La leyenda de la luna, una narración popular

En este artículo conocerán sobre la Leyenda de la Luna, como bien sabemos ella es muy importante para nuestro planeta, porque rige las mareas y también influye sobre los diferentes ecosistemas, además es el único satélite natural de nuestro planeta Tierra, a continuación conocerán los relatos más famosos, donde ella es protagonista.

leyenda de la luna

Impacto de las leyendas de la Luna para las personas

La Luna tiene gran cantidad de leyendas, sin duda alguna ha sido de gran inspiración para bastantes personas que la admiran y tiene muchos cuentos e historias que se han contado a diferentes generaciones a través de los años haciéndola muy popular, es tan famosa que muchas veces se le atribuyen los hechos sobrenaturales.

Básicamente estos hechos ocurren cuando ella se encuentra en fase de Luna llena y es por ello que siempre se crean cuentos que están muy relacionados a ella en especial cuando se encuentra en esta fase.

Este majestuoso cuerpo celeste ha contado con la fascinación de millones de personas desde hace millones de años y por ello ha sido fuente de inspiración para que las personas realicen sus cuentos populares. Según estudios científicos este astro tiene mucho efecto en la anatomía humana y en la astrología, es por ello que las personas se inspiran en ella.

También ha servido de utilidad a los humanos para poder guiarse ya que la ubicación de la luna ha servido para establecer rutas en navegantes del océano específicamente, esto ha sido así por muchos siglos, este cuerpo celestial es el que se encuentra más cerca de nuestro planeta tierra y lo podemos apreciar en el cielo nocturno, a continuación las leyendas sobre la Luna:

leyenda de la luna

Selene o la leyenda de la Luna

Selene es la diosa de la luna, y su hermano Helio era el dios del sol, una vez que Helio se oculta del cielo, ella sale de las aguas del mar y hace su recorrido en su carruaje de plata. Esta hermosa diosa tuvo una bellísima relación de amor con un mortal que se llamaba Endimión. Este joven fue pastor de Caria y además también era nieto de Zeus, él se encargaba del trono de Elida, pero cuando lo destronaron, consiguió refugio en el monte Larmos y decidió estar pendiente de los campos y  los astros.

Endimión pasaba toda noche contemplando la luna, en realidad sentía mucho amor por ella y cómo no hacerlo si siempre lo acompañaba cada noche cuando él se encontraba solo en el campo. Este joven se dormía soñando con la luna que tanto amaba.

Selene no sabía del profundo amor que este joven pastor sentía hacia ella. Pero un día la diosa bajó a la tierra y consiguió al pastor dormido, sentía una atracción extraña y sin más se acostó a su lado sin despertarlo y se enamoró profundamente de él.

Después de ese día cada noche bajaba y se acostaba a su lado sin despertarlo, esta rutina la realizó por muchos años, se amaban el uno al otro de esa manera, sin saber que cada uno estaba tan cerca en ocasiones. Ella despertaba y él estaba dormido, el contemplándola en el cielo cuando estaba despierto.

Pero una noche Endimión se despertó y consiguió a su lado a su amada,  la bella diosa Selene. Cuando se vieron se enamoraron más y ambos confesaron el amor que sentían el uno hacia el  otro. Endimión le solicitó a Selene le diera la juventud eterna, para poder estar a su lado por siempre. Ella fue con Zeus y le pidió el deseo.

Zeus accedió pero solo mantendría la juventud de Endimión cuando este durmiera y se pondría viejo en la vigilia, fue cuando los jóvenes enamorados supieron que para tener la oportunidad de estar juntos por siempre Endimión tenía que dormir. Y Endimión le pidió a Selene, que le hiciera compañía mientras él dormía. Así lo hicieron, amándose como lo venían haciendo durante años y el siempre despertaba muy feliz

leyenda de la luna

La leyenda de la Luna sobre Anningan

En Grooenlandia, hay una tribu llamada Inuit y ellos tienen la creencia que Malina es la Diosa del Sol y su hermano Anningan es el Dios de la luna, ellos narran mucho esta leyenda, donde estos dos hermanos Vivían y jugaban mucho cuando eran unos niños, pero una noche cuando estaban jugando en la oscuridad Anningan violó a su hermana.

