¿Sabes qué es el Conjuro de la Queimada?, te contamos todo aquí

El Conjuro de la Queimada es un tipo de ceremonia que es aún practicada por la comunidad gallega para alejar a los espectros malignos, es perfecto para realizarlo en cualquier momento, ya sea en una celebración  o en una cena y a través del siguiente artículo se dará a conocer todo lo que hay que saber acerca de este rito.

Significado de la Queimada

Para poder entender mejor el significado del conjuro de la queimada, primero se debe aclarar que es la queimada como tal. La queimada es una bebida, ésta se elabora utilizando un aguardiente gallego. Dicha bebida es a base de orujo el cual proviene del hollejo de uva.

Este tipo de aguardiente incluye todo un ritual para prepararlo el cual se relaciona con el alejamiento de los espíritus malos y muchas personas le atribuyen a la queimada una increíble cantidad de propiedades para la curación espiritual.

¿Qué es el Conjuro de la Queimada?

La queimada se relaciona con muchos tipos de ceremonias en donde principalmente se encuentra involucrado el fuego.  Es una costumbre que en la actualidad es llevada a cabo por muchas personas y que aún genera una gran polémica porque no está claro si la ceremonia es pagana o misteriosa.

Este brebaje que posee poderes mágicos mantiene un origen que logra perderse en las sombras de las noches antiguas que se encuentran llenas de hechizos. Con la realización de este ritual se busca principalmente que el cuerpo sea purificado, que el alma sea salvada y que los malos espíritus se vayan para que los buenos puedan entrar. En caso de querer aprender otros rituales para conseguir muchos más beneficios se recomienda la lectura de cómo Atraer Dinero.

Orígenes

Este tradicional ritual tiene su origen en las antiguas culturas castreñas. Así pues, la cultura celta a través de los años logró dejar sus diseños simbólicos grabados en rocas que se pudieron encontrar en muchos de los alrededores de la comunidad gallega. Lo símbolos que más se repitieron son los que tienen forma de espirales, entre ellos destaca el trisquel, el cual es una imagen que posee 3 cabezas que a su vez forma la silueta de una cruz.

Desde el momento en que se descubrieron estos símbolos, los historiadores dejaron múltiples interpretaciones. Sin embargo, la explicación más sencilla y la más lógica es que el trisquel se relaciona con los tres elementos más importantes en la vida del hombre, es decir, el agua, la tierra y el fuego.

Por otra parte, el conjuro de la queimada también lleva consigo un significado más interno, que hace referencia a la unificación de estos tres elementos, que da como resultado un ingrediente mágico el cual fue un regalo dejado por los antiguos celtas y que ha perdurado a través de los años.

Con relación a estos tres elementos es importante agregar que la tierra es encarnada por la cazuela de barro, el agua es representada por el aguardiente que se tiene que agitar y fundir con la tierra al mismo tiempo que el fuego comienza a danzar con libertad para poder crear la pócima con poderes mágicos para que alumbre a quienes realicen el ritual purificando su cuerpo y su alma.

Conjuro de la Queimada

Creencias

Aparte de ahuyentar a los malos espíritus y a aquellas brujas que según la costumbre persiguen a los hombres y a las mujeres para maldecirlos por represalia o distracción, ya sea por cualquier acción que hayan realizado o cualquier otra razón, este conjuro de la queimada se puede realizar en cualquier ocasión, sin embargo, las personas que lo practican afirman que el mejor momento para hacerlo es después de cenar cuando cae la noche.

De este modo todas las personas después de cenar se ubican a los lados de la queimada con la finalidad de alegrar sus almas y fortalecer los vínculos de amistad. Cualquiera de las personas presentes deberá ser la encargada de levantar el líquido en llamas utilizando una cuchara grande para luego dejarlo caer dentro de la cazuela mientras se van pronunciando las palabras del ritual, lo que genera un ambiente muy acogedor.

