Oración a San Martín de Porres, primer santo mulato

Reconocido por sus milagros y poderes curativos, ejemplo de humildad, devoción a Dios y dedicación por ayudar a los más necesitados. Fue el primer Santo mulato del continente americano y actualmente muchos devotos elevan su oración a San Martín de Porres.

Oración a San Martín de Porres

San Martín de Porres

Patrono de los afroamericanos,  las personas de piel oscura, barberos, estilistas, posaderos, encargados de hotel, mestizos, la educación y salud pública, los hermanos cooperadores dominicos, farmacéuticos, enfermeros, la justicia interracial y social, los pobres, los indigentes y de los animales. Fue el primer mestizo canonizado por la iglesia católica.

Nació en Lima, Perú, el 9 de diciembre de 1579, era hijo de un blanco, caballero español de la orden de Calatrava (orden militar y religiosa del Reino de Castilla),  y de una negra libre panameña. No fue reconocido en la partida de bautismo por  su padre debido a su color de piel, por lo que aparece en el documento como “de padre desconocido”.

Tuvo una infancia difícil ya que era despreciado en la sociedad por ser mulato, sin embargo a los 12 años aprendió los oficios de barbero, asistente de dentista, de medicina natural y enfermero y con el paso de los años llegó a ser cirujano.

Su aprendizaje lo inició en la casa del boticario Mateo Pastor a través de las enseñanzas de herbolaria,  lo cual con el paso de los años ayudó a Martín de Porres a ser un conocido herbolario y curador de enfermos, ya que los boticarios realizaban curaciones menores y administraban medicamentos para casos comunes.

Oración a San Martín de Porres

Debido a esto, a los 15 años pidió ser admitido en la comunidad de padres dominico, en  el convento de Nuestra Señora del Rosario de Lima, pero debido a su color de piel,  fue admitido como un “donado”, es decir un servicial a la comunidad, que practicaba el oficio de la limpieza, por lo que pasó nueve años, practicando los oficios más humildes.

Por lo tanto, San Martín de Porres, fue un hermano lego de la orden de los dominicos, es decir integrante de una orden religiosa de la iglesia católica que se ocupaba de labores manuales y de asuntos seculares en el monasterio.

Es por ello, que es conocido como el Santo de la humildad, ya que es recordado con la escoba, símbolo de su humilde servicio, pues tenía una humildad ejemplar. Por lo que es llamado el Santo de la escoba ya que consideraba que todo trabajo era sagrado sin importar cual insignificante fuera, siendo su escoba junto a la cruz, la gran compañera a lo largo de su vida.

Luego  de ser  admitido como hermano religioso en la comunidad, obtuvo el oficio de peluquero y de enfermero, empezando a hacer obras de caridad. De hecho, en alguna ocasión los  frailes se quejaban porque decían  que Martín quería convertir el convento en un hospital, ya que atendía a cualquier persona enferma  y hasta llegaba a recostar en su  cama a los que se encontraban más graves, cuando no tenía  donde recibirlos.

Oración a San Martín de Porres

Era tan humilde, que en una oportunidad se ofreció a que lo vendieran como esclavo para ayudar a superar la situación económica por la que pasaba el convento, pero sus superiores no lo permitieron.

Fue hermano cooperador, es decir un fraile predicador por lo que en 1603 realizó su profesión religiosa, atendía gratuitamente a los pobres con mucho esmero y se destacaba por el cuidado que brindaba a los enfermos, ya que a todos los quería, curaba y atendía por igual sin distingo de procedencia étnica, indígenas, españoles y negros.

Debido a esto, logró unir a las tres culturas que convivían en su época a pesar de los conflictos que existían en el siglo XVIII, superando las diferencias, todo esto lo logró por medio de su personalidad servicial y con sencillez. Por lo tanto, atendía a todos los  sectores de la sociedad limeña.

Enseñaba la doctrina cristiana a negros e indios en las calles y haciendas cercanas en donde ejercía su vocación pastoral. Tenía varias devociones, pero sobre todo creía en el Santísimo Sacramento y en la Virgen María  en especial la Virgen del Rosario, patrona de la Orden dominica y protectora de los mulatos.

