una espada, un escudo y una lanza.

Se le atribuye el poder de proteger al ejército de sus rivales y llevarlo a la victoria y por eso fue invocado por soldados y guerreros. A su culto se le une la creencia de que protegía sobre todo a los jóvenes, cuando tenían dificultades o conflictos.

Dioses de la mitología romana

Mercurio

Conocido como Mercurius, es el equivalente de Hermes, en la mitología griega. Fue uno de los últimos dioses en ser adoptado como divinidad. Era hijo de Júpiter y Maya, identificado por el Pegaso, el Caduceo y las sandalias aladas.

Era el dios del comercio, el guardián de los viajeros y el guía en sus rutas. Se afirma que los comerciantes le invocaban para obtener mayores ingresos en sus negocios.

Se le conmemoraba en una festividad conocida como Mercuralia, aproximadamente realizada el 15 de Mayo.

Dioses de la mitología romana

Baco

En la mitología griega, es Dionisio, se ha considerado como la deidad del vino y la danza, además de ser el inspirador del delirio y el éxtasis. También se le ha representado como un joven atractivo, a menudo sosteniendo una botella de vino o un racimo de uvas. Era el hijo de Júpiter y una mujer humana llamada Semele.

Baco era invocado para aumentar las cosechas de uva y así obtener buen vino, se ha dicho además que era venerado sobre todo por las mujeres que cantaban, bebían y tenían relaciones sexuales en su nombre durante su culto, a razón de esto, el libertinaje y el desenfreno se le atribuyen como virtudes.

Otros Dioses de la Mitología Romana

La mitología romana, en sus comienzos era una cultura nutrida, pero que carecía de consistencia en los orígenes de sus deidades y creencias, por lo cual, lucían como una colección de historias parcialmente separadas y sin ninguna continuidad.

Con el paso del tiempo, los mitos primitivos romanos fueron evolucionando e inspirándose en otras ideas, principalmente en la mitología griega, para adaptarlas a sus filosofías de fe.

De forma tal que, se conformó así una estructura histórica de dioses más compleja y matizada, lo que trajo como consecuencia que se concibieran dos formas de dioses, los di indigetes y los novensiles.

A continuación, podrás encontrar los detalles de esos dioses de la mitología romana en sus dos categorías, aunque no son percibidos como principales, pero sí de importancia histórica para el pueblo romano:

Saturno: padre de Júpiter y esposo de Ops, conocido como el dios de la agricultura y de la cosecha. Se representa como un hombre anciano, muchas veces encorvado, de abundante barba, y una hoz en su mano izquierda. En honor a este dios se realizaban “Los Saturnales”, una festividad, llevada a cabo aproximadamente del 17 al 24 de Diciembre.

Su mito revela que Saturno era el hijo menor y por tanto no debía reinar, en su lugar el rey seria Titán, pero este último le dio la autorización a Satuno de gobernar, siempre y cuando no criara a ningún niño.

En este sentido, Saturno realizó la promesa; sin embargo, al casarse con Ops comenzó a procrear muchos hijos, pero en vista del voto que le había hecho a su hermano, decidió comérselos.

Hércules: es la imagen de un semidiós, hijo de Júpiter y Alcmena, equivalente a Heracles en la mitología griega. Su culto valora las doce grandes obras o trabajos que hizo, las cuales lo guiaron hacia la divinidad.

Veritas: corresponde al verdadero nombre de la diosa de la verdad en la antigua mitología de Roma, conocida por ser hija de Saturno (la deidad de la época) y también madre de Virtus, que representaba la virtud.

Cupido: Es llamado el dios del amor, ciertas interpretaciones dicen que es el hijo de Venus (diosa del amor, la fertilidad y el sexo) y Marte (dios de la guerra y las batallas). Se le representa como un niño con alas, ojos cerrados y una flecha. Es el equivalente al griego Eros.

Felicitas: considerada la diosa del logro en la mitología romana, era una identificación de la buena suerte y el éxito relacionado con la riqueza y la fortuna. Tenía un gran vínculo positivo con la fe y aparecía en templos y monedas, e incluso los marineros y los navegantes la invocaban porque, en su opinión, les ayudaba a tener un viaje tranquilo.

