Oración al Espíritu Santo, descubre ¿cómo realizarla? aquí

Muchos son quienes le elevan una oración al Espíritu Santo porque sienten que los llena y los motiva a realizar buenas obras para su vida. El Espíritu Santo, se manifestó como una paloma entre llamas de fuego, porque el fuego simboliza la purificación de las culpas y el pecado. Existe una plegaria para cada ocasión.

Oración al Espíritu Santo

Oración al Espíritu Santo

La oración al Espíritu Santo, es una de las plegarias más difundidas entre los seguidores y creyentes de la doctrina católica. Se manifiesta a través de la representación de una paloma blanca con sus alas abiertas, a veces sola y otras en llamas, pues el fuego cuenta como un elemento de purificación. Si te interesan más oraciones puedes revisar oración a San Nicolás de Bari.

Cuenta en su haber con varias oraciones destinadas a solicitar favores específicos para causas determinadas. A continuación, te dejamos una oración al Espíritu Santo general, para que a través de ella, te pueda conceder sus dones y favores.

¡Oh Espíritu Santo!, en nombre del gran poder que Dios ha puesto en ti, invoco tu sagrado nombre, para que te manifiestes y puedas ofrecerme tus gracias y dones, para poder ser así digno de estar en la presencia de Dios.

¡Oh Espíritu generoso!, Al igual que hiciste con Salomón el Rey, dame tu entendimiento y sabiduría, para poder lograr alcanzar la satisfacción de la salvación. Oriéntame para poder tomar la mejor decisión y así solucionar los conflictos que atormentan mi vida en estos momentos, que tenga la capacidad, llegado el momento, de poder diferenciar entre lo que es malo y lo que es bueno.

¡Oh Espíritu recto!, otórgame el Don de tu Consejo, para poder dar respuestas oportunas, prudentes y acertadas, a la hora de tomar alguna decisión. ¡Oh Espíritu de Libertad!, dale a mi alma el regocijo y la paz que necesita en estas circunstancias, líbrame de toda angustia que me pueda embargar. Hazme sensible ante el dolor de los demás ofreciéndome el Don de la piedad y la misericordia y renueva un espíritu noble dentro de mí, ¡Amén!

Llamamientos

Dentro de las plegarias que se le ofrecen al Espíritu Santo, se encuentran los denominados llamamientos, que no son otra cosa que la invocación del nombre, la presencia y manifestación de dicho Espíritu, para que escuche el resto de las plegarias, favores y demás peticiones.

Ven Espíritu Santo, y envía tu luz como un rayo que destelle desde el cielo. Ven a nosotros, Padre de los que no tienen, luz de los corazones y entregador de bendiciones. Ven huésped del alma y sirve de refugio para mi descanso. Ven consuelo en las horas de llanto, y brisa pasajera que se lleva con ella, todas las penas.

Ven Espíritu Santo, luz santísima que iluminas los más íntimos rincones de los corazones de tus seguidores y devotos. Ven Oh Padre Santo, porque sin tu ayuda, el hombre no tendría nada bueno. Ven y aquello que tenga una mancha, lávala; los terrenos que sean áridos, riégalos; el cuerpo y el alma que se sienta herida, sánala.

Ven Espíritu Santo, y doblega al riguroso; todo lo que esté frío, caliéntalo y lo que esté torcido, enderézalo, todo lo que se haya extraviado, encuéntralo. Ven y concédeles a quienes creen en ti, Oh noble Espíritu, tus siete dones sagrados. Dales la virtud, ofrécele la salvación y que con ella puedan disfrutar de una eterna felicidad, ¡Amén!

Consagración

Antes de comenzar a elevar cualquier oración al Espíritu Santo se debe primero invocar su nombre a través de un acto de consagración, la cual se inicia con una plegaria especial que es la siguiente:

Invoco tu santo nombre para que recibas esta absoluta y perfecta consagración de todo mi Ser, la cual estoy realizando en este día, para que de hoy en adelante, seas tú quien guíe cada uno de los actos y acciones de mi vida. Se tu quien dirija mis pasos, quien me de la Fuerza necesaria, la luz en medio de la oscuridad, y a cambio, te doy todo el amor de mi corazón.

