Aprende ¿Qué es meditar?, para que puedas entrenar tu mente

¿Qué es meditar? Es un adiestramiento espiritual, con el que se desarrollan ciertas virtudes personales fundamentales. La meditación está determinada en su totalidad, por darle un interés a la propia vida, en el sentido más integral que se puede lograr. El principal objetivo de ella, psicológicamente hablando, es sacar las cosas que tenemos escondidas en la mente.

¿Qué es meditar?

Concentrarse correctamente, es evitar ser inconsciente de las emociones de los sentidos, el toque, el mirar, el probar, el oler, el lograr conocerse íntimamente como persona y ser pensante. Ser más receptivo y sensitivo con las emociones, esto es lo que significa sacar los cosas que tenemos escondidas. Abrir la psiquis (mente) a los sentidos. Si quieres aprender más sobre cómo equilibrar mejor tu vida puedes leer desarrollo espiritual.

También se empieza a abrir el cuerpo, se comienza a experimentar la forma en la que se acumulan las tensiones; se toma conciencia de algunas sensaciones poco tolerantes que permanecen ocultas a la sensibilidad de la persona.

Con la meditación se aprende a tener una relación con nuestros dolores o malestares, se abre una sensación interior y se experimenta de forma diferente el presente. Hay dos tipos de dolor, el que se deriva de la postura en la que se medita y el que es una señal de peligro.

El primero desaparece con un cambio de posición o postura. En caso de que el dolor persista, el origen será diferente a la postura, deberás observar ese dolor y ver que hace tu mente con él.

Puede resistirse para no sentirlo, si es por miedo, pues hay que tomar conciencia de ese temor; obsérvalo y tranquilízate para poder dejarlo entrar totalmente en tí. Otra forma de resistencia, quizás más sutil, es la indiferencia.

Qué es meditar

Una psiquis indiferente, que no consigue interés en lo que está haciendo, hace muy difícil experimentar el momento actual. Sacar las cosas que tenemos escondidas, consiste en explorar las diferentes formas de obstinación que aparecen en la práctica.

Características

Los rasgos más característicos de la meditación son:

  • La concentración necesaria para estar en armonía con lo real del momento presente.
  • Un momento en que se logra separar la mente de los pensamientos individuales.
  • Un estado donde se libera la atención de la actividad cotidiana y se enfoca en Dios.
  • Un estado de concentración en un objeto único para percibir, este objeto puede ser, la respiración o una recitación monótona.

Meditación religiosa o espiritual

Con la meditación se espera obtener un estado elevado del alma y de la mente. Prácticamente todas las religiones, cultos o creencias tienen sus formas de meditación.

Budismo

En la práctica budista la meditación es algo básico. Cada rama del budismo utiliza técnicas diferentes según sea su tendencia. Para algunas de ellas, con la meditación se alcanza un plano superior de la mente, esto con el objeto de ir un poco más allá de lo aprendido. Por lo tanto, se puede decir que está muy relacionado con lo sensorial.

qué es meditar

Esta meditación permite controlar lo emotivo de la persona y ponerse por encima de las emociones personales. El Zen, indica que meditar debe ser una condición natural en el ser humano. Con esto se logra encontrar, por si mismo, el significado de la propia existencia. Lo mejor es que esto puede ocurrir en un estado inconsciente.

Para lograr esta percepción, debemos aislarnos de los asuntos de interés particular, ya que estos pueden absorber nuestra atención. La práctica rutinaria de una técnica de meditación, es capaz de volver la mente a un estado básico, primigenio. En otras palabras, la meditación es capaz de tocar el corazón del ser humano.

Cristianismo

Cuando se trata del cristianismo, la meditación tiene un enfoque diferente. Este es cristológico, es decir, el cristiano dirige su concentración y pensamiento hacia Dios, a su creación y a su mensaje. Es una forma de oración cristiana más que una forma de meditar.

Se medita con la ayuda de la palabra escrita o con la biblia, también se usan algunos textos de rituales que corresponden al día en que se práctica.

qué es meditar

Hinduismo

En los lugares de enseñanza de yoga y vedanta, pertenecientes al hinduismo, se utiliza la meditación como parte de 2 de las 6 vertientes de la filosofía hindú.

Islamismo

En el Islam, al igual que en religiones como el cristianismo, al momento de orar, realizan una meditación profunda. Es un momento de recogimiento interior para encontrarse con Dios. El apoyo físico de los sufí (rama del islam) para meditar es el texto conocido como Corán, el libro sagrado para los musulmanes.

Paganismo

En las religiones paganas, la meditación es el pilar fundamental. Al hacerlo se logra trascender a planos superiores de la mente y el espíritu. Cuando meditan consiguen conectarse con las energías universales, que enlazan a toda la existencia.

Técnicas de meditación

Hay varias técnicas para meditar, las cuales se pueden catalogar según su orientación. Hay quien se orienta para tener más percepción y experimentar nuevos niveles de energía, esta se denomina concientización completa.

