Baby Shower Bíblico, ¿sabes cómo realizarlo?, todo aquí

Uno de los momentos más esperados en la familia, es la llegada de un nuevo miembro, situación que en muchas culturas, sugiere la organización de algún tipo de ritual, tal es el caso, del Baby Shower Bíblico, celebración hecha con este fin, conforme a ciertos parámetros. Véase a continuación.

Baby Shower Bíblico

Indudablemente el amor, es uno de los sentimientos más hermosos, que enaltece a la humanidad diferenciándola del resto de las especies. El amor es uno de los atributos del ser humano, que más ha despertado interés en ámbitos como la filosofía, la poesía y la religión. Al respecto, se dice que el amor, como sentimiento universal, que debe privar entre los hombres por encima de cualquier otra condición, ha de ser la base para constituir la pareja y por ende, la familia.

Desde esta perspectiva, toda acción humana que involucra la conformación de la pareja y el fortalecimiento de la familia, debe estar además, al amparo del amor de Dios; razón por la cual, la Iglesia Católica, celebra y reconoce los ritos que enaltecen este sentimiento de unidad fraternal y hacia Dios Padre. Si te interesa este tema, te recomendamos leer el siguiente artículo: Ritos del Cristianismo

En este sentido, se entiende que la proximidad al nacimiento de un nuevo ser, sea motivo de regocijo, no solo para la mujer y el padre de la criatura, que lo esperan con ansiedad, sino también para toda los integrantes de la familia. En este caso, el Baby Shower Bíblico, se nos presenta como una gran oportunidad de organizar y ejecutar un ritual, el cual responda a la necesidad, de encomendar a Dios Padre, la vida de ese bebé que estaría por nacer.

Conforme a lo anterior, es importante destacar que esta ceremonia o ritual del nacimiento llamado Baby Shower Bíblico, deba ser una celebración, la cual no admite improvisaciones; pues no se trata aquí de hacer una fiesta más, para el disfrute de un conjunto de invitados; no, todo lo contrario, se trata más bien de organizar cuidadosamente una ceremonia de gran sentido litúrgico, en el marco de una serie de instrucciones amparadas por un sentido religioso.

baby shower biblico

Por esta razón, el Baby Shower Bíblico, ha de organizarse cuidadosamente bajo los auspicios de un anfitrión cuidadosamente seleccionado, quien consciente de su rol, se encargará de todos los detalles de la fiesta, la cual siempre tendrá como fin último, generar un ambiente cargado de fe, que exalte la celebración como el preámbulo indispensable, para la formación espiritual de esa criatura, que aún sin haber nacido, ya se le inserta en el marco de la fe cristiana.

La preparación de un Baby Shower Bíblico, no es cualquier cosa, supone un proceso que va desde la preparación previa, que implica la selección del lugar, invitados, materiales requeridos entre otros aspectos, hasta su ejecución. A manera de ejemplo, podríamos citar lo siguiente: por tratarse de una celebración de carácter religioso, el anfitrión debe seleccionar con antelación, los pasajes bíblicos a emplearse en este ritual.

Quien no haya asistido alguna vez a un Baby Shower Bíblico, debe saber que en esta celebración, todo tiene un sentido, una razón de ser, y una suerte de pasos recomendables a seguir. A continuación, se presentan los detalles más importantes a tomar en consideración, a la hora de organizar un Baby Shower Bíblico. El cumplimiento de cada detalle, le conferirá un valor sentimental único a esta celebración, inolvidable para la madre gestante.

¿Cómo organizar el Baby Shower Bíblico?

Antes que nada, es importante aclarar lo siguiente, por lo general cuando se habla de asistir a un Baby Shower, este evento se le asocia a un reunión, donde los invitados, acuden para llevar un regalo en homenaje a la madre en cuestión y disfrutar del compartir un momento agradable, entre amigos, bebidas, comidas, historias y juegos.

No obstante, para el Baby Shower Bíblico, la fiesta que acompaña su realización, corresponde a la segunda parte de la ceremonia, pues previa a esta, se debe cumplir con el componente religioso que justifica el evento, y que le da su verdadero sentido, ejecutándose así, la iniciación por decirlo de alguna manera, del bebé, en el contexto religioso de sus padres. Aquí trataremos esencialmente el aspecto religioso del Baby Shower Bíblico.

