Armadura de Dios, todo lo que debes saber de ella

El peor peligro que puede afrontar tu alma se encuentra a tu alrededor constantemente intentando perjudicarte. Para repeler las fuerzas oscuras, entérate en este artículo de todo sobre la armadura de Dios. Este es el completo escudo metafórico que te permitirá fortalecer tu conexión espiritual y te protegerá de cualquier peligro malévolo en tu vida.

Armadura de Dios

¿Qué es la armadura de Dios?

Es esencial para ti conocer cuánto puede afectar tu integridad espiritual en tu vida. Tus acciones, tus palabras, la ética de tu alma y tus intenciones pueden generar bienes o males según como las manejes. La armadura de Dios es un revestimiento espiritual que portas cuando limpias tu alma de todo mal y llenas de los principios cristianos necesarios para abastecer tu vida de prosperidad.

Dicha protección es activada por las fuerzas celestiales para llevarte por el camino de la gloria, la sabiduría y para sacarte de las garras del mal.

Aunque no lo creas, el mal prevalece a tu alrededor y permuta infligiendo daño en tu vida. Es por ello que practicar cada uno de los valores cristianos necesarios para activar esta armadura es esencial en esta.

Cuando ejerces dichos valores cristianos en tu cotidianidad estás limpiando tu alma y abriendo las puertas de tu espíritu al Señor para que purifique cada rincón en el que exista algo que las fuerzas del mal puedan aprovechar para ponerte obstáculos y llenarte de algún profundo pesar.

Armadura de Dios

Te convendrá aprender sobre las ramas del cristianismo.

En la biblia se hace referencia a la armadura de Dios de forma más prominente en Efesios 6. Este capítulo inspira lo siguiente:

Revístanse en la sangre poderosa del señor. Escúdense bajo la armadura de Dios de forma que sean capaz de enfrentarse a las trampas diabólicas (Efesios 6:10-11).

Desglosando este fragmento bíblico encontrarás todo el propósito que el Señor ha predispuesto para ti.

Por ello te dice que la forma en que verdaderamente enfrentarás todos los intentos del mal por afligirte será escudándote bajo los valores que el señor quiere para ti.

Armadura de Dios

Esta armadura espiritual es activada al dar hospitalidad en tu corazón al sentido de la justicia, la honestidad, la meditación y la caridad cristiana.

En efecto, la armadura de Dios es un escudo luminoso. En las escrituras bíblicas se promulga que la luz no repele las fuerzas malignas, sino que por el contrario, está destinada a dirigirse directamente al campo de batalla en donde se librará la lucha entre el bien y el mal. Esto se evidencia en el siguiente versículo:

Cuando nos colocamos el escudo de Dios, Las armas del Jesucristo nuestro señor, revestirán nuestra vida (Romanos 13:12-14).

Verás que portar cada una de las piezas de la armadura de Dios no es solo producto de tener una fe completa y fuerte, sino que también es el resultado de tu evangelio y de cómo promueves la palabra del Señor.

Armadura de Dios

Armadura de Dios para la guerra espiritual

Pedro, en el libro de Efesios, hace referencia a esta armadura bajo el contexto de la guerra espiritual entre el bien y el mal. El mundo actual, gracias a las acciones del ser humano desde los principios de la Tierra, ha estado dominado por las fuerzas malignas y oscuras. La batalla entre los verdaderos cristianos y el mal diabólico determina esta guerra.

El plan que tiene Dios para ti es que hagas frente ante los males mundanos con esta armadura para asegurarte de que salgas victorioso.

Así lo asegura el primer libro de Pedro en los versículos 5:8-9:

Fortalezcan su voluntad propia y manténganse atentos, pues, el inicuo los rodea tal cuál león que ruge cuando busca de quién saciarse. La fe será su herramienta para hacer frente al sufrimiento permutando firmes como sus hermanos del mundo (Pedro 5:8-9).

Armadura de Dios

Cuando la palabra Dios hace referencia a la fuerza de voluntad que debe tener un individuo para usar cada una de las piezas de este escudo espiritual, se está refiriendo a que incluso cuando el señor pone las señales claves a sus obras, de este depende hacer el bien o el mal con los recursos que se prestan.

