Palas Atenea, todo sobre esta diosa griega y más

Una de las diosas griegas con mayor relevancia en la mitología es Atenea, también conocida como Palas Atenea, hija del soberano del Olimpo, Zeus, y la divinidad que dio nombre a la ciudad de Atenas, capital actual de Grecia. Si deseas conocer más sobre ella, te invitamos a seguir leyendo.

PALAS ATENEA

Palas Atenea

En primer lugar, hay que decir que era la diosa de la sabiduría, la guerra y la artesanía. En Grecia, recibía muchos nombres de acuerdo a sus cualidades o el lugar, Atenea o Palas Atenea eran algunos de ellos, incluso en Roma se sincretizaba como Minerva. Quizá lo sepas, pero ella era considerada la protectora de distintas ciudades como Atenas, de la cual recibe su nombre esta deidad.

Normalmente se le representaba con casco y lanza, siendo sus símbolos el búho, la serpiente, el olivo y el amuleto Gorgoneion. Al principio, se le consideró una diosa tutelar del palacio del Egeo, estrechamente asociada con la ciudad. Su epíteto Polias se deriva de polis, que significa ciudad-estado, ubicando sus templos en zonas altas del terreno.

Cabe mencionar que muchos monumentos estaban dedicados a la diosa a través de toda Grecia, siendo el más famoso el Partenón ubicado en la Acrópolis de Atenas. Entre los nombres que recibía, como protectora de los artesanos y el tejido era llamada Atenea Ergane, en cambio, siendo una diosa guerrera, entre sus roles conducía a los guerreros en las batallas como Atenea Promacos.

En el panteón griego, Atenea era una de sus deidades más importantes. La virgen diosa de la sabiduría, considerada líder de guerra, protectora de las artes y el tejido, creadora de la flauta y la trompeta, enseñó a los mortales el arte de la navegación y el uso del telar. De hecho, entre todas estas ideas generales que mencionamos, fue ella junto con Hefesto, quienes crearon a Pandora, la primera mujer. Si deseas conocer más sobre esta historia, te invitamos a leer: la caja de Pandora.

PALAS ATENEA

Asimismo protegió y guió a los héroes griegos más importantes y contribuyó a los aqueos durante la Guerra de Troya. En su aspecto físico, Palas Atenea se describe como una mujer alta y atractiva. En las esculturas apareció con hombros anchos, brazos fuertes y caderas estrechas, lo que le dio una apariencia masculina.

Algunos describen sus ojos similares a los de un búho, otros como ojos grises. Generalmente tiene una expresión seria y pensativa, su rostro es ovalado, su cabello es abundante y siempre va peinado sobre las sienes.

El dios Zeus mostró su favoritismo por Atenea, compartiendo sus armas solo con ella. En tiempos de guerra prefirió la estrategia y la disciplina a la violencia y la matanza, mientras que en tiempos de paz solo vestía con su peplum, aunque casi siempre usaba su casco, únicamente  se armaba cuando las circunstancias lo exigían. Era paciente con los mortales, trataba de razonar con ellos y persuadirlos, así fuese injuriada u ofendida.

Origen de Atenea

Si buscas conocer el origen de Palas Atenea, debes saber que hay distintas versiones sobre la forma en que nació. La primera de ellas fue suministrada por el gran autor Homero, ya que en su obra de la Ilíada en el libro V, explica que Ares (dios de la guerra) enfrenta verbalmente a Zeus diciéndole que él protegía mucho a Palas, por la única razón de haberla engendrado.

Otra versión dice que ella es la hija de Zeus con Metis, la titán hija de Océano y Tetis, la cual fue propuesta en el poema Teogonía.

En esta última se detalla que el dios, al tener relaciones con ella y dejarla embarazada, luego se enteró de que Gea y Urano profetizaron que la titán daría hijos más sabios y poderosos que él. Entonces tuvo miedo de que su descendencia lo derrocará y, siguiendo la profecía, con engaños convenció a Metis para que se dejará devorar por él “encerrándola en su vientre”, lo cual no serviría, porque ya había concebido.

Otra historia sobre este hecho, escrita en el siglo II d.C., cuenta que Zeus abusó de Metis sin ser su esposa. Intentó varias veces escapar de él transformándose, pero al final Zeus la atrapó, la violó y luego se la tragó. Luego tuvo seis esposas más, hasta que se casó con Hera, que sería la última. Si deseas conocer más sobre otras figuras mitológicas, te invitamos a leer: personajes mitológicos.

PALAS ATENEA

Más tarde, Zeus comenzó a sufrir de un dolor de cabeza tan terrible que se sintió abrumado y ordenó a alguien (que según la fuente podría ser Prometeo, Hermes, Ares o Palaemon) que le abriera la cabeza con un labrys, un hacha minoica de dos cabezas, luego Atenea saltó de la cabeza del dios en forma de una mujer madura y completamente armada.

Los miembros del Olimpo (reino de los dioses) quedaron impactados por el surgimiento de la nueva diosa, tanto que el dios sol, Helios, detuvo su carro en medio del cielo llorando fuertemente, de hecho, el cielo (Urano) y la madre tierra (Gaia) habían temblado de la emoción. Aunque Hera estaba tan enojada con el nacimiento de Atenea, que ella misma concibió y dio a luz a Hefesto dicen algunos autores.

Otras versiones cuentan que Hera jamás se enfadó por el suceso, por el contrario, se alegró y la recibió como si fuera su propia hija. También puedes considerar otra hipótesis, la cual describe que la diosa Palas Atenea, en principio era fruto de la ninfa conocida como Tritonis y de Poseidón, el dios de los mares.

