Leyendas Argentinas Cortas para niños y adultos

Las leyendas, forman parte de las creencias de los pueblos, que se van pasando de generación en generación, con lo cual garantizan su durabilidad en el tiempo. Ejemplo de ello son las leyendas Argentinas cortas, donde se relatan historias que van desde espíritus que se manifiestan hasta apariciones de personajes famosos en esa región.

leyendas argentinas cortas

Leyendas Argentinas Cortas

Al igual que otras narraciones acerca de historias, mitos y fábulas, las leyendas Argentinas cortas, consisten en una serie de relatos contentivos de características propias de ese país, y que va ligada a muchos aspectos que la describen como Nación, es decir, su historia ancestral, sus tradiciones y celebraciones, personajes de su folklore, entre otros.

Todos estos aspectos tienen garantizado su permanencia en el tiempo porque se van pasando de generación en generación, ya sea de manera oral o por escritos. Aunque carecen algunas de basamentos científicos, los pobladores del país, creen fielmente en el contenido de cada una de estas descripciones. Para conocer más leyendas puedes revisar Leyendas de Michoacán

Entre las leyendas Argentinas cortas más conocidas se encuentran: el pitufo Enrique; la bailarina fantasma del Teatro Colón; la maldición de la Virgen de Tilcara, etc. Estas leyendas forman parte de la manifestación popular de su gente, la parte religiosa y ancestral impera en muchas de las historias, pues conviene que se conozca en las nuevas generaciones y se difundan.

Leyendas Populares

Como son muchas las leyendas Argentinas cortas, estas se dividen o categorizan en varias fórmulas, siendo una de ellas las populares. A continuación, se presentan algunos de los relatos que gozan del afecto popular, lo que ha hecho que formen parte de dicha categoría.

El Pitufo Enrique

El relato sobre el Pitufo Enrique, tiene lugar en la región de Santiago del Estero, específicamente en la ciudad de Frías, donde un 17 de Abril del año 2000, dos oficiales del cuerpo de seguridad indicaron que había una criatura pequeña, parecida a la apariencia de un niño, merodeando por los alrededores de la plazoleta Antonio De La Vega.

Dicho testimonio llamó poderosamente la atención de los medios de comunicación, a quienes los efectivos les describieron la criatura, señalando que era de ojos grandes que se le iluminaban para luego desaparecer súbitamente.

Pasados unos cuantos días de aquel incidente, otro efectivo de seguridad denunció haber visto a una criatura con las mismas características de la vista por sus compañeros, pero esta vez en Catamarca, en el sector de Banda Varela.

Según el funcionario, en esta nueva aparición el duende se presentó indicando que su nombre era Enrique y que era un emisario de Satanás. A pesar de que las evidencia de la existencia de esta leyenda no están del todo claras, aún permanece vigente.

La Maldición de la Virgen de Tilcara

La Maldición de la Virgen de Tilcara, forma parte de estas leyendas Argentinas cortas, ubicándose en los tiempos en que el equipo de Fútbol Argentino, se preparaba  para su participación en el campeonato mundial del 86.

Todos los integrantes de la selección le hicieron una promesa a la Virgen de Tilcara, en la localidad de Jujuy, donde se encontraban alojados para realizar las prácticas, previo a la competencia. De resultar campeones en el mundial, entonces le brindarían su agradecimiento cuando volvieran al país desde México.

La Virgen les cumplió y Argentina se tituló ese año campeón del mundial de fútbol, con la figura de Diego Maradona al frente, más sin embargo, al volver no cumplieron con su promesa. Se dice que por ello al equipo les cayó una maldición y jamás volvieron a ganar un Mundial a pesar de contar con excelentes jugadores.

La Bailarina Fantasma del Teatro Colón

La Bailarina Fantasma, es otro de los relatos que aparece entre los más populares, cuya historia tiene lugar en los pasillos del teatro Colón, uno de los más importantes de toda Argentina.

Cuenta la leyenda que el fantasma de una bailarina permanece en el lugar y ya ha sido vista en muchas oportunidades por parte de los trabajadores del teatro, especialmente durante las noches y luego de que se apagan todas las luces.

Es entonces el momento oportuno en el que hace su aparición y va pasando una especie de revista, donde llama a los empleados uno a uno por su nombre.

El Familiar

Esta es de las leyendas argentinas cortas que vio su origen en varias plantas azucareras de la región Norte en Argentina, entre las cuales están: en la ciudad de Salta, Tabacal; en Jujuy La Esperanza, y en Tucumán.

Se dice que por aquellos años, estas empresas pasaban por una mala racha económica, lo que motivó a sus dueños a hacer un pacto con el diablo. El pacto consistía en la entrega de la vida de alguno de sus trabajadores como una ofrenda en forma de sacrificio a cambio del resurgimiento de sus compañías.

Al llegar el momento de consumarse el pacto, hacía su aparición el maligno, personificado en la figura de perro grande y de color negro, quien se iba devorando a los jornaleros, a cambio de un darle a la empresa un próspero año. Esta endemoniada criatura, se la pasaba en el sótano de las plantas, saliendo solo durante las noches a atacar.

leyendas argentinas cortas

La Carreta Fantasma

Los caminos y las carreteras, constituyen un lugar ideal para la creación de varias leyendas argentinas cortas. En este caso en particular, la siguiente tiene lugar en la región de Tucumán, donde según sus lugareños, han sido testigos de cómo el alma de un malévolo “tropero” (persona que arrea ganado a pie o a caballo), recorre los caminos al caer la noche encarnado en una vieja carreta, la carreta fantasma.

Muchos pobladores en los alrededores, aseguran haberla visto merodeando por las rutas de las distintas provincias, y de manera particular por la calle General Paz. Se dice que va anunciando su paso, haciendo un estruendoso ruido con sus ruedas, el cual va en aumenta de una manera exagerada.

La Difunta Correa

El relato de la difunta Correa, es de las leyendas argentinas cortas que forma parte de un ritual de adoración, muy conocido y de gran popularidad en Argentina. El mismo consiste en, ir dejando dentro de los templos e iglesia que se consigan en el trayecto de camino por toda la región, botellas contentivas de agua.

Esto se debe a que según lo descrito en esta leyenda, Deolinda Correa fue una mujer que murió de sed cuando se encontraba en medio de un desierto pedregoso y arenoso. Estos hechos ocurrieron en los años de 1841, cuando fue secuestrada por unos hombres que habían sido en la provincia de San Juan.

Cuentan que esta mujer le imploró a Dios por la vida de su hijo, pidiéndole que la preservara aun después de la muerte de ella, cumpliéndose un milagro en el infante, quien pudo sobrevivir, gracias a que se alimentó de los pechos de su madre, hasta que unos lugareños lo avistaron y lo rescataron.

Gardel, El Cantante que Da Vida

En el año de 1935, murió el gran cantante Carlos Gardel, y dicen que luego de su fallecimiento, muchos de sus admiradores consideran que su figura, es una ayuda de vida. Esta leyenda como santo milagroso del cantante, comenzó en las cárceles argentinas, para luego y propagarse en toda la sociedad.

En el cementerio de la Chacarita, lugar donde reposan sus restos mortales, ya se hace habitual conseguirse con cartas, flores y cigarrillos, como ofrendas de gratitud por parte de sus seguidores. Existe también en el lugar de su sepulcro, una placa que data del año 1979, fabricada como un recuerdo del primer milagro que le acreditan sus seguidores.

Niñito Moro

Niñito Moro, es una de las leyendas argentinas cortas, que se desarrolla en la región del Cuyo, específicamente en la zona centro occidental de Argentina. El relato describe la existencia de un bosque denso que existió en esa zona muchos años atrás, que le servía como escondite a una banda de peligrosos delincuentes.

Cuentan que un día, una familia conformada por la esposa, el esposo y un hijo, se encontraban cruzando por dicho bosque. Un dato curioso que refleja la historia, era que el pequeño no había sido bautizado por ser de decencia morisca. El desalmado grupo de malhechores se le apareció a la familia, interceptándolos e interrumpiendo su paso, a quienes luego de robarlos, también asesinaron de la manera más cruel.

Al parecer, la madre les había implorado a los ladrones por la vida de su hijo, ya que no había sido bautizado, pero los maleantes hicieron caso omiso a los ruegos de aquella pobre mujer,  en cambio, tomaron al niño y lo lanzaron contra un árbol. Previo a su muerte, el pequeño emitió un gemido de lamento al instante del choque.

Los malhechores se fueron del bosque para dividirse el botín del robo. Dicen que en ese momento, un enorme pájaro negro comenzó a volar sobre las cabezas de los ladrones y cuando aquella ave emitió un sonido para cantar, los hombres se dieron cuenta que era exacto al lamento del niño antes de morir.

