Oración para un bebé recién nacido enfermo, aquí

El nacimiento de un niño trae alegría y muchas emociones positivas en la familia, pero una enfermedad puede oscurecer el futuro de esta pequeña criatura, la fe, es un recurso que podemos utilizar a nuestro favor. Te invitamos a leer este artículo de oración para un bebé recién nacido enfermo, para que aprendas algunos ejemplos de oración y otros temas relacionados.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO ENFERMO

¿Qué es una oración?

Antes de hablar sobre los distintos tipos de oración para un bebé recién nacido enfermo, tenemos que hablar y especificar qué es una oración exactamente. La oración que también conocida como una plegaria, es un concepto religioso que utiliza una persona que cree, para invocar a una divinidad mediante un rito.

Dentro de las oraciones se le puede pedir a un santo o cualquier persona que sea considerada sagrada dentro de esa religión, se busca que, mediante el uso de dicha actividad, se tenga una conversación divina con la fe. Las oraciones tienen estructuras que se deben respetar, sin embargo, hoy en día, existe la creencia que la creación propia de oraciones también es aceptada por las personas del culto.

Si vamos a términos más técnicos, el diccionario de la lengua española señala a la oración como una forma de comunicación mental o de palabra, hacia una divinidad, cuyo fin es expresar una súplica.

Puedes leer más contenido como este en nuestro blog, de hecho te recomendamos leer oración de San Lázaro en nuestra categoría de oraciones.

Catolicismo y la oración.

Dentro de la historia de la religión católica, se ha podido notar como la oración se ha vuelto una parte importante de su esencia como religión, se establece que la oración es un diálogo directo entre Dios y sus hijos (en este caso la humanidad). El catolicismo se basa en la creencia de que la única meta del hombre es honrar y glorificar a Dios, un hecho que se puede hacer mediante la oración, ya que está destinada a glorificar a aquellos que la religión cree divinos.

El hombre y la oración no mantienen una relación inadecuada, de hecho, el hombre se beneficia de la oración, mediante la ayuda espiritual que esta le otorga. La oración tiene varios fines, se busca glorificar a Dios, agradecerle, pedirle perdón, solicitar su bendición e incluso su ayuda para casos donde la fe y la esperanza es lo único que quedan.

La oración ha evolucionado mucho con el tiempo, en tiempos pasados, se creía que la oración debían ser párrafos aprendidos sin ser modificados, ahora, se incita a la gente de la fe, que busquen sus propias conversaciones religiosas, que Dios, escucha sin importar las palabras que utilices.

Lo que si no ha cambiado mucho, es el clima que se espera cuando se realiza una oración, el individuo, debe buscar que su tiempo sagrado sea tranquilo, que este le permita reconocer los sentimientos que se desarrollan en su relación con Dios, que sea un momento único durante el día, así mismo, se determina que las reglas tradiciones varíen en cada individuo.

Tipos de oración.

La oración es individual, no todas las relaciones o conexiones con Dios son iguales, es importante saber que según el momento, el estado de ánimo o de incluso, la intención del orante, podemos encontrar varios tipos de oraciones, los más distinguidos son:

  • La oración verbal: la más común y tradicional, el ejemplo más conocido es el Padre Nuestro.
  • La mental: dentro de la religión católica, existe la creencia que repetir el nombre de Jesús mentalmente, facilita la conexión con Él, lo que permite una mayor comunicación.
  • De Meditación: por otro lado, las oraciones de meditación, existen para evaluar el todo, es decir, se enfocan en la meditación de la situación, el estado emocional y físico, el entorno y las acciones que ejercen los individuos.
  • La oración de contemplación: un ejemplo claro de este tipo de oración es la adoración del Santísimo Sacramento, un estado que se alcanza luego de hacer las oraciones de meditación.
  • Oraciones de petición.
  • Oraciones para dar gracias.
  • Oraciones de intercesión: cuando la oración está planificada para el beneficio del prójimo.
  • Oraciones de conversación: oraciones que buscan, más que repetir palabras, establecer una conversación con la divinidad y el hombre.

Existen otros tipos de oraciones documentadas a través de la historia, lo que nos enseña la religión es que no tiene que hacerse de manera separada, se puede recitar varios tipos de oraciones al mismo tiempo, el rosario, por ejemplo, es un complemento de oraciones verbales, oraciones de meditación y oraciones de petición.

Si te interesa leer más temas como este de oración para un bebé recién nacido enfermo, te recomendamos leer oración de Santa Teresa de Jesús en nuestra categoría de oraciones.

El nacimiento del bebé.

Uno de los momentos más hermosos y alegres que puede tener una familia es el nacimiento de un bebé, desde el momento que te enteras de este hecho, tienes que prepararte para  un camino largo, donde aprenderás a encontrar un nivel de plenitud emocional, psicológica y espiritualmente, que te ayude a recibir a este pequeño.

Depende mucho de la situación en la que te encuentras, pero en reglas generales, tu actitud ante la vida cambia, se vuelve más positiva. Tu relación con la religión, si eres una persona religiosa, cambia también, ya que te encomiendas a tu fe en Dios, para que todo salga bien, para que él cuide de ti y de tu futuro bebé.

Lamentablemente no todas las situaciones de embarazo son positivas, en ocasiones, la familia se debe enfrentar a un escenario plagado de incertidumbre y tristeza, en estos momentos tan duros, la oración puede ser un camino que desees tomar.