Fue el historiador heleno Heródoto, quien menciona que la nueva diosa llegó a enfadarse con su padre y se marchó con su tío, Zeus, quien la recibiría y la acogería como su propia hija. Esta historia relata que Atenea recibió su educación con la hija de Tritón, otro dios, que se llamaba Palas. Toma muy en cuenta este último dato, porque más adelante profundizaremos en esto.

PALAS ATENEA

Como se explicó anteriormente, hay muchas historias sobre el nacimiento de la diosa. Por un lado, Justino Mártir, un apologista cristiano del siglo XXI d.C., decía que cuando Zeus pretendía hacer el mundo a través del logos (la palabra), pensó en Atenea y así nació la diosa sin coito.

Otra narración de los hechos, establece que el dios del trueno (Zeus) se tragó a Metis, ella ya estaba embarazada de Brontes, un cíclope. Aunque también se dice que Atenas podría ser hija Palante, un gigante alado al que mataría y usaría su piel como escudo.

Etimología de la diosa

Su nombre estuvo relacionado con la ciudad de Atenas desde el principio. En griego antiguo la ciudad se llama Atenai (Ἀθῆναι), referencia a una hermandad dedicada al culto de Atenas, según la mitología.

Considera que los eruditos antiguos discutían sobre si Atenas recibió su nombre por la diosa o era ella quien recibía el nombre por la ciudad, aun así, en la actualidad hay consenso de que la diosa Palas Atenea recibe su nombre por la urbe.

Adicionalmente, uno de los muchos nombres que recibió a lo largo de la historia fue Atenea Partenos, que podía significar “la virgen”, debido a que jamás se comprometió con alguien, ni siquiera como un amante y rechazaba por completo el matrimonio, al igual que nunca se dejaba llevar por la emoción del amor.

Por otro lado, en este tema sobre la etimología (origen del nombre), hay que decir que en la antigua Grecia era normal que las ciudades tomaran los nombres de las deidades a las que adoraban. Un ejemplo es Micenas, donde la diosa era Micena, y en Tebas, la deidad se conocía como Teba.

Por su parte, el especialista alemán Günther Neumann sugería que el nombre Atenea tenía sus raíces en el antiguo reino de Anatolia occidental, compuesto por la palabra “ati” que significa madre y el nombre de la diosa Hannahanna abreviado como “Ana”. De hecho, el teónimo Athana potniya comúnmente es traducido como “Señora Atenea” y se piensa que su significado real sea “la Señora de Atenas” (potnia de At (h) ana).

Asimismo, el filoso griego Platón en su diálogo Cratylus planteaba algunas especulaciones etimológicas basándose en la opinión de los antiguos, incluyendo al poeta Homero quien llamaba a Atenea “mente” (noũs) e “inteligencia” (diánoia) e incluso la denominaba “inteligencia divina” (theoũ nóēsis), queriendo decir que poseía la mente de dios (a theonóa), dándole el nombre de Theonoe, o quizá “conocedora de las cosas divinas” (ta theia noousa).

PALAS ATENEA

Otro filósofo que ofrece razonamientos interesantes sobre el tema es Platón. Él quería identificar a la diosa con la “inteligencia moral” (en éthei nóesin) y por tal motivo la denominaba como Etheonoe, pero al final buscando un nombre más amable se decidió por Atenea.

Finalmente, hay posibilidad de que su nombre no pertenezca al griego antiguo, sino que sea una deidad ática adorada antes de la llegada a la península de helenos, jonios y dorios, la cual era venerada bajo la forma de su animal tótem: el búho.

Epítetos

Atenea es uno de los dioses olímpicos más importantes, tenía muchas funciones que iban desde la agricultura y la protección de los artesanos, pasando por la administración de leyes y la ejecución de la justicia, hasta la protección del estado a través de la guerra. Por tanto, no es de extrañar que tantas funciones tengan tantos epítetos.

Atenea Partenos

La diosa recibía el nombre griego antiguo Atenea Partenos, que literalmente significa “la diosa virgen” de la que se deriva el nombre del Partenón de la Acrópolis de Atenas, el más famoso en el que se adoraba a la divinidad y de hecho, aún sigue existiendo.

PALAS ATENEA

Toma en cuenta que ella fue requerida amorosamente por muchos dioses y titanes, pero los rechazó a todos, no tuvo esposo ni amante aunque no solamente se trataba por preservar su castidad sino también por el cumplimiento de los principios morales que tenía.

Es más, se cuenta que Medusa osó hacer el amor con Poseidón dentro de un templo dedicado a la diosa y esta la castigó transformando sus cabellos en serpientes y sus ojos tendrían la habilidad de petrificar a quien la mirara.

Tiempo después llegaría Perseo, con la protección de la propia Atenea, para decapitar a Medusa y entregarle su cabeza a la diosa. Desde ese momento, la diosa llevaría grabada la cabeza de la criatura en su escudo.

Otra historia relacionada con este nombre o epíteto en particular relata que cuando Tiresias era joven, la sorprendió mientras se bañaba desnuda y lo dejó ciego como castigo, aunque en compensación le dio la habilidad de hablar el idioma de los pájaros para entender y el don de predecir el futuro. Recuerda que en nuestro blog conseguirás mayor información sobre mitos y leyendas, además de esta diosa llamada Palas Atenea, como: dios Júpiter.

PALAS ATENEA

Palas Atenea

¿Recuerdas que anteriormente te comentamos que la diosa tenía una amiga con el nombre de Palas y que sería un dato importante? A continuación, hablaremos sobre el origen de esta interesante denominación sobre Palas Atenea.

Para comenzar se debe mencionar que Palas deriva de “pallas” que en griego antiguo podría significar blandir (un arma) o también podría significar mujer joven. El historiador Walter Burkert detallaba que “ella es la Pallas de Atenas, Pallas Athenaie, así como Hera de Argos es aquí Argeie”.