Estas señales puedes presenciarlas en tu día a día, cada vez que se te da la oportunidad de hacer una buena obra de promulgar el bien espiritual. Sin duda, cada uno de estos momentos pueden ser determinantes para el estado en que se encuentre tu alma.

Una vez que has limpiado tu alma serás capaz de poner en práctica todo el bien que hayas aprendido y de esta forma, estarás escudando tu vida bajo la armadura de Dios contra los peligros que rodean al mundo.

Puedes ver que este mundo está rodeado y dominado por los espíritus de las tinieblas; por ello, esta guerra espiritual se libra cada día a tu alrededor. La lucha toma la forma de problemas y percances que siempre ponen a prueba tus valores cristianos.

Armadura de Dios

Ten cuidado de qué decisiones escoges, qué acciones tomas, qué palabras dices y qué intensiones salen de tu corazón porque esto determinará tu escudo espiritual.

Escuchad atentos, hermanos míos, en el señor residirá su fuerza, en su irresistible valor. Escúdense bajo la armadura que el espíritu les ha otorgado para permanecer fuertes ante las artimañas que el mal prepara para ustedes. Esta batalla no se libra contra sus hermanos, sino contra el diablo y sus malignos adeptos que tomaron el total control sobre el mundo de la oscuridad a nuestro alrededor.

Por ello, equípense con la armadura del espíritu, la cual les ha otorgado para que se mantengan firmes en los días duros y, luego de estar listos para las batallas, permutar victoriosos. (Efesios 6:10-13)

El señor ha otorgado el evangelio como una herramienta o arma para combatir las fuerzas del mal. De esa forma ordena a sus hijos que se armen con el aprendizaje y el coraje necesario para promulgar y ejercer el propósito divino.

Piezas de la armadura de Dios

Como cualquier escudo o blindaje, la armadura de Dios está compuesta por 6 piezas esenciales. Cada una de estas piezas jugará un factor esencial en tu lucha contra las fuerzas inicuas y tendrán raíz en cada uno de tus valores de cristiano. Para esto, es necesario cumplir siempre con todos los propósitos que Dios quiere en tu vida.

El crecimiento espiritual comienza cuando empiezas a profesar los factores determinantes de la armadura de Dios que son: el cinturón de la verdad, el armazón de la justicia, la zapatilla del evangelizador de paz, el blindaje de la fe, la celada de la salvación y el espadín del espíritu.

Todas estas piezas son relativamente esenciales, cada una te impulsará a poseer la armadura del Señor contigo. Tal cual hasta el mejor de los batalladores, de nada sirve tener el armazón sin tener la espada. Por ello, una no es nada sin la otra.

El plan que tiene Dios para ti no es un propósito a medias por lo que él tampoco espera una fe a medias. Es cuestión de la fe y de la relación que tienes con la voluntad del Señor para andar cada uno de los caminos que el señor para ti. De esta forma, aprende sobre cada pieza y lo que es esencial en tu vida para que te beneficies en la gloria del señor completamente.

Cinturón de la verdad

El Padre eterno aborrece cualquier tiritar en tu palabra. Es a la hora de medir tus verdades y mentiras en donde puedes caer más fácilmente a un abismo de impureza. Para equiparte con el cinturón de la verdad, que te protegerá de cualquier daño causado por las fuerzas malignas, deberás corregir lo que profesas por tu boca.

Armadura de dios

Como hermanos, es necesario hablar con la verdad y solo la verdad pues, el Creador es aborrecedor del que practica la mentira. Dios mismo no falla con palabras falsas ni esconde la verdad de la luz.

La biblia hace referencia a lo que perjudica el espíritu en Proverbios 6:16-19:

Existen seis actos que el Señor aborrece y siete son las que Él desprecia: miradas arrogantes, labios empapados de deshonestidad, sangre inocente derramada por inicuos, un espíritu estructurando propósitos malignos, descalzos pies que se dirigen velozmente hacia la maldad, un infiel que mira a soslayo y aquel que promueve el conflicto entre hermanos.