Otros meditan para un tema en particular, estas son meditaciones para enfocarse hacia algo. Y hay metodologías que se pueden considerar mixtas, estas permiten cambiar la orientación y el objeto de la práctica.

Las metodologías de acercamiento al acto de meditar, son variables, comenzando con las que se fundamentan en concentrarse en el ritmo de la respiración, en concientizar alguna idea positiva o inspiración, orientar algún ente o efigie, realizados algunas a través de un mandala. Para saber más sobre los objetos que ayudan a meditar, puedes leer sobre las mandalas de colores.

Al invocar, incluso las que se fundamentan en situaciones complejas, como la transmutación del espíritu. Existen también las técnicas de meditación que no requieren de un objeto, de esta forma sacan de si el estrés de la mente.

Ideas y meditación

Aparte de lo explicado anteriormente, sobre las ideas durante el acto de meditar, se pueden dejar desarrollarse con total libertad, fluyendo hacia donde se sienta cómodo. La idea es que las imágenes mentales se comporten como cuando estamos a punto de lograr dormir.

Otra forma de meditar, es permitiendo que fluya todo lo que es sensación, emoción, impulso o energía del cuerpo, no debemos intervenir de forma consciente en cada una. Tampoco debemos dejarnos llevar o complicar en exceso, de esta forma todo tenderá a reorganizarse por sí mismo, en este momento estamos en el estado deseado.

También hay algunas tendencias o metodologías, que permiten meditar de forma tal que se pueda controlar el estado consciente. Esto es algo muy avanzado, difícil de lograr para los principiantes.

qué es meditar

De todas formas, cuando se preguntan ¿qué es meditar?, es lograr un estado de reflexión y concentración tal, que las energías del universo nos ayuden a encontrar el equilibrio personal. En este estado podemos lograr bienestar físico y mental, que es de gran ayuda para tener una vida plena.

Efectos

Cuando se trata de las propiedades de la meditación, esto es del adiestramiento en concentración y fijación completa; se encuentra una muy extensa lista con sus evidencias o avales en muchos ámbitos.

Se han documentado beneficios físicos y psíquicos, como maravillosas aplicaciones en el mundo laboral y educativo. Aun así es probable que te sigas preguntando, ¿qué es meditar? o ¿por qué debo meditar?

El hecho es que la meditación cambia la forma de vivir y ver la vida. La meditación es el camino para darse cuenta de que tienes una mente pero no eres el dueño de ella. Por el contrario, a menudo es la mente la que dirige sin demasiada intervención la voluntad.

Por otro lado, tenemos lo denominado como paisaje mental, el cual señala la realidad de la vida. Sin embargo, esta misma puede ser desarrollada por cada individuo, dándole un papel protagónico.

Ahora bien, la meditación ayuda a conocer la mente, para ir en la dirección correcta; esto afecta todas las esferas de la vida. El acto de meditar ayuda desarrollar una habilidad fundamental, la de parar. Una de las razones por las que esta práctica es importante, es debido al estilo de vida actual, que cada vez es más difícil parar.

Cuando vivimos de una manera no consciente en modo automatizado, somos un fruto de nuestro medio ambiente, somos reaccionarios en lugar de responder. En este modo de ánimo las provocaciones son más fuertes que la razón y nuestra mente más primitiva es la que actúa. El vivir una vida para crear, ser feliz y sustentable, requiere todo lo opuesto.

Deberíamos actuar de acuerdo con nuestros propósitos, tomando decisiones de las que somos conscientes, desde la claridad y sin automatismos. Para esto la capacidad de hacer una pausa es esencial, parar permite ver con claridad lo que está pasando realmente.

Hacer una pausa

Detenerse para pensar, previene el proceder sin que el elemento conductor sea la ira y otras presiones dañinas, que destruyen relaciones y vidas, en cierto modo podemos decir que cuando no hay un momento sin actuar, cuando no hay un lugar entre el impulso y la acción, el remordimiento toma su lugar.

Volver a alinear las acciones de la vida, con los valores fundamentales, romper los malos hábitos, obtener la perspectiva necesaria para tomar decisiones más acertadas, lograr tener una vida en la ruta en la que deseamos vivir.

En fin, pensar menos y ser más, reaccionar sin pensar es fácil, es el camino de menor resistencia, ya que sigue rutas neuronales que nuestro cerebro construye para que sobrevivamos, pero esas rutas instintivas, heredadas de siglos de evolución, a veces ya no son tan necesarias.

Detenerse por unos instantes puede ser complicado, debido a nuestro estilo de vida actual. Tal y como llevamos las cosas, se ha convertido en una habilidad que necesita ser entrenada, es una cualidad que hay que trabajar constantemente. Es importante conocer los beneficios de todas las prácticas que nos ayudan a mejorar, si quieres conocer más sobre el tema puedes leer espiritualidad.

En esto, es lo que ayuda la meditación, cada vez que meditamos, es una especie de entrenamiento para lograr, vivir con más armonía. Siempre hay que tener presente ¿qué se debe realizar?, sin distracciones, para lograr esa consciencia sobre nosotros mismos.

Deja un comentario