Cuando estos orígenes fueron olvidados, se desarrollaron mitos que explicarían epítetos como el narrado por Philodemus de Gadara, quien dijo que Palas era enemigo de Atenea, a quien derrotó en la batalla y luego adoptó su nombre.

Aunque otra historia explica que Palas no era un enemigo, sino la hija del dios Tritón. Ella era muy amiga de la diosa Atenea, ya que ambas se criaron juntas, pero un día durante el entrenamiento que siempre realizaban, Atenea mató a su amiga. Por este hecho y como muestra de respeto, llevaría su nombre como suyo, es decir, Palas Atenea.

PALAS ATENEA

Gracias a esta circunstancia surgió una estatua, que se dice estaba en la Acrópolis de Troya llamada el Paladión, según el mito había sido tallada por la diosa a semejanza de su amiga muerta. A esta representación artística varios historiadores antiguos le atribuían poderes de talismán y se decía que mientras estuviera en la Acrópolis, Troya nunca caería, aunque como sabrás, pasó.

Durante el saqueo de Troya por parte de los griegos la princesa Casandra, hija de Príamo, abrazó la mencionada estatua buscando la protección de la diosa, sin embargo Áyax la arrastró violentamente lejos del templo. Aunque otra versión dice que la violó allí mismo, cuestión que intuirás por lo que hemos comentado anteriormente, Atenea se puso furiosa y aunque Agamenón ofreció sacrificios para calmarla, casi toda la flota griega fue destruida.

Otras denominaciones

Recibió numerosos apodos, la conocían como Atenea Atrytone, “incansable”, Promachos “la que lucha en el frente” porque era vista como la protectora de la ciudad, a la que la apodaron Polias. Como protectora de los artesanos, la llamaban Ergane.

Por su parte, los atenienses generalmente se referían a ella como “la diosa”, es decir, como hē theós en su idioma. Al mismo tiempo, la diosa creó varios objetos relacionados con los caballos, como la brida y el carro. Debido a esto, fue apodada Hippia (la de los caballos o los deportes ecuestres). Otro de sus nombres proviene de un templo llamado Chalinitis, que estaba cerca de la tumba de los Hijos de Medea en Corinto.

PALAS ATENEA

Atenea recibía el epíteto de Ageleia, en griego Ἀγελεία, cuyo significado es algo incierto, ya que contiene la palabra griega “hace” (ἄγω), el verbo “dirigir” y el sustantivo “botín” (λεία), muy relacionado al botín en ganado. Para algunos el epíteto podía referirse a su condición de protectora del ganado, otros afirman que se debía tomar literalmente como “saqueadora de ganado” o “cuatrera”.

Además, en Megara era adorada como Aethyta que significaba “buceador” y se refiere particularmente a las aves que se zambullen, se le interpreta simbólicamente con su rol como creadora del barco y el arte de la navegación. A su vez, según una historia narrada por Plutarco, la diosa Atenea no solo estaba complacida, sino que tomaba parte activa en la construcción del Partenón inspirando para lograr la perfección.

Un día sucedió un accidente donde uno de los artistas más laborioso y activos que trabajaba en la construcción, tropezó y cayó desde lo más alto, quedando tan maltratado que los médicos que lo atendieron esperaban su pronta muerte.

Pericles, el artista, quedó tan afectado que esa noche soñó con la diosa y ella le indicó una medicina tan efectiva y rápida que estuvo recuperado en poco tiempo. Por este hecho colocó la estatua de bronce llamada Atenea Higía “personificación de la salud”.

PALAS ATENEA

Homero en sus obras épicas usó con más frecuencia el epíteto glaucopis, que se traduce como “ojos brillantes” o “uno con ojos brillantes”. Proviene de la combinación de glaukos (γλαύκος) con el significado de “brillante”, “plateado” y también “verde azulado”, “garzo” o “gris”; al mismo tiempo para unirlo con ôps (ὤψ), que significaba ojo y, a veces, rostro.

En las religiones más antiguas, la inteligencia se refiere al búho o pájaro que mira en la oscuridad. Allí se explica la correspondencia entre las raíces de las palabras Glaukos y Glaux (búho). En algunas representaciones se muestra a Atenea con un búho en la cabeza.

Algunos autores asocian a Atenea con una diosa mesopotámica desconocida del siglo II a.C., representada por alas, garras de pájaro y rodeada de búhos. Por otra parte, la tritogenia es un apodo que recibe la diosa en la Ilíada, en los poemas denominados salmo homérico y utilizados por el poeta y filósofo griego Hesíodo en su teogonía.

Este último epitelio tiene varias explicaciones, ninguna de las cuales es definitiva. Se interpreta como “la hija de Tritón”, lo que significa que su padre es el dios del mar. Según un mito, Tritón la adoptó y la crió con su hija, lo cual ha sido mencionado de forma breve anteriormente.

Aunque es poco probable, podría significar que nació en el lago Tritón en África. Toma en consideración que el nombre Tritón no solo se asocia con el mar, lagos y ríos, sino también con el agua en general. Por lo tanto, Tritogenia no daría un lugar de nacimiento específico, sino que nació del agua.

Algunos argumentan que el epíteto Tritogenia se deriva de una antigua palabra cretense de “cabeza”, siendo el epíteto que significa “surgida de la cabeza”. Otro grupo le da el significado de haber nacido el tercer día o la tercera hija de Zeus después de Apolo y Artemisa.

Adicionalmente, se podía inferir que ese apodo viene del supuesto hecho de que ella nació de la triada de Zeus, Metis y ella misma, cuestión que puede parecer extraña e interesante al mismo tiempo.