Roma: diosa que encarnaba la totalidad de la ciudad de Roma, se distinguía por llevar un vestido largo y un casco; su imagen es la de una mujer sentada en una posición similar a la Atenea griega.

Terra Mater: el nombre de la diosa romana de la Tierra. Los romanos la invocaban para recibir cosechas sanas y evitar los desastres naturales; se representa con racimos de flores o frutas.

Securitas: era la encarnación del bienestar y la paz de una persona, era hija de Disciplina y sus hermanas eran Humanitas, Frugalitas y Auctoritas.

Nerio: en la antigua fe romana, era una diosa de la batalla y símbolo de la valentía, se le asociaba con la diosa Minerva.

Faustitas: era responsable de defender los rebaños y el ganado, la mitología dice que, ella caminaba junto con Ceres por las tierras de cultivo para mantener su fertilidad y asegurar cosechas exitosas.

Ceres: es la simbología romana de la diosa de la agricultura, su mito dice que ella enseñó a los agricultores los secretos de la siembra y trabajo de la tierra, así como el pastoreo y la fabricación del pan.

Vesta: significa fuego y emoción. La diosa del hogar como algo sagrado; su naturaleza y sus padres son inciertos.

Fortuna: en los inicios de la fe romana representaba los caprichos de la vida y luego se transformó en una imagen de buena suerte.

Victoria: representaba los éxitos alcanzados por los soldados frente a los enemigos, en su nombre se realizaban multitudinarios desfiles militares.

Los indigetes y los novensides

Desde el principio de los tiempos, fascinantes leyendas han formado parte de la historia universal junto a los mitos. Así las sociedades han sido cautivadas por estos hechos, como es el caso de la mitología romana. Esta fue producto de la convergencia de conceptos y de la pluralidad de culturas que formaban la región de la antigua Roma.

Los dioses de la mitología romana eran adorados hasta que existió la fe judeo-cristiana. Es así como han tenido sus raíces dentro de su propia historia y su sociedad, sin embargo, también en la influencia de otras mitologías, como la griega y la fenicia.

De esta manera, la fe romana de donde se derivan sus dioses, se centraba en un conjunto de principios sobrenaturales que fueron cambiando con el tiempo, cuando ocuparon las tierras e integraron las creencias teológicas o sobrenaturales de las culturas conquistadas.

Es así como las primeras historias de los dioses de la mitología romana, se referían sobre todo a las tradiciones históricas sobre su fundación y consolidación como pueblo.

Las antiguas actividades ceremoniales romanas diferenciaban específicamente dos grupos de dioses originales del estado romano: Los di indigetes, cuyo nombre y existencia eran sugeridos por los nombres de los sacerdotes más antiguos y por las fiestas del calendario.

Estos dioses di indigetes evidencian que el pueblo romano y su civilización no sólo se dedicaban a la plantación, sino que a menudo estaban equipados para la batalla o la guerra. Tenían deidades para todas las necesidades comunes de la existencia, con rituales relacionados a las diferentes prácticas que llevaba a cabo la sociedad romana.

Por otro lado, están los novensides, los cuales fueron posteriormente divinidades cuyos cultos se promovieron a la ciudad, durante el período histórico, típicamente en una fecha conocida y que tuviera relación con alguna situación específica del momento.

Además de los di indigetes, las primeras divinidades romanas comprendían varios de los llamados dioses especiales cuyos nombres se invocaban mientras realizaban diferentes tareas, como la agricultura. Estas divinidades se pueden enumerar bajo el término genérico de auxiliares, o dioses asistentes, invocados junto con las deidades principales.

En otro aspecto, están los dioses extranjeros que fueron creados por las nuevas tierras apropiadas por los romanos, ya que con las civilizaciones modernas que se conocían, venían también algunas deidades para adorar y que fueron rápidamente aceptadas por ellos.

Si te gustado el contenido de este post; te invitamos cordialmente a que disfrutes de los siguientes interesantes temas:

Deja un comentario