¿Cuántos milagros hizo Jesús?, todos en este artículo y más

Sin duda alguna, que una de las mayores pruebas de amor que tuvo Dios para con la humanidad, fue la de haber enviado a su Hijo a salvarla de la muerte eterna. Agradecidos debemos estar todos de cuántos milagros hizo Jesús durante su vida terrenal, cuyas actuaciones siempre las hizo en nombre de nuestro Padre Celestial.

Cuántos milagros hizo Jesús

¿Cuántos milagros hizo Jesús?

Durante su paso por la vida terrenal, Jesucristo, el hijo de Dios, puso de manifiesto en varias oportunidades su gran poder divino, más sin embargo, se desconoce a ciencia cierta, cuántos milagros hizo Jesús en la Tierra.

Sin embargo, en las santas escrituras, se hace un relato sobre una etapa en específico de su vida, donde se dedicó a eso, en compañía de sus apóstoles, quienes fueron testigos fieles de cada uno de ellos. Si deseas ver otros temas puedes revisar hoponopono oraciones.

Dentro de la palabra del evangelio que forma parte  del contenido del Nuevo Testamento, varios discípulos relatores de este libro sagrado, describen algunos pasajes con los mejores momentos de dichos milagros y sus beneficiarios. Por ejemplo, San Marcos, le dedica la mitad de sus versículos a los milagros de Jesús, de entre 489 versículos que es la sumatoria total.

Sin embargo, enumerar de manera exacta cuántos milagros hizo Jesús, se convirtió en una tarea algo compleja, y citando nuevamente el evangelio de Marcos, podemos decir que este registra unos dieciocho milagros en sus escrituras, mientras que dentro del libro de Mateo y Lucas, se pueden contar unos veinte milagros.

La mayoría de los milagros, son descritos de manera sencilla y sin mucho detalle, razón por la cual, se diferencia la narrativa unos de otros, en los cuales los evangelistas le colocaron mayor empeño dejando ver el nivel de importancia que le dieron  a cada uno de ellos. Existen textos que contienen cuántos milagros hizo Jesús de manera resumida.

En el evangelio de Marcos 1:34, se señala que Jesús sano a muchos enfermos, liberándolos de los demonios que representaba la enfermedad que padecían. Por su parte, el evangelio de Juan, solo habla de la realización de siete milagros de Jesús, que son los más conocidos en el mundo entero, donde se describen detalles y otros aspectos importantes.

Esta contabilización de cuántos milagros hizo Jesús expresada dentro de los libros de Juan, están estrechamente relacionados a la Biblia y el hecho de que el número 7, es un símbolo religioso que denota excelencia y perfección para Dios nuestro Señor.

Milagros que hizo Jesús

Como ya se ha venido indicando, se desconoce con exactitud cuántos milagros hizo Jesús, sin embargo, entre la lista de los más destacados se encuentran:

  • Las bodas de Canaán.
  • El hijo de un funcionario real que es sanado.
  • Curación del enfermo en la piscina de Betesda.
  • La multiplicación de los panes y los peces.
  • Caminar sobre el agua.
  • La cura de los ciegos de nacimiento.
  • La resurrección de Lázaro.
  • Curación a personas leprosas.
  • Sanación de los paralíticos.

A través de la realización de estos milagros, Jesucristo podía demostrarle a las personas, cuál era su conexión real con Dios, a la vez que le servía para demostrar a que lo habían enviado al mundo. Cada vez que Jesús realizaba algún milagro, dejaba claro que lo hacía en nombre de Dios y que estos beneficios solo eran una pequeña parte de la gran promesa del Padre, para compartir junto a él, el reino de los cielos.

En ese lugar, ya no padecerían de necesidades, ni existen enfermedades, mucho menos iban a tener hambre. A cambio, sólo debían seguirlo, conocer y amar a Dios. La realización y propagación de los milagros que Jesús, le sirvieron al hijo de Dios para mostrarle al hombre, que eso era apenas una antesala del surgimiento de un nuevo mundo.