A su vez, en Pella Macedonia, se le daba a la diosa el epíteto de Atenea Alcidemo (protectora del pueblo), ya que era la guardiana de esa ciudad. Como dato a mencionar, en las tetradracmas helenísticas (monedas de cuatro dracmas), Atenea Alcidemo era representada con la égida y un rayo.

Otras denominaciones y apodos de la diosa eran los siguientes:

  • Ageleia (que impera en las batallas).
  • Agiopoinos (vengadora).
  • Alalcomeneis (poder defensivo).
  • Alcidemo (defensora del pueblo).
  • Atrytone (incansable).
  • Boarmia (protectora de los bueyes).
  • Boudeia (diosa de los bueyes).
  • Boulaia (consejera).
  • Calinitis (de la brida).
  • Ergane (protectora de los artesanos).
  • Erisiptolis (protectora de la ciudad).
  • Laósoos (beneficiosa).
  • Meganitis (de gran recurso).
  • Polias (de la ciudad).
  • Polioucos (que protege la ciudad).
  • Poluboulos (del buen consejo).
  • Polumetis (de numerosos inventos).
  • Promacorma (defensora de la bahía).

Mitos

Esta importante diosa del Olimpo, desde el momento en que apareció, nunca dejó de ser partícipe en muchas historias de la mitología griega. A continuación conocerás interesantes mitos de Palas Atenea.

Erictonio

Atenea siempre usó las armas que Zeus le prestó, en una ocasión quiso tener sus propias armas y le pidió a Hefesto que se las hiciera, pero él le dijo que las haría por amor. Sin embargo, Poseidón engañó a Hefesto diciéndole que Atenas solo se rendiría por la fuerza.

Un día, Atenea entró en la herrería con la intención de conocer el progreso del trabajo en las armas. Mientras la diosa estaba descuidada, Hefesto la agarró con brusquedad y trató de violarla, ella luchó con el dios del fuego, el cual terminaría eyaculando sobre las piernas de Atenea.

La diosa logró liberarse y limpiarse con un pañuelo de seda que arrojó con disgusto al suelo, sin saber que el semen cayó sobre la Madre Tierra Gaia, quedando embarazada y dando a luz a Erictonio. Gaia no quería cuidar al niño, por lo que la diosa lo tomó como hijo adoptivo.

Tiempo más tarde, en una ocasión cuando Atenea tenía que ausentarse, metió a su hijo en un pequeño cofre y se lo entregó a las hermanas Herse, Pándroso y Aglauro sin revelarles su contenido, con la directriz de jamás abrirlo. Por supuesto, hubo una de las hermanas que no acató la instrucción y por curiosidad la abrió, viendo a Erictonio con forma de serpiente, esto enloqueció a Herse y Pándroso quienes se lanzaron desde lo alto de la Acrópolis.

A pesar de todo esto, este personaje de la mitología que era mitad hombre y mitad serpiente, gobernaría la ciudad que dio nombre a su madre adoptiva, siendo un soberano justo y benevolente. Instituyó el culto a Palas Atenea y enseñó a sus habitantes cómo usar la plata. Fue impulsor del uso de la carroza con cuatro caballos, por eso su imagen se elevó y se convirtió en la constelación de Auriga.

La ciudad de Atenas

Cuentan los relatos que hubo un tiempo en que la diosa tenía una rivalidad con el dios Poseidón para ganarse el derecho de ser el patrón de la ciudad que se encontraba en Ática. Un día, con la intención de acabar la lucha, llegaron a la solución de entregar un regalo cada uno a los pobladores de la urbe, siendo su rey llamado Cécropes, quien decidiría cuál dios ganaría.

Fue entonces cuando Poseidón golpeó el suelo con su tridente para hacer aparecer un manantial que contenía agua salada, lo cual permitió que la ciudad tuviera acceso al mar y al comercio. De hecho, cabe mencionar que en su auge Atenas era una potencia marítima, con una flota derrotó a la persa en la batalla de naval de Salamina.

Pero, como te darás cuenta, a pesar de los beneficios económicos el agua del manantial era salada y no se podía consumir. Aunque hay otra versión sobre el mito, donde se narra que Poseidón entregó el primer caballo a la población, algo muy importante para el comercio y la guerra.

Aun así, la diosa entregó a la polis el primer olivo cultivado, lo que impulsó el crecimiento y la prosperidad de toda la urbe al suministrarle madera, alimento y aceite. Tras evaluar los obsequios, el rey señaló que el dado por Palas Atenea fue mejor, dándole el triunfo a la diosa.

Podría interesarte saber que para algunos autores esta rivalidad entre los dioses es una analogía a la lucha entre las sociedades matriarcales y patriarcales, así lo pensaba el inglés Robert Graves.

Otra historia cuenta que los atenienses decidirían cuál de los dioses sería el protector de la polis. Los hombres votaron por Poseidón y las mujeres por Atenea. Al final ganó la diosa por un voto, lo cual enfureció al dios e inundó toda la región con sus aguas y no las retiró hasta que las mujeres renunciaran a su derecho al voto.

Patrona de héroes

Atenea asesoró y ayudó a Argos para la construcción del Argo, el barco donde viajarían Jasón y su grupo de argonautas. Asimismo, la diosa guió a Perseo cuando este se dirigía a buscar a Medusa y con el apoyo de Hermes, el dios de los viajeros, les dieron las herramientas que necesitaría.

Atenea le entregó a Perseo un escudo de bronce pulido para que viera a medusa a través del reflejo sin necesidad de mirarla de frente, Hermes le suministró una guadaña reforzada. En el combate, fue la diosa quien manejó la espada de Perseo para que no fallara y le cortara la cabeza a la bestia.