Como seres humanos, podemos caer en cualquier tipo de enfermedades, los bebés recién nacidos tienen un sistema inmunológico muy débil, ya que se encuentra en su pleno desarrollo, encomendar su salud a Dios es una de las maneras de ayudar a este pequeño.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO ENFERMO

Saber que un bebé recién nacido, una criatura pura que no merece tal dolor, debe sufrir por su salud es muy terrible, tanto para los padres, familiares y allegados, los sentimientos  impotencia y tristeza son recurrentes. En este artículo te pondremos algunos ejemplos de oraciones para que eleves tu fe en Dios y encomiendes su salud a la entidad divina de tu preferencia.

Si deseas leer más artículos como este de oración para un bebé recién nacido enfermo, te recomendamos leer Oración de San Luis Beltrán.

Oración para un bebé recién nacido enfermo.

Cuando un familiar se enferma, la atención de todos se evoca completamente en ayudarlo a que mejore, cuando se enferma un pequeño, la atención se multiplica, la familia y los padres hacen todos los esfuerzos humanamente posibles para tratar al pequeño y que su salud mejore.

Es una situación muy angustiante, en ocasiones, nos preguntamos cómo es posible que un ser con tan poca edad, inocente de todo mal, deba sufrir tanto gravemente. Las emociones que se pueden sentir en ese momento son muy variadas, tienes que lidiar con un dolor terrible ante la noticia que la salud de tu bebé no es óptima.

Una de las cosas que puedes hacer es orar, tu fe será de gran ayuda en este camino horrible, pide por la sanación de tu hijo y pide por que viva una vida larga. Le recomendamos a nuestros lectores que ajusten las oraciones a su gusto, para poder estar en sintonía con sus sentimientos, aquí te presentamos unos ejemplos que puedes utilizar con facilidad.

Oración 1 – Señor de gran poder.

¡Oh señor Padre, oh señor poderoso!

Tú que conoces mi camino y mi corazón, que sabes que soy fiel a tus mandamientos, tus exigencias y tus discursos.

Yo sé, que he cometido errores, que me he equivocado y que he tropezado en el largo camino divino, a pesar de esto, siempre vuelvo a ti, lleno de arrepentimiento.

¡Señor de gran poder! Conoces todas las situaciones por las que he pasado, conoces mis malos momentos, conoces mi relación con mi familia y mis sentimientos, así como conocías los sentimientos de tu hijo Jesús, que se sacrificó para liberarnos del pecado, para que todos fuéramos libres y sanos.

En este día, he decidido dirigirme a ti, en un momento donde estoy perdiendo la esperanza, donde la tristeza y la desesperación me embargan. Tengo la esperanza de que me vas ayudar, ya que tu amor es infinito.

Pido por una de tus bendiciones, sé que como ser humano, que ya te he pedido demasiado, pero Padre amado, pido de tu compasión, tú que sabes mi deseo de tener un hijo, de esa necesidad que debía saciar ante todo y que desde tu manto, cumpliste.

¡Gracias señor divino! Por haberme concedido tan hermoso regalo. Lamentablemente, mi bebé, mi bello e inocente bebé se encuentra sufriendo, ha nacido enfermo por esa razón te suplico, con mis fuerzas que cubras con tu manto celestial a (debes mencionar el nombre de tu bebé) y lo cures de (la enfermedad que sufre), que es uno de tus hijos que está sufriendo mucho por ello.

Te pido que tengas misericordia, te pido que lo sanes, para que pueda crecer y vivir sirviendo tu gloria eterna padre nuestro.

De rodillas te ruego, Santísimo padre, que le des la bendición que tanto necesita, que mantengas al mal alejado y que lo protejas de todas las cosas que intentan dañarlo.

¡Dios, tú que eres un ser tan poderoso, sana a mi bebé (nombre del bebé), te lo pido con fervor mi señor!

En el nombre de tu hijo, Jesús. Amén.

Puedes leer más artículos como este de oración para un bebé recién nacido enfermo en nuestro blog, de hecho te recomendamos leer oración de guerra espiritual.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO ENFERMO

Oración 2 – Gran padre celestial.

¡Gran padre celestial, eres una imagen digna de un ser amable, comprensivo y misericordioso!

Hoy es un día que con mucha pena me dirijo a ti, para pedirte misericordia por mi bebé (inserte el nombre del niño) que hemos tenido que hospitalizar debido a su estado de salud que no deja que se desarrolle con normalidad.

Yo sé, padre amado, que son muchas las personas que se dirigen a ti para pedir por su sanación, también sé y soy consciente, de que premias a tus fieles, ofreciendo ayuda a las personas que dedican su vida a glorificarte.

Hoy, me encuentro de rodillas, reconociendo lo poderoso que eres, mostrando mi absoluta admiración y reconocimiento, tú eres un ser amable y cariñoso. Te pido por la salud de mi progenitor, ruego porque lo sanes para que no sufra de un cruel destino.

Su alma es un alma inocente, libre de maldad y pecado alguno, no merece sufrir tanto en tan corta edad, por eso te pido que la sanes, que coloques sobre mi bebé tu manto sanador, que la bendigas con todas tus fuerzas.

Los médicos me dicen que ya no hay esperanza, pero yo no les creo, porque confió en ti, sé que tú eres la esperanza que me queda, creo en tu misericordia y tu poder divino ¡Oh señor padre de todo!

No dejare que nadie cuestione mi fe, mi camino se haya contigo, en tu fe, con tus discípulos, cumpliendo los mandamientos que enviaste con tanto amor. Te agradezco el sacrificio de tu hijo, sé que conoces el dolor, por eso te pido que me ayudes a salir de esta situación.

Tú, mi dios poderoso, te pido que sanes a mi pequeña criatura, que la bendigas y transformes su bendición en salud. Mi pequeño bebé merece crecer para convertirse en un creyente de tu gloria.

