¿Sabes quién es la india Rosa?, descúbrelo todo aquí

La india Rosa se identificó por ser la única mujer en su pueblo que conocía las invocaciones de los soldados del cacique, ella tenía una personalidad de batalla y era afectuosa en exceso, sus apegos y murmullos movían en el cacique el amor más colosal.

india rosa

La india Rosa ¿quién es?

El indio Guaicaipuro, nació por los alrededores de mil quinientos treinta, fue un gran luchador y hombre de confidencia del famoso cacique Catuche, asumió el mando a los veinte años, cuando fallece Catuche. Guaicaipuro regía a los Caracas y los Teques, ejerciendo inmediato poder sobre la media docena de aldeas que circundan su cuartel general en Suruapo. Estaba ligado sentimentalmente a Urquía. Si quieres aprender más sobre estos temas culturales puedes leer Yemayá.

Con la Urquía, tuvo una hija, y mientras fungió como cacique en una noche con una luna muy grande, fue hasta un caserío cercano. En el lugar se realizaba la tradicional introducción a la sociedad de la tribu de una soberana llamada Rosa, cuya hermosura era inadmisible oponer resistencia, sus ojos radiantes precisos, su larga cabellera, su cuerpo semi desnudo solo cubierto por un faldón adornado con piedras preciosas.

La muchacha estaba adornada con oro y poseía una larga cabellera decorada con pétalos de flores silvestres, fue todo un banquete, los indígenas danzan al son de los tambores, y llegó el instante en que la bella princesa baile este son, y elegiría entre todos los presentes su acompañante en el baile, ella extendió su mano y señaló al Cacique Guaicaipuro quien quedó prendido de su belleza, de una forma definitiva.

Rosa desató un gran fuego en el cacique Guaicaipuro, al nivel que este acabó su relación con Urquía. Desde ese momento la princesa indígena Rosa fue reconocida como la consorte y mujer de este gran cacique en su aldea. Nadie discutió ni cuestionó esta unión que sería muy poderosa y duradera.

Los dones

Rosa siempre se definió por poseer una increíble clarividencia, tenía el don de interpretar sueños favorecida por su Madre Luna, quien le avisaba de riesgos perentorios. También poseía influencia del sol, que la llenaba de energía por ser el principal astro.  Rosa, además de todos sus atributos y dones era la única fémina capaz de entender los cantos de guerra de Guaicaipuro.

Ella misma tenía una condición guerrera y afectuosa en exceso, sus mimos y murmullos movían en el Cacique la pasión más inmensa e intensa, sus epidermis ardían de amor cuando se concedían el uno al otro. Una noche Rosa no podía conciliar el sueño, en su choza observaba al Gran Cacique a su lado, y le beso su frente mientras este dormía, y un escalofrío recorrió todo su cuerpo, en ese entonces ya ambos tenían una hija.

Al fruto de su amor lo llamaron Luna, esa noche la india tomó la decisión de dejar la choza e irse a recostar en la base de un árbol que se encontraba cerca del río a contemplar  la luna. Debido a su conexión especial con este satélite natural, le preguntó por ese temor, sabía que algún peligro se avecinaba para la tribu. Y lloró mucho en silencio, cerró sus ojos y al abrirlos vio a la luna de un color rojo intenso.

La miró fijamente y le preguntó si la muerte estaba cerca de ellos, quería que le explicara lo que ocurría y sentía, la luna en respuesta le dijo, india márchate a descansar, en sueños te será revelado todo lo que necesites saber así lo hizo se recostó al lado de su amado, y llorando en silencio, cerró sus ojos y un profundo sueño la envolvió.

india rosa

En sueños Rosa pudo ver una gran cantidad de caballos, eran de gran tamaño como seres monstruosos, de sus fauces salía fuego y sangre y en la medida que recorrían la aldea solo quedaba destrucción y muerte, sobresaltada abrió sus ojos, y sintió a lo lejos, galopes de caballos, ella corrió muy de prisa y en cuestión de segundos trepó el árbol más alto, allí observó cómo se acercaban hombres blancos a caballo.

Esta invasión llegó sumamente rápido a la aldea, era una gran tropa de conquistadores españoles, ella levantó un alarido enérgico armonizando uno de sus himnos guerreros levantando así a su hombre y a todos los hombres de sus chozas, en segundos Guaicaipuro ya con sus arcos y flechas emponzoñadas tenía ya a sus hombres listos y preparados ante la intensa pelea que se les aproximaba.