En otras anécdotas se muestra a Heracles ayudando en varias representaciones del arte griego antiguo, mientras en las metopas que representan las doce obras de Heracles presentes en el templo de Zeus en Olimpia, la diosa aparece en cuatro ocasiones.

En la primera representación, Atenea ve al héroe matando al león de Nemea, aunque en la décima le ayuda a sostener el cielo. Generalmente, la diosa es representada como una aliada terrible, pero también como una gentil compañera. Al final es ella quien lleva a Heracles hasta el monte Olimpo y lo presenta ante Zeus para su deificación (transformación en dios).

Aún queda mucho que contar sobre ella y Heracles. Debes saber que la diosa le explicó a Heracles cómo podía derrotar al león de Nemea utilizando sus propias garras para desgarrarlo. En una de sus tareas, él debía acabar con los pájaros del Estínfalo, para esto su fuerza era inútil y eran muchos para eliminarlos con sus flechas, entonces Atenea le entregó un cascabel de bronce diciéndole que lo hiciera sonar sobre una colina alta.

Heracles lo hizo y las aves huyeron despavoridas, dándole la posibilidad de eliminar algunas con sus flechas. Por otra parte, es famosa la batalla contra la Hidra de Lerna, donde cada vez que él le cortaba una cabeza, le salía otra nueva.

En este caso, Atenea inspiró al sobrino del héroe para que le aconsejara que cada vez que cortaba una cabeza quemara el muñón del cuello para cicatrizarla, de esa manera no surgiría otra y fue así como pudo derrotarla. De hecho, ella acompañó a Heracles junto con Hermes en su viaje al inframundo en busca de Cerberus.

Otro de los héroes mitológicos de Grecia fue Belerofonte, quien tuvo la ayuda de la diosa cuando le otorgó una brida de oro para que pudiera domar al caballo alado Pegaso.

En la tragedia de Esquilo, Orestes cuenta que cuando Agamenón regresó victorioso a su reino después de una larga ausencia de su batalla contra los troyanos, la princesa Casandra, hija del derrotado rey de Troya Príamo, fue tomada como esclava entre su botín.

Clitemnestra, esposa de Agamenón, se enfureció al ver el evidente favoritismo que su esposo le dedicaba a la princesa extranjera, además ya sentía resentimiento hacia su esposo desde que sacrificó a su hija Ifigenia a la diosa Artemisa para lograr un buen viento para ir a Troya.

Por lo que, durante la ausencia de su marido, había tomado a Egisto como amante, con su ayuda planeó y mató a Agamenón. Electra, hija de Agamenón, junto con el dios Apolo, animó a su hermano menor, Orestes, a vengarse y mató a su madre y amante Egisto.

El fantasma de Clitemnestra pidió a las Erinias, diosas de la venganza, que molestaran a Orestes. Atormentado por el acoso de las Erinias, Orestes pide ayuda al dios Apolo y finalmente lo lleva a Atenas, donde Palas Atenea había formado una corte de hombres de probada honestidad.

La diosa presidía el juicio en contra de Orestes donde se le acusaba del asesinato de su madre Clitemnestra. Las votaciones del jurado quedaron empatadas, debido a que una parte votó por la absolución y otra parte por la condena.

A pesar de ello, Atenea tenía el voto decisivo y optó por la absolución, decretando que siempre que un jurado esté empatado el acusado sea absuelto. Si te interesa conocer más temas relacionados con Palas Atenea y otros seres mitológicos, te invitamos a leer sobre: dios Hermes.

En este tema de nuestro artículo, no podemos dejar de mencionar que en la Odisea la astucia de Ulises ganó rápidamente el favor de Atenas. Al principio, su ayuda a Ulises se limitó a implantar pensamientos e ideas en la mente del héroe en su viaje de regreso a su hogar tras la guerra de Troya, reforzando su papel como protectora de los héroes y mentora materna.

Además, Atenea apareció en los sueños de la princesa Nausica para asegurarse que esta le prestase ayuda a Odiseo. Atenea se transformó en un pastor para apoyar a Odiseo a su llegada a Ítaca, mintiéndole al decirle que Penélope se había casado de nuevo al darlo por muerto.

Odiseo, a su vez, le mintió para protegerse a sí mismo y a la diosa impresionada por su astucia, se reveló y le dio instrucciones sobre cómo recuperar su reino. Luego lo ayudó a derrotar a los pretendientes disfrazándolo de viejo mendigo.

Castigos

Entre los mitos más famosos de esta diosa, se encuentra el castigo sobre Medusa. Esta criatura antes de la forma que conoces, era una joven sacerdotisa que servía en el templo de Atenea, en la propia ciudad de Atenas.

Un día como cualquiera, el dios del mar Poseidón que siempre tuvo la intención de dominar la ciudad y dañar la imagen de la diosa, entró al templo y le dijo que la quería, pero Medusa contestó que no podía estar con él por su voto de castidad, entonces él la violó en el templo.

Aunque te parezca extraño, cuando Palas Atenea se enteró de lo sucedido, en vez de reprochar al dios por lo que hizo y apoyar a su sirvienta, la terminó convirtiendo en un monstruo con víboras en su cabello y una mirada con la habilidad de petrificar a cualquier mortal que la mirase.

Otra historia sobre castigo es la de Tiresias, en la cual se cuenta que un día de primavera en el monte Helicón Atenea se bañó con su ninfa favorita Chariclo en un manantial. En las mismas montañas, el joven Tiresias cazaba, se acercó al manantial a buscar agua y accidentalmente vio a la diosa desnuda.