Confió en ti mi señor, sé que me otorgarás este milagro, tu gloria eterna se refleja en mi criatura, te agradezco las bendiciones que otorgas incluso antes de que las cumplas, porque sé que tu corazón es bueno. Eres un ser bondadoso padre mío.

Amén.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO ENFERMO

Oración 3 – Padre de las alturas

¡Padre nuestro, tu amor es infinito, tu hogar está en las alturas, pero sé que vives con nosotros!

Eres un ser muy bondadoso y misericordioso, estoy agradecido con todas las bendiciones que has traído a mi vida, con las infinitas oportunidades para mejorar mi situación. Te agradezco el sacrificio de tu único hijo Jesús, que murió para liberarnos de los pecados.

¡Oh señor divino! Te considero poderoso, ya que has creado todas las cosas que conocemos, pero también te considero bondadoso, ya que no abandonas a tus hijos en la tierra, eres el único salvador de la humanidad.

Te agradezco inmensamente el regalo de la vida, que me has concedido a mí para vivirla y que doblando tu generosidad, también me has permitido ser la madre (o padre) de una hermosa criatura.

Hoy tengo una tarea muy difícil, debo pedirte que intercedas por mi bebé, que lo libres de todo mal, de toda enfermedad y que lo bendigas, otorgándole una salud eterna. Mi pequeño ha nacido enfermo mi señor, es una criatura débil que se encuentra sufriendo mucho en su corta edad.

Te pido, gran señor, que con tu manto misericordioso, cures a mi bebé recién nacido, que no merece sufrir, que es un alma limpia y pura, te ruego que le otorgues salud, que le permitan crecer en un cuerpo saludable, que no tenga ninguna dolencia, que tener un futuro digno para que pueda convertirse en tu fiel creyente.

Yo sé, que muchos te piden lo mismo, lo único que yo tengo para ofrecer, es mi amor y devoción incondicional, prometo proteger a mi pequeño, para que sea un ser de bien, que se dedique a explorar tu gloria divina, que sea un mensajero de tus palabras y enseñanzas.

Mi hijo (inserte nombre) será criado bajo sus sagrados mandamientos, él crecerá sabiendo que su señor padre es un ser misericordioso, divino, poderoso y bondadoso, te seguirá eternamente mi señor, al igual que yo, reconocerá que tu camino es el camino del bien.

Tú sabes quién soy señor, me has visto llorar y reír, has estado presente en cada decisión importante de mi vida, tú sabes que te he sido una fiel devota, una persona que siempre ayuda al más necesitado, tal y como tus enseñanzas lo han reflejado.

Te pido que me ayudes en esta etapa, ruego tu compañía y tu bendición, para mí, para mi hijo y para mi familia, por favor señor amado, ilumina mi camino, dame la energía para enfrentar este desafío.

Siempre estaré agradecida de tus bendiciones señor, confió en ti plenamente.

¡Gracias padre de las alturas, tu amor infinito nos llena el corazón!

Amén.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO ENFERMO

Oración 4 – Tu Santa gracia.

¡Amado padre celestial! ¡Amado ser divino!

Déjame encomendarme a ti mi señor, te quiero agradecer todas las bendiciones que has traído a mi vida, en especial, la bendición de ser padres que recientemente se ha cumplido. Tu gloria infinita llena nuestras almas.

Hoy en día, podemos dar gracias de tener esta pequeña criatura en nuestros brazos, ella es un símbolo claro de tu existencia y de tu bondad infinita.

Es imposible pensar que nuestro bebé no es un milagro, tú conoces por lo que hemos pasado, a pesar de eso, nos has otorgado con el honor absoluto de tener una criatura que podemos llamar nuestra, un milagro importante, un regalo divino.

Tú, santo padre, que eres tan misericordioso y benevolente, te entregamos esta pequeña, para que sepas que ella te pertenece y a tu gloria, ella que crecerá con tus mandatos y enseñanzas en la mente.

A pesar de este milagro tan hermoso, nuestra pequeña bendición ha nacido con un problema, su enfermedad (nombre de la enfermedad) afecta su crecimiento y debilita su pequeño cuerpo. Ella es un ser inocente, que no merece sufrir, por eso te encargamos de su salud en tus manos, pidiendo de que sea concebida su sanidad.

Confiamos en ti mi señor, te pedimos que la cubras con tu manto y que la protejas como la hija tuya que es, sé que conoces el dolor padre, ya que tu único hijo se sacrificó por nosotros, solo te pedimos hacer lo que puedas, para salvar a nuestra bebé.

No tenemos mucho que ofrecer, ya que nuestros materiales de nada sirven en el terreno celestial que tú habitas, lo que sí podemos prometer es enseñarla a dirija su vida bajo tu mando, que se dedique a su mandamientos y enseñanzas y que esparza tu palabra, mi gran señor amado.

Te agradezco señor todopoderoso, que le permitas crecer para que se convierta en una persona de bien y que a su vez, nos ayudes en este camino tan difícil que ahora debemos cumplir, ayúdanos a salir de esta situación señor mío, permite que sanen nuestras heridas mentales y físicas.

Gloria a Dios, confiamos en tus habilidades, en tu corazón puro y tu infinita misericordia, te pedimos que nos concedas la dicha de ver crecer a nuestros hijos, protegiéndolos de todos los males que los pueden afectar.

Te pido con mucha fe y desde nuestro corazón, que tu voluntad sea absoluta. Confiamos en las decisiones que tomes y podemos nuestras vidas en tus manos.

Te pedimos perdón padre mío, si he usado tu nombre en vano y si hemos fallado como seres humanos, nos arrepentimos de cualquier inconveniente o pecado que hemos cometido, renovamos nuestro voto de fe contigo y te pedimos que nos escuches, ya que tu camino decidimos seguir para bien.