Desde aquel momento, el tormentoso sonido del lamento acompañó a los ladrones a donde quiera que se escondieran, hostigándolos y atormentándolos, sin que estos pudiesen comer y mucho menos dormir. Poco a poco fueron perdiendo la razón y posteriormente, murieron por lo débil que estaban.

Palo Borracho

El palo borracho, es un tipo de planta muy singular, ya que tiene una forma parecida a la una botella. Esta planta es llamada también con los nombres de palo rosado o árbol botella. Las tribus indígenas que habitan en los alrededores del río Pilcomayo, llaman a esta planta como “Mujer unida a la tierra”, término que le da origen a esta historia.

Cuentan que en una Villa, vivía una hermosa joven de origen indio, que dado a su candidez y gracia, llamaba la atención de todos los hombres que integraba la tribu. Sin embargo, aquella joven estaba enamorada de uno de los guerreros y este le correspondía a su amor, por lo que se encontraban muy felices y enamorados.

Pasado algún tiempo después, se originó una guerra donde la tribu se vio inmersa, y el noble guerrero tuvo que partir a la batalla, con la promesa por parte de su amada de siempre guardarle amor, lealtad y fidelidad eternamente.

El tiempo fue pasando y ninguno de los guerreros que se habían ido a la guerra regresaba, no se tenían noticias de ninguno de ellos. Muchos años después, la joven se resignó a la idea de no volver a ver a su gran amor, una realidad que despertó en ella sentimientos de pena y angustia.

Estaba tan deprimida que no tenía ganas de vivir y mucho menos de rehacer su vida al lado de alguien más, por lo que tomó la decisión de internarse sola en la selva a esperar que le llegara su hora de la muerte. Unos cazadores que merodeaban por los alrededores, avistaron su cuerpo tendido en el suelo, pero algo mágico pasó al intentar recoger el cuerpo.

De sus brazos emergieron unas ramas, y de sus dedos comenzaron a salir hermosas flores de color blanco. Este hecho atemorizó a los miembros de su tribu, quienes terminaron por renunciar a recuperar su cuerpo.

Cuentan que un grupo más grande que el primero, volvió a adentrarse a la selva en la búsqueda del cuerpo de la joven y solo consiguieron en su lugar un árbol grueso con flores rosadas en vez de las primeras que eran blancas.

La explicación que se le dio a este cambio en el color fue que al principio eran blancas para simbolizar las lágrimas de dolor de la joven y luego se volvieron color rosa, debido a la sangre derramada por su gran amor.

Leyendas Históricas

Las leyendas argentinas cortas comprenden en gran porcentaje una carga de contenido histórico plasmado en la mayoría de sus historias, vinculada a la parte tanto indígena como a los tiempos del transcurrir del periodo colonial.

Estos elementos son los que ha permitido la aparición de múltiples relatos y crónicas, donde se ponen de manifiesto las experiencias tanto personales como colectivas del pueblo de Argentina, que se han ido enraizado dentro del gusto popular y aparecen registradas como leyendas argentinas cortas históricas. A continuación, se presentan varias de ellas.

Leyenda de la Telesita

La leyenda de la Telesita, describe la historia de una mujer llamada Telésfora Castillo, quien era natural de la zona de Lejona Santiago del Estero.La Telesita”, de acuerdo a la tradición, siempre vivió sola en el monte, pues se dice que no contaba con familia, ni otro tipo de acompañantes.

Aquella mujer era de una belleza singular, y se consideraba un espíritu libre, pues siempre estaba vagando por los alrededores de los bosques, aunque también le encantaba asistir a algunos locales en la ciudad de Santiago del Estero, donde bailaba y cantaba.

Los lugareños pronto se acostumbrarse a presencia de “la Telesita”, un personaje por el cual sentían gran empatía y admiración, debido a la sencillez con la que se mostraba y su amplia generosidad. Siempre que se celebraba un baile en la ciudad, la Telesita se aparecía en medio del festejo de manera repentina, destacándose en la pista como la que mejor bailaba.

Cuentan que la veían irse sola de los sitios, igual que como llegaba, pues a pesar de ser una mujer hermosa y de tener miles de admiradores que la pretendían amorosamente, nunca les aceptó invitación alguna. Una noche, se llevó a cabo un baile en la región al cual la Telesita no asistió, algo que llamó mucho la atención de los asistentes, calificando el hecho como increíble.

Al siguiente día, un grupo de personas se fue monte adentro para tratar de buscarla en su vivienda. Cuál fue la sorpresa de estas personas al llegar a la casa y percatarse de que la residencia había sido quemada, todo estaba convertido en cenizas, totalmente calcinada, y el cuerpo de la joven yacía dentro de la misma.

Su muerte se convirtió en un enigma, y en vista de que había muerto siendo virgen, sus virtudes fueron realzadas, otorgándole poderes místicos y sobrenaturales, como el de hacer aparecer el ganado cuando se pierde en el monte o las praderas, así como la gracia de poder conferir favores personales.

Desde su muerte y en su honor, comenzaron a bautizar las celebraciones con bailes llamándolas “telesiadas”. Además de esto, en el centro de la pista se coloca encima de una mesa una especie de muñeco de papel o de trapo,  simulando ser el cuerpo de la Telesita, siendo esto una manera de tenerla presente en el acto. Antes de dar inicio formal al baile, se encienden alrededor del muñeco unas cuatro o cinco velas.

Estas actividades son realizadas también a manera de pagarle promesa a la telesita, teniendo que el deudor junto a su pareja de baile, danzar siete chacareras o piezas de baile, unas tras otra, y beber un trago de aguardiente entre cada una.

(CAMBIAR VIDEO, NO SE REPRODUCE)

Luego de cumplir con la promesa, el baile se abre de manera general al resto de los participantes, quienes lo hacen acompañando la actividad con la ingesta de aguardiente, cerveza, vino o cualquier otra bebida. En cuanto a la música, los instrumentos que se utilizan son exclusivamente una caja, un bombo, un violín y una guitarra.

Por lo general, los ritmos que se dejan sonar son: chacareras, zambas, entre otros. La fiesta termina en horas de la madrugada, y es el momento entonces donde los participantes del baile, queman la imagen de la Telesita como parte de un ritual o ceremonia, conmemorando el triste final que tuvo Telésfora Castillo.

El Cuero en el Lago Gutiérrez

Muchas son las historias que poseen los pueblos originarios que tienen escena en los lagos de la Patagonia, siendo El Cuero en el Lago Gutiérrez una de ellas. La tribu ancestral los mapuche, aseguraban que en el lago Gutiérrez habitaba una criatura extraordinaria, un animal recubierto con el cuero de vaca.

Cuenta la leyenda que este mítico animal para poder conseguir sus alimentos, se acerca hasta la costa, y se queda oculto y quieto, vigilante y en guardia a la llegada al lugar de algún niño ingenuo se presente para atraparlo y llevárselo hasta las profundidades del lago, donde luego procede a devorarlo.

Esta leyenda, es muy similar en cuanto al contenido, al relato del nahuelito, un ser mítico que habita en el lago Nahuel Huapi.

El Santo Grial está tirado en la Patagonia

Una de las leyendas argentinas cortas de carácter histórico, es el enigma que se creó vinculado a la copa sagrada que habría sido utilizada por Jesús en la celebración de la última cena.

Esta leyenda está sustentada dentro de los registros del grupo Delphos, cuya afirmación está certificada por parte del director de este grupo de nombre Fluguerto Martí.

En los documentos se indica, que el Santo Grial, como es conocida la copa de Jesús dentro de la religión, llegó a América en el año de 1307, por los lados del litoral atlántico, y aún se mantiene en la Patagonia, aunque está en un sitio oculto, siendo su ubicación un secreto.

La Luz Mala

La Luz Mala, es uno de los relatos que goza de mayor popularidad en Argentina, entre las leyendas cortas. Tiene su origen en los caminos de las provincias del Norte, donde los lugareños señalan que el Farol de Mandinga o la luz mala, se manifiesta durante las noches.

Entre los sombríos caminos de las provincias, aparece de repente dicha luz, deslumbrando a todos quienes se vuelven testigos de su presencia. Hay quienes aseguran que en ella se puede observar el alma en pena de algún muerto que no descansa en paz.

Leyendas Argentinas cortas

La historia de Felicitas Guerrero

Esta historia es de las leyendas argentinas cortas, que trata sobre la vida de las familias nobles que existían en Argentina. Este relato en especial, narra la vida de Felicitas Guerrero, una de las mujeres más hermosas de la región, quien llegó a casarse con un hombre de buena posición social llamado Martín de Álzaga.