Fue entonces cuando Atenea lo castigó dejándolo ciego para que nunca más volviera a ver lo que no está hecho para la vista de un mortal, en compensación le dio la capacidad de entender el lenguaje de los pájaros y el poder de predecir el futuro.

En La metamorfosis de Ovidio en el siglo VIII d.C., aparece la fábula de Aracne, siendo la única fuente, ya que esta historia solo se menciona muy brevemente en los georgianos de Virgilio en el siglo 29 a.C. Ovidio dice que Aracne era una joven Lidia en Asia Menor, estudiante de tejido en Atenas, hija del famoso tintorero Idmón de Colofón.

La joven había desarrollado un talento extraordinario para tejer y bordar tapices, pero se volvió tan engreída que se jactaba de ser mejor incluso que la propia Atenea.

La diosa se cansó de sus ofensas pero le dio la oportunidad de redimirse apareciendo en el taller transformada en anciana, elogió el trabajo de la joven y le advirtió que no era conveniente para un mortal creerse superior a las divinidades.

En lugar de dejar de cuestionar, la chica se burló de la anciana, afirmando su superioridad sobre Atenea y desafiando a la diosa a una competencia en la que demostraría quién era la mejor tejedora. La diosa recuperó su forma y aceptó el desafío.

Atenea demostró su habilidad tejiendo un lienzo destacando escenas de su disputa con Poseidón por la protección de Atenas, también representaba a los doce dioses olímpicos y las derrotas de quienes los desafiaron. Por su parte, Aracne tejió un tapiz de veinte cuadros que representaban la infidelidad de los dioses, especialmente de Zeus con Leda, Europa, Dánae y otras.

Todos, incluida la diosa Atenea, admitieron que el tapiz de la chica era perfecto, pero enojada por el desprecio por la dignidad de los dioses, la diosa perdió la paciencia y destruyó el telar y el tapiz de su competidora. Luego golpeó a la joven con su arma y cuatro veces con su bastón. Aracne finalmente entendió su error y se ahorcó desesperadamente, la diosa sintió lástima por ella y la animó convirtiéndola en una araña.

Recuerda que Atenea fue indomable en la batalla. De hecho, cuando Ares quedó inconsciente en la primera pelea con Atenea, Afrodita trató de sacarlo del campo de batalla. Hera los vio y le ordenó a la diosa que la detuviera. La diosa la alcanzó y le dio un golpe seco que dejó a los dos inconscientes en el campo.

Por otro lado, según el mito de la guerra de Troya, se dice que Afrodita también acudió en ayuda de uno de sus favoritos en el campo de batalla. Se interpuso entre los guerreros y trató de tomar a su protegido. Atenea ordenó al héroe aqueo Diomedes que evitara su fuga.

El héroe se apresuró a cumplir la orden de la diosa y le impidió llevárselo. En la batalla hirió la mano de Afrodita. Cegada por el dolor, la diosa subió al monte Olimpo y se quejó con Zeus. Mientras una de las diosas menores le curaba la mano, Afrodita no dejaba de llorar y quejarse con Zeus. Viendo esto, Palas Atenea de forma despectiva contó los hechos mientras acariciaba la mano a la diosa Afrodita.

Continuando con los mitos del castigo, la diosa Atenea una vez tomó un trozo de hueso y pensó que si el aire pasaba por él produciría un sonido, luego de meditarlo diseñó e hizo la primera flauta. Atenea estaba complacida con el sonido del instrumento y lo llevó a un banquete donde estaban todos los dioses.

La diosa se puso de pie y comenzó a tocar la flauta de una manera tan maravillosa que impresionó a todos los dioses, pero Hera y Afrodita se rieron de ella porque al tocar sus mejillas se hinchaban. Atenea se hartó y se fue a un bosque en Frigia, allí empezó a tocar la flauta mirando su reflejo en las aguas de un río.

Vio cómo sus mejillas se hinchaban y su rostro se sonrojaba por el esfuerzo, ella se enfureció, tiró su flauta y maldijo a todos los que la tomaran.

La guerra de Troya

Anteriormente hemos hablado sobre Palas Atenea y su intervención en la guerra de Troya, pero únicamente resaltando la historia relacionada al aspecto castigador de la diosa. Aun queda mucho que mencionar sobre esta contienda y a continuación, te describiremos más sobre ello.

Esta narración comienza con una boda entre Peleo y Tetis, donde fueron invitados todos los dioses y algunos mortales. La única que faltó por invitación fue Eris, la diosa de la discordia, quien se enojó y apareció en la boda con una manzana dorada y solo dijo: “para la más bella”. La arrojó entre las diosas y desapareció.

PALAS ATENEA

De todas la diosas, solo tres cayeron en una pelea por la manzana: Hera, Atenea y Afrodita, por el simple hecho que el ego de cada una le hacía pensar que era considerada la más bella. En ese momento fueron con Zeus para que él decidiera quién tenía razón, sin embargo, decidió que para evitar problemas era necesario buscar otro juez, alguien imparcial.

Entre los candidatos, tanto dioses como mortales, se escogió al príncipe de Troya Paris para esta encomienda. El cabecilla del Olimpo, Zeus, le pidió a Hermes llevar la manzana al mortal y que fuera él quien se la diera a la diosa más bella. Una vez con la fruta en su mano, se inició el juicio de Paris, el cual se llevaría a cabo una vez que las diosas se bañasen en el Monte Ida cerca de Troya.

Cabe señalar que en las representaciones antiguas de este evento, a veces se mostraba a Afrodita desnuda, y se vestían a Hera y Atenea. Aunque, en cuadros y otras representaciones del Renacimiento, especialmente las occidentales, las tres deidades aparecían desnudas.