Gracias señor todo poderoso, te amamos infinitamente. Amén.

Puedes leer otros artículos como este de oración para un bebé recién nacido enfermo, en nuestro blog, de hecho te recomendamos oración para desesperar a un hombre en minutos.

Otras oraciones.

Si durante el nacimiento de tu bebé notas que su salud es delicada, entonces tienes que dedicarte a buscar fortaleza en Dios, pidiéndole que este lo bendiga y le quite los dolores que sufre tu pequeño. Existen otras oraciones más específicas para pedir por la salud de tu criatura, aquí te dejamos algunas:

Oración para un bebé recién nacido enfermo terminal.

Señor, te doy las gracias por todas las bendiciones que has traído a mi vida.

Yo sé que tú tienes un plan para cada uno de tus hijos.

El destino de mi pequeño está en tus manos, te lo entrego Dios mío.

Te entrego la vida de mi bebé.

Soy de las personas que cree en tu misericordia, sé que mi bebé estará en paz contigo.

Mi pequeño estará bajo tu mando, dentro de tu amor infinito.

Cuidarás de él cómo cuidas de todos nosotros.

Padre solo me queda darte las gracias, por permitirme la oportunidad de conocerlo.

De tener a (inserte nombre del bebé) entre mis brazos.

Tú eres nuestro todopoderoso, tú decides quién se va y quién se queda.

Sé que mi vida es tuya, tal y como la de tu hijo Jesús.

Señor, solo te pido que le quites el dolor, que dejes que él se vaya en paz y que me permitas encontrarme en algún momento con él en tu reino.

En el nombre de Jesús, Amén.

Oración para un bebé enfermo recién nacido a punto de morir.

Señor, Dios mío, eterno y magnífico en tu poder celestial.

Te doy gracias por tu increíble bondad, por tu majestuoso poder y tu infinita misericordia.

Eres un ser digno, que merece la alabanza, eres el creador del todo y de la nada.

Hoy, señor padre, quiero presentarme ante ti, teniendo un dolor horrible, que me lastima y lastima a las personas cercanas a mí. Yo sé que tú lo sabes todo mi Dios, ya que eres un ser omnisciente, nada puede ser un misterio ante tus ojos.

Tú conoces mi historia y conoces la de mi bebé, que desde tan pequeño ha tenido que sufrir dolores que no le deseo a nadie, su corazón puro y su alma son mis pequeños milagros.

Acudo a ti, porque sé que eres un ser misericordiosos, que no deja sufrir a tus discípulos, te pido mi señor, que extiendas la vida de mi bebé, para que este pueda crecer como una persona de bien, para que te sirva, para que cumpla con tus mandamientos y extienda tu palabra.

Señor mío, el dolor que estoy sufriendo ahora tú lo conoces muy bien y porque cree en tu poder, en tu sabiduría y tu bondad, sé que harás lo mejor que puedas hacer.

Tú eres quien elige mi destino y solo tú elegirás el destino de mi bebé, solo te pido que me mantengas junto a él.

Gracias padre celestial, tu poder es sorprendente.

En el nombre de todos los santos y en especial de tu único hijo Jesús, amén.

Oración para un bebé recién nacido enfermo

Oración por San Juan de Dios para pedir la sanación de un niño enfermo.

Para dar un poco de contexto, debemos explicar que San Juan de Dios es un santo del pueblo portugués, mundialmente es conocido como “Juan de los enfermos”, la oración que diremos a continuación es una pequeña modificación de la oración original y donde se le pide al santo específicamente que cure al niño o el bebé enfermo. Se recomienda que esta oración se haga con el niño presente.

¡Oh gran San Juan de Dios! Ser de infinito poder.

Dios te ha concedido un alma pura y noche, te ha otorgado un destino divino.

Cómo dudar de ti, cuando compartes el sufrimiento y el dolor de los demás.

Jesús te acompaña en tu labor tan milagrosa.

Hoy, me inunda la tristeza, no me queda más que pedirte por la salud de mi pequeño hijo.

Ha nacido enfermo, él ha sido castigado cuando no lo merece, cuando solo es un pequeño que no ha cometido ningún mal ni ningún pecado.

Eres un ser bondadoso, cariñoso y amable, todos han visto lo increíble que puedes ser.

Todos los que creen en ti, saben lo capaz que eres, repartes favores entre aquellos que lo piden.

Los milagros a tu nombre son infinitos, tus obras son conocidas en la historia, sin importar los siglos que han pasado.

Ayúdame en este camino tan difícil.

No me abandones, ni abandones a mi familia mientras tratamos de ayudar todo lo que podemos.

Habla con el Arcángel San Rafael, pídele que te ayude a cuidar a mi hijo, que al igual que a ti te ayudó y protegió, también puede hacerlo con el mío.

Sean sus amigos y compañeros, protégelo y bendice su vida, para que tenga buena salud.

San Juan de Dios, ser poderoso, patrón de los enfermos.

Eres un ser tan benevolente, que escogiste a los más necesitados para entregarles tu amor eterno, para cuidarlos y protegerlos, para otorgarle todas las atenciones posibles para que se mejoren y tengan una vida plena.

Sé que los escogiste, porque puedes ver la imagen del Cristo sufriente y eso hace que te enfureces en todos ámbitos posibles.

Te pido que cures a (inserte nombre del enfermo)

Que le entregues amor, energía, vitalidad.

Que le permitas crecer como un niño sano para ver la dicha de nuestro señor padre.

Bienaventurado e insigne San Juan de Dios.

