Aprende a realizar la Oración a la Virgen del Carmen

Muchos son los fieles creyentes que le elevan una oración a la Virgen del Carmen, con la intención de que les brinde su auxilio y amparo, siendo entre las advocaciones de la Virgen María, una con más seguidores en todo el mundo. Es patrona de varias regiones y países, además de apadrinar también a los Choferes y funcionarios policiales.

Oración a la Virgen del Carmen

Oración a la Virgen del Carmen

Una de las tantas advocaciones con las que cuenta la Virgen María, es la Virgen del Carmen, cuyo tiene su origen en Israel, específicamente de la ciudad de Monte Carmelo. Si quieres conocer más oraciones, te invitamos a revisar Oración a Santa Catalina

Cuenta con gran popularidad entre los creyentes devotos católicos quienes la han nombrado su patrona, como el caso de Chile; en Venezuela es la patrona de los policías y los choferes; y en España, la patrona del Mar y la armada de su ejército, al igual que en Argentina.

Por esa razón, es usual que más y más personas, sigan su culto y le elevan una oración a la Virgen del Carmen pidiendo por algún favor especial, ya sea de carácter personal o familiar, y para cualquier situación o circunstancia. Un dato curioso es que el Día de la Virgen del Carmen se conmemora de manera general todos los 16 de Julio de cada año, con excepción de Argentina que lo celebra el 8 de Septiembre.

A través de la oración a la Virgen del Carmen, los creyentes católicos, crean un vínculo espiritual de comunicación y confianza con ella, sintiéndose en libertad de solicitarle algún favor, o simplemente para darle gracias por algún favor recibido.

En el caso de la comunidad Mariana, esta cuenta con una amplia gama de advocaciones de la Virgen María entre las cuales los feligreses pueden escoger, estando la Virgen del Carmen como una de las más populares. A continuación, te presentamos una oración a la Virgen del Carmen, que puedes recitar en cualquier momento y en solicitud de ayuda para cualquier ocasión.

¡Oh Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre de todos nosotros los pecadores, nombrada por Dios como la santa Protectora del sagrado Escapulario, signo que te engrandeció como Divina Majestad. Oh Madre Santa, hoy vengo ante ti para suplicarte que me al alcances las gracias de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo.

Intercede ante él para que nos otorgue el perdón de los pecados, nos brinde consuelo en medio de nuestras aflicciones y nos provee de lo necesario para satisfacer nuestros anhelos, tanto físicas como espirituales.

Ayúdanos a enmendar nuestras vidas, y guíanos por el camino correcto que nos conducirá a obtener la salvación de nuestra alma, para mayor gloria y honra de Dios Padre, que hoy te pido sea a través de tu poderosa intercesión.

Para poder alabarte, Oh Virgen del Carmen, invoco el espíritu de todos tus ángeles guardianes, y uniendo mi voz a las de ellos con gran devoción y afecto, te saludo una y mil veces diciendo: (Se rezan tres Avemarías).

Míranos a todos con ojos de compasión, a herejes, pecadores, infieles y cismáticos, a todos por igual, al igual que a quienes sollozan en las tinieblas del paganismo y ofenden a tu Divino Hijo. Te encomiendo también Madre santa las necesidades de la santa Iglesia Católica y todos sus miembros, sacerdotes y religiosas como los feligreses.

A nuestras Madres, a mi país, mi Nación y las de todas las regiones del mundo, pido que cesen mis penas y las de mi familia y amigos. Haz que todos se conviertan y te lleguen a amar tanto como yo te amo, Madre Mía, es mi deseo por toda la eternidad. ¡Amén!

Oración a la Virgen corta

Y también para quienes no son muy religiosos pero si devotos de la Virgen, existe una oración a la Virgen del Carmen corta que pueden rezar, pues además de ser muy precisa, es fácil de aprender, sirviendo a la par e pedir, también agradecer. Aquí te la dejamos:

¡Oh Santa Virgen del Carmen! Que al ofrecernos el amparo de tu santo Escapulario, nos concedes favores a los que no tendremos cómo agradecer dignamente, sin embargo, acepta este profundo y sencillo agradecimiento, ya que con nada más contamos para darte todo cuanto te mercedes y que sea digno de ti.