Conoce la oración a la Virgen de las Mercedes .

Oración a San Martín de Porres

Debido a esto, pasaba la mitad de la noche rezando arrodillado a un crucifijo grande y a la imagen de la Virgen María que había en su convento, a quien le contaba sus penas y dificultades. Por lo que cuando oraba con mucha devoción se levantaba por los aires y no veía ni escuchaba a la gente.

En una ocasión, el arzobispo se enfermó muy grave, por lo que mandó a llamar a Martín de Porres para que este lo sanara, a lo que San Martín le comentó “cómo se le ocurre a su excelencia invitar a un pobre mulato”, pero a los minutos le colocó la mano en el lugar donde tenía los grandes dolores, le rezó con fe y el arzobispo se mejoró de inmediato.

Martín de Porres, recogía limosnas en cantidades asombrosas y repartía todo lo que recaudaba a  los necesitados que llegaban a solicitar su ayuda.

Por lo que, con la ayuda del el virrey Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y  varios adinerados de la ciudad, fundó el asilo y Escuela de Santa Cruz para reunir y ayudar a todos los vagabundos, huérfanos y pobres  para ayudarles a salir de su situación.

Tuvo un estilo de vida austero que incluía el ayuno y la abstención de la carne, pues era vegetariano y dormía solo dos o tres horas al día.

Oración a San Martín de Porres

Es conocido por su don de hablar con los animales y tenía un especial don con la naturaleza, una de esas experiencias fue que en una ocasión le dijo a los ratones que estaban dentro del monasterio  que les daría comida una vez al día si prometía quedarse fuera, por lo que a partir de ese momento no hubo más problemas con los roedores.

Humilde y servicial, le gustaba pasar desapercibido pero su fama crecía cada día, ya que las más altas personalidades de la época lo buscaban para que los atendieran, de hecho muchas personas cuando enfermaban gravemente, expresaban “que venga el santo hermano Martín”, y él nunca negaba un favor a quien podía hacérselo. Una de las frases común pronunciada por San Martín de Porres, en el momento de su acto de curación era “yo te curo Dios te salva”.

Tuvo muchos dones extraordinarios entre los que destacan, la bilocación (fenómeno sobrenatural en el que una persona puede estar en dos lugares diferentes al mismo tiempo), ya que  en ocasiones salía del convento a atender a un enfermo y al regresar entraba sin tener llave de la puerta, ni que nadie le abriera,  por lo que cada vez que le preguntaban cómo lo hacía, él respondía” yo tengo mis modos de entrar y salir”.

Debido a esto, se decía que con el uso de la bilocación prescribía exactamente lo que el paciente necesitaba para curarse, desaparecía y luego el paciente se recuperaba milagrosamente siguiendo el tratamiento al pie de la letra.

Además se dice que fue visto varias veces en México, China, Japón, África y  Filipina, aunque nunca salió de Lima, también quiso ser misionero pero pudo, por lo que quizás eso permitió que apareciera misteriosamente a consolar a los misioneros desanimados cuando estos se encontraban en otros países.

Oración a San Martín de Porres

Falleció el 3 de noviembre de 1639, a la edad de 60 años, después de haber estado 45 años en la comunidad, mientras le rezaban el credo y besando un crucifijo. Toda la ciudad acudió a su entierro y los milagros empezaron a obtenerse a montones por su intercesión. Sus restos se encuentran en la basílica de Santo Domingo en Lima, Perú y cráneo se conserva como reliquia en el convento de Santo Domingo situado en el centro histórico de dicha capital.

Fue beatificado en 1837 por el papa Gregorio XVI  y canonizado en 1962 por el papa Juan XXIII, donde también fue declarado patrono de la justicia social. El día que se conmemora en su honor es el 3 de noviembre, día de su fallecimiento.

Quizás también te interese saber de la oración a San Pancracio .

Oración a San Martín de Porres

Dones de San Martín de Porres

Los principales dones de San Martín de Porres eran su poder de curación, su videncia y sobre todo su sabiduría, personalidad y valores.  Tuvo el inmenso poder de la humildad y el servicio, como recordatorio de la validez, del ejemplo y de la grandeza de los pequeños actos cotidianos que pueden cambiar el entorno inmediato.