Hoy, mediante este acto de consagración, dejo en tus divinas manos todas mis operaciones, estoy presto a las inspiraciones que tienes para mí. ¡Oh Espíritu Santo!, en tus manos benditas dejaré que me moldes junto a la Virgen María, para emular a tu amado Jesús. Y finalizo esta plegaria diciendo: “Gloria al Padre Creador; Gloria al Hijo Redentor; Gloria al Espíritu Santo Santificador”. ¡Amén!

Nota: Se debe rezar un Padrenuestro, y luego expresa las intenciones de la petición a realizar.

Oración para casos imposibles

Dentro de la gama de plegarias con las que cuenta, una de las más populares y con la mayor cantidad de devotos es la oración al Espíritu Santo para lograr su santa intercesión en los casos y causas imposibles. Aquí te dejamos uno de los ejemplos:

¡Oh Excelentísimo Espíritu Santo!, a tus pies me rindo para pedir por tu auxilio, apelando a esa fuerza que les otorgas a quienes que te buscan, acepta esta, mi humilde plegaria y a cambio yo te entrego mi corazón.

Hoy te entrego por completo mi alma, para que derrames en ella todos tus dones. Te pido bondadoso Espíritu Santo, que seas mi protección y socorro, usando como escudo la verdad que viene del Padre.

Fortalece a mi alma para poder salir victorioso ante cualquier ataque de maldad que quiera someterme. Socórreme en esta hora y (se hace la petición). En tus manos dejo mi destino y mi vida, y no permitas que desvíe mi camino, que sucumbe ante la tentación o que se quebrante mi fe, ¡Amén!

Oración por la salud

También para pedir por nuestra salud, se tiene una oración al Espíritu Santo, y a continuación te la presentamos:

Tú que renuevas todo lo creado ¡Oh Poderoso Espíritu Santo de Dios!, y que lo vuelves aún más perfecto, hoy me encuentro frente a ti, para que pedirte que renueves y mejores mi salud. Te pido también por la salud de (se nombra a una persona en especial), para que a través de tu santa intercesión, pueda recibir el don de la sanación.

Te pido a la vez, Oh Santo Espíritu, que le des fuerza y nutras su fortaleza, para que pueda afrontar con éxito, los avatares de su enfermedad. Aleja de nosotros toda maldad y angustia, y danos la paz necesaria en estos momentos de dolor.

Ven a nosotros Espíritu Santo, y unge con tu fuego puro sus lesiones; con la sangre de Jesucristo lava sus heridas. Te pido que tomes mis manos y úsalas para curar a todo cuantos lo necesiten, impregna tu santo sello en ellas y también bendicelas.

En tu nombre, le impongo mis manos sobre (se dice el nombre del enfermo), para tu entendimiento y sabiduría le apremian y pueda con ello alcanzar la paz necesaria para darle reposo a su alma. ¡Amén!

Oración para recibir los dones del Espíritu Santo

También existe una oración al Espíritu Santo para implorarle que otorgue sus sagrados dones, a través de los cuales podemos obtener sus mismas virtudes y ser dignos de compartir el reino de los cielos con Dios Padre. La oración es la siguiente:

Ven Espíritu Santo, manifiéstate ante mí y llena mi vida con tus santos dones; dame la sabiduría necesaria para poder vivir bajo la dirección de Dios, que pueda reconocer las cosas que son verdaderamente importantes a través del don del Entendimiento.

Muéstrame el camino hacia la santificación a través de tu guía y el don del consejo; que pueda yo reconocer el mal y el bien que me rodea con el Don de la ciencia. Lléname de misericordia para amar a Dios con tu Don de la piedad; calma mis momentos de angustia impregnándome de fortaleza.

Muéstrame el temor de Dios para jamás ofenderle, y lléname de todo lo bello de tu espíritu para no perderme en el camino hacia el gozo de la vida eterna, ¡Amén!

Oración al Espíritu Santo

Oración para pedir sus 7 dones

Son siete los dones que posee el Espíritu Santo y que puede otorgarles a sus fieles devotos sólo a través de una plegaria. Aquí tienes una oración para solicitarle esos siete dones para tu beneficio. Si quieres puedes ver también oración a San Charbel para el dinero.