Pero cuando comenzaron a pelearse se cayó una lámpara que cargaba Malina, esta lámpara tenía aceite de foca y empezó a botar manchas de color negro, en esta lucha tratando de alejar a su hermano de su lado, le manchó toda la cara de negro y luego corrió muy lejos, empezó a correr hacia el cielo hasta que desapareció, convirtiéndose en lo que se conoce como el sol.

Su hermano no estaba arrepentido de lo que le hizo, la persiguió por el cielo hasta que se convirtió en la luna. Es por ello que la persecución que le hace Anningan a su hermana el sol es la explicación de que al sol lo sustituya la luna en el firmamento. Y muy esporádicamente el Dios de la luna llega alcanzar a la diosa del sol, es por ello que se produce el eclipse solar.

Anningan no puede alejar de sus pensamientos a su hermana, hasta el punto que se olvida de comer. Mientras pasan los días se puede observar que está muy flaco. Pero una vez al mes cuando la luna no se ve, es decir desaparece es porque Anningan aprovecha para poder comer. Cuando había un eclipse solar, los hombres se quedaban en sus casas por miedo a contraer una enfermedad y las mujeres se quedaban en casa cuando ocurrían los eclipses lunares.

leyenda de la luna

La leyenda de la luna de Rona

Rona era una mujer maorí, vivía en una hermosísima playa que tenía unas arenas plateadas en la costa norte de Nueva Zelanda. Todos los días el esposo de Rona, salía con sus hijos montado en una canoa para pescar. Y Rona se quedaba cuidando de las piedras que calentaba para poder cocinar el pescado que ellos traían.

Pero una noche de luna llena, aparecieron muchos peces y el esposo de Rona le dijo que iba a salir con los niños para pescar hasta el día siguiente en la noche, el esposo dijo: ¡Así que debes tener las piedras listas para que puedas cocinarlos, tendremos un gran festín!. Ella le dio su palabra a su esposo que así sería.

Al día siguiente ella fue a buscar las piedras y la madera para cocinar los peces, mientras cuidaba las piedras, les colocaba agua, porque las piedras no podían estar muy calientes para cocinar el pescado, ya que si no se quemaría, pero ella se quedó dormida y cuando despertó era de noche, escuchaba la voz de los hombres que ya estaban regresando al hogar.

Ella se despertó muy intranquila y observó que las piedras estaban ardiendo, porque no las había mojado. Así que agarró la calabaza donde ella recogía el agua y se fue al río a buscar más, pero el camino estaba lleno de piedras y tropezó muchas veces subiendo los cerros, ella empezó maldecir y de reclamar sin parar.

Al fin llegó al río y llenó las calabazas con el agua. Bajo muy rápido, pero cuando ya estaba por llegar a la cuesta más empinada, la luna se escondió detrás de una nube y todo quedó en oscuridad absoluta. Rona se tropezó y cayó al piso, las calabazas cayeron también y se rompieron junto con el agua. Estaba muy golpeada, se levantó y en ese momento la luna salió nuevamente. Y dijo Rona muy furiosa:
– ¡Estúpida! ¡Inútil no eres más que un trozo de roca que estás en el cielo.

leyenda de la luna

La luna se enfureció tanto que al terminar de oír los insultos que le estaban propinando, bajó del cielo para llevarse a la insolente mujer. Los  hombres llegaron a su casa, solo vieron mucho fuego y se preguntaron ¿dónde podría estar Rona?

La buscaron y no la consiguieron hasta el día siguiente que se encontraban muy agotados, se tiraron en la arena y al ver sobre la luna, notaron la silueta de una mujer con dos calabazas, una en cada brazo. Por Rona decir tantas maldiciones, la luna la castigó severamente y la condeno a que vagara por siempre en los cielos. Los maoríes siempre decían: “Kia mahara ki te he o Rona” que significaba: “Recuerden lo que le pasó a Rona”.

El mito de los Hombres lobo

Este es un mito que tiene lugar durante la “Luna Llena”. Muchas personas tienen la creencia de que estos seres sobrenaturales tienen forma humana y se transforman en lobos cuando la luna entra en esta fase. También los conocen como licántropo o lobizón.