Ingredientes para preparar el conjuro

A continuación, se encontrarán todos los ingredientes que se necesitan para preparar el conjuro de la queimada, el cual alcanza para unas 6 personas aproximadamente:

  • Una cazuela de barro.
  • 1 litro de aguardiente de orujo gallego.
  • 150 gramos de azúcar blanca.
  • Cortezas de limón o de naranja.
  • Un puño de granos de café sin moler.
  • Trozos de manzanas o de uvas.
  • Cualquier otro integrante que se le quiera agregar.

Cabe destacar que hay muchas personas que defienden mucho la práctica de este ritual, por lo cual no están de acuerdo con agregar los granos de café, los trozos de manzanas o de uva y otros. Los ingredientes adicionales que se desean utilizar, van a depender única y exclusivamente de la costumbre de las personas que van a realizar la ceremonia.

También es importante resaltar que se debe tener a la mano el conjuro para poder recitarlo justo en el momento de la queimada comience a encenderse.

Preparación del Conjuro de la Queimada

Para comenzar se toma la cazuela de barro, el cual se puede conseguir en cualquier tienda de cerámica, se agrega el aguardiente y el azúcar. Para tener una medida controlada de las proporciones de cada ingrediente, hay que asegurarse de utilizar 150 gramos de azúcar por cada litro de aguardiente de orujo gallego.

En caso de que se vayan a utilizar más de 2 litros de orujo, lo mejor es reservar aproximadamente 300 gramos de azúcar y un poco más para plantar en las llamas. A continuación, se comienza a agregar las cáscaras de limón o de naranja, se le agregan los granos de café, los trozos de uva o de manzanas para luego comenzar a remover.

Utilizando la misma cuchara que se utiliza para remover la mezcla, se toma una pequeña proporción del orujo y se le disuelve un poco de azúcar, luego se acerca al fuego para que dicho cucharón se encienda en llamas. Rápidamente se acerca el cucharón a la cazuela donde se encuentran todos los ingredientes mezclados, para que el fuego haga de las suyas.

Conjuro de la Queimada

Cuando se observe que la cazuela está prendida en fuego no se debe dejar de remover, se debe hacer muy lentamente, no tiene que haber preocupación en caso de que las llamas aumenten, se debe utilizar el cucharón para subir y bajar la bebida estando en llamas como si fuera una cascada, esto es para las personas más atrevidas, los aficionados deben tener mucho cuidado.

Luego de esto, en el cucharón se va a colocar un poco de azúcar para luego colocarla por encima de la queimada, al estar completamente derretida como su fuera caramelo, se le agrega al fuego y se debe continuar removiendo hasta que el alcohol se consuma dependiendo del gusto de los comensales o hasta que la preparación se apague sola. En muchas ocasiones la queimada no se apaga por completo, sino que sus bordes quedan ardiendo, esto es normal.

Justo en el momento en que las personas comiencen a notar que la queimada se está apagando, pero siguen presentes las llamas, se recita el conjuro completo en voz alta y al terminar se sirve la queimada caliente. Un punto que se debe aclarar en esta parte, es que al momento de recitar el conjuro las luces deben estar completamente apagadas.

Ahora bien, hay que recordar que en cada vaso de barro o de cerámica hay que agregar los granos de café, las cáscaras de limón o de naranja, las manzanas o las uvas y se procede a beber sin problemas. Hay muchas personas que afirman que al momento de beber la queimada tienen que soplar para apagar las llamas que se pasan al vaso, esto para no quemarse, pero la experiencia es de las mejores.

conjuro de la queimada

Conjuro tradicional de la Queimada Gallega

Adicionalmente a lo que se ha explicado del conjuro de la queimada es oportuno agregar que este ritual fue una invención de Mariano Marcos Abalo en el año 1967, específicamente en Vigo. Este señor inventó dicho conjuro para una reunión de juegos florales que se iba a llevar a cabo en un barco confiscado que se encontraba amarrado en el puerto de Vigo.