Sin embargo, la mala suerte se posó en su vida, pues primero atravesó la pérdida de un hijo, tiempo después se quedó viuda. Al enviudar, numerosos hombres comenzaron a coquetearle,  pero ella se interesó en un terrateniente.

Uno de los pretendientes de Felicitas Guerrero, llamado Enrique Ocampo, perteneciente a una familia adinerada, al saberse rechazado por ella, decidió matarla y luego se quitó la vida.

La leyenda reza que todos los 30 de enero, fecha en que fue asesinada Guerrero, el espíritu de la mujer se aparece con el torso descubierto y ensangrentado, merodeando por los rincones durante toda la noche, hasta llegar la madrugada.

La Culebrilla

La culebrilla, es el nombre popular que se le otorga a la aparición de una especie de erupción en la piel, que da origen a una de las leyendas argentinas cortas. Cuentan los ancestros, que la peligrosidad de este mal radica en que si no se detiene su propagación a tiempo, puede coincidir la cabeza con la cola, lo que sería mortal para la persona.

Este relato es una de las pocas leyendas con basamento médico – científico, donde el peligro va más allá de que la culebrilla, llegue a rodear el cuerpo, sino que ocasione la muerte del paciente, al comprometer alguno de sus órganos. Con respecto a su cura, se derivan varias mitos o teorías, como por ejemplo, que una de las maneras de curarla es frotándose un sapo por el área afectada.

Otro de los métodos sugeridos es el escribir con un lápiz de tinta en las dos puntas de la culebrilla, los nombres de Jesús, María y José. De igual manera, existe una teoría que indica que este mal puede ser curado, utilizando una jarra de agua con tres ramitas dentro, mientras que se recita la frase:

“En mi andar me conseguí con San Pablo,

Y al verme me preguntó que tenía, le respondí que era la culebrilla,

Y le pregunte entonces qué con qué me curaría?

Y me contestó San Pablo, con agua de la fuente y las ramitas de

(se nombran los 3 tipos de hierba) más (se dice el nombre de la persona que padece la culebrilla).”

Leyendas Argentinas cortas

Calculará

Calculará, es el nombre que reciben unas peculiares piedras de color negro, que se ubican camino a San Martín de los Andes, en la vía hacia Chile. Según reza la leyenda, estas piedras llevan en su interior el alma atrapada de un poderoso brujo.

Dicen que cuando las personas se consiguen con estas maléficas piedras, debe recitar unas palabras para poder con ello esquivar la naturaleza maligna contentiva dentro del Ser. Al tropezarse con dichas rocas deberá implorar diciendo:

“Dame paso Piedra melimilla, yo te lo imploro,

Para ti tengo esta luz prendida, por favor dame paso,

soy un amigo desprendido, no mato, ni robo animales,

tengo buen padre que conoce bien quien soy,

dame paso y te traeré un obsequio de Chile”.

Pillán

Pillán, era el nombre de un dios supremo, adorado por lo araucanos, quienes lo denominaban como el trueno que habita entre las colinas de la cordillera, fraguando la tempestad.

Según la tradición, se cuenta que este dios tenía dos hachas que eran los rayos que mutilaban de un tajo los robles antaño. Para revertir la furia de este dios, debe pronunciarse su nombre cuatro veces.

El Cardón

El Cardón, es una de las leyendas argentinas cortas que se encuentra relacionada vinculada con los cardones, en las adyacencias con los Amaicha del Valle, una importante comunidad indígena Argentina. La historia que comprende esta leyenda data de los tiempos de la invasión de los españoles.

Describe las circunstancias en las que se encontraba el jefe de los Incas, quien quería hacerle frente a la masacre que se estaba propiciando por parte de los invasores españoles. Parte de su estrategia de guerra, fue colocar a cuatro integrantes de su tribu, en cuatro puntos importantes de la región, para que a su vez convocan a otros guerreros de las regiones adyacentes, para atacar en conjunto y de forma sorpresiva.

Estos guerreros, debían esperar pacientemente las indicaciones de cuándo atacar y confrontar al ejército español. Los chasquis, que eran los mensajeros del Incas, eran los encargados de indicar cuál sería la señal. Sin embargo, estos no pudieron cumplir con la misión encomendada debido a que fueron capturados y asesinados, antes de poder contactarse con los indios.

También el líder Inca fue igualmente martirizado y ejecutado a manos del ejército colonizador. Cuentan que los guerreros al no recibir la orden para actuar, permanecieron en sus puestos, viendo pasar a la tropa española, sin poder hacerles frente. Los españoles siguieron su camino, mientras que los guerreros se mantuvieron aguardando en sus puestos.

Según la tradición, la Pachamama o Madre Tierra, Madre naturaleza, al ver que los indios no se movían de su sitio, decidió ser compasiva con ellos, y los fue adormeciendo poco a poco, hasta que quedaron transformados en cardones, colmados de espinas para que nadie pueda impedirles sus sueños.

El árbol de sal

Este mito hace referencia a la historia de un helecho de gran tamaño, que puede llegar a medir una estatura hasta de 2 metros, al cual los aborígenes pobladores del norte de Argentina y  pertenecientes a la tribu de los mocovíes, denominaban Iobec Mapic.

Dicen que fue el dios Cotaá, jefe supremo de esta tribu, quien creo este árbol con la intención de alimentar a la comunidad aborigen. Pronto, la siembra de este árbol se fue propagando a lo largo de todo el territorio, siendo suficientes para alimentar a todos los seres humanos.

Sin embargo, sobre este árbol se tejía la amenaza de un ente demoníaco de la tribu de los mocovíes, conocido con el nombre de Neepec, quien llevado por su maldad, deseaba eliminar a esta prodigiosa planta. Para cumplir con su malvado cometido, se fue hacia las regiones salinas, tomó un recipiente con agua salada, y luego lo vertió sobre el árbol, con la intención de destruir sus hojas con la sal.

A pesar de la acción, todo fue en vano, pues las raíces del árbol comenzaron a asimilar la sal, y las hojas tomaron un sabor salado. Con este hecho, el bien triunfaba sobre el mal, ya que el árbol no dejó de brindarles beneficios a los hombres, quienes lo emplearon para darle sabor a sus comidas.

Leyendas Urbanas

Los distintos ambientes urbanos, han sido siempre un contexto propicio y oportuno para crear y compartir relatos cotidianos enmarcados dentro de acontecimientos que causan asombro, y que entran dentro de la calificación de leyendas argentinas cortas urbanas.

Caminar Sobres Brasas

Caminar Sobres Brasas, además de formar parte de las leyendas argentinas cortas, también es parte de la cultura de los argentinos, siendo la misma un ritual que se conmemora el día de San Juan, catalogada por los religiosos como una costumbre pagana.

La celebración se hace en homenaje a San Juan, formando parte de la conmemoración una sucesión de costumbres, ritos y otros protocolos. Generalmente se inicia a la media noche del 23 de junio, llevándose a cabo varias ceremonias, aprovechando el manifiesto de energías mágicas que se hacen presente durante la noche del Santo.

Las cenizas producto de las brasas tienen la capacidad de curar enfermedades de la piel, mientras que aseguran que es beneficioso brincar sobre las fogatas, al menos en tres oportunidades, para llegar a tener un año bueno y próspero.

En medio de la ceremonia, puede consultarse a los espíritus sobre las iniciales del ser querido o que características físicas tiene. Existen provincias donde varios grupos de personas aprovecha el Día de San Juan para congregarse, y luego, van alimentando una franja de carbones de más de dos metros, por uno de amplitud.

La intención es evitar que se apaguen los modestos maderos, más por el contrario, deben avivar el fuego, para elevar el fuego a unos diez centímetros, que en medio de la oscuridad es apreciado con un tono de rojo vivo.

Al llegar la media noche, algunos de los presentes se quitan el calzado y con los pies secos, se van desplazando a lo largo de la franja candente, sin que tengan ningún apuro. Hay quienes participan del caminar sobre las brasas como un pago de promesa, o para expiar sus culpas, entre otros.

Lo que llama más la atención es que los participantes, no emiten quejidos de dolor alguno, ni expresan ningún tipo de lamentaciones, presentando solo en escasas oportunidades, algunas heridas en las plantas de los pies, cosa que no se ha podido explicar racionalmente hasta ahora.

La leyenda de la Ciguapa

A pesar de la historia de la Ciguapa, es una figura mística que surgió de las regiones rurales y montañosas de República Dominicana, forma parte de las leyendas argentinas cortas, pues es de esos relatos que cuenta con una adaptación propia de cada zona.

La descripción de esta Ciguapa, es la de una mujer de tez canela, con una cabellera tersa y brillante de color negro, pero con unos ojos desencajados, también de color negro. Lo extenso de su cabello suele confundirse con la apariencia de un vestido.