Incluso, hoy en Día, y a pesar de contar con distintos medios tecnológicos y de haber realizado múltiples estudios científicos, se continúa desconociendo la cantidad de cuántos milagros hizo Jesús realmente. A pesar de esto, lo que sí estuvo claro desde un primer momento, fue la intención de la venida de Jesús a la Tierra, que fue la de instaurar el reino de Dios, tomándose incluso su llegada como un milagro directo de Dios, resaltada en todos los evangelios.

¿Qué son?

Los milagros de Jesús, fueron unas acciones sorprendentes y cargadas de un poder sobrenatural expresado por la figura de Jesús tomando el nombre de Dios, que además de mejorar la calidad de vida de las personas más necesitadas de aquella época, le sirvieron también como una prueba tangible de que él era el mesías.

Fue la mejor manera que tuvo Jesús para darse a conocer como el enviado de Dios para la salvación del mundo, el personaje del cual se hablaba en las escrituras del antiguo testamento de manera profética. El hijo de Dios que se haría hombre y que llegaría desde el reino de los cielos a gobernar en la Tierra, tal como se registraba en las santas escrituras y que era promovido por distintos profetas.

Dentro de la historia de Jesús, se resaltan varios hechos que cuentan como elementos probatorios, de que sus enseñanzas son reales y que no forman parte de un vil engaño, hechos que luego pasarían a formar parte de su doctrina religiosa, el cristianismo.

Desde su llega a la Tierra, Jesucristo dejó bien claro quién era, identificándose siempre como el hijo de Dios Padre Todopoderoso. De igual manera, a cada paso que dio en el planeta, iba pregonando cuál era la misión que se le había encomendado de su Padre, sacrificar su vida terrenal, a cambio del perdón de los pecados del hombre.

Cuántos milagros hizo Jesús

Es por eso, que con la realización de sus milagros, quiso dejar una huella en su paso por la tierra, edificando obras que fuesen dignas del hijo de Dios hecho hombre. Uno de los milagros de Jesús más promocionados, se encuentra dentro de las sagradas escrituras de Marcos, donde se menciona la curación que le hizo a un hombre que estaba paralítico.

Esta misión que vino a cumplir el hijo de Dios en la tierra, lo hizo ser el personaje más importante dentro de la historia de la humanidad en la región occidental. Parte de esta tarea era convivir con el hombre en la tierra, padecer las mismas cosas del hombre común, e incluso sufrir el dolor de la muerte y resucitar de entre los muertos, siendo esto último, una de las promesas del Dios Padre.

Con la llegada de Jesús a la Tierra, se estaba cumpliendo la palabra de Dios y las profecías de las escrituras. Habría enviado a su único hijo a buscar pecadores y purificarlos con el derramamiento de su sangre bendita. Los milagros de Jesús, fueron también una muestra de cuan comprensivo y misericordioso es Dios, y un adelanto de lo que vendrá en la nueva venida del Hijo para llevarlos a todos a gozar de su reino, otra de las promesas que aparece resaltada en los evangelios.

Otra gran enseñanza que nos dejó Jesús, es que la fe lo mueve todo, un valor que tiene gran fuerza y poder, y con el cual, se puede lograr cualquier milagro que se pida y desee desde el corazón y con mucha devoción. “Aquel que vaya por la vida sin fe, no gozará de la compañía y protección de nuestro Señor”.

Son millones de testimonios que describen el profundo amor de Dios para con la humanidad, recordando que el hombre es la mayor creación de Dios. Sus demostraciones de infinito amor han sido divulgadas a lo largo de la historia, justifican el hecho de que haya enviado a la tierra a su hijo a llevar el mensaje de esperanza y salvación, pero también de amor y respeto para con sus hermanos, para con el prójimo.

Y a pesar de desconocer cuántos milagros hizo Jesús, queda la confianza a través de ellos de que hay una vida posible después de la muerte, si nos arrepentimos de nuestros pecados y creemos y seguimos los caminos designados por Dios para nosotros, teniendo como recompensa una vida eterna en el reino celestial. Si deseas conocer más de esta religión, puedes ver también oración al santo niño de atocha.

Jesús, su misión y milagros

Como parte de la encomienda de hecha por su Padre, Jesús se dedicó a transitar el territorio de la ciudad de Galilea, teniendo un propósito claro, el de ir por todos los templos y sinagogas llevando la santa palabra al igual que dando a conocer las buenas nuevas sobre el reino de Dios.

