Aprende la oración del tabaco, para limpiar energías

Desde tiempos remotos, se le ha atribuido a ciertos rituales, oraciones y objetos, propiedades mágicas para resolver un sinnúmero de problemas. El artículo que se presenta a continuación, toca esta temática, específicamente, versa sobre la oración del tabaco.

¿Para qué sirve el tabaco?

El tabaco o puro, como también se le llama, es un producto de procedencia agrícola, tratado y  concebido  para fines recreativos, es decir, para el disfrute sensorial del ser humano. De hecho, su alto  contenido de nicotina, ha sido objeto de múltiples críticas en el mundo, por parte de las autoridades encargadas de velar por la salud. Te recomendamos el siguiente artículo: 10 Plantas medicinales y para qué sirven

No obstante, en el ámbito popular, el tabaco, más allá del disfrute que pueda generar su consumo, puede servir para otros fines, igualmente apreciables. Se tiene conocimiento que desde épocas antiguas, mediante actos de hechicería asociados a la magia, se preparaba el tabaco de manera tal, que sirviese para resolver algún asunto aparentemente irresoluto.

Dotado de poderes especiales, gracias a su preparación o conjuro, el tabaco sirve para resolver asuntos, donde la forma lógica de abordarlo, no ha encontrado respuesta. Tal es el caso de la persona que por motivos energéticos, siente que requiere una limpieza de carácter espiritual, para así conseguir la liviandad, que su ser aspira. En la misma dirección, el tabaco, empleado apropiadamente, puede brindar protección energética frente a males insospechados.

Otra cualidad atribuida al uso del tabaco, es la de propiciar el conjunto de circunstancias ideales, para que una persona, la cual crea que la vida no le está ofreciendo las oportunidades merecidas, se le abran las puertas y caminos, que le conduzcan a la prosperidad. De manera impresionante, bajo el ritual adecuado, el tabaco logra orquestar las variables para que esto ocurra.

oración del tabaco

En ocasiones, la vida nos coloca frente a escenarios misteriosos llenos de incertidumbre, aquí el tabaco, gracias a sus propiedades de expansión de la mente, nos permite encontrar la respuesta necesaria a la inquietud que nos perturba. No se puede asegurar que el tabaco sirva para resolver situaciones de salud, pero de lo que si se tiene referencia, es que ayuda en los procesos de recuperación posterior a una enfermedad.

En materia de conflictos amorosos, particularmente referidos a la necesidad de asegurarse  una determinada pareja, bajo ciertos rituales, el tabaco sirve a este fin. Sin embargo, esta solicitud muy popular entre la gente, se considera una práctica delicada, por atentar contra el libre albedrío de las personas, exponiendo al solicitante del favor, a la temible ley del karma. Te recomendamos el siguiente artículo: Karma Y Dharma.

El tabaco y el espiritismo en Venezuela

En términos generales, se puede decir que el espiritismo constituye una doctrina, que  basada en la creencia de la inmortalidad del espíritu, busca, a través de distintas prácticas que pudieran variar de una región a otra, establecer una comunicación real con el espíritu de alguna persona que haya fallecido.

Como en el campo de la religión, el tratamiento de la noción del espíritu y las distintas formas de elevar sus cualidades en vida, bajo la promesa de una hermosa existencia, después de la muerte, no es extraño que espiritismo y religión coinciden como teoría y como práctica. Al respecto, no es difícil encontrar coincidencias, en ambos casos, de conceptos, ceremoniales y figuras emblemáticas.

Venezuela no escapa a lo anterior, el uso del tabaco como elemento esencial para la práctica del espiritismo, presenta una suerte de sincretismo religioso, donde se mezclan muchos elementos provenientes de otras religiones, como es el caso de la religión católica y creencias de origen africano e indígena.