Entre sus milagros atribuidos se encuentran los de levitación, bilocación, conocimiento milagroso, curas instantáneas y la capacidad de comunicarse con los animales. Entre sus enseñanzas se encuentran la de ser humildes, ya que siempre se preocupó por los demás antes que el mismo, pues  veía las necesidades de los demás y no las propias, colocándose siempre en el último lugar.

Por lo tanto, se distinguió por su humildad y espíritu de servicio, valores que la sociedad actual debe considerar importantes para lograr la felicidad y paz.  Es por ello, que actualmente muchas personas son devotas a él y elevan su oración al glorioso San Martín de Porres.

Oración a San Martín de Porres

Reza esta oración, para que San Martín de Porres te proteja en todo momento.

Glorioso Nuestro Señor Jesucristo, que mencionaste “solicitad y recibiréis”,

Encarecidamente acudimos y solicitamos que escuches nuestros ruegos, en nombre de la intercesión de San Martín de Porres.

Suplicamos que realices la restauración de los milagros que por su conciliación

Realizaste a lo largo de toda su vida, y otórganos la gracia que te solicitamos si ha de ser un bien de nuestra alma.

Así sea.

Oración para pedir un favor a San Martín de Porres

Eleva esta oración a San Martín de Porres, para solicitar su ayuda.

Oh San Martín de Porres, mi guardián, ante esta necesidad y pena que me angustia, acudo a ti.

Deseo sentir tu enérgica protección. A ti, quien vivió sólo para Dios y para tu prójimo, tu que fuiste tan servicial en ayudar a quien más lo necesitaba, escucha a quienes admiramos tus fuerzas y virtudes.

Yo confío en tu poderoso amparo y protección para que intervengas ante el Dios de generosidad, que me perdone mis pecados y me libre de cualquier mal.

Cúbreme con tu espíritu caritativo y servicial para que de manera amorosa, te sirva entregado a mis hermanos y el prójimo y hacer el bien.

Padre glorioso y celestial, por las virtudes de tu fiel siervo San Martín, te pido que me ayudes en mis dificultades y no permitas que quede confundida mi esperanza.

Te lo pido por Nuestro Señor Jesucristo. Amén

Oración a San Martín de Porres

Oración a San Martín De Porres para pedir humildad

Conserva tu don de humildad en todo momento a través de esta oración a San Martín de Porres.

Oh amado Dios, que nos diste en tu sencillo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, ejemplo de toda virtud, honestidad y esplendor, otórganos la virtud de la humildad.  Hay momentos que te hemos olvidado porque solo pensamos en nosotros mismos. Volvemos amarte cuando la humildad nos muestra nuestra propia nada y nos regocija en nuestra completa dependencia de ti.

Diste al mundo un memorable apóstol de la humildad, San Martín de Porres. Oriéntanos con su modelo y ejemplo para fortalecer con su mediación en nuestros impulsos por constituir nuestros corazones al humilde Corazón de tu Hijo Crucificado.

Oh Señor, reconstruye en estos días en que el orgullo y el olvido por ti se extienden, las maravillas que creaste a través de tu humilde siervo, San Martín de Porres a lo largo de su vida.

Elevamos nuestras oraciones para que a lo largo del mundo sea conocido a San Martín junto a su valor supremo como lo es la virtud de la humildad.

Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración para todos los días

Eleva esta oración a San Martín de Porres cada día.

¡Oh nuestro Señor Dios misericordioso, que nos otorgaste en el Bienaventurado San Martín de Porres, un ejemplo de humildad, sencillez y caridad; y sin observar a su condición, sino a la fidelidad con la que servía, lo engrandeciste hasta glorificarlo en tu reino, entre los coros de los ángeles!

Haznos sentir de manera compasiva su intervención poderosa.