Yo sé que he cometido muchos errores, pero sé también que mi pedido será escuchado.

Quiero agradecerte, antes de lo esperado, porque tengo esperanza de que mi pequeño sea curado.

Mi alma y su alma están en tus manos, tú decides nuestro destino San Juan de Dios.

Oh Dios mío, solo te pido la fuerza para seguir adelante.

Te pido que por mi hijo y por mi familia, nosotros seguimos el ejemplo de San Juan de Dios, cuidamos a los enfermos y atendemos a los más necesitamos, extendemos nuestro amor al prójimo.

Por favor señor mío, permite a San Juan de Dios todo el poder posible, para que interceda por mi criatura, para que la cure y sea libre del sufrimiento que su pequeño cuerpo ha tenido que soportar.

Oh gran Dios padre, sánalo, sana todo sus males, deja que él crezca y sea parte de este reino terrenal, para adorarte y glorificarte, tu nuestro creador.

Prometo cuidarlo para que sea un creyente, para que sepa de tu amor y tu bondad, para que conozca tu inmensa misericordia.

Gracias padre amado.

Por Jesucristo, nuestro señor.

Amén.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO ENFERMO

Si deseas leer más contenido como este, te invitamos a explorar nuestro blog, de hecho, te recomendamos leer Oración para la tranquilidad.

Oración para bendecir a un bebé recién nacido.

Esta oración corta sirve para bendecir a cualquier bebé recién nacido, no necesita ser un bebé enfermo para recibir la bendición, es tan sencilla que puede ser pronunciada minutos después del nacimiento del bebé.

Dios padre nuestro, que gran maravilla nos has concedido.

Esta familia es testigo, de tu inmenso poder y amor, tu fuerza y tu capacidad se dejan ver tras este milagro.

Hoy damos la bienvenida a este bebé, que nace entre sonrisas y llanto.

Por favor Dios, bendice su corazón, como ya has bendecido el de todos aquí.

Te pedimos que cuides de este bebé, que mantenga su corazón puro, que crezca como un niño sano y que sienta tu amor eterno.

Te pedimos también que lo bendigas para toda su vida, ya que a nosotros nos has bendecido ya con su llegada.

Te prometemos cuidarlo como un niño de bien, para que crezca bajo tus enseñanzas, para que cumpla tus mandatos y distribuya tu palabra.

¡Gracias señor mío, por concedernos este increíble regalo!

¡Gracias por todas las cosas tan maravillosas que haces por nosotros!

En el nombre de tu único hijo Jesús.

Amén.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO ENFERMO

Oración para mujeres embarazadas de alto riesgo.

En ocasiones, podemos encontrar que la situación que pone el peligro al bebé sucede antes de tu nacimiento, para estos casos existe una oración diferente. Si tienes un embarazo de alto riesgo, puedes pedirle a Dios, para que el nacimiento de tu bebé suceda de manera pacífica, así mismo, puedes pedirle por la salud de tu futuro bebé, así como tu propia salud.

Utilizando esta hermosa oración, puedes enfrentarte a un momento muy difícil en tu vida, tu fe en Dios y su bendición serán importantes para seguir este camino que te toca recorrer. Le recomendamos a nuestros lectores que modifiquen las oraciones para que se ajusten a sus gustos o situaciones personales.

¡Oh señor, amado padre!

Eres un ser todopoderoso, eres el creador innegable de todas las cosas, tienes el poder de dar vida incluso al ser más pequeño de la tierra.

Hoy te pido por mi salud padre mío, pero por sobre todo, te pido por la salud de mi bebé amado.

Mi hijo no ha nacido, pero tengo miedo señor, mi condición de salud dice que tengo un embarazo riesgoso y que mi hijo y yo podríamos sufrir por eso.

Creo en ti señor, creo en tu poder sanador, en tu mano divina, en tus poderes misericordiosos.

Te pido que pases tus manos santas y sanadoras por nuestros cuerpos.

Que corrijas lo que se debe corregir y sanes lo que deba sanar.

Dame la tranquilidad que necesito padre mío, para seguir con este camino tan difícil que has puesto en mi vida.

Dame la paz en mi alma, ayúdame a traer ese milagro con el que me has bendecido.

Bendice mi embarazo, permíteme tener a mi bebe sin ninguna complicación.

Necesito que él crezca como un niño sano, para que pueda conocer de tu amor, para que sea creyente de tu poder.

Cubre estas dos almas con tu espíritu.

Nuestro destino está en tus manos.

Te pido mi señor, que alejes todo lo malo que intenta lastimarme, que no dejes que la maldad infecte esta alma pura.

Te pido por nuestra salud señor, no nos abandones, protégenos con todas tus fuerzas.

Tú me conoces Dios padre, tú sabes cuánto deseo tener a mi hijo entre mis brazos, cuando necesito sentirlo al lado mío.

Permite que todo salga bien señor, concédenos ese deseo.

Te lo pido, en nombre de tu único hijo Jesucristo.

Amén.

ORACIÓN PARA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO ENFERMO

Es bueno que dediques parte de tu tiempo a la oración, es muy importante destacar que orar es hablar con Dios, es cierto que en ocasiones se necesitan palabras determinadas que nos permitan agradecer y pedirle lo que necesitamos, sin embargo, cuando hablamos del creador, él siempre va a escuchar lo que tu deseas decirle. Las plegarias que se hacen en cuanto a los niños y los bebés son especialmente escuchadas.

Puntos clave de oración por los niños.

Cuando se ora por los niños, se hace desde un sentimiento bastante puro y sincero. Cuando un niño sufre, no solo afecta al niño, sino que afecta a las familias y a los allegados, una criatura tan pequeña y tan bondadosa no debería sufrir.