En todas las culturas y folclore de los distintos países, de hecho el mito más universal de todos es que esta criatura conserva los mismos atributos como es la ferocidad, además también son muy astutos, rápidos y poseen muchísima fuerza.

Tanto en el folclore como en la mitología, el hombre lobo puede hacer su transformación cuando él lo desee y a veces la transformación es involuntaria, esta se debe a causa de una maldición y lógicamente está muy vinculado cuando la luna está en la fase llena. Según las referencias contemporáneas indican que al hombre lobo lo puedes matar cuando le disparas una bala de plata.

Ixchel, la leyenda de la diosa maya de la luna

Ixchel es conocida por ser una de las diosas más importantes de la cultura maya, ella es la diosa de la luna y todo el poder que usa para controlar la vida de los hombres es otorgado por los astros. A esta diosa también se le conoce por ser una hermosísima mujer, cuya piel era de ópalo, un mineral muy parecido al cuarzo, ella se cuidaba mucho para mantener esa hermosura. Solía sentarse por horas en el cielo para peinar su cabello.

Ella cuenta con diversos dones los cuales son manejados por los ciclos de la luna como son la fertilidad, el amor, la sexualidad, el embarazo, las cosechas y el agua. También a ella se le considera la guía en todo lo que trata de artes, medicina y textiles.

Ella no solo era una diosa del bien, también contaba con una parte oscura, ya que además de ser la diosa de la luna se le adjudicaba el rol de diosa destructora por lo que podía crear enfermedades e inundaciones para dañar al ser humano.

Esta Diosa estaba muy enamorada del Dios del sol que se llamaba Knich Ahau, pero él no le prestaba mucha atención. Cuando Ixchel se empecinaba en seguirlo, el clima entristecía y llegaban fuertes tormentas, el desastre era tal que hasta las siembras se perdían. Pero esta bella Diosa se encontraba tan enamorada, que no notó lo que sucedía.

Un día Ixchel tejió una bella tela que dejó cautivado a Knich Ahau y a partir de ese momento fueron amantes. Esta relación era muy turbulenta, así que Ixchel una noche tomó la decisión de dejarlo, transformándose así en un bello jaguar para que su amado no la reconociera jamás.

Los paganos y la luna

Los paganos tienen una leyenda sobre la luna que dice, que cuando la Luna se está en su fase creciente, esta se encuentra en un punto especial, donde la magia se vuelve más intensa y fuerte, lo que la hace especial para conjurar hechizos para la prosperidad, la abundancia y la fertilidad.

Para los paganos, la luna es una figura mágica que les ayuda a aumentar su magia en algunas noches determinadas. Los paganos también creen en el amor eterno que tienen los astros que se encuentran en nuestro cielo, y cada tanto, cuando la Luna se encuentra con su eterno enamorado, el sol, la magia se vuelve aún más poderosa.

La luna es una diosa poderosa a los ojos de los paganos, ya que estos practican rituales para rendirle tributos, para que ella les cumpla deseos. Normalmente, también conjuran hechizos en su nombre, para la prosperidad, el amor, y la fortuna. Estos hechizos normalmente son realizados en la fase de luna llena, ya que como fue explicado con anterioridad, es en estos momentos donde la magia es más fuerte.

Muchos paganos suelen hacer un ritual para convertir agua en agua de luna, ya que esta tiene diversos beneficios para la salud, las plantas y la belleza. Se cree que esta agua limpia el alma y regenera el cuerpo. También puede usarse para limpiar una casa o negocio para que estos tengan prosperidad y paz. Los paganos amantes de la luna la usan para cargar sus amuletos.

Lo más maravilloso es que cada fase lunar podría generar distintos beneficios en dicha agua para la vida. La luna nueva sirve para cuando quieran obtener un nuevo comienzo en el área de relaciones y carrera. La luna creciente es usada para crecimiento personal. La luna llena considerada la más poderosa es usada para hacer hechizos más poderosos, sobre todo hechizos que tienen que ver con el amor.

Para preparar esta agua lo único que se necesita es contar con un recipiente al que le pueda llegar la luz lunar y dejarlo allí toda la noche, para generar más poder podrían agregarle algunas hierbas mágicas de su gusto o piedras.

