Las ninfas de los bosques, divinidades menores de la naturaleza

Las ninfas de los Bosques son seres fantásticos, nacidos por las fuerzas de la naturaleza. Su imagen está definida por un cuerpo muy bello de mujer y que tiene la particularidad de que no envejece, en este artículo te contaremos todo sobre estas divinidades menores.

ninfas-de-los-bosques

Ninfa

Las ninfas de los bosques según la mitología griega son unas semi diosas femeninas con menor rango y que viven en un área involucrada con la naturaleza, ya que de allí provienen, es decir que viven en montañas, ríos, lagos o bosques. Además se les denominó como olímpicas, porque las llamaban los dioses del Olimpo para reunirse con ellas, asimismo ellas eran hijas de Zeus.

Son hermosas damiselas que viven desnudas y algunas están semidesnudas, son muy alegres, cantan y bailan y también aman. Suelen habitar las montañas, los ríos, lagos, dependiendo de donde vivan se les llaman Nereidas, Oréades y Náyades, algunos poetas hicieron una breve descripción de ellas y solían decir que sus cabellos eran del color del mar.

Estas adorables criaturas no saben qué es envejecer, tampoco mueren por ninguna enfermedad. Y suelen procrear a los hijos de los dioses, estos serían inmortales, aunque ellas no lo sean, porque en realidad sí pueden morir de muchas maneras. Pero el poeta girego conocido como Homero, creía fervientemente que estos seres fantásticos sí eran inmortales y lo expresó en su libro famoso La Ilíada y por ser diosas también eran veneradas con sacrificios, esto lo escribe en su libro La Odisea.

Allí Homero hace una descripción muy detallada sobre unos juegos de las ninfas cuando acompañaban a Artemisa, la diosa de los bosques, de igual manera solían bailar, cantar y tejer bellísimas prendas, mientras vigilaban los destinos de las personas mortales. Según algunos mitos griegos, las ninfas ayudaban a otras deidades principales, como el ominoso Apolo o también el mujeriego Dios del vino conocido como Dionisio.

De igual manera ayudaban a los dioses toscos como Pan y Hermes. El matrimonio mitológico entre una ninfa y un patriarca se realizaba con mucha frecuencia y estos eran muy famosos, ya que esta unión solía darle mucho poder a un rey y a su estirpe.

ninfas-de-los-bosques

Etimología

Las ninfas de los bosques son representaciones de acciones que la naturaleza creó para ser creativas y confortadoras, casi siempre se les relaciona con la afluencia de los manantiales. Así lo reseña el estudioso de la mitología griega Walter Burkert, cuando expresa:

“La idea de que los ríos son dioses de la mitología griega y las fuentes ninfas divinas, está profundamente arraigada no solo en la poesía sino en las creencias y rituales; la adoración de estas deidades está limitada sólo por el hecho de que se identifican inseparablemente con una localidad concreta”.

Cabe añadir que en griego la palabra νύμφη representa novia y velado, lo que quiere decir que es una señorita con edad para casarse. Y según Hesiquio de Alejandría,  νύμφη significa capullo de rosas.

Adaptaciones

Los espíritus de las ninfas griegas estaban enlazados a los “genius loci” latinos, que también son espíritus protectores, y muchas veces había mucha complicación en trasladar los cultos, lo cual se vio muy claramente en el mito que llevó a la ninfa Aretusa a Sicilia. Hay algunos poetas latinos en griego, quienes describen que la absorción se dio progresivamente y por categorías, a las divinidades indígenas italianas en los manantiales y en el rumbo que tomaban las aguas (Juturna, Egeria, Carmenta, Fonto).

En cambio, las ninfas griegas que eran oriundas de Lumpae o diosas de las aguas italianas, pudieron reconocerse a pesar de que sus nombres eran similares. Es imposible que la clasificación que le dieron los poetas romanos tuviera mucha influencia en algunos ritos y cultos de las ninfas individuales, que eran veneradas por los campesinos en las fuentes y cañones del Lacio. Visita también nuestro contenido sobre Arcángeles.

Clasificación y adoración

Las ninfas fueron divididas en gigantescos grupos, a pesar de que eran infinitas. En el primer grupo estaban todas las que eran consideradas como una divinidad inferior y que además eran reconocidas en los cultos que realizaban en la naturaleza. De hecho, algunos griegos antiguos decían que los fenómenos que ocurrían en la naturaleza eran porque de alguna manera se estaba manifestando una divinidad.