Algunas personas han señalado que esta mujer es de una estatura pequeña, mientras que otros la han descrito con una figura desproporcionada, de piernas largas y flacas. Hay quienes han llegado a decir que su piel era de un tono azulado. Pero, sin duda alguna, la característica que más se destaca es el hecho de que tiene los pies al revés, es decir, apuntando hacia atrás.

(Cambiar imagen, tiene una firma)

Su casa son las cavernas, los bosques y las montañas, de donde decide salir solo durante la noche, emitiendo un suave gemido, el cual va anunciando su presencia, pues es su única forma oral que tiene de comunicarse. Otra de sus características es que es de carácter inofensivo, presentando gran timidez y hasta temor hacia los humanos.

Esta ciguapa tiene la capacidad de cautivar a los hombres que estén de paso por las zonas montañosas, a los que dicen envuelve con sus encantos haciendo que se pierdan en el bosque. Su hermosura es un gran atrayente que utiliza como un “canto de sirena”, que le sirve a su vez como una herramienta para atrapar a quienes considere como sus enemigos.

La Cueva de Salamanca, escondite del Sachayoj Zupay

La cueva de la Salamanca, es una caverna situada en algún sitio recóndito que se mantiene en secreto, que se ha hecho conocido porque se dice que es el refugio de Sachayoj Zupay, un demonio antiguo que anda siempre en la búsqueda de capturar a servidores.

Esta cueca es descrita como un gran hueco en cerro adentro, o también pudiese estar ubicado debajo de la tierra, donde además, señala la leyenda, se reúnen los magos hechiceros y las brujas, para practicar sus maleficios, razón por la cual algunos la han denominado como la Universidad de las Tinieblas.

Es un lugar donde los asistentes van a aprender toda clase de mañas y habilidades, buscando hacerles el mal a los demás, conduciendo sus almas a la perdición. En referencia al Sachayoj Zupay, se puede describir como una de las criaturas más perversas existente dentro de la mitología tradicional Argentina.

Leyendas Argentinas cortas

Representa al mismísimo demonio, todo el dolor e infortunio que este personaje origina acompañado de una eterna maldición. Sin embargo, en varias regiones del Norte en Argentina y del Sur en Bolivia, es considerado como un dios negativo, un dios-demonio, quien se manifiesta en todos los lugares donde esté presente el pecado, la tentación, los juegos y la perdición.

Se dice que es él que dirige las reuniones de la cueva de la Salamanca, y sus siervos son sapos, reptiles y duendes, además de los infortunados que le vendieron su alma a cambio de algún beneficio terrenal. Se dice que esta es de las leyendas argentinas cortas que tiene su origen en la selva saladina de Santiago del Estero.

Según el relato de la historia, existe un espíritu errante, que se traslada sobre una mula negra a través de los previos, llevando consigo mulitas y lechiguanas, así como otros obsequios, para entregárselos a quienes se encuentre en su camino. Una extraña melodía musical es la que va  orientando el camino a los curiosos y visitantes de la cueva de la Salamanca.

La historia además afirma, que muchos personajes malévolos, han obtenido sus poderes en esas cavernas, al mismo tiempo que grandes luminarias han quedado atrapados allí, luego de haber intercambiado sus almas y realizado pactos con el maligno. Para acceder a la cueva, se debe escupir un crucifijo ubicado en la entrada y aborrecer a Dios.

Otro de los pasos con los que deben cumplir, es quitarse completamente la ropa, para quedar luego a disposición de los bajos deseos del residente del lugar, tolerando cada una de las pruebas que les sean impuestas. Todo lo que pasa dentro de la cueva de la Salamanca es diabólico y repulsivo, exceptuando la música, que suele compararse con el mágico canto de sirena.

El Carnaval en Argentina

El Carnaval en Argentina, era una de las tradiciones que se llevaban a cabo con gran majestuosidad hace más de 40 años en su capital, Buenos Aires. Los lugareños lo recuerdan como una actividad donde se preparaban “corsos”, nombre con el cual se hacía referencia a la Avenida Roma, lugar donde se llevaban a cabo las paradas de las carrozas que iban a participar en los desfiles.

En el Carnaval en Argentina, se contaba con la participación de varias comunidades, que concursan haciendo que sus carrozas fueran las mejores y así ganar los premios. Toda la gente disfrutaba de estas fiestas, particularmente los niños, quienes se acercaban a la avenida portando vistosos disfraces, y en sus rostros, coloridas máscaras o antifaces.

Sin embargo, muchos de los asistentes acudían al llamado por diversión, desconociendo el origen ancestral que contiene esta costumbre que hace parte de las leyendas argentinas cortas. Se dice que los antepasados se adornaban con otras ropas y ocultaban sus caras con máscaras con la intensión de confundir al diablo.

Al igual que en la actualidad, el carnaval se jugaba lanzando agua, pero a diferencia de ahora, en los tiempos antiguos, esto se hacía como un acto de purificación. Antes de lanzarle el agua a la persona, se le aplicaba una gran cantidad de almidón. En el carnaval tradicional, los actos incluyen la presentación de bailes y agrupaciones musicales, mientras que las carrozas y las comparsas, hacen su recorrido por los corsos.

Dicho término, está vinculado al latín “comparecer”, refiriéndose con ello a las personas que acompañan a los participantes de una obra teatral sin mayor figuración que la de los personajes principales. La versión más popular eran las “murgas”, un tipo de comparsa muy simple pero entretenida.

En la región de Jujuy, se daba inicio a esta celebración, desenterrando a un muñeco con el cual se representaba al demonio, continuando después con la realización de diversas actividades y ritos de corte alegre, que finalizaban el último día de las fiestas, donde como cierre, volvían a sepultar al muñeco del diablo en medio de un sumo silencio, por otro año más.

Desde hace algún tiempo, estas festividades están teniendo lugar entre Ríos, especialmente en Gualeguay y en Gualeguaychú, donde se presentan vistosas comparsas que cada año se van haciendo más relevantes y notorias en las celebraciones.

También en otras regiones del país como Catamarca, Salta, La Rioja y Santiago del Estero, se celebraba el carnaval por varios días, cerrando con el ritual del sepelio, llamado por parte de los santiagueños como la “Cacharpaya”. En otras provincias, aún se mantienen estas viejas tradiciones, aunque con el paso de los años, van perdiendo fuerza.

El motivo original de la celebración del carnaval es la de “liberar al demonio con autorización”, para que haga de las suyas, y que el resto del año no se moleste con los pobladores. Hay quienes lo denominan como un “permiso para pecar”, sin sentirse culpable pero por tiempo limitado.

Combinación letal entre Vino y Sandía

Desde siempre, se ha tenido la creencia de que la combinación entre el vino y la sandía, puede resultar mortal para quienes la consuma, sin embargo, esta premisa no está sustentada con alguna explicación lógica.

Facundo Di Génova, un experto científico, comprobó que dicha combinación no era mortal para las personas, y más bien por el contrario, resultaba beneficiosa para el sexo.

Llegó a señalar incluso que debido a sus componentes, actuaba como una especie de viagra, ya que “el vino contiene glicerina y la sandía un aminoácido L-arginina”.

Las Hamacas que se mueven solas

Esta es de las leyendas argentinas cortas que tuvo lugar en la provincia de Santa Fe, específicamente en una plazoleta de la ciudad de Firmat. Cuentan que allí ocurrió un hecho curioso donde unas hamacas que se encontraban en el lugar, comenzaron a balancearse solas.

Este hecho fue tan notorio que llamó la atención de los medios de comunicación, siendo reportado por televisión, acrecentando el misterio. Distintas razones e hipótesis surgieron en el marco del sorprendente hecho, la mayoría de ellas relacionadas con la manifestación de los espíritus de la región.

Leyendas Argentinas cortas

Un grupo de científicos estadounidenses, llegó al sitio para investigar en torno al curioso fenómeno, descubriendo que el movimiento era provocado debido a varios factores ambientales.

Elvis vivió en el Conurbano

La muerte del afamado cantante estadounidense de talla mundial Elvis Presley, se convirtió en todo un enigma dado a las características de cómo ocurrieron los hechos, formando también parte de las leyendas argentinas cortas. Las versiones sobre su vida son muchas, siendo una de ellas la creencia de que llegó a vivir en Argentina específicamente en las afueras de la Capital.

Testigos aseguran que en el año de 1977, un avión aterrizó en El Palomar, que venía desde Memphis, llevando un solo pasajero, identificado como John Burrows, que era el nombre que el cantante había utilizado en varias ocasiones.

De igual manera, muchos de los usuarios de la línea del tren de San Martín, aseguran haberlo visto formándose para tomar dicho transporte, mientras que otros con mayor suerte pudieron obtener grabaciones de personas cuyas características físicas eran muy parecidas a las del Rey del rock, en las adyacencias de la casona en Parque Leloir.