Hoy vengo a entregarte mi corazón, mi vida y mi amor, para servirte a ti y a santo Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Te prometo propagar tu dulce devoción entre todos nuestros hermanos en la fe, que portemos con alegría su santo escapulario, que honren tu providencia divina y agradezcan por tu sagrado don, para que todos podamos vivir y morir en tu amor, ¡Amén!

Oración a la Virgen del Carmen en su Día

En la mayoría de los países, se conmemora el Día de La Virgen del Carmen, el 16 de Julio de cada mes, a excepción de Argentina donde es festejado el 8 de Septiembre. Esta, es una de las santas católicas que cuenta con una oración especial para cada ocasión, por lo que también en su Dia, fue creada una plegaria especial para invocar el nombre de la Santa Madre, y pedir por su ayuda y amparo.

Virgen del Carmen, Santísima Madre de Dios, que fuiste nombrada también como Madre de todos los pecadores; el mundo entero se une hoy en una sola voz para conmemorar tu santo Día, y elevarte una oración, para que más que pedirte, agradecerte por tu santa protección.  En este Día glorioso, esperamos que nos mantengamos unidos a ti y a tu bendito escapulario para que nada nos falte.

Hoy en tu Día, Virgen del Carmen, no encomendamos a ti, al igual que lo hacemos todos los días de nuestras vidas, para que no nos pase nada. Confiados estamos santa Madre, en que tú librarás nuestras batallas y nos acompañaras a cada paso que damos. A través de nuestras oraciones, te pedimos abras tu corazón y perdones nuestras culpas para ser dignos de compartir contigo, tu glorioso Día. ¡Amén!

Oración para lograr cosas difíciles

A través de la oración a la Virgen del Carmen para lograr cosas difíciles, se le solicita a la Madre piadosa, que nos brinde protección mediante el uso de su santo escapulario, ya que llevándolo con fe, sumado al rezo de la oración con mucha devoción, su poder se activa. Se le implora también porque la protección se extienda a la familia y a los amigos, al igual que por la salvación del mundo, cerrando con una súplica especial y particular.

Recordemos que la oración es el medio más efectivo de comunicarnos con Dios a través de la intercepción de nuestra Madre, la Virgen María, en sus distintas advocaciones marianas, en este caso específico, la Virgen del Carmen, guardiana del escapulario sagrado. Aquí te presentamos una oración a la Virgen del Carmen para enfrentar las cosas difíciles.

¡Oh venerable Virgen del Carmen!, bajo tu sombra protectora permítenos cobijarnos, que tu Santo Escapulario nos mantenga unidos a Ti Madre Mía, y bendícenos cada día con tu celestial insignia. ¡Oh santa Divinidad del Carmelo!, postrados estamos ante tu imagen sagrada, para implorarte por guía y sabiduría, en este caso que nos preocupa, a mí y a toda mi familia (se dice cuál es el problema).

Concédenos Oh Madre benigna, tu amorosa protección, a la que también encomiendo a mi país, mi familia, amigos y la santa Iglesia Católica. Ayúdame ante mis dificultades; ilumíname en mis decisiones; reconfórtame en las penas y tristezas; sálvame de mis enemigos; fortaléceme en el padecimiento de enfermedades; anímame en mis angustias y depresiones; evítame caer en tentaciones.

Consuélame en estos momentos difíciles para mí; protégeme con tu inmenso amor de Madre,  y recíbeme en tus brazos a la hora de mi muerte. Oh santa, piensa en nosotros. ¡Amén!

Nota: Se puede hacer la petición ante la imagen de la Virgen del Carmen, encendiendo una vela de color rosada.

Oración para tiempos difíciles

De igual manera, la Virgen del Carmen, nos presenta una oración muy poderosa y particular, que podemos rezar a la hora de afrontar los tiempos difíciles, ya sea por problemas familiares, en la pareja, con los hijos, en la economía del hogar, entre otros. A continuación, se presenta una muestra:

Oh Madre amada, Virgen del Carmen, en estos tiempos difíciles donde se me han presentado múltiples dificultades, te pido por favor por tu pronta ayuda. Líbrame de todo mal y del acoso de mis enemigos, ilumíname en mis desaciertos, pon en claridad mis dudas y pensamientos, te suplico que me reconfortan en el padecer de mis enfermedades.