El cacique Guaicaipuro estaba consciente de que la desgracia haría de las suyas en la tribu, y que muchos pobladores y sobre todo las mujeres serían sometidos a tratos crueles e inhumanos, entonces sacó de la tribu a Rosa y a su hija, y el gran cacique las condujo a una cueva apartada del lugar donde deberían permanecer ocultas. La batalla fue sangrienta y muchos hombres, mujeres y niños perdieron la vida.

Las mujeres fueron mancilladas de forma muy violenta y capturadas como esclavas. Así ocurrió por muchos días y semanas, entonces los conquistadores españoles descubrieron la cueva en donde estaban ocultas Rosa y su hija. Guaicaipuro al darse cuenta de inmediato corrió hacia la cueva acompañado de varios caciques, donde algunos resultaron heridos así comprendió que el peligro que su mujer y su hija corrían era inminente.

En lo que llegó a la cueva tomó en sus brazos a la india Rosa y a su hija, en el fondo de su corazón supo lo que el cacique tenía que hacer, ya que si los invasores españoles llegaban donde ellas les harían cosas terribles.  Ella se arrodillo ante él, y beso con amor sus manos, mientras Guaicaipuro con profundo dolor en su alma y su corazón les dio muerte a las dos. Para saber más sobre estos temas espirituales puedes leer Eleguá.

La india Rosa y el culto a María Lionza

El espíritu de la india Rosa es fuerte y luchador, por su atributo batallador y apasionado, ella bendice a sus hijos y los protege. Su representación llena los pórticos de encantamiento y sensibilidad, sus cánticos invocan misterio, su fervor a la luna y el sol colma el ambiente de liberación y asombro. Amante del olor de las flores. Es una de las mensajeras de la reina María Lionza, quien le ha dado la bendición para que su espíritu se haga presente en los altares de los creyentes.

Esta diosa puede premiar pero también castigar de ser necesario, no deja pasar males sin castigo, sus obsequios deben ser con licores dulces como el cocuy, así como otros de su propia cosecha, elaborados con tubérculos o frutos. Le gusta adornarse con flores y perfumarse con esencias. Quienes le rinden tributo acostumbran a obsequiarle la flor de la cayena, un ritual que se ha transmitido de generación en generación.

Tiene un baile apropiado a su magnificencia y belleza, así como un saludo particular. Espíritus como esta india son los adecuados para hacer el bien. Su poder jamás podrá ser utilizado para realizar ligues o someter a otro ser humano en el nombre del amor, ya que la India Rosa, tiene un trabajo espiritual en este plano terrenal que no es esa. Las luces que la alumbran suelen ser de colores claros.

La corte india

Alrededor de la creencia en la india María Lionza, ha crecido un culto a los espíritus indígenas venezolanos, conocido como corte india. Sus ritos y tradiciones son adaptaciones de los de la religión Yoruba de origen africano. Este es un culto que se desarrolla al aire libre, es por esto que su santuario principal se encuentra en la montaña de Sorte, en Venezuela.

La corte india está conformada por los protagonistas de la resistencia colonial local, transformado en figuras heroicas en los tratados indigenistas oficiales. Esto también abarca a los personajes asociados al universo de la memoria popular, así como antihéroes. Cada población ha incluido a diferentes personajes.

Los integrantes de la corte india, en su mayor parte eran indios guerreros, el más relevante de ellos es el indio Guaicaipuro, este luchó arduamente contra los españoles y en varias oportunidades los sometió. Sin embargo, hay dos indígenas que son los favoritos para los creyentes cuando se recurre a la invocación para la posesión. La primera corte es una divinidad femenina llamada Rosa.

Esta mujer conocida como la india Rosa, es muy famosa entre los seguidores de esta corte, se utiliza mucho cuando se quiere invocar un espíritu con fines adivinatorios. El otro muy popular y con muchos seguidores en el indio Paramaconi. Estas dos figuras son las que con más frecuencia se ven en los altares dedicados al culto a María Lionza, funcionan como figuras auxiliares en el culto. Para aprender más sobre este tipo de temas puedes leer hijos de Shangó.

Cuando los europeos llegaron por primera vez a América, se dió un proceso de transculturación, pero aún así las tradiciones espirituales de nuestras poblaciones indígenas se han mantenido en el tiempo. Para finalizar dejaremos una oración a la india Rosa para atraer a todo hombre.

Y recuerde, si te ha gustado este artículo de Energía Espiritual podrás encontrar mucha información sobre estos temas de tradición, cultura y costumbres autóctonas del continente americano.

Deja un comentario