Hitler en Bariloche

Otra de las leyendas argentinas cortas que hace referencia a un personaje famoso de la historia, es la que trata sobre Hitler en Bariloche. Dentro de las comunidades se comenzó a regar, que todo lo referente a la muerte de dicho dirigente nazi, fue un total engaño.

A pesar de que la muerte se registró de manera oficial el día 30 de abril del año 1945, todavía hay quienes piensan que su muerte fue una falsa y que Hitler está vivo. Pero no solo eso se dice, también que se encuentra viviendo en la Patagonia.

Es específicamente en la zona de Bariloche donde muchos de los vecinos, afirman haberlo visto. De igual manera, tienden a señalar que el dirigente, es el propietario de una casa en Villa La Angostura, en la cual se habría instalado desde los tiempos del final de la Segunda Guerra Mundial.

Mientras tanto, todo estos datos son simples conjeturas de los lugareños, pues se cree que se hace incluso con una finalidad de darle publicidad a la región y que lleguen muchos turistas o curiosos visitantes que quieran comprobar todas estas premisas.

Leyendas Argentinas cortas

OVNIs en el Uritorco

En la región de Córdoba, existe un sitio muy conocido y natural llamado Cerro Uritorco, uno de los ambientes más frecuentados por los seguidores de los OVNIs, en vista de que ese sitio se volviera famoso por el rumor de que en ese territorio, existe una base extraterrestre, datos que aumentó el turismo en dicha zona.

A partir de estas teorías, son muchas las leyendas argentinas cortas que se derivan, debido a que estos fenómenos cuentan con cuantiosos seguidores.

A pesar de que son varios los relatos, la mayoría de ellos coinciden en que son criaturas que vienen de otro planeta, que llegan para visitar el Cerro Uritorco, ya que allí se concentra una importante cantidad de energía con la cual los misteriosos visitantes del espacio se nutren.

La Historia del Edificio Kavanagh

El Edificio Kavanagh, es una importante infraestructura situada el barrio de Recoleta, en Argentina, cuya orden para la construcción fue dada por parte de una joven de familia con mucho dinero en la región, llamada Corina Kavanagh.

Sin embargo, cuenta esta leyenda, que a pesar de contar con una cuantiosa fortuna, no era de origen noble. Otro de los aspectos que se destaca de esta leyenda son las razones que motivaron a la joven a mandar a construir la edificación.

Se dice que Corina mandó a construir el edificio para que sirviera como un obstáculo en la visión de la iglesia local, y no pudiera verse desde allí la residencia de la familia Anchorena. La joven buscaba vengarse de dicha familia, a razón de que le negaron la aprobación para que se pudiera casar con el joven de la casa, debido a su bajo estatus social y su origen de cuna.

El Fantasma de la 237

La capital de Argentina, Buenos Aires, es el escenario de otra de las leyendas argentinas cortas, situándose esta específicamente en la población de Ciudadela, donde algunos vecinos aseguran, que a la línea de autobuses 237, la ronda un fantasma.

Aseguran los supuestos testigos, que el espectro se manifiesta a través de la aparición de una densa nube blanca, que comienza a emerger repentinamente, al momento en que el bus atraviesa por las instalaciones del cementerio israelita.

Los pasajeros describen que en dicha nube se puede observar cómo se va formando la cara de una mujer, que luego desaparece al terminar de pasar por el mencionado cementerio. Otras historias que te invitamos a conocer son  Leyendas Salvadoreñas

El Accidente del Chofer

Hay otros relatos vinculados a fantasmas y también al transporte público como el caso de la siguiente leyenda, que se ubica en el sector El Rosario, donde se describe un siniestro que le ocurrió a un chofer de autobús, de la línea 114.

Leyendas Argentinas cortas

Cuenta la tradición, que cuando dicho chofer iba pasando por las cercanías del cementerio El Salvador, vio aparecer de repente a una muchacha que se le atravesó delante del vehículo sin poder evitar arrollarla.

Preso de miedo, el conductor se dio a la fuga sin verificar las condiciones de la joven, que dado a los impactos del golpe, había fallecido en el momento. Sin embargo, debido a lo trágico de la muerte, se dice que el alma de la joven aún permanece sentada en el último asiento del autobús de la ruta 114.

Los Habitantes del Subterráneo

Las leyendas argentinas cortas basadas en los subterráneos de la capital, Buenos Aires, son diversas. Sin embargo, hoy te presentamos una en particular que hace referencia a la línea A, siendo esta la primera que se inauguró en los años de 1913.

Uno de los relatos que se destacan y que goza de una mayor popularidad, es la ocurrencia que le paso a un obrero de las mencionadas instalaciones, quien se consiguió dentro de uno de los baños de la línea, a un hombre decapitado.

El hombre comenzó a pedir ayuda pero nadie lo escuchaba, por lo que dejó un momento el cuerpo tendido en el piso, mientras salía a buscar quien le ayudase con este horrendo hallazgo. Cuentan que el trabajador al volver con la ayuda, ya el cuerpo no se encontraba en el baño siendo un misterio su desaparición.

La Facultad de Ingeniería

Cuentan que cuando se estaba construyendo el edificio donde funcionaria la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, estos trabajos tuvieron muchos obstáculos e inconvenientes, que dieron paso a que se creara una de las leyendas argentinas cortas a razón de las causas.

La construcción estaba situada en el sector de Recoleta de la Capital Federal, y el mito que encierra la facultad fue muy propagado por la misma población universitaria. Una de las dificultades que se describen en la historia tiene que ver con los malos cálculos que hizo el ingeniero responsable de la obra llamado Arturo Prins.

Derivado de esto, no se pudo cancelar el edificio que constaría de una arquitectura de estilo gótica, ni tampoco la colocación de una cúpula. Dicen que el constructor cayó en una profunda depresión y fue hallado en su oficina sin signos de vida, mientras en su escritorio reposaban los planos del final de la obra.

Curundú

El curundú, es un licor muy famoso en Argentina, especialmente en el sector del litoral. Según lo que reza la tradición, es utilizado en el mate, para incitar el amor de otra persona. Este relato es de los más conocidos debido a su uso, aunque sigue siendo un misterio su contenido y estructura.

Junjou

Junjou, es el nombre que se le atribuye a un palo de unos 30 centímetros de dimensión, contentivo de unos cascabeles de metal que van pegados a la misma y cuyo uso es para hacer curaciones. De igual manera, hay quienes señalan que se utiliza en ceremoniales con el objetivo de desvanecer algún espíritu malo o que afecte de alguna manera a las personas.

Leyendas de Terror

Las historias de miedo son por excelencia las preferidas de grandes y también de los más pequeños, razón por la cual otra de las clasificaciones con las que cuentan las leyendas argentinas cortas es la de terror.

A continuación, se muestra una buena lista de relatos atemorizantes, en los cuales se mezclan elementos como misterio, miedo, la noche, la oscuridad, lo místico y lo desconocido, donde se derivan historias fantásticas que gozan de la preferencia popular.

La leyenda de las Brujas

Desde el principio de los tiempos, las brujas, han protagonizado infinidad de historias, mitos y relatos, vinculadas al miedo y al terror. En esa ocasión, también forman parte de las leyendas argentinas cortas, donde se les vincula a otros personajes también de terror de carácter malévolo como el Diablo. Gran número de las narraciones, tienen que ver con casos donde hacen pactos sangrientos con el demonio.

Las brujas, generalmente, son personajes horribles y perversos, con un aspecto donde muestran verrugas peludas, y utilizan escobas voladoras para trasladarse de un lugar a otro, siendo escoltadas por gatos negros, cuervos y otros animales misteriosos y de tendencia con lo diabólico.

Sus horas de salida siempre son por las noches, merodeando los rincones más oscuros, algo que se le acredita al hecho que comparten con la luna y la noche.

De igual manera, su carácter malévolo se pone de manifiesto a contraluz, siendo unas criaturas que veneran al dios de la noche y sienten una extraña relación con la madre Tierra de la cual obtienen los conocimientos en referencia con los elementos de la naturaleza y sus usos.

Suelen llevar a cabo rituales y ceremoniales de hechicería al llegar la medianoche, teniendo entre sus preferencias los días martes y jueves. Aunque también hay hombres entre los grupos de las brujas, la nomenclatura correcta es llamarlas brujas y no brujos. De acuerdo a la leyenda, al finalizar el ritual, las brujas se van del sitio volando en sus escobas, desplazándose o sobrevolando las montañas y los cerros.