Ten misericordia de mí y de mi familia, Oh santa Madre de Dios, y anímame cuando sienta que ya no pueda más, cuando me sienta vencido y desanimado. Evítame todas las tentaciones que puedan presentarse para vencer el pecado.

Bríndame tu consuelo, Oh santa Madre bendita, especialmente en estos tiempos difíciles, y cobíjame con tu amor maternal, ese que celosamente guardas en tu corazón. Protégeme con tu poder divino y sagrado, tanto a mí como también a mí familia, y ábreme tus brazos para que me recibas a la hora de mi muerte. Oh Virgen del Carmen, ruega por todos nosotros siempre. ¡Amén!

Para pedir un milagro

La oración a la Virgen del Carmen a través de la cual se le solicita a la santa Madre que interceda ante Dios Padre para la ocurrencia de un milagro, es propicia en los casos donde se conozca sobre la posibilidad de que vayan a ocurrir terremotos, incendios, huracanes u otros desastres naturales, para que la Virgen meta su mano.

También se presenta como una de las más efectivas en cuanto a mediación entre países que entran en conflictos bélicos llevados por sus diferencias entre los países, para pedir la intervención y protección de la Virgen, en cualquier parte del mundo que esto pueda llegar a ocurrir o esté ocurriendo.

Se le pide también porque ayuda a los enfermos, protegiéndolos la salud, dándoles fuerza y consuelo para que puedan ser capaces de llevar con dignidad sus males y enfermedades. De igual manera, se implora en nombre de las almas en pena y las que están en el purgatorio, para que puedan dar reposo a sus almas y descansar en paz. A continuación, te presentamos la oración:

¡Oh Virgen Santísima del Carmen!, confiados en ti acudimos hoy ante tu sagrada imagen, igual que los hijos acuden a sus madres, para rogarte, que tengas misericordia de nosotros y del mundo entero, la misma que siempre nos has ofrecido desde tu noble corazón.

Oye gran Señora todas estas peticiones que te hacemos, pues en ti confiamos para que nos libres de todo mal y peligro. Con el don de tu gracia, mantén puras nuestras almas, para que seamos dignos de pelear junto a ti y defender a nuestras naciones y nuestras libertades

Tú que eres el Refugio de los pecadores, corta las cadenas que nos atan al vicio y al pecado, y nos mantiene como esclavos. Socorro, Oh Madre honorable a las mujeres y niños que queden viudas y huérfanos, tú que eres el consuelo de los afligidos y los desvalidos. Haz que prevalezca  nuestra fe y protege a tu santa Iglesia brindándoles auxilio de los cristianos, y de manera particular a las religiosas y los sacerdotes.

¡Oh purísima Madre del Carmelo!, míranos desde el trono de tu santa gloria, y atiende a nuestras súplicas. Con tu sagrado manto, extiéndelo por el mundo y protege a todas las regiones y países. Te pedimos que ilumines la sabiduría de nuestros gobernantes, legisladores y autoridades, para que se imponga la paz y la humanidad.

Te suplico Santa Madre de Dios y Madre nuestra, que la paz prevalezca en cada uno de los hogares del mundo, que las familias lleven su vida con tranquilidad y amor, que los maestros sienta temor de Dios y actúan formando a los niños y jóvenes, de acuerdo a los valores de una educación cristiana.

Que esta oración a la Virgen del Carmen sirva para que se alejen de nuestros países toda amenaza de epidemias, pandemias y otras enfermedades, que aparte de nuestro camino las turbulencias, tormentas, terremotos y otros fenómenos naturales, y que los campos y las montañas cuentan con recursos abundantes.

Que seas tú santa Virgen, el remedio que están necesitando los enfermos, el consuelo de los moribundos, la fuerza y fortaleza que requieren las almas atormentadas, la salvadora de las almas que padecen en el Purgatorio.

Oye esta petición que hemos venido hacerte, Oh santa Madre clemente, y permite que podamos practicar y confesar la misma fe del divino corazón de Jesús en nuestra vida, permite también que podemos ser transferidos de este plano terrenal a tu sagrado plante celestial, en el cual te honraremos y alabaremos por los siglos de los siglos. ¡Amén!, que así sea.