Bienvenida y Monición de Entrada

Presentes en el lugar seleccionado para efectuar la ceremonia, el acto se inicia con palabras de bienvenida por parte de la anfitriona, a todos los asistentes. La bienvenida en este caso, más allá, del saludo cordial que pudiera darse en cualquier evento, es un breve discurso concientizador del significado religioso del evento, denominado Monición de Entrada. Véase a continuación el texto antes mencionado, tal y como lo debe decir la anfitriona.

Estimados amigos, el motivo principal por el cual hoy estamos reunidos aquí, es para celebrar la llegada muy pronto a nuestras vidas y a este mundo, de un nuevo ser el cual desde ya amamos inmensamente.

Es oportuno recordar en este momento, tal y como lo señalan otras culturas, como la oriental, que la existencia de una criatura, no se manifiesta a partir del nacimiento, pues el inicio de la vida, así como la conocemos, ocurre desde el instante de la concepción.

Siendo así, asumimos este bebé que aún no ha nacido, como un ser que ya vive en nosotros, y ya está entre nosotros. Entendiendo además, que el objetivo de este encuentro, es darle la bienvenida a la niña o niño por nacer, en nuestra comunidad. Una comunidad verdadera y bautismal, en cuanto a su apego a los principios de vida emanados por nuestro Señor Jesucristo, a quien respetamos y veneramos.

Una comunidad devota respetuosa de la eucaristía, que une los feligreses en torno al altar y, además, una comunidad fraternal, en cuanto a su inclinación a estar pendiente y dispuesta a atender las necesidades del prójimo, reuniéndose siempre con este fin, como parte de su servicio.

En esta oportunidad nos complace enormemente, ofrecer esta amorosa fiesta a los padres de tan ansiado bebé. Padres que, bendecidos por la gracia de nuestro Señor, tienen hoy la dicha de materializar su amor, a través de una nueva criatura. Una criatura nueva, que viene en estos tiempos a nuestras vidas, como consecuencia del gran amor que se profesan sus padres.

Sirva la ocasión, además, para recordar a sus padres, que esta gracia concedida, la cual sirve para testimoniar su capacidad de generar vida, lleva consigo otras responsabilidades, como es la de brindarle protección y asistencia a ese bebé producto de su amor.

Asistencia que no se limita a los aspectos materiales, como indicaría de manera simple, la noción de paternidad responsable. Aquí hablamos de su papel como educadores, en la fe cristiana, cumpliendo una vez haya nacido, con el sagrado sacramento del bautizo, de tal forma que este bebé, se convierte prontamente en un hijo de nuestro Señor.

Las Lecturas

Concluida las palabras de bienvenida, la anfitriona que dirige el Baby Shower Bíblico, debe proceder a la lectura de los pasajes bíblicos, que seleccionara con antelación a la celebración de esta ceremonia. En este momento, la lectura la puede realizar el anfitrión, un familiar o cualquiera de los invitados. Al respecto, se recomiendan tres lecturas esenciales, referidas a la generosidad, el amor conyugal y los hijos de Dios. Estas deben iniciarse con las siguientes palabras:

Ahora vamos a proceder a dar lectura a la palabra de Nuestro Señor y de la iglesia, palabras que han de servir de orientación y luz que ilumine nuestro camino.

Véase a continuación, las mencionadas lecturas.

Primera Lectura: Sembrar con generosidad

Siempre es bueno recordar lo siguiente: en la vida siempre has de recoger, en la misma medida que has dado; según sea la cantidad de lo que siembres, así mismo será el monto de lo cosechado.

Por esto, no es de extrañar, que el que poco siembre, poco recogerá, por el contrario, siembra abundantemente y verás con satisfacción lo mucho que recogerás. Sin embargo, es importante que sepas, que ese dar debe hacerse desde el amor, solo así Dios reconocerá tu acto de generosidad.

Sembrar con generosidad es muy importante en la vida del ser humano. Dios al reconocer en nosotros actos de bondad, en compensación, él, que todo lo puede, nos dará todo lo que necesitemos y en la abundancia requerida, pues recordemos la palabra según la cual, distribuyó sus riquezas entre los desposeídos, su justicia prevalece por siempre.