Se dice que cuando alguna persona las enfrenta y puede acercarse tanto como para rodearlas al momento que se encuentran inmóvil, entonces dicha bruja le cumplirá un deseo a esa persona a cambio de que su cuerpo quede en la posición en que se encontraba cuando fue interceptada, es decir, de espaldas y hacia la pared interna de la caverna. La leyenda explica que de no llegar a cumplir, entonces jamás recuperaría su forma humana.

Se dice también que las brujas, disponen de un lugar que sea especial para poder allí llevar a cabo sus ceremonias y demás rituales, con trabajos de velaciones y hechicería, las cuales son conocidas como aquelarre. Las mismas, las desarrollan de manera particular en presencia de la luna llena, ya que esto fortalece su poder.

En cuanto a lo que se refiere al ritual de iniciación, a la bruja aprendiz se le presenta como reto a cumplir, el beber sangre humana. Esta leyenda advierte también sobre la fase muerta de la luna, estado con el cual se debe de tener un cuidado muy particular, ya que es el momento oportuno en que los malos espíritus y los demonios, andan deambulando libremente cuando bajan a la Tierra.

Leyendas Argentinas cortas

Leyenda del Amovindo

El relato de Amovindo, es de las leyendas argentinas cortas que narra los hechos que contemplan la realización de un pacto diabólico que tuvo lugar en la región de Santiago del Estero. Dicho pacto se llevó a cabo entre un hombre que luego de ostentar grandes riquezas, terminó perdiendo todas sus propiedades, tras ser víctima de un robo que fue perpetuado por parte de un vecino perverso.

El Diablo, suele estudiar a las personas y se les presenta a los más vulnerables pero también con grandes ambiciones, ofreciéndoles cosas que le resultan altamente atractivas, de modo que no puedan rechazar su oferta, mientras que a cambio, este se queda con su alma.

Esta historia en particular, es la de Amovindo, una de las leyendas argentinas cortas que data de los tiempos del siglo 18. Este personaje vivía en la región de Santiago del Estero, específicamente en los alrededores de las costas de un cauce, siendo el propietario de una gran fortuna conformada por grandes lotes de terreno, y también de plata y oro.

Cuentan que este hombre era constantemente visitado por parte de una criatura, que habitaba la selva. Cuando se presentaba ante Amovindo lo hacía de diferentes maneras, en algunas ocasiones lo hacía como un hombre normal, otras tomando el aspecto de un toro con una gran melena y unas cornamentas doradas resplandecientes.

Dicen que al fallecer Amovindo, se presentó en su casa la criatura en forma de toro, y comenzó a reunir a todos los animales del lugar en cuestión de instantes, para luego dirigirlos hacia el monte. Después de ese día, todas las propiedades que le habían pertenecido a Amovindo, quedaron bajo una maldición producto del pacto que había entablado con el Diablo.

Amovindo había sido un hombre con una ambición desmedida, calculador, avaro y perverso, quien resolvió un buen día, expropiarle las propiedades a su vecino de la nada, solo motivado por la envidia y la codicia.

El vecino en desgracia acudió ante el maligno en un intento desesperado por recuperar todas sus pertenencias, terminando convertido en un toro gigante y furioso, de una fuerza descomunal, condición que se vio obligado a aceptar, ya que era la única manera de poder proteger sus bienes.

Leyenda de la Llorona

La leyenda de la Llorona, es una historia conocida en varios países vecinos, donde cada región cuenta con la adaptación de su propia versión. En cuanto a estas leyendas argentinas cortas, cuenta la tradición que se trata de una mujer muy alta, con una imagen repelente y de rostro demacrado, que porta una vestimenta de color blanco y se mueve por los rincones como si estuviese flotando, pues sus pies no tocan el piso.

Suele vérsele llevando un pequeño niño entre sus brazos el cual ya está muerto. Todas las noches se la pasa llorando, emitiendo sonidos de profundo dolor, creando el terror dentro de los campos, los montes, las villas e incluso en algunas regiones y ciudades.

La llorona, es de las leyendas argentinas cortas, donde el personaje principal es una especie de espectro en pena, que busca incesantemente a su hijo recién nacido, al quien ella misma mató cuando desquiciada por un desamor, lo lanzó al río para esconder que había sido fruto del pecado.

Parte de su penitencia es darles un escarmiento a los muchachos borrachos, parranderos e infieles, a los cuales se les monta en sus caballos para luego matarlos con un crudo abrazo que les resulta letal. El apodo de la llorona le fue colocado debido a sus insistentes gemidos de llanto y dolor, mientras transita por las calles solitarias durante las noches.

La mayoría de las historias coinciden en que su espeluznante llanto es tomado como una señal de malos augurios, ya sea para anunciar la enfermedad de alguna persona, su muerte o quizás la cercanía a la ocurrencia de alguna tragedia ya sea para el individuo o algún familiar.

Otros relatos la presentan común una criatura inofensiva y digna de lastima, provocando a través de la historia de la pérdida de su pequeño hijo, la piedad en la gente que llega entonces a consolarla, y a las cuales ella les roba.

Caá Porá

Caá Porá, es el nombre que recibe un hombre grande y peludo, y al cual además es común ver fumar una curiosa pipa, la cual está fabricada elaborada con huesos humanos, particularmente con las partes de la tibia y el cráneo.

Esta enigmática criatura, se la pasa capturando a personas, para después devorarlas y succionarlas. Esta es una de las leyendas argentinas cortas que contiene varias versiones en cuanto al proceder del malévolo hombre, más sin embargo, en ninguna de ellas se explica cómo la persona puede defenderse de este ser diabólico.

La Dama de la Vela

Este relato titulado “La Dama de la Vela”, tiene lugar en las instalaciones de la escuela Juan Pujol de Corrientes, específicamente en la parte de la azotea, donde describe la leyenda que vive una joven muy hermosa joven.

Dicha joven se presenta hermosamente adornada, luciendo un largo vestido de color blanco y con encajes, además  una manto de tela de pana y en color rojo.

Reza la leyenda, que esta mujer se le observa merodeando por los rincones todas las noches, llevando consigo una vela encendida. Pero solo es por las noches, ya que con la llegada de la mañana y la aparición del sol, la figura de aquella mujer se evapora en el aire dejando una estela de misterio.

La Dama Vestida de Negro

La dama vestida de negro, es una mujer que se aparece por las noches en la provincia de Santa Fe, en las adyacencias a ciudad de San Gregoria, específicamente en la ruta 14, donde les pide aventones a los viajeros de dicha vía. Cuando llega a su destino, la misteriosa dama que luce un elegante y fino traje negro, desaparece.

Testigos han señalado que se presenta con el nombre de Nancy Núñez, una mujer que murió un par de años atrás, luego de ser arrollada por un vehículo que era conducido por su esposo. Con referencia a la aparición de esta mujer en la ruta 14, han surgido varias versiones de su encuentro con viajeros, teniendo como preferencia dicha vía, debido a que fue allí donde ocurrió su accidente.

La Dama Vestida de Blanco

La historia de la Dama vestida de blanco, es un cuento que tiene similitudes y diferencias con otros relatos que forman parte de la lista de leyendas argentinas cortas que tienen preferencia entre la población.

La siguiente crónica, se desarrolla en el contexto de una fiesta popular, enmarcada dentro de la celebración de un baile al cual acudieron muchos jóvenes solteros con la intención de buscar novias. Este era el caso del protagonista de la historia, quien al llegar a la fiesta, de inmediato avistó a una joven muy hermosa que se encontraba sola y destacaba entre las demás porque llevaba un elegante vestido blanco.

El joven se animó y la invitó a bailar, pasando juntos toda la celebración. Cuando terminó la fiesta, ya muy entrada la medianoche, el caballero se ofrece en llevarla a su casa, petición a la que ella accede. Como la noche estaba muy fría, le ofreció prestarle su chaqueta.

Aquel joven quedó tan prendado de la muchacha, que al siguiente día va a su casa con intención de visitarla, y los padres de la Dama le informaron que su hija había muerto ya hace dos años. Sin embargo, al entrar en el cuarto que era de la muchacha, se llevaron una gran sorpresa, pues sobre la cama estaba la chaqueta del joven.

Leyendas Argentinas cortas

La Dama del Cementerio

La Dama del cementerio, relata un curioso episodio que tiene muchas versiones, siendo la más comentada, los hechos que le ocurrieron a un hombre que fue de visita al cementerio de la localidad y sin percatarse de la hora, quedó encerrado dentro del mismo sin encontrar la salida.

Por muchas horas intentó buscar una salida, hasta que se le hizo de noche y entonces, de repente se encontró con una mujer que estaba de frente a una de las tumbas.

Ella lo ayudó a salir, llevándolo por una vía que contenía un muro, el cual atravesó ante la mirada sorprendida de aquel hombre. Finalmente el hombre pudo escapar, pero por varios días estuvo sin poder hablar producto del impacto que le causó aquella experiencia.