Oración de ofrecimiento y acción de gracias

Cuando los fieles seguidores y devotos de la Virgen María quieren agradecerle por algún favor recibido o sencillamente dar gracias, le elevan una oración a la Virgen del Carmen de manera muy especial. También suelen rezar esta oración, a la hora de realizar alguna ofrenda que por lo general, por su relación con el mar, se trata de frutas tropicales, peces y también flores y velas.

¡Oh bondadosa Virgen del Carmen!, a pesar de no poder corresponder de manera digna a tus benevolentes favores, te ofrezco hoy mi vida y devoción eterna, para estar a su servicio, en correspondencia a la protección sagrada de tu Escapulario.

Te ofrecemos también todo nuestro amor y corazón de manera sencilla y agradecida, para que con ello nos conviertas en sus siervos al igual que de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. Te damos gracias Señora excelentísima, por todo lo que haces por nosotros tus hijos, prometiendo honrarte con devoción y fe, llevando tu divino escapulario.

Te agradecemos también por ofrecernos el don de tu sagrada providencia, para con ella marchar seguro por los caminos colmados de tu amor y promoviendo entre los hermanos la devoción a ti santa venerable. ¡Amén!

Oración para embarazadas

La oración a la Virgen del Carmen para las mujeres embarazadas, es una de las plegarias más comunes entre las mujeres que están en periodo de gestación o que están a punto de dar a luz, a través de la cual, le piden a la Santa Virgen, apelando a que ella también es Madre, por que tengan un embarazo tranquilo y con feliz término. Si quiere conocer de otras oraciones puedes ver tambien Oración a la Virgen de Las Mercedes

Las mujeres embarazadas confían enormemente en la protección que les brinda la Virgen, por lo que se encomiendan a ella a través de la oración a la Virgen del Carmen, para que su bebé nazca fuerte y sano. Especialmente, le piden por su salud, las mujeres que atraviesan por embarazos de alto riesgo, implorándole a la santa Madre su intervención y que puedan salir victoriosos ante cualquier dificultad que se les pueda presentar durante el parto.

Con todos esos elementos, esta oración se convierte así, en una súplica hecha con mucha fe de madre a madre, teniendo la confianza y la certeza de que lo que se le está solicitando, se le cumplirá. A continuación, presentamos un ejemplo de este tipo de oraciones.

¡Oh Piadosa, Virgen del Carmen!, a quien Dios le concedió el santo milagro de ser Madre, que padeciste por el dolor y sufrimiento de tu hijo Jesucristo, en nombre de eso te pido que cuides y protejas a mí a mi hijo, que está por nacer. Oh Noble Madre de amor, haz de mi bebé un fiel creyente de Dios y de ti, te lo pido en nombre de tu sagrado escapulario.

Igualmente te ruego, que me protejas durante todo mi embarazo y también durante el parto, que todo salga bien Madre mía, que mi bebé nazca fuerte y sano, bajo la protección de tu divino manto. Guíalo por el camino correcto o santa Madre, librándolo de todo mal y peligro al igual que lo hiciste con el divino niño Jesús. Dame calma y tranquila, sintiendo dentro de mi corazón tu gran amor y protección maternal, Oh gran Señora Nuestra Virgen del Carmen, ¡Amén!

Oración a la Virgen del Carmen para niños

También los niños desde muy pequeños, pueden rendir una oración a la Virgen del Carmen para solicitarle su amparo y protección a través del poder de su santo escapulario. Hay oraciones sencillas donde los niños puedan solicitarles que los cubra bajo su manto sagrado, dejando sus vidas y sus futuros en sus santas manos, confiando en que los protegerá siempre y para siempre.

La siguiente, es una oración es muy sencilla que puede ser recitada por los niños, antes de irse a la cama y también al despertar para a través de ella, darle gracias o pedirle perdón a la Virgen por alguna falta. También puede con ella, encomendar a la Virgen que proteja a su familia y a las personas más importantes de su vida. Aquí te dejamos un ejemplo de oración a la Virgen del Carmen para niños.

Oh Poderosa Virgen del Monte Carmelo, hoy vengo a darte las gracias por los favores recibidos, por tu sagrada compañía de día y de noche, todos los días de mi vida y la de mi familia. Te pido perdón de antemano virgencita si he actuado mal.