Ya para el año de 1974 el señor Mariano Abalo le agregó al conjuro una serie de alusiones que se relacionaban a Satán y Belcebú, el cual las puso en práctica en una discoteca conocida como Fausto de la Ciudad Olívica. En este mismo año una imprenta ubicada en la misma ciudad comenzó a realizar copias del conjuro de la queimada para venderlas sin tener el permiso de su creador. Luego que consiguieron permiso le pagaban al señor Abalo una peseta por cada copia vendida.

El éxito de este conjuro fue inminente, así que otras compañías comenzaron a interesarse en vender también otros ejemplares, sin conseguir la autorización del señor Abalo. Así que cuando se comercializaban las copias se obviaba su nombre, por lo cual las personas comenzaron a creer que este conjuro pertenecía a un autor anónimo. Así que, finalmente para el año 2001, el señor Abalo tomó la sabia decisión de patentar la propiedad intelectual del ritual.

Al día de hoy se pueden encontrar una gran variedad de versiones de este conjuro que poseen algunas diferencias muy mínimas. Sin embargo, una de las traducciones más utilizadas es la que se encuentra citada textualmente a continuación:

Conjuro de la Queimada

“Búhos, sapos, lechuzas y hechiceras,

seres sobrenaturales, diablos y duendes de las nevadas vegas,

zamuros, salamandrias y brujas, ritos de las sanadoras,

putrefactas cañas perforadas, morada de lombrices y de sabandijas,

llamas de las ánimas en pena, mal de ojo, brujería negra,

peste de los cadáveres, estruendos, rayos y centellas,

quejido del perro, profecía de la muerte, boca del sátiro y pata del conejo…

Pecadora sinhueso de una mujer mala vinculada con un hombre anciano.

tinieblas de Satán y Belcebú, fogata de los difuntos en llamas,

cuerpos castrados de los inmorales pedos de los endemoniados culos,

berrido de la mar enfurecida,

vientre inservible de la mujer célibe,

maullidos de los gatos en celo,

pelo malo y mugriento de la cabra mal parida…

Con este cucharón alzaré las llamas de este fuego,

que se parecen a las del infierno,

causando que las hechiceras queden purificadas de toda su crueldad,

muchas huirán a caballo de sus barrederas,

hacia la playa para poder sumergirse en las aguas de Finisterre…

¡Oíd, oíd! estos chillidos que emiten las brujas,

que se queman en el aguardiente,

de este modo quedan purificadas…

Y cuando esta bebida pase por nuestras gargantas,

todos obtendremos la libertad de todos los males de nuestra alma,

así como de todos los encantamientos…

¡Fuerzas de la tierra, aire, fuego y mar!

a ustedes hacemos este llamado,

Si es cierto que tienen mucho más poder que el hombre,

eliminar todo el mal que se encuentra en nuestra tierra,

justo en este momento, hagan que los espíritus de las amistades ausentes,

sean colaboradores junto a nosotros de esta queimada”

El siguiente video complementa a la perfección la información contenida en este articulo. Así que, en caso de que hayan quedado dudas se podrán disipar rápidamente con la información contenida en él:

Recomendaciones

Las personas que vayan a poner en práctica este increíble ritual, de seguro van a experimentar un gran momento junto a sus familiares y amigos. Ya que es bastante agradable poder aprender costumbres de otras culturas y en caso de formar parte de dicha cultura no dejarla morir. Como conjurar un tabaco también es un excelente ritual que se puede realizar para conseguir protección y limpieza espiritual.

Definitivamente hay que tener la mente bastante abierta para disfrutar de este tipo de ceremonias y de darle paso a la creencia de la existencia de seres mágicos y de conjuros que ayudarán a la expulsión de maleficios.

Hay que tener en cuenta que este es un rito para protección y a fin de cuenta es lo que se quiere para los seres queridos. Se recomienda realizarlo específicamente la noche de San Juan, es decir, el 24 de junio. En caso de no poder hacerse ese día, entonces podrá ser en cualquier momento durante el verano.

Deja un comentario