Huayrapuca

De las leyendas argentinas cortas, Huayrapuca, describe la existencia de una extravagante criatura, que vive en las cordilleras y las montañas. Según la leyenda, tiene por características dos cabezas, una de ellas de dragón y la otra de serpiente, y en cuanto a su cuerpo, tiene partes de varios animales.

Otros relatores señalan que Huayrapuca, es una mujer hermosa, de cabellos muy largos y un intenso color negro, que va vestida luciendo una capa de color rojo. La intención de esta criatura es la de extender la sequía de los campos, pues se le ha visto recorriendo los sembradíos con este fin.

De igual manera, se dice que ataca a los animales de granja, a los cuales les reseca las gargantas para que padezcan de sed. La lluvia desaparece de los cultivos y por el contrario, tienen constantes días con la puesta de un intenso sol. Los ancestros denominaban a Huayrapuca con el nombre de “viento colorado”, y para espantarla, colocaban unas cruces pintadas en los campos de cultivo, utilizando para ello ceniza.

La Viuda

La historia de la viuda, cuenta un dramático episodio donde una mujer muere trágicamente al enterarse de la infidelidad de su esposo. Sin embargo, la narra señala que aquella mujer hizo un pacto con el diablo, para poder vivir eternamente y vengarse de la traición que le hicieron.  

Cuenta que la viuda sale solo de noche y se le puede ver rondando por los caminos en busca de hombres borrachos, infieles y trasnochados, que van de paso o a caballo.

Se dice que el sitio donde mayormente sale es  al Nororiente de Argentina, específicamente en Los Valles Calchaquíes. Quienes han sorteado el destino liberándose de su presencia, dicen que la única manera es enfrentándola con una cruz en la mano y sin ningún temor.

Leyendas Argentinas Cortas para Niños

También los niños son grandes amantes de las leyendas argentinas cortas, razón por la cual que pensando en ellos se han creado algunas historias de contenido atractivo y ligero, aptas para sus edades. A continuación, se muestran algunas.

Leyendas Argentinas cortas

El Duende

Esta leyenda cuenta con dos versiones de la historia. La primera de ellas se sitúa en la región de los Valles Calchaquíes, donde se dice que el duende, era un niño que murió antes de poder ser bautizado. Quienes dicen haberlo visto, señalan que va llevando un sombrero muy grande y que se la pasa sollozando como un bebé por los rincones.

La segunda historia tiene lugar en Tafí del Valle, en donde uno de los labradores del campo asegura haber visto a un duende hablando con un niño en un zanjón. Sin embargo, cuando el hombre se acercó hasta donde estaban, ambos desaparecieron.

El Pombero

Este relato tiene lugar en el Norte del país, donde dicen que sale un carpincho (roedor de unos 120 centímetros de largo y de cuerpo rechoncho), parada sobre sus patas traseras, con ojos redondeados y largas cejas. Esta criatura se hace llamar el Señor del día y de la noche, además de amo de las aves.

Suele aparecer en las épocas donde hace mucho calor. La leyenda más conocida relata el caso de un trabajador del campo al que el Pombero rabioso hizo salir de su casa, siguiéndolo hasta el monte, donde lo dejó abandonado.

El Vampiro de Flores

El siguiente relato, cuenta la historia de un enano de circo llamado Belek, quien fue expulsado de la empresa donde laboraba, por lo que decidió irse a vivir a la capital en el Bajo Flores, habitando una casa desolada.

Tiempo después de su llegada a aquel lugar, los vecinos comenzaron a notar que los gatos de sector estaban desapareciendo de manera misteriosa, adjudicándole este extraño caso al hecho que Belek era un vampiro. Los vecinos intentaron atrapar al enano utilizando una red, pero este logró escapar. Dice la leyenda que aún vive en el cementerio de Flores.

Zapám Zucúm

Zapám Zucúm, es el vocablo con el cual se conoce a la madre de los niños y de Los Algarrobos. Por ser parte de la cultura y tradición Argentina, se le suele rendir fiestas y cultos en varias regiones del país, que por lo general se realizan debajo de los árboles.

Basados en la narración, Zapám Zucúm castiga a quienes hayan cortado algarroba verde, al igual de quienes se dedican a talar Los algarrobos con malas intenciones, sintiendo que con esta acción, le están quitando un hijo al que jamás volverá a ver.

Leyendas Argentinas cortas

Pericana

Este cuento trata de otra de las leyendas argentinas cortas cuyo protagonista es un duende, cuyas características destaca por ser un constante viajero, que vive en los algarrobales y quebrachales. Pero en este caso, el duende femenino, con un semblante horrible, llevando la ropa rasgada y andrajosa. Anda errante por los caminos y tiene la capacidad de poder desaparecer con gran velocidad.

Tiene además un silbido muy distintivo y peculiar. Pericana actúa con malicia, atacando a las personas que van a caballo por la espalda, lanzandoles piedras con el objetivo de hacerlos caer del caballo. Se dice que también engaña a los niños, atrayendolos con el ofrecimiento de frutos salvajes, y luego se los roba para que sus familiares no vuelvan a verlos.

Pujllay

En cuanto a la leyenda del Pujllay, la misma trata sobre un gaucho viejo, (hombre de la llanura argentina), jocoso y dicharachero, pero también algo imprudente, que siente gran entusiasmo por la magna de la Chaya, una festividad típica de la región con la cual se conmemora el fin de la cosecha.

Estas fiestas conllevan a la realización de una especie de ritual, donde los asistentes se pintan las caras de blanco y luego se sacuden ramos de albahaca en la cara. Estas fiestas son muy alegres, donde se escucha música al ritmo de los tambores, mientras otros entonan varios cantos en honor al santo.

Mama Zara

Esta es de las leyendas argentinas cortas que se ubica al Noroeste del país. En esta zona se llevan a cabo ritos ceremoniales donde se le rinde culto a la Mama Zaras, considerada como la Madre del maíz.

Se coloca en el centro de los cultivos en el campo abierto, un monolito, elemento que es garantía para que se tenga una buena temporada de lluvias. Estos ritos se intensifican en los tiempos de sequía, donde además los agricultores ofrecen votos y promesas, a cambio de que llueva y se fecunde la Tierra.

Mikilo

Mikilo, es el nombre que recibe un duende cuyo tamaño es bastante diminuto. Dicen que habita en la región de La Rioja, y según los pobladores, se presenta durante la época del verano, interceptando a los niños que vagan por el campo.

Dicen que posee una mano de lana y la otra de hierro, con la que golpea a los hombres que tienen la mala suerte de encontrárselo. Según la tradición, Mikilo acecha a los niños que se quedan soñolientos en los sembradíos.

Huazas

Esta es de las leyendas argentinas cortas muy conocidas al Noroeste de Argentina, la cual tiene como protagonista a Huazas, un santo al cual sus seguidores le rinden adoración colocando dos piedras en la entrada de los cultivos a manera de que proteja las cosechas. Con su presencia garantiza que ningún hechizo, embrujo o plagas, le caigan a la siembra.

Pitayovai

El Pitayovai, es una criatura parecida a la imagen de un duende horroroso y temible. Entre sus características destaca el hecho de que no tiene dedos en los pies, y sus talones están hacia delante, siendo esto lo que más atemoriza de su aspecto. Cuentan que suele vérsele por los alrededores de la región selvática del Alto Paraná.

Ataca a las personas utilizando un hacha con dos filos. Dicen que se mantiene en la copa de los árboles vigilando a sus posibles víctimas, y cuando pasan en frente de él, los intercepta atacándolos y propinándoles heridas mortales. Manifiesta una conducta cruel, pues se dice que también muerde, ahorcar y hasta se devora a quienes se les atraviesen en el camino.

Leyendas de Animales

Dentro de las historias que comprenden la categoría de leyendas argentinas cortas de animales, se encuentran un número de relatos que hacen referencia a la existencia de criaturas que, en algunos casos son reales y en otros de origen ficticio. A continuación, se presenta alguna de estas historias.

El Lobizón

Aunque esta historia es originaria de Europa, forma parte de las leyendas argentinas cortas, ya que es muy conocida en varias regiones del mundo donde tiene una interpretación adaptada a cada zona, pero manteniendo a su vez, varios elementos comunes.

Se ubica en tiempos antiguos, donde pocas personas eran religiosas y por ende no llevaban a cabo muchos de los sacramentos, entre ellos el bautismo. Corrí el rumor que en las familias les caía una maldición sobre los varones que no estuviesen bautizados, los cuales corrían el riesgo de convertirse en un feroz animal.