Orar no siempre se hace desde un punto de vista negativo, es decir, no siempre se pide que se cure a un enfermo, en ocasiones, las oraciones por los niños, nacen de un lugar más sereno, que solo pide que el niño logre crecer para que conozca la gloria divina de Dios.

Por otro lado, dentro de la religión, los niños son considerados una parte importante de las naciones, es decir, ellos son las personas más vulnerables pero también las más fuertes, están libres de pecado y tienen lo que muchos ya han perdido, un corazón puro y un alma limpia. Como sociedad religiosa, tenemos la obligación de protegerlos con nuestra fe, intervenir con oraciones es una manera de hacerlo.

Oración para un bebé recién nacido enfermo

A continuación, te presentaremos los 10 puntos clave, que tienes que tener en cuenta cuando realices una oración por los niños o los bebés, estos puntos pueden ser incluidos en todos los tipos de oraciones, no tienen que ser específicos a como están descritos pero sí la esencia principal de los mismos debe existir.

  1. Que los niños puedan mantener esa pureza que los caracteriza.
  2. Que logren crecer para ser como Jesús, con sus enseñanzas.
  3. Que Dios logre entrar en su vida, que desde pequeños demuestran ser fieles devotos, que busquen con amor a su señor padre.
  4. Que Dios limpie los corazones de los niños, que deje que aprendan de sus mandatos y que multipliquen su palabra.
  5. Que los niños amen al Señor y que se alejen del pecado.
  6. Que dediquen su vida a Dios, que busquen ser aprobados, que no se avergüencen de tu creencia.
  7. Que Dios proteja a los niños del enemigo, que los guarde y libre de todo mal, que los lleve por el buen camino.
  8. Que sean personas de bien, que encuentren buenas compañías que también amen al creador.
  9. Que Dios proteja su salud, que les permita ser personas sanas.
  10. Que Dios les otorgue un espíritu bondadoso, amable, cariñoso y responsable.

Si te interesa leer más contenido como este de oración para un bebé recién nacido enfermo, te invitamos a explorar oración a Santa Marta la dominadora en nuestra categoría de oraciones, además, puedes encontrar otros artículos entretenidos y originales en nuestro blog.

La oración de una madre a sus hijos.

Si algo está más que claro, es que el amor y la preocupación de una madre son poderosos, ser madre es saber que todo lo que nos rodea puede ser usado a favor o en contra de nuestros pequeños.

Oración para un bebé recién nacido enfermo

Si tienes la oportunidad de ser madre o ya eres madre, lo más posible es que tiendas a preocuparte por tus hijos constantemente, su salud, su alimentación, su bienestar emocional, mental y físico, sus amistades, su trabajos, su escuela, en fin, todas las cosas que giran en torno a tu hijo son una preocupación.

Es posible que en ocasiones, la responsabilidad de criar a otro ser humano te preocupe, puede que sientas como que no eres suficiente, que estás fallando o que simplemente tal vez este no era tu destino. No te equivoques, Dios tiene un camino diseñado para todos nosotros, los hijos son unas de las bendiciones más grandes que se pueden obtener en la vida.

La oración es capaz de ayudarnos en los momentos más difícil, su poder es increíble y fácil de utilizar. Sin importar quien sea, una madre joven con su primer bebé o una señora con varios pequeños corriendo por la casa o incluso, una abuela con una familia ya encaminada a formar sus propios núcleos, utilizar a la oración como una herramienta, te garantiza que cuides de tus familiares y veles por los que más amas.

Es bueno recordar que la oración es la comunicación directa con nuestro señor padre Dios. Él es capaz de entender todos los sentimientos por los que pasas, tus preocupaciones y tus aflicciones.

Oración para un bebé recién nacido enfermo

Él es un ser amoroso, que no solo traza el camino de nuestro destino, sino que también se encarga  en cuidarnos y protegernos de todo mal. Los creyentes estamos conscientes, de que Dios, es una de las mayores fuerzas de este universo, que escucha a todas las personas que acuden a él, comunicarse con él es fácil mediante la oración.

A continuación, podrás encontrar algunas sugerencias que como madre, puedes usar para incluir la oración en tu rutina familiar y personal:

  • La oración personal.

Cuando hablamos de tu rutina diaria, es importante que incluyas un momento donde puedas orar. La comunicación con Dios, debe ser algo que hagas todos los días, además, tienes que  inculcar a tus hijos esta tradición.

Necesitan aprender a dedicar un tiempo especial para que puedan agradecerle al señor y pedirle perdón por los pecados, con esto solo afirman el lazo que hay entre la fe y ellos como individuos, puesto que la oración personal se trata de eso mismo, de la conexión de la persona con Dios. Si te interesa leer otros artículos como este de oración para un bebé recién nacido enfermo, puedes leer oración a Santa Eduviges.

Sin importar el momento del día, durante la mañana o en la noche, tienes que ofrecer una oración, durante este momento podrás sentir el amor de Dios y su protección.

  • Ora por tus hijos.

Otra manera en la que puedes incluir la oración en la rutina de la familia, es  orando por tus hijos. Durante la oración puedes pedirle a Dios que se acerque a tus hijos, por su protección, por su salud o porque simplemente crezcan para que puedan ser sus devotos.

Si existe alguien enfermo en la familia, sobre todo si es un niño, puedes reunir a la familia para orar, esto hará que los niños tengan un acercamiento a la oración y vean cómo la fe en Dios, logra sanar a las familias.

  • Enseña orar a tus hijos / Ora con ellos.