El que, con generosidad, le de semillas al que siembra, no solo le estará dando una porción de éstas, también le estará proporcionando pan para satisfacer su necesidad de alimento; a su vez, esto propiciará que aumenten los cultivos y,  en consecuencia, un acto de gran justicia, que al ser reconocido por nuestro Padre, este gesto, nos lo retribuirá en abundancia en todo sentido. II Corintios 9, 6-11

Segunda Lectura: El Amor Conyugal

El verdadero amor entre cónyuges, entre las personas unidas en matrimonio, es el que ha nacido al amparo e inspiración de nuestro Señor, pues es por todos conocidos que Dios, es la fuente de donde todos provenimos.

Dios es todo amor, él es el Padre de todos nosotros, creador de todas las criaturas. El amor entre esposo y esposa, se pone de manifiesto, cuando se reconoce el amor de Dios como su fuente primordial.

El verdadero amor entre cónyuges, entre las personas unidas en matrimonio, es el que ha nacido al amparo e inspiración de nuestro Señor, pues es por todos conocidos que Dios, es la fuente de donde todos provenimos.

Dios es todo amor, él es el Padre de todos nosotros, creador de todas las criaturas. El amor entre esposo y esposa, se pone de manifiesto, cuando se reconoce el amor de Dios como su fuente primordial.

Por lo tanto, es muy importante entender que el matrimonio, sacramento por el cual las parejas se comprometen para compartir sus vidas, no es un acto azaroso, producto de la casualidad, ni mucho menos un acto impulsivo derivado de fuerzas instintivas e inconscientes.

No, el matrimonio es una sabia decisión de nuestro Señor, con miras a concretar en el seno de nuestra sociedad, una institución, protegida por él y fundamentada en el amor. A través del matrimonio, los cónyuges se comprometen a asistirse mutuamente y sin egoísmo en todo lo que fuese necesario a lo largo de sus vidas.

De tal forma, que dentro de una relación exclusiva sustentada en el amor y la fidelidad, habrán de crecer personalmente, preparándose para asistir a Dios en la formación de nuevas generaciones. Así mismo, los cónyuges ya bautizados, representarán la unión en amor de Cristo con su iglesia. Humanae Vitae II, 8

Tercera Lectura: Hijos de Dios

Observad la calidad del amor que nos ha dado Dios nuestro Señor, un amor de tal naturaleza, como para merecer ser llamados hijos de nuestro Creador. Para que la humanidad nos preste atención, y dejemos de ser unos desconocidos, es necesario que el mundo primero, tenga conocimiento acerca de la existencia de Dios.

Tenemos conciencia, que ahora somos amados hijos de Dios y que en algún momento, alcanzaremos la gloria de ser como nuestro Padre, semejante a él. Eso aún no ha ocurrido, pero de seguro esto sucederá, cuando él se nos manifieste y lo podamos ver tal cual es.

Sucederá entonces, que toda aquella persona que albergue esa esperanza en su corazón, obtendrá la purificación, convirtiéndose en un ser puro, como nuestro Señor.

Así mismo, todo aquel que hubiese cometido pecados, y desobedecido la ley, debe saber que esta falta de acatamiento también es pecaminosa, más por fortuna, nuestro Padre que no tiene pecado alguno, vino al mundo a liberarnos de esta condición.

Por lo tanto, gracias a esta bendición de Dios, todo creyente que mantenga su fe en él, debe saber que aunque cometa pecado, este no será tal, este no será visto por él, ni juzgado de mala manera; que nadie sea objeto de engaño, la probidad que viene del Padre es especialmente equilibrada, pues proviene de su divinidad.

Toda persona que se aparta de Dios y vive cometiendo faltas o pecados, no le pertenece a él sino al demonio, ser que desde el principio mantuvo esa condición errónea. Por esta razón, tuvo nuestro Padre que enviar a su hijo, para desbaratar y limpiar la obra de este ser maligno.

Es importante saber, que toda persona que venga de Dios, no ejecutará malas acciones, pecados o faltas, pues la semilla de Dios que existe en su ser, se lo impedirá. Es a través de las acciones buenas o malas que realizan las personas, es como se manifiestan en esta vida, los hijos de Dios o los hijos del demonio.

El que comete injusticias y no ama su prójimo, no puede ser considerado como hijo de Dios, pues este es el mensaje desde siempre, amaos los unos a los otros. Juan 3, 1-11

Fin de las tres lecturas

Una vez realizadas las lecturas anteriormente señaladas, el conjunto de personas que participan del Baby Shower Bíblico, deben disponerse a entrar en oración; en este caso, se suele recitar la oración de los fieles, esa es una opción; no obstante, resulta de mayor impacto, que las personas involucradas, ejecuten plegarias personalizadas, es decir, redactadas por ellos mismos en función del acontecimiento que están viviendo. De esta forma se consolida aún más esta ceremonia.