La única manera de impedirle era bautizándose con el nombre de Benito, y el padrino debía ser el hermano mayor de la familia. Otra de las cosas que señala la leyenda, es que cuando la familia estaba conformada por siete hijos varones, sobre el último de ellos, caería la maldición.

Este era el caso del personaje de nuestra historia, quien era un hombre flaco, alto y con bastante velludo, quien actuaba de manera muy nerviosa y con mucha facilidad se molestaba, cuando se iba aproximando el momento de su transformación. Este paso ocurre cuando está la puesta luna llena.

Esta aterradora criatura es descrita como un carroñero que deambula por el monte, mordiendo a todos cuantos se les atraviese en su camino. Dicen que cuando Al muerde a sus víctimas o estas se salpican con su sangre, pueden llegar a convertirse también en este feroz animal. Suele alimentarse con los bebés que aún no han sido bautizados.

Existen varias maneras de protegerse contra el lobizón, y enfrentarlo, una de ellas es consiguiendo una bala que haya sido previamente bendecida en 3 o 7 iglesias, recordando dispararle a su sombra y no al cuerpo del animal.

También puede utilizarse un cuchillo bendito con forma similar a una Cruz; alumbrándolo con una linterna con baterías benditas; golpeándolo con una alpargata, ya que así, el lobisón vuelve a su forma humana.

Incluso se le puede amarrar, tiene que ser empleando una lana de tejer, ya que con ello se tranquiliza. Si el lobisón se manifiesta en forma de perro, lo ideal es agarrarlo por el cuello, y si es hembra, por la parte de la espalda. Debe atacarse desprevenido, ya que si se percata, embestirá y matará a la persona.

Leyenda del Invunche

El Invunche o Machucho, es una criatura que se oculta tras la apariencia simulada de un humano, de aspecto desnutrido y sin emitir ninguna palabra, pues apenas emite algunos ruidos que tienden a ser muy molestos.

Pero, sin embargo, lo que más destaca de su apariencia es su pierna derecha partida y pegada en la espalda. Viven en una cueva de la cual es vigilante, pues impide que se acerquen hasta ella. Dicen que fue alimentado con carne de cabrito, leche de gata y también carne de chivo.

Solo deja la Cueva para salir a buscar alimento, y nadie puede mirarlos, solo los brujos y hechiceros. A los niños que nacen con malformaciones físicas tienden a llamarlos Invunche, basados en la leyenda. De igual manera, grandes grupos Económicos, Sociedades Anónimas, y hasta Empresas pertenecientes al Estado, tiene a la figura del Invunche como el protector de los bienes.

Leyendas Argentinas cortas

Tue-tue

Esta es de las leyendas argentinas cortas que tiene su origen en el Sur de Argentina, que hace referencia a la existencia de un enorme pájaro negro que sale solo al anochecer y se posa en el tejado de las casas cuando es la hora de la cena.

Si la familia lo ve, debe hacerle una invitación para que regrese al día siguiente pero convertido en un humano. La familia no puede dejar de recibir dicha visita o de lo contrario, sobre la misma caerá una maldición. Una manera de mantenerlo alejado es declamando la frase: “Martes es hoy, mañana y toda la semana”.

La Abrazada

La siguiente narración incluye la celebración de un ritual organizado por varios campesinos que habitan al Noroeste del país, donde unen en matrimonio a los animales, presagiando de esta manera una mayor fecundidad del ganado.

El ceremonial consiste en colocarles unas hojas de coca en la boca de los animales para que estos las mastiquen, y también se les da a beber chicha.

Un Extraño Perro

Cuentan que un día, una pareja de ancianos que vivía en la capital, específicamente en la zona del barrio de La Boca, se consiguieron un perro de gran tamaño y con un aspecto algo curioso que fue abandonado por sus dueños.

Dicen que la pareja lo cuidó con mucho esmero hasta que un buen día enfermó de gravedad por lo que lo llevaron al veterinario. Mayor sorpresa se llevaron al descubrir que aquella criatura no era un perro sino una rata de grandes dimensiones.

Furufuhué

Este relato describe a una extraña criatura con forma de ave gigantesca pero con el cuerpo recubierto de escamas brillantes, la cual sólo podía ser vista a contra sol. Se desconoce su origen y también donde habita. Solo se sabe que tiene un canto tan poderoso que puede ser escuchado todos los rincones de la Tierra.

Benteveo

El Benteveo, es un pájaro perteneciente a la especie de los tiránidos. Sus características son guales a las de cualquier otra ave, más sin embargo, los lugareños aseguran que este pájaro es la reencarnación de una anciana quien debido a su carácter, fue abandonada por su familia.

Otra versión de esta leyenda del benteveo, señala que este fue un abuelo que convirtió a su nieto en pájaro, tras negarse a pasarle un vaso de agua.

Cachín

El Cachín, entra dentro de los relatos que forman parte de las leyendas argentinas cortas de animales. Se sitúa en la provincia de Neuquén, donde desde hace muchos años, se vienen practicando ceremonias con chamanes, para curar una enfermedad que produce úlcera en las piernas.

El procedimiento consiste en primero, limpiarse bien la herida con agua salada, y luego colocarse parches de diferentes hierbas, rompiendo con ello el hechizo causado por hormigas, a quienes se les acreditan este padecimiento.

Coquena

Coquena, era el nombre de un dios del Noroeste de Argentina, el cual protege a las vicuñas y guanacos, unos mamíferos cuya apariencia es similar a las llamas. Según la historia, este dios se pasea por los cerros durante las noches, arriando los rebaños, cargando consigo grandes cantidades de plata y oro.

Cuentan que quienes se consigan a este dios, se convertirán en aire. Dicen además que este dios es generoso con quienes son bondadosos con los animales, pero también castiga a quienes los tratan con maldad.

Cachirú

Cachirú, es el nombre de un ave que atrae los malos augurios, y que es descrita con plumas de contextura áspera y de un tono gris oscuro. Se dice que tiene el poder de controlar tanto el cuerpo como las almas de los hombres.

A veces ataca a las personas, sacándole los ojos con su pico puntiagudo. Existe una manera de protegerse contra su maldad y es brindándole 3 tragos de aloja (un tipo de bebida de Argentina). Cuando acepta esta ofrenda, entonces se toma los tragos, convirtiéndose en el  protector del árbol de sal, otra de las leyendas argentinas cortas.

Runa Uturunco

Este relato cuenta con la mayor popularidad de la zona de Cuyana, y trata sobre cómo un hombre se convierte a través de la hechicería en una feroz tigre. Dice la leyenda que todo el que se atreva a tocarle el cuero, obtendrá poderes mágicos pero también diabólicos.

Kakuy

El kakuy, también llamado cacuy, es un pájaro perteneciente a la especie de los cuculidae. Sus hábitos son iguales a las de cualquier ave nocturna rapiña. De esta leyenda existen dos versiones conocidas.

La primera de ellas hace referencia a la existencia de dos hermanos, un hombre y una mujer, que mientras el primero era de carácter noble y buenos sentimientos, la hermana era malagradecida y perversa hasta con su propio hermano.

Cuentan que un día, el joven llegó muy sediento y cansado de su trabajo, por lo que le pidió a su hermana que le diera una bebida para refrescarse, pero antes de pasársela, la dejó caer en el piso. Lo mismo hacía con los alimentos por lo que su hermano ya cansado de la situación, decidió darle una lección.

Un día, el hermano le pidió que lo acompañara a recoger miel de un árbol muy alto y cuando iban subiendo, la hermana se adelantó llegando primero a la cima. El joven bajó del árbol y comenzó a cortarle las ramas para que la mujer no pudiera bajarse.

Por mucho tiempo permaneció en el lugar, sola y atemorizada. Con el pasar de las horas, fue sintiendo cómo gradualmente, su cuerpo iba transformándose. Sus pies ahora eran garras y de sus brazos salieron unas alas, brotándole plumas en varias partes del cuerpo. Esta enorme ave se le puede ver por las noches exclamando las palabras “¡turay!, ¡turay!”, que significa “¡hermano!, ¡hermano!”.

La segunda versión tiene vinculación con el dios Sol, de quien dicen ostentaba la forma de un apuesto joven, que cortejaba a una hermosa muchacha llamada Urutaú. Pero las intenciones de aquel joven no eran buenas, y luego de seducirla, volvió al firmamento en forma de Sol.

Urutaú sufrió mucho por el abandono, por lo que decidió subirse a la copa de un árbol y así de esa manera poder estar más cerca de su amado. Urutaú se la pasaba sollozando y gritando todas las noches por el dolor del desamor, calmándose solamente al amanecer cuando el Sol se pone en el horizonte. Si te gustó este artículo también puedes revisar en nuestro blog Leyendas del Paraguay

Deja un comentario