Paris no pudo decidir porque las tres diosas eran hermosas. Cuando ellas notaron la indecisión de París, intentaron sobornarlo, Hera le ofreció poder sobre Asia y Europa, Atenea le ofreció sabiduría y gloria en el campo de batalla, Afrodita le ofreció el amor de los más bellos mortales.

PALAS ATENEA

Al final, Paris terminó dándole la manzana a Afrodita, lo cual conllevó que las otras se enojarán con él e incluso juraron eterno odio a su persona y también a su padre, el rey de Troya, además de toda la ciudad. Por su parte, Afrodita se declaró como la guardiana del príncipe.

En la Ilíada se cuenta que, ante la ausencia de Aquiles, Diomedes fue señalado como el mejor guerrero griego, por lo que recibió la protección de Atenea. También en esta historia Homero cuenta que Aquiles persigue a Héctor alrededor de los muros de Troya sin lograr que le haga frente. Atenea se transformó en el hermano de Héctor, Deifobo y se presentó ante este para proponerle hacer frente a los griegos juntos.

Héctor arrojó su lanza a Aquiles que falló y cuando se volvió y buscó a Deifobo para darle otra lanza, había desaparecido, entonces Héctor se dio cuenta de que había perdido el favor de los dioses y estos favorecían a los aqueos. Al mismo tiempo, bajo la caída de la ciudad, Áyax, uno de los guerreros que entró dentro del caballo, sorprendió a la Princesa Casandra que se escondía en el templo de Atenea.

En algunas historias se dice que él se llevó arrastrada a la doncella mientras intentaba sujetarse en una estatua de la propia Palas Atenea, sin embargo otras narraciones explican que la violó en el templo de la diosa y esto provocó su ira, luego con ayuda del dios del mar, destruyeron a la flota griega.

Cultos a Palas Atenea

Además de Atenas, fue adorada en otras ciudades como Argos, Esparta, Gortina, Lindos y Larisa. A partir de su relación con Tritón, se estima que los lugares originales de culto a esta diosa estaban a orillas del río Tritón en Beocia, un afluente del lago Copaide.

En este último lugar, según la tradición, hubo dos ciudades que fueron inundadas por el lago: Atenas y Eleusis. De allí el culto se trasladó a otros sitios como Libia y Ática.

En Atenas, se convirtió en la deidad más importante, otorgándole los atributos de la serpiente como símbolo de la renovación perpetua. El culto a la diosa incluía supervisar la iniciación de los jóvenes a la ciudadanía y las mujeres en su preparación para el matrimonio.

Ella fue adorada como la divinidad de toda la urbe y guardiana de la ciudadela en su apodo como Atenea Polias. De hecho, en la ciudad que le dio el nombre, se realizaba una antigua celebración denominada Plinterias cada año durante el mes del Targelión (alrededor de mayo, actualmente hablando) con una duración de 5 días.

En los días mencionados, las sacerdotisas de Atenea realizaban rituales de limpieza en el templo dedicado a la diosa y Poseidón, llamado Erecteón, donde se desvestía la estatua de la diosa, se lavaba la ropa y se limpiaba.

Por otro lado, en el Festival de Bronce de Chalkeia que tenía lugar el último día del mes de Pyanopsion (entre octubre y noviembre), se adoraba a Atenea Ergane, diosa de la artesanía, especialmente del tejido. También fue la patrona de los trabajadores del metal que ayudó a forjar armas y armaduras.

Cabe mencionar que el culto de Atenea recibió un importante enriquecimiento cuando se le otorgó el papel de diosa de la filosofía a finales del siglo V.

Hay muchas fábulas e historias en la religión de Atenas donde Atenea juega un papel en la protección de la agricultura. Se le atribuye haber inventado el arado y el rastrillo. También se dice que inventó la brida para el caballo, el yugo para el buey y el carro.

A su vez, la diosa creó la vasija de barro y enseñó artes domésticas como tejer, hilar y cocinar. En otras artes, creó la flauta y la trompeta. Es muy bien conocido que sus hijos adoptivos fueron recibidos y glorificados en Ática por los granjeros, recuerda que estos eran Erictonio y Erecteo.

Asimismo, Atenea Promacos representó estrategia y disciplina en la conducta de los soldados en combate, a diferencia de su hermano Ares, quien fue el impulsor de la fuerza bruta en la guerra, la venganza, el derramamiento de sangre y la matanza.

El apoyo a la diosa se limitaba a quienes luchaban por una causa justa y consideraba la guerra como la alternativa definitiva a la resolución de los conflictos, razón por la cual los griegos la estimaban más que a Ares.

Del mismo modo, el favor de la diosa recayó en aquellos que utilizaron la inteligencia y la astucia en lugar de la fuerza bruta. En el Festival anual de Pamboeotia y los Juegos Panatenaicos cada cuatro años, donde se llevaban a cabo demostraciones de habilidades atléticas y militares, la adoración de la diosa era particularmente importante.

Cuenta la tradición que Palas Atenea instruyó y ayudó a Danio a construir su barco, el primero de su tipo que constaba de cincuenta remos. Por ello ha sido venerado desde la antigüedad en Lindos, una de las capitales de la isla de Rodas.

A la diosa se le ofrecían sacrificios compuestos por vacas, corderos y toros, de los que quizá deriva el nombre de Taurobolio, sin embargo Eustacio indicó que solo se le sacrificaban hembras.

Festivales como Calinterias, Plinterias, Sciroforias, Arreforias y Oscoforias, se celebraron en honor a Atenea en su papel de protectora de la agricultura. Los Juegos Panatenaicos se originaron como una fiesta de la cosecha y la celebración del arado constaba de tres servicios: dos en honor a Atenea por su invención del arado y el tercero a la diosa de la agricultura Demetra.