La leyenda de Mawu

Esta leyenda de la luna se generó en África. Este dios del pueblo Fon de Benin y que además es la protagonista de la mitología africana. Es un ser que es andrógeno y que está dividido en Mawu que es femenino y representa a Diosa de la luna, y Lisa es masculino y es el dios del sol.

Las personas que viven en África comentan que en los eclipses tanto solares como lunares, es el momento exacto en que esta bella pareja celestial se encuentra para hacer el amor. También lo relacionan mucho con ese poder que ejerce la Luna al Sol, y desde luego del amor y el deseo.

Para que cada uno tuviera un momento para manifestarse, se decidió que la mujer saldría en la noche que es lo que se conoce como la luna y el hombre saldría en todo el día, lo cual se conoce como el sol, la idea era que en cada momento del día una de las dos caras fuese visible para todas las personas.

Tecuciztécatl, una leyenda de la luna con origen Azteca

Muchísimos siglos atrás, cuando no había nada en el mundo, cuenta una muy conocida leyenda sobre la luna, que los dioses se reunieron para planificar y crear todo lo que habría en el universo y en la tierra. Pero todas las deidades no se ponían de acuerdo y comenzaron a discutir sobre quién sería el Dios que se encargaría de iluminar todo el firmamento.

Y de repente llegó Tecuciztécatl y se ofreció para realizar este importante trabajo. Así que todos se vieron la cara y volvieron a discutir porque necesitaban otro Dios para hacer las pruebas que hicieran falta y así conseguir a la deidad indicada para este trabajo de contribuir con la luz.

Así que todos los dioses vieron a Nanahuatzin y este aceptó tranquilamente sus peticiones. Ya teniendo a los dioses, Tecuciztécatl y Nanahuatzin empezaron hacer los preparativos para sus ofrendas. Ya cuando todo estuvo listo comenzaron las pruebas para ver quién sería el Dios encargado del sol.

Comenzaron a preparar la gran roca divina con el fuego y Tecuciztécatl dió muchas hermosas ofrendas como plumas de Quetzal, oro y muchísimas piedras preciosas. Y el dios Nanahuatzin, le otorgó a la roca majestuosa de fuego muchas plantas que eran medicinales, cañas verdes y su propia sangre.

Luego siguió la segunda prueba, tenían que dirigirse a las pirámides del sol y luna a realizar su penitencia en esos lugares, luego dieron unas ofrendas a la tierra. Estos dos Dioses se adornaron y se vistieron con colores muy llamativos y joyas preciosas. A Tecuciztécatl los dioses le facilitaron un tocador de múltiples plumas de garzas; y a Nanahuatzin le regalaron un tocador de papel.

Y así inició la última prueba, los dos dioses se colocaron cerca del fuego divino. Los demás dioses le dieron la orden a Tecuciztécatl a que se metiera al fuego que estaba allí, el cual consideraban que era divino, este se asustó por que la temperatura estaba muy alta y retrocedió, lo intento muchas veces y no pudo hacerlo, razón por la cual el mismo no quedó bien visto ante los demás que se encontraban en el lugar para ese momento.

Entonces lo dioses le ordenaron a Nanahuatzin que se lanzara al fuego divino y esté se arrojó sin titubear, fortaleció su corazón para poder resistir el fuego.

Cuando el dios Tecuciztécatl vio lo que el otro dios hizo, se sintió apenado por el temor que sintió. Este tipo de comportamiento, lo hizo caer en una profunda reflexión sobre su temor y tomo valor, impulsado de su arrepentimiento decidió de nuevo lanzarse al fuego, pero ya no pudo hacerlo, ya era muy tarde, porque el fuego se extinguió.

Todos los dioses se quedaron completamente callados, mientras que ya Nanahuatzin estaba brillando en el cielo convirtiéndose en el sol. Después de eso surgió el dios Tecuciztécatl con otra luz tan intensa como la primera, los dioses no estuvieron de acuerdo y le quitaron su resplandor a este segundo sol y lo convirtieron en luna.