Tu  beatísimo Martín, que dedicaste tu vida para servir a Dios Nuestro Señor y a tus semejantes; tu que  tan servicial siempre socorriste a los más necesitados, atiende de manera piadosa a los que, toman tus virtudes como ejemplo y reconociendo tu inmenso poder, alabamos el Señor que tanto te  enalteció. Proporciona a nosotros el sentimiento de los efectos de tu inmensa caridad, rogando por nosotros al Señor, que premió tus méritos de manera fiel con el otorgamiento de la eterna gloria.

Amén.

Oración para los animales

Reza la oración San Martín de Porres con fe para la sanación y protección de los animales.

Nuestro Señor Dios Todopoderoso, quien creó a todos los seres vivos. Bendito seas.

Tu que creaste en el quinto y sexto día de la creación a  los peces en el mar, las aves en el aire y los animales sobre la tierra.

Inspiración primordial para San Martín de Porres para considerar como parte de su prójimo a todos los animales. Te rogamos y acudimos a ti, para que bendigas este animal.

Pedimos ante ti, que por el infinito poder de tu amor, permitas que (el animal) viva según sea tu voluntad.

¡Bendito seas, Nuestro Señor Dios Todopoderoso, alabado por siempre por todas las criaturas y la belleza de tu creación!

Amén

Conoce la oración a San Francisco de Asís, patrón de los animales.

Oración a San Martín de Porres para los enfermos

Reza esta milagrosa oración de San Martín de Porres para los enfermos

Glorioso San Martín de Porres.

Guía de los humildes, santo de una gran fe, a ti que Dios otorgó dones extraordinario, hoy acudo ante ti en esta necesidad y pena que me preocupa.

Protégeme y se mi médico, mi intercesor, guía y maestro en el camino de amor a Nuestro Señor Jesús.

Tú quien siempre ayudo a los más necesitados, por amor a Dios, tanto así que Dios te otorgó el poder de estar en dos lugares distintos a la vez, escucha a quienes admiramos tus dones y virtudes, por amor a Cristo.

Confío en ti, para que a través de tu unión a Dios, intercedas ante el Señor, que ante las almas bondadosas como la tuya, me perdone mis pecados y me libre de todo mal.

Que tu espíritu caritativo y servicial me alcance, para que de manera amorosa te sirva  con entrega para hacer el bien al prójimo. Para descubrir como tú, la virtud de hacer el bien a los demás, para que así sean aliviadas mis propias penas.

Que tu gran ejemplo de humildad de tenerte a ti mismo en todo momento en último lugar, sea para mí una luz y guía para nunca olvidar el ser humilde.

Que tu ejemplo de hombre de fe, capaz de sanar, resucitar y lograr tantos prodigios, sea una gracia que llene mi corazón de amor infinito a nuestro Señor Cristo, en momentos de dudas.

Glorioso padre celestial, por los méritos que le otorgaste a tu fiel siervo San Martín, ayúdame en momentos de dificultad y no permitas que mi esperanza quede confundida.

Nuestro Señor Jesucristo, que dijiste “pedid y recibiréis”, te pido de manera humilde que por la intercesión del glorioso San Martín de Porres, escuches esta súplica.

Pido desde el amor, que me concedas la gracia que te solicito, si representa un bien para mi alma. Te lo pido por nuestro Señor Jesucristo.

Amén

Oración para proteger a la familia

Pide con devoción a través de esta oración, la protección para tu familia.

San Martín de Porres, a ti extendemos y elevamos a través de esta oración, llenos de tranquila confianza y devoción. Conscientes de tu caridad a toda la sociedad, sin distinción de clases ni niveles, así como también de tu dulzura y humildad en tu corazón, hoy ofrecemos nuestras peticiones.

Irradia y derrama sobre nuestras familias, los preciados dones de tu gloriosa intercesión; demostrando a los hombres de todas las razas y colores, el camino a la unión y a la justicia; implora a nuestro Señor Dio Padre Celestial que se otorgue la venida de su reino, para que por medio de la generosidad mutua en Dios, los hombres aumenten a través de la fe los frutos de la gracia para que sea merecida la recompensa de la vida eterna. Amén.

Si te gustó la información de este artículo, te invitamos a conocer más en la sección de oraciones.

Deja un comentario