Verás que entre las cosas que Dios más aborrece, está la mentira, la persona que promueve el chisme y el mal hablar. Si portas estas blasfemias en tu vida, debes conocer que corregir esto es el primer paso del Cristiano para deshacerse de todos esos hoyos que dejan entrar a las fuerzas del mal a su vida.

Te preguntarás quizá en cómo afecta la verdad en tu vida una vez que la mentira puede parecer favorecedora para ti. Es en estos momentos donde debes tener mucho más cuidado ya que, la palabra del Señor indica que el Diablo y sus adeptos se presentarán como cosas beneficiosas y buenas antes de que descubras que es todo lo contrario.

Al ser una tentación del mal, lo mismo sucede con la mentira. Pueden existir ocasiones en que te parezca favorable mentir, sin embargo, es ahí en donde se pondrá a prueba tu fe ya que el Señor tiene como propósito para ti que le seas fiel incondicionalmente.

La mentira que busca bienes nunca será legítimamente buena pues cada pecado tiene su peso. Proverbios 6:28 cuestiona lo siguiente a los hijos del señor:

¿Es capaz alguno sobre la faz de la tierra de caminar sobre fuego sin que sus pies se quemen?

Conoce aquí sobre los 7 pecado capitales.

Por ello para que puedas salir ileso de las garras del mal es necesario que promulgues solo la verdad. El señor declara que una vez que te encarriles en el camino de la bondad, la honestidad y hagas frente a cada una de las tentaciones del mal hablar con la fe y luz de tu espíritu, podrás equiparte con las piezas de la armadura de Dios y estarás protegido y bendecido con la sangre del Señor.

Para conseguir este cinturón también es necesario que fortalezcas tu relación con Dios mediante la oración ya que, él te proveerá siempre la fuerza y el consejo para sobreponerte a cada una de las penas que atraviesa el mal en tu vida.

Además es necesario que hagas uso de las enseñanzas del señor siempre que puedas. El cinturón de la verdad porta todo lo referente al evangelio y tu prédica sobre la palabra de Dios.

Armazón de la justicia

Tal cual la armadura de un guerrero, el armazón de la justicia es relativamente importante para protegerte de los ataques malignos del enemigo.

El enemigo siempre procurará herirte en tus zonas más frágiles y buscará tu punto susceptible para infligirte daño. Sin embargo, así como las fuerzas malignas conocen tus debilidades, estas también tienen noción de tus fortalezas y una vez que conozcan que estás revestido con el armazón de la justicia, nada podrá hacerte daño.

Esta armadura que ilumina no la justicia mundana del hombre sino, la entereza para el señor Jesucristo, será la respuesta de perdón a tus pecados y será el baño en la sangre del Salvador para ti.

Por ello Pablo acotó lo siguiente en el libro de Romanos, versículo 8:33:

¿Quién será capaz de menospreciar a los elegidos del Señor? Dios es aquel que hace justicia para sus hijos.

Verás que en la gloria del señor está la justicia para ti y para cada creyente que lleve la fe en el Señor como una prioridad en su vida.

Una vez que fortalezcas tu conexión con el Señor y entres en un estado de objetividad espiritual podrás equiparte con este recurso para protegerte de los ataques del malintencionado.

La objetividad espiritual hace referencia a la forma en que te redimes, conoces tus pecados y errores y te abres a la limpieza del señor. Una vez que te redimas y le entregues tu alma a Dios, esta pieza de la armadura será tuya.

Uno de los propósitos que tiene Dios para ti es que conozcas que has sido lavado de todo mal desde el sacrificio de Cristo hasta el momento de tu redención. Al acceder a este pensamiento, saldrás indemne de los atentados del Diablo por menospreciar tu fe.

La zapatilla del evangelizador de paz

Satanás con su astucia pondrá obstáculos escondidos en tu camino, estos obstáculos serán con toda la intención de herirte. Al igual que en un camino turbio, habrá escombros y trampas que herirán tus pies. Es debido a esto que debes calzar la fe del Señor para que andes con seguridad.

