Aleja el mal de tu lado con la Coraza de San Patricio

Esta oración es apropiada para cuando se está en gracia, ya que tiene un gran poder que protege y libera. Muchas personas la utilizan para alejar la presencia de algún mal o las influencias demoníacas, por ello cúbrete con la oración a la coraza de San Patricio, que bloquea la influencia del mal y también contribuye a la preparación para emprender todas las victorias.

la coraza de san patricio

¿Quién era San Patricio?

Era el Santo patrono de Irlanda, quien fue un sacerdote católico y misionero, realizó la predicación del evangelio cuando esta localidad no tenía mártir que seguir, durante su trabajo fue tan reconocido que dio grandes resultados religiosos, los habitantes eran cristianos al igual que él y eran guerreros fuertes, lo que le permitió comenzar con la multiplicación de la palabra de Dios.

Para comprender un poco más sobre la labor de San Patricio, es importante conocer que este nació en la Gran Bretaña en el año 385 a.C., creció con sus padres cristianos en una sociedad Romana, tuvo una infancia feliz, serena y tranquila, con una excelente educación. Cuando llegó a la adolescencia fue secuestrado por unos piratas irlandeses, fue llevado a Irlanda y vendido como esclavo.

Llevó una vida miserable, en medio de personas que no conocía y no hablaba el mismo idioma, así pasó seis (6) años, aprendió a convivir en este lugar rodeado de montañas verdes, estuvo encontrándose interiormente y fraternizó con los irlandeses, de esta manera logró el intercambio de conocimientos. Luego de dos intentos de escape, consiguió escapar en una tercera oportunidad y regresó a su país natal.

Estando con sus padres y en familia, se dedicó a estudiar y a cumplir todas las normas, llegó a ser diácono y emblema del cristianismo, sin embargo todas la noches soñaba que los irlandeses lo llamaban en sus sueños, por medio de esto logró la interpretación de que debía volver a Irlanda para ser profeta de los conocimientos bíblicos de Dios.

Se graduó como sacerdote y con su espíritu de determinación se retiró en el período que tuvo en el Monasterio de Lerins, para dirigirse a Irlanda y establecer la relación de la Iglesia entre los pueblos escoceses y celtas. También estuvo en Italia haciendo comparaciones en otros monasterios.

San Patricio siguió el ejemplo de muchos santos y misioneros, aunado a ello dirigió a millones de personas hasta conseguir posicionarse como el mártir de los Irlandeses, para ello utilizó el lenguaje más sencillo que pudo adquirir en contacto con la naturaleza, por lo que para dar alguna explicación sobre la Santísima Trinidad, les mostraba una hoja de trébol y haciendo la similitud con ella les explicaba de las tres divinas personas.

En el siglo VIII, San Patricio fue distinguido como el apóstol nacional de Irlanda, desde allí todos los 17 de marzo de cada año se conmemora el día de San Patricio en muchas naciones, pero en Irlanda es la cuna de la combinación de este apóstol con la cultura celta, que enmarca los duendecillos, hadas y enanos, por ello son tan importantes estas fiestas patronales.

¿Cómo y dónde se originó la oración?

Fue originada en medio de una persecución que le ocurrió a San Patricio y sus discípulos, estos huían de los druidas en un gran bosque, por lo que San Patricio oró e invocó a esta oración y fueron convertidos inmediatamente en cuervos, lo que permitió pasar desapercibidos a los perseguidores, desde ese momento esta oración es popularmente conocida como una poderosa protección e invocación al señor Dios.

Fue tanta la fe que desde ese momento funciona como el escudo y/o coraza en el plano espiritual, ya que para ese entonces se elaboraban armaduras para protección en las batallas y de allí emana la oración de la coraza de San Patricio, también les puede servir de ayuda en tiempod difíciles la oración a San Marcos de León.

Oración a la coraza de San Patricio

Existen muchas versiones de esta oración, y por ello a continuación nombraremos una recopilación de algunas de ellas, en dos tipos:

Versión corta de la oración

Cristo siempre a mi lado,
Cristo enfrente a mí,
Cristo a mis espaldas,
Cristo en mi interior,
Cristo bajo de mí,
Cristo por encima de mí,
Cristo al acostarme,
Cristo al despertarme,
Cristo al levantarme por las mañanas,
Cristo en el alma de mi hombre amado,
Cristo en la lengua de todas las personas que hablen de mi,
Cristo en las personas que observan,
Cristo en todos los seres que me escuchan.

Amén

Versión completa de la oración a la Coraza de San Patricio

Por las mañanas me levanto, con la fuerza poderosa  de la invocación a la Santísima Trinidad, en la fe ciega hacia las tres divinas personas, y al creador del universo mi señor Dios. Me levanto con la fuerza poderosa del nacimiento de Cristo, la crucifixión,  de su sepulcro, la resurrección y su asunción.

Me levanto con la fuerza del amor más dulce de los querubines, la obediencia de los ángeles y arcángeles, con la fuerza de las oraciones de los patriarcas, la palabra sagrada de los profetas, en las predicaciones de los apóstoles, así como en la inocencia de las santas vírgenes.

Me levanto con la fuerza interna de la naturaleza, el poder de la luz de los rayos del sol, la rapidez de los rayos, el resplandor del fuego, la firmeza de las rocas, la ligereza del viento, la estabilidad de la tierra y la profundidad del mar.

Hoy me levanto con la maravillosa fuerza y el poder de Dios, que me guía de su mano, que sostiene con su afecto, me da sabiduría, son su mirada que no me desampara vigilándome, con sus oídos que escuchan mis plegarias, con sus palabras sagradas y benditas, con su escudo protector que no me guarda de cualquier persona que me desee mal, de las trampas del demonio, de las tentaciones y vicios, sea lejos o cerca, solo o en multitud.

Yo hoy invoco, implorándote que todos estos poderes entren en mi para que sean mi escudo,  mi coraza contra las quemaduras, venenos, heridas o cualquier otra afectación que me lastime, así como también contra los conjuros o encantamientos de hechiceros, brujas o maldiciones de cualquier ser vivo.

Cristo siempre a mi lado,
Cristo enfrente a mí,
Cristo a mis espaldas,
Cristo en mi interior,
Cristo abajo mí,
Cristo por encima de mí,
Cristo al acostarme,
Cristo al despertarme,
Cristo al levantarme por las mañanas,
Cristo en el alma de mi hombre amado,
Cristo en la lengua de todas las personas que hablen de mi,
Cristo en las personas que observan,
Cristo en todos los seres que me escuchan.

Amén

Ambas oraciones se terminan con un padre nuestro, un Dios te salve y un gloria, de ser posible con una velita verde, y mucha fe, la oración al Justo Juez,  podría servirles en tiempos de angustia.

Deja un comentario