Ven Espíritu Santo, e inflama mi corazón con la llama viva del fuego de tu Amor; te pido que escuches mis plegarias y mis súplicas, para con ello, derrames sobre mí todos tus siete dones, al igual que lo hiciste el Día del Pentecostés sobre los Apóstoles.

Eres Espíritu de Verdad, y por eso te ruego me entregues tu primer don, el del Entendimiento, para que pueda entender mejor las verdades que han sido reveladas; que con el auge de mi fe, pueda yo distinguir entre el bien y el mal, con la luz de tu espíritu.

Te ruego también, Oh Espíritu Inmortal, que me entregues un segundo don, el de la Ciencia, para comprender el manifiesto de las cosas terrenales, viviendo y valorando todo lo creado, aumentado mi esperanza con ello.

Dame tu Don de la Sabiduría, tu que eres Espíritu de Amor, y que con amor aumente mi caridad hacia el prójimo motivado por el amor infinito de Dios, y que mis actos sean siempre impulsados por ella.

Te ruego, que me des el tercer don del Consejo, para que basados en él pueda obrar con prudencia, seleccionando mis actos, que mis actividades estén acordes a santificación que quiero para mí y para los demás.

Tú que eres Espíritu de Bondad, dame el don de la Piedad, para practicar con justicia, dándole a cada persona lo que merece. En primer lugar, eterna gratitud para con Dios, y caridad y amabilidad para el resto de la humanidad.

Dame el Don de la Fortaleza, para transitar con seguridad por los caminos de los valores cristianos, resistiendo a los problemas que se me presenten con mucha paciencia. Te suplico me llenes del don de Temor de Dios, para que eso evite que caiga en tentaciones.

Oh Divino Espíritu, en nombre de Jesucristo y de María Santísima, te suplico que vengas a mí y que entres en mi corazón, y plantes allí tus siete dones a toda plenitud. Quiero vivir de acuerdo a tu santa voluntad, y morir entregándote todo mi amor a cambio de tu misericordia infinita, ¡Amén!

Oración al Espíritu Santo

Oración al Espíritu Santo para recibirlo en casa

Para recibir el Espíritu Santo en tu casa también se cuenta con una oración especial a través de la cual puedas invocar su nombre. A continuación, se te presenta:

¡Oh Espíritu Santo!, que eres uno solo manifestado en Dios Padre, ante tu sagrada presencia asisto para agradecerte por esos dones maravillosos que me has entregado. Has llenado mi alma de infinito amor, al igual que el alma de todos los que habitan en mi casa.

Hoy vengo de manera especial a solicitarte, que desciendas sobre mi casa, con la oferta de abrirte nuestros corazones y que puedas entrar en ellos, que conozcas todos nuestros secretos.

Renueva cada una de nuestras acciones, de nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, y elimina todo aquello que le sea desagradable a Dios. Protégenos y bendícenos por siempre, ¡Amén!

Oración para que ilumine nuestro hogar

De igual manera, existe una oración al Espíritu Santo para que con su llama bendita, mantenga por siempre iluminado nuestro hogar, y lo saque de la oscuridad.

Te pido que ilumines todos los rincones de mi hogar, Oh Santo Espíritu, y deja que tu luz sirva como un refugio para nuestra alma. Deja que podamos en ti conseguir un consuelo, que descansemos en ti nuestras mortificaciones.

Sirve como nuestro refugio, como el agua con la que calmamos nuestra sed. Abarca con tu inmensa luz toda nuestra alma, y durante los tiempos de tristeza, bríndanos consuelo. Cura nuestro enfermo corazón, limpia nuestros pecados e impurezas. Deja que tus dones hagan su obra en cada uno de nosotros, para poder alcanzar la vida eterna, ¡Amén!

Oración al Espíritu Santo

¿Quién es el Espíritu Santo?

El Espíritu Santo, forma parte de las tres divinas personas que conforman según la religión católica, a Dios. Sin la participación del Espíritu Santo, entonces Dios no habría podido lograr que ocurriera el milagro de la creación, completando el proceso con la presencia de su Hijo.