Esta situación en algunas oportunidades causa extrañeza e incluso aversión, particularmente de parte de practicantes, que no admiten otro tipo de creencias, diferentes a su propio culto. Cada expresión  religiosa dispone de una serie de oraciones, destinadas a lograr una conexión especial con alguna divinidad, en el caso del espiritismo en Venezuela, el uso del tabaco como herramienta espiritual, tiene su respectiva oración: la oración del tabaco.

Con la finalidad de lograr comunicación con los fallecidos, para obtener protección, y ver lo que depara el futuro, se hace necesario la presencia de una persona vinculante, con la facultad de establecer el nexo entre los dos planos, el terrenal y el espiritual. Dicha persona, comúnmente llamada médium, según el espiritismo venezolano, debe emplear el tabaco, y la oración del tabaco, dentro de un ritual específico.

Para lograr limpieza espiritual y protección, la oración del tabaco debe dirigirse a la Reina María Lionza (principal deidad del espiritismo en Venezuela); la invocación a esta deidad, requiere del siguiente ritual: se debe recitar su plegaria, teniendo en la mano dominante, la que se usa para escribir el tabaco apagado.

oración del tabaco

El tabaco será dignificado y consumido al contrario de lo usual, es decir, se encenderá por la boquilla, zona donde comúnmente se aspira, todo esto, mientras se ejecuta la oración del tabaco; ya dignificado, el tabaco se fuma, consumido totalmente, el cabo y las cenizas son desechados. Para la realización de este ritual, se puede emplear cualquier tipo de tabaco, artesanal o de elaboración industrial.

Oración del tabaco para la limpieza espiritual

Dirigida, a solicitar la asistencia fundamentalmente de la Reina María Lionza , y otras deidades, la oración del tabaco, se emplea en la ocasión que se requiera despojar a una persona,  de cualquier mal o energía negativa que le esté perturbando la vida en cualquiera de sus ámbitos, entorpeciendo su felicidad y progreso.

En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo (con la mano que sostiene el tabaco hacer la señal de la cruz). Solicito autorización a Dios Padre Todopoderoso, creador del universo, a la  Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo (con la mano que sostiene el tabaco hacer la señal de la cruz).

Con la magnánima autorización de todo santo, solicito a mis orientadores y espíritus defensores para invocar  este tabaco, se elimine de mi cuerpo y espíritu, todo rasgo de negatividad que tuviese (expresar aquí si fuese necesario: mi hogar, mi trabajo, mi negocio, mi pareja).

Que se erradique cualquier maleficio material o espiritual de cualquier naturaleza, brujería, lámpara, velación, entierros y amarres, que en estos tiempos, personas enemigas me lo hayan ocasionado o estén haciendo.

Que me deshaga de cualquier enemigo pasado, presente o por venir, sea este visible o no a mi vista, que yo conozca o esté por conocer. Que me deshaga de habladurías e intrigas y de todo ser oscuro  y bufón que tenga la intención de hacerme daño.

Que todas estas calamidades sean eliminadas y expulsadas  tan lejos que sea imposible dañen mi humanidad, cuerpo y espíritu, hogar y cualquier sitio donde me encuentre. Expulsa a los cuatro puntos cardinales norte, sur este y oeste, desde donde no regresaran.

A nombre de la Reina María Lionza, Guaicaipuro y el Negro Felipe, cortes divinas y seres de luz, solicito retiren de mi humanidad  todo maldad, que pudiese estar en mí. Les entrego este tabaco, con su humo y cenizas, como ofrenda para que transporte todo mal y no regrese jamás.

Dios misericordioso, Padre Celestial, tú que con tu poder todo lo puedes, limpia con tus manos celestiales mi cuerpo, mi mente y mi espíritu. Auxíliame, para que yo pueda vencer todas las calamidades que me aquejan todos los tropiezos del camino y los enemigos que me acechen. Bríndame tu protección Padre mío por siempre.

Amén.

Si le gustó nuestro artículo, le invitamos a revisar más temas interesantes dentro de nuestro blog, como puede ser: ¿Cómo conjurar un tabaco?

Deja un comentario