Chang’e, una leyenda China sobre la Luna

Esta es una antigua leyenda China de la luna, la cual relata la historia de una hermosa mujer de nombre Chang’e, ella se enamoró a primera vista de Yi, el cual era conocido por ser un arquero con una gran fama para aquellos tiempos. Ellos se enamoraron la primera vez que se vieron, por ello decidieron contraer matrimonio.

Luego de la boda, aquella pareja de enamorados vivió feliz durante mucho tiempo, por ello Yi, anhelando tener más tiempo con su esposa, decidió hablar con la diosa del cielo, ella enternecida al escuchar la historia de Yi, decidió regalarle un poco del elixir de la vida eterna.

Pero antes le advirtió a Yi, que la botella contenía suficiente elixir para que solo dos personas se convirtieran en seres inmortales, pero si uno solo se tomaba aquel elixir, sería capaz de volar hasta el cielo, convirtiéndose así en un dios.

Yi regresó a su casa dichoso de saber que podría convertirse en un ser inmortal junto con su esposa y de vivir con ella hasta la eternidad, por ello regresó a su hogar, dejándole la botella con el elixir a su esposa, un alumno de Yi, llamado Peng Meng, se aprovechó de la ausencia de su maestro para intentar robar el elixir a Chang´e y ella sin ser capaz de defenderse contra Peng, decidió tomarse el elixir ella sola.

En ese momento, las advertencias de la diosa del cielo se hicieron realidad, ya que Chang’e se hizo ligera, tanto que sus pies se despegaron del suelo y comenzó a elevarse por los aires, hasta finalmente terminar en la luna. Esta leyenda como cualquier otra tiene muchas versiones, pero Chang’e siempre termina convirtiéndose en diosa luego de haber sido humana. Lo que se interpreta como una hermosa diosa inmortal, capaz de sentir las mismas cosas que un sentiría un ser humano.

El conejo de la Luna

Esta es una leyenda sobre la Luna que es contada en casi todas las culturas del mundo, con diferentes variaciones. En dicha leyenda se hace alusión a la silueta de un conejo que muchas veces suele verse reflejado en la Luna.

Este mito cuenta que un día el Dios azteca Quetzalcóatl, fue dar un paseo por la tierra y adquirió la figura humana, todo el día caminó mucho, cuando el sol se ocultó, se dio cuenta que tenía mucha hambre y también estaba muy agotado, pero aun así no se detuvo. Cuando llegó la noche, las estrellas iluminaban el firmamento y luego apareció la luna en el horizonte, fue cuando este Dios quiso descansar.

Pero de repente un conejo estaba cerca de él y el conejo comenzó a comer. Entonces Quetzalcóatl le pregunta al conejo, ¿qué estás comiendo? Y el conejo respondió: Estoy comiendo zacate, le ofreció  al Dios. Pero este le respondió que él no comía de eso y dijo ¡quizás yo llegue a mi fin, y bueno moriré de hambre y de sed!.

Pero entró la bondad en el conejo, se le acercó más al Dios, a pesar que él era un conejo pequeño, él se ofrecía para que el Dios no muriera de hambre. Quetzalcóatl tuvo mucha satisfacción en su corazón y tomó al conejo y lo acarició con mucho cariño, le dijo, ¡Todo el mundo sabrá el gesto tan bello que tuviste al salvar una vida con la tuya!.

Después tomó al conejo y lo levantó muy alto, hasta que su figura quedó plasmada en la superficie lunar, luego lo bajo y mostró su imagen reflejada en ese astro plateado que quedaría por siempre allí hasta el fin de la humanidad. A esto se debe que en algunas noches, cuando la luna se deja ver completamente, pueda apreciarse la forma de algo que parece ser un conejo.

Lo cierto es que la luna, a parte de tener un aspecto muy atractivo, también se convierte en el centro de muchas leyendas a nivel del mundo, en todas las distintas culturas que hay en este planeta se hacen leyendas sobre la misma, unas más realistas que otras. Lo cierto es que la misma es conocida incluso con diferentes nombres, pero en todas partes ha servido para lo mismo.

Si desea conocer más sobre las Leyendas de la Luna, les recomiendo ver el siguiente video que estará disponible a continuación para que obtengan más información sobre este satélite natural tan hermoso:

Deja un comentario