A propósito de lo anterior, sirva la ocasión para que las personas eleven sus peticiones por las personas que participan del acto, y otros factores relacionados con este.

A manera de ejemplo, se puede pedir por los padres de la criatura, su nacimiento y desarrollo, salud del bebé y la madre, por los que no fueron favorecidos con la maternidad, los que perdieron un hijo, y por el futuro de la nueva familia.

Procesión de los obsequios

Comúnmente cuando se habla de un Baby Shower, e incluso de un Baby Shower Bíblico, este evento se le vincula a una fiesta, donde de rigor ha de llevarse un presente a la madre del futuro bebé, solo que esto, es parcialmente cierto. En el caso que nos ocupa, la entrega del regalo por parte de los invitados, ha de hacerse en el marco del significado espiritual de cada uno de los obsequios a repartir, y conforme a las orientaciones dadas por la anfitriona.

baby shower biblico

Al respecto, es importante destacar lo siguiente: los regalos a que se hace referencia, de ninguna manera constituyen cualquier objeto que los invitados consideraron oportuno obsequiar a la madre; estos ya están preestablecidos y cada uno viene a simbolizar alguna de las funciones que la futura madre ha de satisfacer en su misión de educar al nuevo ser.

Conscientes de lo anterior, y una vez finalizada las oraciones, se inicia la entrega de los presentes, a manera de procesión, guiada por la conducción de la anfitriona. De más está decir, la relevancia de la intención en el acto de entrega por parte de los invitados, quienes en este caso, deberán tener presente en su mente, el obsequiar, como una acción de servicio bien favorable por Dios nuestro Señor.

En un Baby Shower Bíblico, la procesión de entrega de obsequios, se inicia con palabras de la anfitriona, quien luego de mencionar el nombre de la madre en cuestión, precisará como este acto de ofrecimiento, se hará con la finalidad de que Dios, le otorgue la gracia de cuatro “regalos”: luz, alegría, diligencia y cariño. Adicional a esto, la anfitriona le indicará a la madre, que los objetos que recibirá, le ayudarán a cumplir con sus labores de atención al bebé.

Significado de los Regalos

Como se dijera con anterioridad, no se trata de cualquier obsequio, en este caso, los regalos contemplados para un Baby Shower Bíblico, serían los siguientes: cobija, silla o cuna, estuche de limpieza, ropa, alimentos, sagrada familia, pañales, biberón, nombre, fe, babero y una carta. Véase a continuación, el significado de estos regalos.

Cobija

A la madre se le obsequia una cobija o manta para cubrir el bebé; si bien es cierto, la utilidad de este objeto es para protegerle del frío ambiental, en este acto, viene a simbolizar además, el calor espiritual, manifestado en el acompañamiento que ella ha de brindarle a su hijo, a lo largo de su vida. Si te interesa este tema, te recomendamos leer el siguiente artículo: Incienso de Mirra

Silla o cuna

Por lo general, cuando se piensa en regalar algo útil a la futura madre, se piensa en los lugares donde el bebé, ha de pasar la mayor parte del tiempo. Se piensa en objetos relacionados con su reposo; en este caso, silla o cuna, vienen a simbolizar los brazos que sujetan al bebé y el acompañamiento o sostén que le darán sus padres siempre.

Estuche de limpieza

El aseo personal, práctica inherente al cuidado de la salud física y apariencia personal, siempre ha sido objeto de atención, a la hora de seleccionar algún objeto vinculado a su ejercicio. Por esto, no es extraño observar este tipo de obsequios, en la celebración de un Baby Shower Bíblico.

En este caso, el estuche de limpieza destinado al aseo personal del bebé, simboliza las acciones de limpieza espiritual, que los padres de la criatura, a través de la educación, habrán de cumplir, en aras de forjar un individuo alineado con actitudes de bondad.

baby shower biblico

Ropa

Todos nacemos desnudos, luego, en la medida que crecemos, para protegernos de la intemperie, empleamos ropa, la cual va cambiando a medida que pasa el tiempo. En un Baby Shower Bíblico, cuando se regala ropa, este obsequio viene a simbolizar, la protección que a lo largo de su vida ha de recibir, en la medida que vaya tomando los Santos Sacramentos. En algunas ocasiones, se incorpora un rosario, como para potenciar el significado de esta bendición de protección.