Se manifiesto con mayor fuerza con la llegada de Jesús al mundo terrenal a pesar de haber existido desde siempre, ya que es Cristo quien comienza a hablar sobre él, en cada una de sus predicaciones.

A través de la celebración de sus acciones y milagros, le va mostrando al mundo entero la manera en la que obra. Uno de los mayores ejemplos fue a través de la gracia del Bautismo, pues fue Jesús quien comenzó a bautizar en nombre del Espíritu Santo.

El Espíritu es quien reveló al Hijo, y el hijo es el camino hacia el Padre. Esta tipología, es la base principal de la creencia la corriente doctrinal católica, parte de los cimientos de la formación de la Santa iglesia, con lo cual se ha mantenido.

Dones del Espíritu Santo

Los Dones del Espíritu Santo, se refiere a unas condiciones especiales que Dios le otorga a sus devotos y fieles seguidores y que ellos solicitan a través de la oración al Espíritu Santo. Puede denominarse como talentos que en un principio de los tiempos, les fueron entregados a los apóstoles para motivar sus espíritus y que cumplieran con la misión encomendada por Jesucristo de formar a las primeras sociedades cristianas.

Después que Jesús llega a la tierra se instaura el sacramento del bautismo, el Espíritu Santo obra y habita en todos cuantos reciben el bautismo, sacramento mediante el cual, se limpia el pecado original, transformando el cuerpo de la persona en un templo, donde habita el Espíritu Santo.

Con el bautismo también la persona pasa a ser un nuevo miembro de la iglesia, y pasa a recibir un don para beneficio de dicha institución y también para el beneficio propio, teniendo dentro de su corazón, al Espíritu de Dios.

Sabiduría, aquel que posea este don, contará con la capacidad de poder juzgar al hombre en cuanto a sus actos; podrá descifrar los mandatos divinos con una única visión respecto a los mensajes de Dios, reconociendo las maravillas que él creó.

Inteligencia, con este don adquiere la capacidad de entender mejor que nadie, el propósito que tiene Dios para cada uno de nosotros y para la humanidad en general. Al recibir este don, el Espíritu Santo, se convierte en el guía hacia el camino de la verdad y la comprensión y así con su ayuda, es que es más fácil, concebir cuál es el plan de Dios.

Consejo, este don simboliza a la conciencia, pues quien lo recibe, cuenta con un amplio criterio acerca de los que es el mal y el bien. Puede detectar todo el que está a su alrededor. Adquiere los valores expresados a través del evangelio, reconociéndolo como la motivación necesaria para vivir una felicidad verdadera.

Fortaleza, es el don que ante las adversidades, motiva a seguir al alma y no desfallecer, no importa cuán grandes sean las dificultades que deba enfrentar, Dios le dará la capacidad a través del espíritu Santo de sobrellevar las cargas y soportar las ofensas, manteniéndose firme pero sin dejar de ser humildes.

Ciencia, a quien recibe este don, se le otorga una amplia visión para apreciar todo lo que sobre la Tierra se ha creado por Dios. Cuenta con la capacidad de apreciarlo y amarlo, para así también cuidarlo como un gran tesoro que le fue entregado. Tiene la certeza también de que solo Dios Padre tiene poder sobre la vida y la muerte.

Piedad, este don habita en todos quienes han sido criado con los valores cristianos. Actúa sanando los corazones una vez que se abren al Espíritu Santo. Motiva a que la persona esté en armonía con su prójimo y a que cada día, busque de Dios. Da la fuerza necesaria para ser capaces de pedir perdón y perdonar, desvaneciendo por completo los rencores.

Temor a Dios, a través de este don se pretende motivar a los devotos a que no cometan más pecado. A través del Espíritu Santo, le muestra al hombre cuáles son los actos que ellos cometen y que no son del agrado de Dios. Les muestra además la necesidad que debe surgir en cada persona por estar vivo y morir sabiéndose salvo. Si te gustó este artículo, te invitamos a revisar en nuestro blog la oración a San Judas Tadeo para el negocio.

Oración al Espíritu Santo

Deja un comentario