Una vez cumplida parte de su misión, le fue permitido el poder sanar a los enfermos y discapacitados, tan solo con la imposición de sus manos milagrosas. El término “milagro”, tiene su origen en el latín “mirari”, que significa admiración y asombro, pues, muchos de ellos, causan ese efecto.

Los milagros, son descritos como acciones o hechos que se consideran imposibles de suceder, y en muchos casos, no sus ocurrencias no cuentan con una base lógica o coherente, y más bien, por el contrario, tienden a ser de carácter sobrenatural y místico. Dentro del evangelio de Juan, eran descritos como signos, y donde el protagonista de esos hechos fantásticos era el mismísimo Jesús.

Todos los milagros son descritos de manera tal que se vislumbra el gran poder que contiene cada uno de ellos, a niveles realmente sorprendentes, pues como el hijo de Dios, Jesús debía mostrar que aquellos hechos eran parte del gozo que tendrían en el reino celestial, una vida libre de enfermedades.

Cuántos milagros hizo Jesús

De igual manera, tenía el poder de resucitar a las personas que ya habían fallecido, no importaba si la muerte era reciente o si ya tenía varios días. Y por último, podía encaminar de nuevo a aquellos que se habían desviados del camino de Dios, tomando la vía de escape trabajando para el maligno, a quienes les realizaba exorcismos liberando el mal de sus cuerpos, al igual que dentro de sus almas.

Y es que no se puede decir cuántos milagros hizo Jesús, porque aún en la actualidad, continúa haciéndolos día a día, cuando un niño que estaba muy grave se sana, o si una familia tiene un techo y comida. Jesús fue y será por siempre nuestro salvador y por eso debemos llevarlo dentro del corazón.

Cada vez son más los fieles creyentes que le piden realizarles algún milagro. Con el transcurrir del tiempo, se van multiplicando las personas que reciben sus enseñanzas a través de las escrituras y de la santa palabra que es la Biblia. Jesús los lleva de su mano y el único requisito para que un milagro ocurra, es hacer la petición con mucha fe y amor por el Señor.

Muchas personas recibieron el amor de Dios a través de su palabras mientras Jesús estuvo en la Tierra, personas que antes estaban de espaldas a Dios, ahora estarían llenas de su gracia y de su amor, logrando caminar por los senderos del bien. Inclusive, se dio fiel testimonio de la conversión de muchos que antes eran filisteos o simplemente pertenecían a otras culturas.

Jesús también le enseñó al mundo el poder de la oración y cómo a través de ella, se podían lograr grandes milagros, que se eliminarán los peligros de sus vidas, que desaparecieran las enfermedades, entre muchos otros conflictos, solo con orar con mucha fe y devoción por Dios.

Demostró incluso, que la oración, además de poderosa, era un medio a través el cual las personas podían estar en comunión con Dios a la vez que le rendían honores. Por último, Jesús nos enseñó que el tener vida y salud ya de por sí es un milagro, y a su vez, el más noble regalo que Dios como padre le entrega a sus hijos, pues para que un milagro se dé, solo hay que creer en que sucederá.

Hecho de Poder o Acto Poderoso

A través de la realización de sus milagros, Jesús buscaba una forma de demostrarle al mundo, que estaba dotado con un gran poder majestuoso. A pesar de considerarse en un primer momento que Jesús realizaba estas acciones para mostrar la presencia de un Dios compasivo como un medio de anunciar las buenas nuevas, hay quienes creen que estos, no eran en realidad los motivos que tenía el hijo de Dios para llevarlos a cabo.

Incluso, hay quienes indican que estos milagros, les provocaban dolor y sufrimiento a las personas que les ocurrían y el único objetivo que perseguía Jesús con ellos, era el de predicarse así mismo, es decir, poder llamar la atención de la gente y que así supieran quien era y a que vino a la Tierra.

Los milagros narrados en el evangelio de Juan tienden  describir más un estilo que va más allá e darle importancia propiamente a los milagros y más bien se enfocan en la manera en cómo se habla de Jesús, que era el mismo caso que pasaba con sus milagros, la forma de poder demostrar su investidura, majestuosidad y poder.