Para ellos las cosas que eran muy comunes como los ríos, grutas, fuentes, montañas y árboles, tenían vida y es por eso que eran representaciones evidentes de muchos agentes divinos.

Es decir que todo el poder que tenía la naturaleza, incluyendo sus beneficios, eran una personificación de muchas divinidades y todas las emociones que el hombre pudiera tener al contemplar alguna majestuosa visión de la naturaleza como alegría o placer, terror o sobrecogimiento, eran atribuidos a las acciones de las deidades de la naturaleza.

En cuanto al segundo grupo de ninfas eran representaciones de las tribus, razas y estados de Cirene, entre otras. El primer grupo de ninfas fue dividido nuevamente en varias especies, todo depende de las partes de la naturaleza que ellas representaban:

ninfas-de-los-bosques

Ninfas del elemento agua

Hay que nombrar primero a las ninfas del océano, las Oceánides (Ὠκεανίδε) o ninfas marinas, a quienes consideraban como hijas del océano, también están las ninfas del mar Mediterráneo y se creía que eran hijas de Nereo, por eso las llamaron Nereidas (Νηρεΐδες). La representación de los ríos era parte de las Potámides (Ποταμηΐδες), y como eran divinidades locales las bautizaban dependiendo del río, como Aqueloides, Anígrides, Amnisíades o Pactólides.

Estas ninfas de agua dulce, como los ríos, lagos, arroyos o pozos, tenían el nombre de Náyades (Νηΐδες), pero también tenían sus nombres propios como Creneas (Κρηναῖαι), Pegeas (Πηγαῖαι), Limnátides (Λιμνατίδες) o Limnades (Λιμνάδες). A las ninfas de los ríos del Inframundo, las citaban como “ninfas del pantano infernal” por eso su nombre en latín era Nymphae infernae paludis y las Avernales gobernaban las aguas o las fuentes.

Ellas creían que inspiraban a las personas que bebían de sus aguas, porque habían muchas creencias de que las ninfas estaban llenas de muchísimos poderes. Los sacerdotes o los adivinos eran atraídos por estas creencias y por eso solían beber de las aguas, a ellos se les llamó “ninfileptos” (νυμφύληπτοι). Así que a veces muchas personas iban a tomar el agua de estas fuentes porque incluso tenían la creencia de que los ayudaba con la salud, porque después de beber estas majestuosas aguas su salud mejoraba considerablemente.

Es por ello que las personas solían venerar el agua y a las ninfas acuáticas Hidríades, junto con Dioniso y Deméter, dioses griegos, porque además ellas servían para regar la vegetación y saciar la sed de todos los seres vivientes y eso les llenaba muchas bendiciones a todos los seres que habitaban allí, por eso siempre les brindaban tributo, otorgándoles muchas expresiones, nombres y adjetivos como καρποτρόφοι, αἰπολικαί, νόμιαι (‘nomias’), κουροτρόφοι (‘curótrofas’) y otros.

Se reunían mucha influencia en toda la naturaleza y por eso las relacionaban mucho con otras deidades superiores como Apolo, el dios profético que protegía a las manadas y rebaños, junto a Artemisa, que era la cazadora y que protegía el bosque, ya que ella alguna vez fue una ninfa arcadia, también estaba Hermes que era el dios de los rebaños, Dionisio el del pan y los Silenos y los Sátiros, que también se unían a ellos en los bailes y banquetes.

Ninfas de las montañas y grutas

A estas ninfas las llamaban Oréades (Ὀρειάδες) y Orodemníades (Ὀροδεμνιάδες) y también solían llamarlas por algunos nombres que se derivan de las montañas donde ellas vivían, como Citerónides (Κιθαιρωνίδες), Pelíades (Πηλιάδες) y Coricias (Κορύκιαι).

Ninfas de los bosques, arboledas y praderas

Las ninfas de los bosques eran llamadas Alseides (Ἀλσηΐδες), Ὑληωροί, Auloníades (Αὐλωνιάδες) y Napeas (Ναπαῖαι), y muchas personas tenían la creencia de que ellas solían aparecer para asustar a quienes tenían la costumbre de viajar en solitario. También se creía que existían las ninfas de los árboles, se dice que estas ninfas en el momento en que mueren, lo hacen junto con el árbol con el que llegaron a existir y donde vivieron hasta el momento de su muerte.

Estas ninfas llevan por nombre, Adríades (Ἀδρυάδες) o Dríades (Δρυάδες), no solo viven en robles, también pueden encontrar una vivienda en un árbol que les resulte majestuoso e imponente.