La zapatilla del evangelio de paz es la protección que te permitirá caminar los paisajes más difíciles y aterradores para esparcir la palabra del Señor. Dios quiere que lleves su voluntad a todas partes del mundo, aunado esto, él requiere un compromiso de tu parte. Tienes que portar la fe del hombre que cree fielmente en la protección del Señor incluso en los caminos de más sufrimiento.

La zapatilla de la paz os protege contra las artimañas conflictivas del diablo cuando interfieran como evangelizadores entre vuestros hermanos creyentes (Romanos 14:19).

Aún en aquellos rincones donde para ti solo parezca haber penuria y oscuridad, profesar el evangelio es determinante. La palabra de Dios acota que el Señor tiene grandes planes para ti y está en sus maquinaciones que te mantengas firme y fiel, evangelizando y predicando aún en los momentos de sufrimiento y dolor que puedas pasar en tu vida.

El blindaje de la fe

Esta pieza de la armadura es el conocimiento con el cual podrás vencer a los mensajeros y adeptos de Satanás en tu vida.

Además de todo aquello, cúbranse con el blindaje de la fe, que les permitirá extinguir el fuego de todos los disparos encendidos del enemigo (Efesios 6:16).

Para usar esta protección espiritual es necesario que fortalezcas tu mente con el conocimiento que el Padre dispuso para ti.

El blindaje de la fe es la sabiduría que te permitirá tomar las mejores decisiones en la lucha diaria contra los entes malignos que rodean tu vida.

Dios por ello dispuso para ti la biblia y con ella el evangelio. El escudo está hecho de tu conocimiento y tu fe para hacer la voluntad del señor.

Por otro lado, la sabiduría que de las alturas proviene es bendita, llena de paz, de bondad, mansa, compasiva y de grandes augurios, objetiva y honesta (Santiago 3:17).

Celada de la salvación

El casco o celada protege la cabeza de los guerreros del señor. Para conseguir esta pieza es necesario que lleves a Dios y su palabra en tu cabeza a cada momento.

Por ninguna razón debes distraer o alejar tu propósito de los planes de Dios, de su voluntad o de su propósito.

En Efesios 6 se hace mención de la celada de la salvación como un artefacto que te permitirá apartarte de las tentaciones. Si hay fe pura en tu mente jamás podrá haber mal. Por ello, no te apartes jamás de los pensamientos benignos que la palabra ha sembrado en tu mente.

El evangelio debe ser constante y persistente. Si descuidas tu integridad espiritual le estás abriendo las puertas al enemigo para que cultive mal en tu vida.

Conoce en el siguiente artículo sobre cuántos milagros hizo Jesús.

Esta protección la puedes equipar llevando la palabra de Dios a cada aspecto de tu vida de forma que el evangelio y su sabiduría estén ahí siempre.

De este yelmo se hace referencia en Efesios 6:17:

Y poned en vuestra cabeza la celada de la salvación…

Espadín del espíritu

El espadín será tu arma más importante contra los ejércitos de la oscuridad. Esta espada es el evangelio.

Como creyente, sabrás que tu mayor responsabilidad con Dios es la de esparcir su palabra y su evangelio a lo largo de todo el mundo. De esta forma que se podrá despojar al Diablo de la posesión de los controles de la tierra.

Una vez que te equipes con cada una de las piezas previamente mencionadas en tu alma, podrás adquirir esta espada que servirá para que pongas en práctica tu conocimiento de la palabra y propagues el bien tanto como puedas.

Que cada uno de tus hermanos conozca la palabra como un privilegio es el plan que Dios tiene para ti como su fiel siervo.

Practica con acciones y promulga a cada rincón de la tierra lo que conoces sobre el bien del Padre Celestial tal como lo dice el paisaje bíblico de Marcos 16:15 que argumenta:

Espárzanse por toda la tierra y prediquen las buenas noticias que tiene el reino de Dios a cada ser.

Si te ha interesado este artículo, te invitamos a que aproveches toda la información de relevancia que tenemos en nuestro blog.

Deja un comentario