Como hemos dicho en el punto anterior, puedes incluir a la oración en la vida de tus hijos mediante un primer acercamiento. Enséñale a orar con las oraciones tradicionales y a medida que aprenda las mismas, puedes instruir para que vaya  a conversar un poco más intenso.

Debes asegurarte que empiecen por frases pequeñas, puedes dejar que ellos agradezcan por las cosas que conocen, por ejemplo, por sus juguetes o que pidan por la salud de su mascota, la idea es que de manera natural, ellos abran su corazón y evolucionen con sus pensamientos. Orar en familia hace que crezca el amor a Dios y la conexión entre los individuos de esa familia.

  • Agradecer por los alimentos.

No todas las personas recurren a esto, pero al igual que la oración en familia, un momento perfecto para incluir a los niños en la oración, es agradecer los alimentos. Tienes que agradecer a Dios por los alimentos que vas a consumir, esta acción permite crear un sentimiento de gratitud entre las personas que están consumiendo la comida, además tu hijo reconocerá a los alimentos como una bendición de Dios.

  • Háblale de Dios.

Es imposible amar a alguien que no conocemos, una de tus misiones como madre, es conectar a tus hijos con Dios, desde una edad muy temprana, debes hablarle a tus hijos sobre él, explicarle quién es, qué hace por nosotros y por qué es importante. Si bien esto no hace que cree automáticamente una relación con Dios, será un buen inicio.

Una mujer que se dedica a orar, logra obtener el poder de transformar y enriquecer la vida de sus hijos, su familia y la de ella misma. Ser capaz de orar, es una característica digna solo para mujeres fuertes, que le entrega bendiciones a su familia, las oportunidades que te puede abrir la oración son asombrosas.

Oración para un bebé recién nacido enfermo

Tu hogar se verá muy beneficiado por esta acción. Si deseas leer más contenido como este de oración para un bebé recién nacido enfermo, te invitamos a leer otros artículos en nuestro blog, de hecho te recomendamos oración Cruz de Caravaca en la categoría de oraciones.

Enseñando a los niños a orar.

Desde que empezamos a hablarles a los niños de la religión y de Dios, les pedimos que oren. Les hablamos del poder que se pueden encontrar en esa conexión divina, les explicamos cómo bendecir, agradecer y pedir perdón.

En ocasiones, lo que hacemos es orar por ellos, cuando en realidad, se tiene que buscar es que ellos mismos tengan la oportunidad de orar. Como padres y familiares, la misión principal es involucrar a los niños en este mundo para que ellos mismos evolucionan por su cuenta.

¿Qué es la oración?

Desde la mente infantil, es muy fácil observar cómo los niños piensan que la oración es una lista interminable de peticiones que le pueden presentar a Dios, sin conocerlo realmente, pueden pensar que Dios es un genio dispuesto a conceder sus deseos.

Como ya hemos dicho antes, la oración es una conversación con Dios, si ya hemos ayudado a nuestros niños a aprender sobre él, entonces existen varias verdades de la oración que tienes que aclarar:

  • Cuando se conversa con Dios, existen varias cosas que se le puede decir. Es un ser increíble, por lo mismo no solo se le debe pedir, también se le tiene que agradecer e incluso podemos pedir perdón por nuestras acciones, confesar nuestros pecados también es un punto importante en la oración.
  • Dios siempre contesta nuestras oraciones. Para muchos niños, la falta de respuesta verbal puede ser conflictiva, es importante enseñarles que él siempre va a contestar, a veces dice que si, otras no y en ocasiones solo nos pide que esperemos.
  • La conversación con Dios no es de una sola vía. Cuando terminas, debes detenerte a escuchar qué es lo que quiere decir.
  • Orar con Dios no necesita ser tradicional. No todas las personas son iguales, los niños tampoco, por lo que es importante destacar que no todos se comunican de la misma manera, algunos usan métodos más tradicionales, mientras que otros se dedican a conversar desde el corazón.

Oraciones para preescolares.

La creencia que un niño pequeño no puede orar es falsa, si un niño puede hablar entonces también puede ser capaz de orar. Tenemos que recordar que la oración es una conversación, solo los adultos podemos reconocer la importancia de las palabras específicas, sin embargo, eso no significa que Dios no escucha las palabras de los niños.

El poder de Dios es tan grande que Dios, no necesita oír oraciones completas, solo necesita oír lo que se encuentra en los corazones de sus creyentes. Reconocemos la dificultad que los niños a la edad preescolar pueden presentar cuando deciden orar, existen varias maneras en las que se les pueden facilitar esta actividad.

Los grandes especialistas hablan como los niños aprenden mediante el juego, si el juego es divertido, entonces el niño puede relacionar la actividad con algo agradable, lo que le permite almacenar este conocimiento.

Buscando un ejemplo de estas actividades, podemos crear tarjetas de oraciones con dibujos, tan simple como esto, los niños pueden utilizar las tarjetas para guiar sus oraciones, no necesitan ser perfectas, de hecho, si los niños pueden participar en su creación es mejor.

¿Qué tipos de tarjetas se pueden crear?

  • Tarjetas de agradecimiento: para crear estas tarjetas se debe tener claro qué es lo que el niño agradece, se le tiene que instruir para que aprenda a agradecer todas las cosas que los rodea, es decir, su familia, su comida, su casa, sus juguetes, donde vive, la naturaleza, etc.
  • Tarjetas de peticiones: en este tipo de tarjetas, se busca que los dibujos representados sean de algo o alguien que ellos creen que necesitan de la ayuda de Dios. Esto puede variar entre padres, madres, amistades, pastores, policías, doctores, etc.