El segundo grupo de ninfas

A este segundo grupo se le asignaba un nombre dependiendo de los lugares donde se relacionaban, podían llamarse Nisíadas, Dodónidas o Lemnias. También están muy relacionadas con algunas razas y por eso también se les dice Νύμφαι χθόνιαι.

A estas ninfas de los bosques las adoraban mucho, ofreciendo sacrificios como tributo a cabras, corderos, leche y aceites, pero jamás el vino. Fueron adoradas y honradas con diferentes altares que construyeron en muchos lugares de toda Grecia, estos altares estaban en Olimpia, Ática, Mégara, Cirtones, Sisión y Fliunte.

ninfas-de-los-bosques

En la cultura contemporánea

Actualmente en la cultura contemporánea las ninfas tienen una gran relevancia, ellas son conocidas más que todo en el folclore griego. Tal y como se indica a continuación:

Folclore griego moderno

Muchas personas de la antigua Grecia estaban seguras de que las ninfas sobrevivieron en muchos lugares de este país, incluso en el siglo XX, y las reconocían muy bien, ya que eran las nereidas. El escritor John Cuthbert Lawson en esa época reseñó lo siguiente:

“…no hay probablemente ningún rincón o aldea en toda Grecia donde las mujeres no tomen como mínimo precauciones contra los robos y las maldades de las nereidas, mientras siguen encontrándose muchos hombres que relatan de buena fe historias sobre su belleza, pasión y capricho. No es solo una cuestión de fe: más de una vez he estado en pueblos donde ciertas nereidas habían sido vistas por varias personas (al menos así lo aseguraban), y había una maravillosa coincidencia entre los testigos al describir su apariencia y atuendo.

A las ninfas de los bosques les gustaba ir a lugares que estuvieran muy apartados de los humanos, los únicos que tenían la fortuna de encontrarse con una de ellas, eran los hombres que solían viajar solos a las afueras de esos pueblos, y se deleitaban escuchando su música y bailes, las espiaban tanto de día como de noche, hasta bañándose en los riachuelos.

Algunas personas decían que encontrarse con una ninfa de frente significaba que podían estar seriamente en peligro, se enamoraban perdidamente de ellas al punto de llegar a la locura, otros se enmudecían o tenían apoplejía. Era tanto, que si los padres estaban seguros de que su hijo fue encantado por una de estas, le rezaban de inmediato a San Artemidos para que le quitara el embrujo, se dice que muchos llegaron a morir producto de estos enamoramientos.

Connotaciones sexuales

Normalmente en la mitología, las ninfas suelen ser representadas como hermosas mujeres que pueden mantener relaciones, tanto con mujeres como con hombres, bajo voluntad propia. Este término suele emplearse en personas que tienen un comportamiento similar, dejando por fuera a los hombres, claro está.

Uno de los mitos más conocidos de la mitología griega es el de Eurídice y Orfeo, el cual cuenta que Orfeo era perseguido constantemente por las ninfas debido a su hermoso canto, pero en el momento en que eran rechazadas por este dios, estas perdían la razón y por supuesto no había un buen desenlace.

Es por ello que la palabra “ninfomanía” la atribuyeron los psicólogos modernos para indicar el deseo sexual y seguir manteniendo relaciones sexuales con mucha frecuencia, tanto como para considerarlo clínicamente notable. También los profesionales en la actualidad le dieron otro término como “hipersexualidad” por el uso generalizado que se le estaba otorgando a la “ninfomanía”, y que se podía aplicar a ambos sexos.

Comenzaron a usa la palabra “nínfula” para denominar a las chicas que eran sexualmente precoces. Este término se hizo famoso gracias a la novela Lolita de Vladimir Nabokov, en donde el protagonista hace uso muchas veces de esta palabra cuando se refería a Lolita.

Clasificación de las ninfas

Existen diferentes tipos de ninfas, las cuales viven en distintos sitios del bosque. Los nombres de estas ninfas derivan de esos lugares que habitan y por ello se clasifican de la siguiente forma:

Ninfas de los bosques y terrestres

Las dríadas o ninfas de los bosques son los espíritus de los robles y de los árboles majestuosos que se encuentran en los bosques, estas ninfas son seres maravillosos que nacen de las fuerzas de la naturaleza, sus nombres y significados son los siguientes:

  • Alseides, este nombre se le daba a las que se relacionaban con cañadas, arboledas.
  • Auloníades, es el nombre de las ninfas asociadas con los pastos.
  • Leimáquides o Limónides, así se identifican las protectoras de prados.
  • Napeas, es la manera de identificar a las ninfas de valles de montañas y cañadas.
  • Oréades u Orestíades, se utiliza para referirse a las ninfas de montañas y grutas.
  • Ninfas de bosques y plantas.
  • Anthousai, es la mejor manera de identificar las ninfas de flores.
  • Dríades, así se daban a conocer las ninfas de árboles.
  • Hamadríades o Hadríades, otras opciones para identificación de ninfas de árboles.
  • Dafneas, así se puede identificar a las ninfas que están en un árbol de laurel.
  • Epimelíades o Epimélides, estos nombres se utilizaban para identificar a las ninfas que protegían los rebaños.
  • Boucolai, así se identificaban las ninfas pastorales.
  • Kissiae, para ninfas relacionadas con la hiedra.
  • Melias, estas son las ninfas relacionadas con fresnos.
  • Hyleoroi, estas eran las ninfas vigilantes de los bosques.

Ninfas acuáticas (agua dulce)

Estas ninfas nacen de los ríos y lagos de aguas dulces, pozos, arroyos, fuentes, manantiales y estanques. Realmente estas ninfas son hijas del agua, a continuación haremos mención de sus nombres y con qué se relacionan:

  • Creneas, son aquellas relacionadas con fuentes y pozos.
  • Heleades, se relacionan con pantanos y marismas.
  • Limnades o Limnátides, se pueden conseguir en lagos.
  • Pegeas, se ubican en manantiales y cataratas.
  • Potámides, estas se ubican en los arroyos y riachuelos.
  • Oceánidas, son aquellas ninfas que se ubican en ríos; hermanas de las Oceánides.
  • Oceánides, son las ninfas relacionadas con agua salada.
  • Nereidas , las 50 hijas de Nereo, el mar Mediterráneo.
  • Sirenas, habitaban una isla del Mediterráneo frente a Sorrento.

Ninfas del Inframundo

Estas son ninfas que nacieron directamente en el mundo de las tinieblas y los espíritus, suelen ser asociadas con la brujería y las antorchas. Las ninfas del inframundo más conocidas son las Lampades, las cuales son compañeras de Hécate, la diosa de los fantasmas y espíritus. A continuación presentamos las ninfas conocidas del inframundo:

  • Cocitias, son las hijas del dios-río Cocito.
  • Lampades, todas aquellas que portaban antorchas en la comitiva de Hécate.
  • Cabírides, así se nombran las hermanas de los Cabiros.
  • Hecatérides, es el nombre de las relacionadas con la danza rústica; hermanas de los Dáctilos, madres de las Oréades y los Sátiros.
  • Melisas, abejas; subgrupo de Oréades o Epimélides.
  • Ménades o Bacaes o Bacantes, estas son las ninfas frenéticas del séquito de Dioniso.
  • Lenas, trabajan la prensa del vino.
  • Mimalones, aquellas que hacían música.
  • Naides,también conocidas como Nayádes.
  • Tíades o Tías, todas aquellas que eran portadoras del tirso, una vara cubierta de hojas similar a un cetro.
  • Musas, eran las que representaban lo relacionado a memoria, conocimiento y arte.
  • Témides, hijas de Zeus y Temis, profetas y guardianas de ciertos objetos divinos.

Ninfas celestes

Estas son las ninfas nacidas de las estrellas. Ellas viven entre las brisas y las ventiscas, en las nubes y el viento. Son las hijas del cielo y siempre se encuentran en el aire. A continuación presentamos sus nombres y significados:

  • Auras, Aurae o Aurai, ‘brisas’, también llamadas Aetae o Pnoae.
  • Asterias, ‘estrellas’.
  • Atlántides, hijas de Atlas.
  • Hespérides, infas del oeste, hijas de Atlas.
  • Egle, significa ‘brillo’ o ‘esplendor’.
  • Híades, eran aquellas ninfas hacedoras de lluvia.
  • Pléyades, estas eran las ninfas hijas de Atlas y Pléyone, también conocidas como Oréades.
  • Maya, con este nombre se conoció a la madre de Hermes con Zeus.
  • Néfeles, relacionadas con las nubes.

Para finalizar, en el siguiente video se ofrece información adicional para complementar todo el contenido que hemos destacado en este artículo acerca de las ninfas de los bosques. Si te ha gustado nuestro artículo, te invitamos a continuar leyendo sobre el Ave Fénix, otra criatura fantástica.

Deja un comentario