Alimentos

Es posible incluir como obsequio, algún tipo de alimento que resulte apropiado para la criatura, en el entendido que este constituye la base fundamental para el mantenimiento de la vida corpórea. Quienes asumen este tipo de obsequio, le están dando importancia a la nutrición y fortalecimiento en la vida del bebé. Aquí el alimento, viene a simbolizar, el insumo espiritual que ha de recibir, conforme a las enseñanzas de nuestro Señor, garantizándose de esta manera, su fe.

Sagrada Familia

En el ámbito de la Religión Católica se venera a la Sagrada Familia, por corresponder al grupo ejemplar que sostuvo la vida de Jesús. Este acto de admiración se expresa en el Baby Shower Bíblico, en el momento en que la anfitriona, les recuerda a los progenitores, lo que esta familia simboliza y su deber de emularla en todo sentido, expresando su deseo porque se mantengan sólidos como familia y como pareja

Pañales

Uno de los obsequios más preciados por las madres gestantes, son los pañales, dado que por lo menos durante los primeros tres años de vida, el bebé no estará en capacidad de asearse por sí solo. Esta capacidad se irá desarrollando a medida que madure con la ayuda de sus padres. En este caso, el pañal viene a simbolizar la obligación de los progenitores, de procurar mantenerlo limpio de pensamiento y corazón. Por ejemplo, invitándole a evitar palabras obscenas.

Biberón

Este es un regalo útil, que viene a simbolizar como la madre siempre estará en disposición de alimentar al niño lo mejor posible; esto, sin olvidar el debido agradecimiento a Dios por todo lo dado. El agradecimiento, no solo abarca los aspectos materiales de la vida, sino también por todo tipo de gracia que contribuya a enaltecer nuestras vidas.

Nombre

Aunque todos somos hijos de Dios y seamos igual ante él, a cada criatura que nace, se le debe asignar un nombre que lo identifique y distinga de los demás. Este nombre es algo más que un conjunto de letras, su pronunciación expresa su esencia, y de alguna manera el sentido de su vida. Al respecto, se aconseja a los padres, siempre llamarlo por su nombre, pues Dios así lo reconocerá.

Fe

El bebé cuando nace, es un ser inocente que aún no tiene incorporado, en su mente y corazón la noción de Dios. En este sentido, la fe es un obsequio de carácter subjetivo que no debe faltar en esta ceremonia, por esto, la anfitriona habrá de recordarle a los padres, su responsabilidad de cultivar, a través de la educación y el ejemplo, el sistemas de creencias en el niño, que apoyen el desarrollo de este atributo.

Babero

El babero es un artículo de protección, empleado para evitar que el bebé ensucie sus ropas mientras se alimenta, corrige esta circunstancia sin ocasionarle daño. En este caso, el babero viene a simbolizar todos aquellos actos que, a través de la vida, ha de acometer la madre para corregir al hijo, pero sin atropellarlo, orientándolo siempre con amor y sin coartar su libertad.

baby shower biblico

La carta

Este es un obsequio de carácter subjetivo, que alude a la existencia de una carta enviada por Dios, con el mensaje según el cual, el bebé objeto de la ceremonia, desde el mismo momento de su concepción, le fue asignado un ángel de la guarda para su debida protección. En conocimiento de esto, los padres deberán educar a su hijo, inculcando amor, respeto y fe hacia este ángel dado por Dios. Oportunamente, le enseñaran una oración para invocar este ángel.

Fin de la ceremonia

Culminada la procesión de los regalos, se procede a cerrar el Baby Shower Bíblico en su componente religioso, con palabras tanto de la anfitriona como de otros participantes, quienes le manifestaron el mejor de los augurios y su gran amor. La anfitriona da por concluido el acto de la manera siguiente:

Es nuestro deseo que la Santísima Virgen María, madre de Dios, sea a lo largo de tu vida y para bien del niño que llevas en tu vientre, el modelo de madre perfecto a seguir, de tal forma que siga creciendo en ti la vocación cristiana.

Si le gustó nuestro artículo, le invitamos a revisar más temas interesantes dentro de nuestro blog, como puede ser Llamador de Ángeles

Deja un comentario