Hoy te pido Virgen carmelita, que me cubras con tu santo escapulario, protege con él a mis padres, mis hermanos, mis abuelos, mis tíos, mis primos y también a mis amigos. Te pido Madre buena, que me enseñes a quererte cada día más, que ruegues por todos nosotros, noble Virgen del Carmen, ¡Amén!

Oración para pedir por un enfermo

Por lo general, en la mayoría de las plegarias que se le dedican a la santa Virgen, se suele encomendar la salud de todos los enfermos, pero existe una oración a la Virgen del Carmen elaborada especialmente para pedir por los enfermos.

A través de la misma, se pide por la enfermedad de alguna persona o que esta recupere la buena salud. Aunque se pide de manera particular por algún enfermo, se debe pedir a la santa Madre en nombre de todos los enfermos del mundo, con la intención de que les brinde reposo a sus dolencias y alivia los malestares que estén padeciendo. Así va la oración:

¡Oh Madre amada, María Virgen del Carmen!, Vengo hoy ante ti para pedir por la salud de los enfermos del mundo, de aquellos que están afligidos y que se sienten desamparados y desvalidos, ofréceles Madre mía sosiego y consuelo para que puedan descansar en tu amor.

Te pido también Madre mía, de manera especial por mi salud, tú que conoces de este padeciendo que por tanto tiempo he sufrido, sin que los médicos terrenales hayan podido conseguir mi sanación. Mis sufrimientos cada día crecen más Madre santa, ya no me quedan fuerzas ni paciencia para sobrellevar esta carga.

Es por eso que hoy, Santísima Virgen del Carmen, apelo a la acción de tu corazón noble y bondadoso, y que al compadecerte de mi pena, me concedas la salud de la que en estos momentos carezco. En mi pecho llevo tu Escapulario sagrado, como una prenda de tu protección universal y amorosa, la más efectiva de las medicinas, pues alivia las enfermedades del cuerpo y también las del espíritu.

A cambio del Don de tu gracia, ofrezco consagrarme a ti en cuerpo y alma, con todos mis sentidos a tu servicio, para honrar tu santa palabra, y venerarte por siempre. Intercede Oh venerable, ante Dios Padre y con tu hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para que me devuelvan la salud.

Oh Divina Majestad, te imploro también que me otorgues la virtud de la paciencia, para saber sobrellevar con ella, mis padecimientos, y como un buen cristiano, resignarme a la voluntad de Dios, que con mi dolor se purifican por completo todos mis pecados, y así poder ser digno de vivir la gloria eterna. ¡Amén!

Oración por los difuntos

También dentro de las plegarias dedicadas a la Virgen, se encuentra una oración para pedirle en nombre de los difuntos, para que sus almas descansen en paz y puedan ir a compartir el reino de Dios. A continuación, se presenta la oración.

¡Oh piadosa Madre del Carmelo!, santa protectora de todos cuanto padecen y sufren, escucha las súplicas de todos cuantos hoy vienen a ti para poder purificar sus culpas y gozar con ello del Reino celestial. Oh Madre preciosa, te encomendamos el alma de nuestros hermanos ya fallecidos, y muy especialmente la de (se nombra al fallecido), al igual que todas las benditas almas que aún están padeciendo en el purgatorio, para que las lleves a descansar en paz.

Oh excelentísima Señora, pídele a tu santo Hijo, justo juez y misericordioso, para que nos perdone los pecados, los errores y las culpas. Madre amada, mantente vigilante de quienes aún seguimos en este mundo, y concédenos la gracia de venerarte y honrarte

Haznos partícipes de tu Don para poder ser dignos de compartir junto a tí la gloria eterna, y a  las benditas almas que aún permanecen en pena, llévalas hacia la luz. Te lo pedimos por todos nuestros hermanos difuntos, para que reposen en paz, ¡Amén!

Oración para los conductores

En varios países, la imagen de La Virgen del Carmen, es considerada como la santa protectora de los conductores y los viajeros, razón por la cual fue nombrada como patrona de los mismos.  Uno de estos países es Venezuela, donde este gremio le profesa gran devoción y le rinde homenaje, todos los 16 de Julio de cada año, donde gran cantidad de conductores y camioneros, salen en caravana para festejar a la Virgen.