Los primeros años, se busca que los niños oren en conjunto con sus padres, utilizando las tarjetas pueden guiar su oración. A medida que crezcan, ellos poco a poco irán evolucionando para aprender a orar por sí solos. Puedes leer otros artículos como este de oración para un bebé recién nacido enfermo en nuestro blog, te recomendamos leer Oración a la Mano Poderosa.

Puntos destacados de la oración.

Como adultos, somos capaces de observar toda la situación, es decir, nuestras peticiones personales no van por encima de las peticiones generales. Los niños, no pueden hacer esto, los pequeños normalmente priorizan sus propias necesidades o al menos, lo que ellos conocen como sus necesidades.

Si bien no se busca dirigir completamente la manera en la los niños oran, si debemos enfocar su oración. Aquí te damos unas ideas sobre cómo lograrás enfocar su oración.

  • Enfoque en las misiones.

Puedes mostrar un mapa a los niños, durante su tiempo de oración, vas a resaltar a todos los países o lugares que crees convenientes, identificarás al grupo de gente que allí habite y las necesidades que estas tengan. Si logras buscar imágenes, puedes presentársela, adicionalmente le enseñarás a tu pequeño a cómo orar por estas personas, explícale que aunque no los conozca son personas que necesitan de la ayuda de Dios.

  • Enfoque gubernamental/comunidad.

Al igual que el enfoque de las misiones, se puede introducir a los niños a los líderes de un gobierno o de una comunidad, expresarles cómo hay que rezar por su autoridad, para que lideren como personas de bien. Además se puede incluir a los miembros de la comunidad, que sean recurrentes en la vida del niño.

Oración para un bebé recién nacido enfermo

  • Enfoque en la iglesia.

Se debe incitar a los niños que oren por los miembros de la iglesia, no sólo por los líderes, sino por todos sus participantes. Este círculo será muy importante para el desarrollo religioso del niño, se debe motivar para que hablen sobre cómo se sienten en la iglesia, lo que desearían cambiar o sobre sus relaciones dentro de ella.

Puedes leer más contenido como este de oración para un bebé recién nacido enfermo en nuestro blog, de hecho te recomendamos a leer oración a Santa Inocencia en nuestra categoría de oraciones.

Tips para enseñar a los niños a orar.

A continuación, te mostraremos una lista de cinco tips sencillos que puedes seguir para ayudar a tu hijo a aprender a orar con bastante facilidad. Le recordamos a nuestros lectores, que estos no son métodos únicos, solo son consejos que pueden adaptar a su método de enseñanza y estilo de vida.

  • Modela la oración a tu propia vida.

La religión nos explica que lo más importante es la palabra que viene de nuestro corazón, la fe verdadera. Dios espera a que tú te acerques a él de manera natural y tranquila, que vivas como él lo destinó, de esta manera es que tenemos que acercar a nuestros hijos a la oración.

¿De qué sirve orar por algo que nuestros hijos no comprenden? Tienes que modificar las oraciones para que estas se adapten a tu estilo de vida, para que los niños puedan ver cómo esa conexión con Dios, está consciente de quiénes son como personas, quién es su familia y cómo viven, además debes ver cómo implementarla a la vida de tus hijos.

Entonces, naturalmente, la oración debe ser la lengua universal que se hable en el hogar. Se convierte en la primera respuesta a los problemas, los niños a diferencia de los adultos, tienen una fe más pura, ellos buscan ser escuchados.

  • Pídele a dios que te ayude con tus hijos.

Un tip importante para enseñarles a tus hijos a orar, proviene de las actividades que puedes hacer tú desde tu fe, es decir, orarle a Dios, para que este se acerque a tus hijos. Aunque no es una enseñanza directa, es bueno que le pidas a Dios que cuide a tus hijos, además, por la fe de ellos, pídele que les permita experimentar su bendición.

  • Rodea a tus hijos con la palabra.

Es conocido que, los niños que tienen un contacto directo con el aprendizaje, aprenden más rápido. Es entonces que, durante la enseñanza de la palabra de Dios, se busca que los niños se encuentren rodeados de todos los componentes que giran alrededor de este tema, busca que él se relacione usando actividades en conjunto con la familia, habla de Dios y de sus mandatos.

Oración para un bebé recién nacido enfermo

  • Dale tiempo para que explore a su propio ritmo.

Los niños evolucionan a ritmos diferentes, su aprendizaje y su apreciación por las cosas no comparables con los demás. Es bueno que le enseñes a que su espacio para hablar con Dios es único y de ellos, tienes que expresarle que durante esos momentos, la única persona que los escucha y que puede juzgarnos es Dios.

Si bien es bueno que lo ayudes a determinar cuándo y dónde hace la oración, nunca debes obligarlo a orar. Ellos por sí solos van a imitar los comportamientos de los padres, obligarlos solo dañaría ese preciosos momento de su fe, la creación de una conexión con Dios no puede ser obligatoria.

  • Enséñale a tus hijos orar.

Empezando por las oraciones más tradicionales, tienes que enseñarles a tus hijos a orar, este proceso es bastante sencillo si usamos herramientas creativas que le permitan desarrollar su aprendizaje. Si los niños son pequeños, entonces utiliza oraciones cortas y dulces, deja que ellos exploren por su propia cuenta, tú solo eres un guía en este camino.

Si te ha gustado este artículo de oración para un bebé recién nacido enfermo, te invitamos a que sigas explorando las diferentes categorías que se encuentran en nuestro blog, con artículos llenos de conocimientos increíbles y muy completos, de hecho te recomendamos leer nuestro último artículo sobre ¿Qué animal eres?

Nos interesa mucho tu opinión, así que déjanos un comentario para saber qué piensas sobre este artículo de oración para un bebé recién nacido enfermo.

Deja un comentario