La tradición decía que se le daría un agradecimiento previo a la diosa por la protección de las plántulas y la cosecha futura. En numerosas ocasiones, Palas Atenea se asociaba con Afaya, diosa de la fertilidad y la agricultura adorada, solo en el santuario de la isla de Egina en el golfo Sarónico.

Cabe considerar que Alea, una antigua diosa de Arcadia, fue asimilada por Atenea y apodada Atenea Alea, adorada en los templos de Tegea y Mantineia. Se suponía que las sacerdotisas de estos templos eran vírgenes y solo ocupaban este puesto hasta la pubertad. Una estatua de Atenea Alea estaba en el camino que unía Esparta a Tarapne en Laconia.

En la acrópolis espartana, Atenas es venerada como Atenas Polyioucos (de la casa de bronce), el epíteto puede deberse a que la estatua venerada allí era de bronce, las paredes del templo estaban hechas de este material o porque la diosa protectora era considerada una patrona de los metalúrgicos. En Esparta, era común que las campanas utilizadas en el culto de Atenas estuvieran hechas de bronce o terracota.

Otro aspecto interesante sobre los cultos, corrsponde a un templo al estilo jónico dedicado a Atenea Polias, que fue construido en el siglo IV a.C. en la ciudad de Priene, diseñado por el arquitecto griego Pitio de Priene, el mismo diseñador del mausoleo de Halicamaso, el cual fue dedicado a Alejandro Magno.

Representaciones

Palas Atenas generalmente se representa de pie, con un quitón completo, una armadura de soldado y un casco corintio en la frente. Suele llevar un escudo con gorgonias, la cabeza de una medusa en el centro y las serpientes alrededor.

A menudo usaba la égida como una capa, representada como Promacos empuñando una lanza sobre su cabeza. Hay representaciones de ella donde se ilustra su nacimiento de la cabeza de Zeus, la batalla con los gigantes, el juicio con el príncipe troyano y el nacimiento de su hijo adoptivo. También aparece en esculturas, monedas y pinturas sobre cerámicas.

El famoso escultor Fidias esculpió una obra de crisantemo de oro y marfil de la diosa que estaba ubicada en el Partenón y ahora se encuentra perdida, era gigante, vestida con un manto largo y portando la cabeza de Medusa. En su pecho una lanza, en la mano izquierda su escudo con escenas de la batalla del Amazonas con los gigantes, en la mano derecha sostiene a Nike, la diosa alada de la victoria, de pie y una serpiente a los pies de la diosa.

En el caso de Polias, está representada en una escultura en relieve de estilo neoático actualmente en el Museo de Bellas Artes de Virginia, donde aparece con el casco corintio, una lechuza en la mano y el escudo descansando sobre un Hermas.

Los atributos con los que se suele representar a la diosa son:

  • El casco adornado con grifos, corderos y caballos, dejando al descubierto su rostro, a veces lo lleva en las manos.
  • El pectoral de cordero o égida.
  • El escudo redondo con la cabeza de Medusa.
  • El búho, la culebra, el gallo, la lanza y la rama de olivo.

Se dice que Julio Firmicus Maternus y Clemente de Alejandría, entre otros escritores cristianos antiguos, afirmaron que Atenea representaba todo lo abominable en el paganismo y la estigmatizaban con modestia e inmoralidad, pero muchos atributos de ella fueron asignados a la Virgen María y en varios casos el Gorgoneion aparecía en representaciones del siglo IV.

Durante el Renacimiento, muchas pinturas alegóricas presentaron a Atenea como mecena de las artes y el trabajo, siendo una de las favoritas de los artistas italianos. Sandro Botticelli en su pintura de alrededor de 1480, Palas y el Centauro, representó a la diosa como un símbolo de castidad sosteniendo un mechón de cabello al centauro que simbolizaba la lujuria.

Es interesante considerar que entre el siglo XVI y XVII, hubo una tendencia a simbolizar a la diosa con las mujeres gobernantes. Lo cual podrás ver en la obra de Thomas Blennerhassett titulada “La verdadera Minerva” (la versión romana de Palas Atenea), en donde él describía a la monarca Isabel I de Inglaterra como la reencarnación de la diosa.

Al mismo tiempo, otros artistas como Rubens, representaron a Palas Atenea como mentora de Marie de ‘Medici. Incluso, Catalina II de Rusia es representada como la diosa en un busto de 1774, esculpido por el escultor alemán Tassaert.

Cabe añadir que todas las figuras de los dioses griegos y romanos que se encontraban en Francia durante los acontecimientos de la Revolución Francesa, fueron destruidas por la población, excepto lo de Palas Atenea. La razón era muy obvia, ya que ella se convirtió en un símbolo de la libertad y la República para ellos. De hecho, se levantó una estatua en su honor en la Plaza de la Revolución en París.

Palas Atenea en el mundo moderno

En la actualidad, puedes conseguir una réplica del Partenón de Atenas en Estados Unidos, la cual fue construida con la intención celebrar el aniversario número 100 de Tennessee en 1897. Sin embargo, fue tal la fama que acogió en su momento, que las autoridades decidieron mantenerla hasta el día de hoy.

Por supuesto que durante los años 20 del siglo pasado tuvieron que realizar remodelaciones, debido a que los materiales con los que estaba hecha no eran duraderos y a finales del siglo levantaron una estatua en honor de la versión Partenos de la diosa.

Si estás en Europa, puedes viajar a Austria y contemplar la estatua de Palas Atenea que está al frente del parlamento de la nación.

Si te gustó este artículo sobre Palas Atenea, te recomendamos leer sobre: dioses de la mitología romana.

Deja un comentario