En el cuarto evangelio de Juan, sus milagros no son realizados por compasión, pues su motivación va más allá de acabar con el padecimiento de esas personas, por el mal que los aquejaba. Su motivación estaba en el ser escuchado y seguido por muchos, ganándose adeptos a su doctrina religiosa, mostrando su poderío como único hijo del Señor.

Los 7 milagros presentados en el libro de Juan

En el evangelio de San Juan se describen siete de los más resaltantes milagros que hizo Jesús, considerados unas acciones excepcionales, jamás realizadas por otra persona, un apartado que hizo el propio Cristo durante la celebración de la última cena. El primero de estos milagros al que se hace mención son las bodas de Canaán, donde Jesús convirtió 600 litros de agua en vino.

Otro de los milagros descritos es el de la sanación del hijo de un funcionario real y la cura que le practicó a la hija de Cananeo. Un aspecto sorprendente entre estos dos milagros, es que ambos ocurrieron a metros de distancia uno del otro. De igual manera, Juan relata el padecimiento de una persona que fue curada por Jesús en Betesda, quien llevaba unos 38 años paralítico.

La famosa multiplicación de los panes para alimentar a un grupo grande de personas que se encontraban hambrientas, es otro de los registros que guardan estas escrituras. También está el milagro en el que caminó sobre las aguas, cuando la embarcación donde se encontraba junto a otros de sus discípulos fue destruida a causa de la acción de vientos fuertes.

Dicen que el momento en que Jesús caminó sobre las aguas, el mar calmó su furia, y finalmente pudieron llegar a su destino. También forma parte de estos siete milagros, la sanación que le hizo a un ciego de nacimiento.

Explicación de los siete milagros

Al no saber a ciencia cierta cuántos milagros hizo Jesús, priorizar una lista de 7, fue una de las mejores maneras que se consiguió para representarlos de manera perfecta. La razón para explicar estos siete milagros narrados por Juan, es porque nos da la oportunidad de contar con algún dato extra, o el poder mostrar a detalle un milagro en específico como hecho excepcional o asombroso.

Por ejemplo, el hecho de haber convertido el agua en vino en las bodas de Caná, fue una cosa exorbitante que jamás había sido vista en ese pueblo, ni en ninguna otra boda. Fue incluso exagerado para la cantidad de asistentes que estuvieron en la boda.

En el caso de la sanación del hijo del funcionario real, el hecho sorprendente radica en las distancias en la que se encontraban, porque recientemente también había curado a un siervo y a la hija de la cananea, que estaban bastante lejos.

En cuanto al paralítico de Betesda, se resalta la cantidad de años que pasó postrado en una cama sin poder moverse para nada, siendo una vida vegetal, pues no solo no podía caminar, estaba totalmente encorvada, sin funcionamiento de la parte motora del cuerpo.

El milagro de la multiplicación de los panes, se refleja en varios evangelios, pero sólo en el libro de Juan, Jesús se pregunta ¿cómo se alimentará a tantas personas? Sin embargo, fue una pregunta retórica, y de esta manera de probarlos, porque ya sabía lo que iba a pasar.

Cuando Jesús camina sobre las aguas, luego de que su barca fuese destruida por el viento, las escrituras indican que apenas apareció, todo se calmó, y pudo guiar a la tripulación a puerto seguro. En cuanto a la sanación del ciego, la distinción radica en que era una persona avanzada de edad y que su ceguera era desde el nacimiento, por lo que estaría abriendo un mundo nuevo ante sus ojos, llevándolo de la oscuridad a la luz.

Caso de resurrección de Lázaro

Dando cuenta de cuántos son los milagros de Jesús, no hay duda alguna que el más excepcional y de mayor asombro para aquellos tiempos, fue la resurrección de Lázaro. Es uno de los milagros más famosos y conocidos en todo el mundo. Lázaro tenía cuatros días de haber muerto, diferenciándose entre otras resurrecciones que Jesús también hizo, solo a pocas horas de haber muerto la persona.

Este asombroso acontecimiento hizo que Juan cambiara el verbo de  su narrativa y llamará a los milagros como signos que indicarían la cercanía de la llegada del tiempo de la revelación. Estos milagros fueron vistos como un método para evangelizar y no como una simple ayuda. Con este milagro, habría quedado demostró el majestuoso poder del hijo de Dios.