¡Oh, preciosa Virgen del Carmen!, haz que mi mano vaya firme, y que mi mirada permanezca vigilante, para que mi trayecto sea sereno y sin sobresaltos, que no le cause daño a nadie, ni me lo cause a mí mismo.

Te pido humildemente Madre amada, que guardes mi vida en todo instante que esté en la carretera, que elimines todos los obstáculos de la vía. Líbrame de todo mal y peligro, evítame contratiempos, choques o accidente, y bríndame sabiduría santa Virgen, para hacer un buen uso de mi vehículo.

No me dejes llevar por el vértigo de la velocidad, que por el contrario, pueda finalizar mi camino con éxito y felicidad. Te suplico santa Madre, con gran devoción y fe, que me cuides y protejas, llevándome por un buen camino. ¡Amén!

La Virgen del Carmen y su santo Escapulario

El santo Escapulario, es un símbolo de protección que identifica a la Virgen del Carmen, pues lo utiliza como una herramienta efectiva con el cual, sus fieles devotos se sienten protegidos al llevarlo consigo. La historia del Escapulario está vinculada a San Simón Stock, un ferviente servidor de la Virgen María, que siempre imploraba su presencia y evocaba su nombre, hasta que un buen día se le apareció y le dijo:

Hijo adorado, te entrego esta insignia, como una prueba de la gracia que he alcanzado para ti y para todos los hijos del Carmen. Proclama por todo el mundo que aquel que muera llevando consigo este Escapulario, será salvado del fuego eterno.

Desde entonces, el Escapulario de la Virgen del Carmen, ha tomado el carácter de ser un signo de salvación, que libera a quien lo lleve con fe de todo peligro, una prenda de una paz y protección especial. Para poder utilizarlo, se debe hacer con la mayor devoción y respeto posible hacia la investidura de la Virgen del Carmen.

Aunque no cuenta con una oración específica dedicada exclusivamente a él, en toda oración a la Virgen del Carmen es nombrado, pidiéndole por su protección y que cubra a cada uno de sus fieles seguidores y creyentes bajo el amparo de su sombra.

Oración a la Virgen del Carmen de Cuyo (Argentina)

La Virgen del Carmen es venerada en muchos países del mundo, siendo uno de ellos Argentina, donde en la región del Cuyo, la santa Madre es considerada como la generala del ejército de los Andes, siendo la patrona del ejército. A continuación, te presentamos la oración especial de la Virgen del Carmen de Cuyo.

Divina María, gran defensora de todos cuanto llevan consigo tu sagrado escapulario. Tu que fuiste a quien Nuestro Señor escogió como su madre, hoy vengo ante ti para suplicarte que intercedas ante él para que mis pecados sean perdonados.

Que a través de tu gracia, yo pueda enmendar mi vida y lograr la salvación de mi alma, bríndame consuelo en mis aflicciones y remedia todas mis necesidades, que yo a cambio te adorare por siempre uniéndome al batallón de tus santos y arcángeles, para alabarte dignamente; te saludo una y mil veces, diciendo: (se reza una Salve).

Virgen del Carmen, patrona de Chile

La Virgen del Carmen fue nombrada como la Patrona de Chile, ya que fue quien protegió a las tropas del ejército durante la batalla de la guerra de independencia de dicho país. Se considera que también es la patrona de las fuerzas armadas chilenas. Aquí dejamos una oración.

¡María Santísima, Virgen del Carmen, que fuiste escogida por Dios para ser la Madre de su Hijo Jesús, trae a nuestras vidas paz, amor y consuelo. Oh santa Madre de Chile, que fuiste honrada por los valientes guerreros y los padres de la Patria.

Danos tu santa bendición, para confiarte todos nuestros bienes más preciados, lo que tenemos y somos, nuestras familias, nuestros hogares, nuestros trabajos y estudios, los campos y el mar, todo cuanto puedas proteger en nuestro beneficio. Cuidanos de guerras y desastres naturales.

Orienta a nuestros gobernantes, amparo bajo tu manto sagrado al ejército de la Nación, indícanos el camino hacia el progreso para que podamos construir un país donde todos tengamos alimentos, alegría y respeto. Oh Virgen del Carmen, estrella brillante de Chile, libéranos de noches tormentosas, y alumbra nuestro camino.

Intercede ante tu hijo para que extienda sobre Chile, los brazos salvadores que una vez extendió para salvarnos en la Cruz, esperanzados estamos en su pronta venida y resurrección. ¡Amén!