Único caso en todos los evangelios

La data de cuántos milagros hizo Jesús, varía según el evangelio que los narre, pero el único caso que aparece reflejado en todos, es donde se hace referencia a la resurrección de Lázaro, por ser entre todos, el más excepcional, ya que logró revivirlo después que ya tenía cuatro días muerto.

Hay libros de otros evangelios, donde se describen otras resurrecciones hechas por Jesús, pero sus características señalan que las muertes, solo llevaban pocas horas de haberse producido. Debido a su realce e importancia, es que todos los discípulos de Cristo, la citaron dentro de sus relatos.

Pruebas de autenticidad

A pesar de que algunos de los milagros de Jesús carecen de alguna lógica, cuentan con elementos que garantizan que los mismos si se hayan realizado realmente. Contrario a lo que algunos argumentan, a través de la realización de estos actos, Jesús no buscaba que la atención de la gente se centrara en él, sino que se tomara como que era Dios quien estaba obrando a través de él.

Queda entonces claro, que cuántos milagros hizo Jesús, llevaban el propósito de representar una manera de manifestarse del Señor, era una manera de honrar al Padre. Los actos milagrosos de Cristo no eran parte de un espectáculo como si pasa por lo general, en los casos de los trabajos de hechicería y espiritismo.

La metodología era básicamente, una imposición de manos sobre la persona y la invocación del nombre de Dios, y así ocurría el milagro. Los beneficiados de sus milagros, reconocían al señor comenzando a seguirle, manifestándole con ello, su agradecimiento.

Para aquellos tiempos, era muy común que en la ciudad de Galilea, muchos de los habitantes sufrieran de posesiones endemoniadas, pero gracias a la manifestación de su fe, al recitar de la palabra Dios a través de la oración, sus demonios eran expulsados.

En todos cuántos milagros hizo Jesús, trataba de remediar las necesidades físicas de las personas, para luego, dedicarse a cubrir las del alma. Nunca se conoció que Jesús hubiese realizado algún milagro en su beneficio, aunque quienes lo criticaban, señalaban que sólo lo hacía para promoción personal.

Cuatro evangelios cuentan a detalle las ocurrencias de cuántos milagros hizo Jesús, los cuales se produjeron frente a multitud de personas que fueron testigos de los mismos, quienes aún vivían cuando comenzaron a escribirse los primeros evangelios. Los relatores de estos evangelios fueron apóstoles de Cristo, quienes se apegaban a la descripción de los hechos de una manera lo más fidedigno posible, documentando cada evento cabalmente.

Ni siquiera los judíos llegaron a negar los hechos milagrosos de Jesús, dando por sentado que todos los acontecidos mostrados en cada uno de los libros son fidedignos en su totalidad. En lo que si difieren los religiosos de aquellos tiempos, era en acreditarse tal poder a Dios, considerando que con ello se hacía un mal uso de la santa palabra, se le asignada una mala interpretación.

A pesar de carecer del aspecto científico, los milagros nunca fueron negados, e incluso, comenzaron a ordenarse durante los dos primero siglos, luego del paso de Jesús por la Tierra, lo que conforma una base sólida que acredita la autenticidad de dichos milagros, adicionando la narración y descripción que de ellos se hacen en los libros del evangelio.

¿Qué se puede aprender de los milagros de Jesús?

Las sagradas escrituras dejan una enseñanza clave sobre los milagros de Jesús, tomando en cuenta primeramente que el término “milagro”, no era habitual, por lo que se utilizaba a la manera traducida que hacía referencia a una habilidad, o en tal caso, se le daba el significado de “poderosas obras o hechos poderosos”. Cada uno de los milagros era considerado como un acto prodigioso.

Cada milagro superaba al siguiente en cuanto a proezas, lo que dejan por sentado la majestuosidad que los enmarca. Eran tratados como señales que venían por parte de Dios y que eran ejecutadas a través de su hijo Jesús, para anunciar la pronta venida del Reino de los cielos. Si te gustó este artículo, puedes revisar también en nuestro blog oración a la Virgen de Las Mercedes

Deja un comentario