Oración a la Virgen del Carmen

La Virgen del Carmen en Colombia

En Colombia, al igual que en Venezuela, la Virgen del Carmen es considerada como la patrona de los policías, gremio que celebra su Día todos los 16 de Julio de cada año y hasta escoge el marco de esa fecha para hacer sus ascensos y condecoraciones. Aquí te presentamos la oración especial que se le reza a la Virgen en Colombia.

Oh Virgen Santísima del Carmen!, míranos con tus ojos llenos de bondad, y resguárdanos hoy bajo tu sagrado manto maternal usando como escudo tu divino escapulario. Lléname de mucha  fortaleza, e ilumina las tinieblas de mi entendimiento con  la resplandeciente luz de infinita sabiduría.

Obra en mí para que aumente mi fe, y pueda tener mayor caridad y esperanza, asiste mi vida con tus gracias y virtudes, recíbeme cuando muera mostrándome tu amabilísima presencia. Preséntame ante la santísima Trinidad, como tu amado hijo y devoto siervo, para alabarte eternamente y bendecirte en el Paraíso. ¡Amén!

La Virgen del Carmen de Apicalá

También en el departamento de Tolima, en Colombia, la santísima Virgen del Carmen cuenta con su propio Santuario donde es venerada por miles de fieles devotos y seguidores. Para de dicha veneración, es el recitar de esta oración especial.

Oh venerable Señora del Carmen de Apicalá, venimos hoy ante ti para confiarte el destino de nuestras almas, en tus manos dejamos nuestras acciones y necesidades, tú que como Madre, velas por el bienestar de todo tus hijos, sabiendo que es lo mejor para nosotros.

Reconocemos el gran poder que tienes tanto en la Tierra como en el cielo, al igual que esa conexión especial con el adorable Corazón de tu Divino Hijo, por lo cual te pedimos que no alcances la gracia de poder llevar una vida verdaderamente cristiana.

Danos el mismo amor que le profesas a tu santo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y a tu Santa Iglesia Católica. Asíste en la vida y también a la hora de nuestra muerte, para aliviar las penas en el purgatorio, y podamos cantar confiados en el cielo tus alabanzas. ¡Amén!

Oración a la Virgen del Carmen

Novena a la Virgen del Carmen

La novena a la Virgen del Carmen, tal como su nombre lo indica, se reza durante nueve días seguidos. Por lo general, se lleva a cabo una novena días antes de la conmemoración de su Día. Junto a la novena, se debe rezar también el santo Rosario.

Desde el primer hasta el último de la novena, se le pide a la Virgen por su santa protección, y que intersección ante Dios nuestro Padre y su amado hijo, Jesucristo, por el perdón y purificación de todos nuestros pecados, a través de la siguiente oración:

¡Santísima seas Señora del Carmen!, que gracias a tu infinito amor hacia los Carmelitas, los has favorecido con amoroso trato y bondad, brindándole a través de tus sabias enseñanzas, un digno ejemplo a seguir de nobleza y sacrificio.

Te suplico, mi virgen adorada, que me ayudes con tu divina protección, para poder alcanzar de tu Hijo bendito, su infinita bondad, para que con ella poder recorrer el camino de la vida de manera más confiada.

A través de esta oración, reconozco mis pecados y culpa y manifiesto la disposición que tengo de reivindicarme, a fin de ser digno y poderte servir sin tener alguna sombra de mancha.

Oh Sagrada Virgen del Carmen!, que aceptaste el regalo filial de los Carmelitas, que fueron los primeros en edificar un templo en el Monte Carmelo para honrarte y venerarte, lugar sagrado a donde asisten tus seguidores y feligreses para darte alabanzas y rendirte culto.

Te suplico mi Virgen hermosa, sagrada Majestad de Dios, glorifica nuestras virtudes, bríndanos amparo y consuelo ante el padecimiento de nuestras aflicciones. Te imploro, que como Madre prudente, nos concedas el don de imitarte, para servirte fielmente. Edificaré buenas obras con mis actos, para tributo tu gloria, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve.

Y si te gustó este artículo, te invitamos a revisar dentro de nuestro blog el siguiente tema Oración al ánima sola para separar

Deja un comentario