Yemayá, características, símbolos, colores, oraciones y mucho más

Yemayá, es la más poderosa de las diosas, de la religión yoruba. Se considera como la suprema, está por encima de todos, fue la primogénita. Es la madre de todo lo existente. Además de ser la que gobierna el mar.

yemayá

¿Quién es?

Es mucho lo que se habla en la actualidad sobre la diosa Yemayá, todo lo que se oye se refiere a los ritos de la llamada santería. De alguna forma todo esto Yemayá ha ido permeando en la sociedad, y aunque muchos no comparten la creencia, todos saben algo de ella. Si quieres aprender más sobre esta religión puedes leer Elegua.

Esta no es una creencia ni de los tiempos modernos, ni sin tradición, la adoración a estas deidades viene de mucho tiempo atrás, y con la deidad en particular, es muy reconocida, pero pocos conocen toda su trayectoria, así que aquí hablaremos sobre quién es.

La diosa se ubica en el mayor nivel de la religión yoruba, es la que mayor rango tiene en los ritos, dentro del lugar santo de los santeros; los creyentes en esta religión le tienen el máximo respeto, la consideran muy poderosa y fuerte. Ella fue la primogénita en el momento en que olofin creó al mundo.

Es de la diosa que nace todo lo conocido, todo lo que hay en el aire la tierra y el mar, fue la época en era la pareja de Obatalá, ellos fueron los dadores de vida, de ellos provienen todos los Orishas. Esta majestuosidad es conocida como la persona que reina en el amor, la cual imparte esto a todos los demás, es quien produjo este sentimiento tan maravilloso en los seres humanos.

yemayá

Esta diosa posee sus propias normas, y sistema de valoración, tiene sus características propias. Se distingue entre los demás, por su gran generosidad y sus majestuosos actos de nobleza. Estas son dos características, imprescindibles para reinar en una tierra en paz, con seres felices y grandes dones, por lo que es amada por muchos.

Es de hacer resaltar, que los seres humanos de forma individual o como un colectivo, que la disgusten, sufrirán por esta afrenta sin ninguna duda.  Ella es sumamente vengativa y efectiva y hará justicia en contra de todo aquel que no la respete. Además es esta quien representa el género femenino, y tiene la dicha de comprender a sus hijos como toda madre.

Otra característica de ella, es que posee un gran orgullo y es muy arrogante. Por último hay que resaltar, que es la que manda en el océano, sobre sus aguas y bajo ellas, y dentro del cuerpo humano tiene gran poder en el útero, al igual que en los glúteos, el pecho y el hígado.

Historia de Yemayá

Yemayá, es tan antigua como la vida misma, ella está desde el principio, así como su antigua pareja Obatalá. Los dos, fueron los encargados de poblar al mundo, que les entregó la deidad original. Se dice que esta nace cuando el creador del mundo logra apagar el fuego que imperaba en ello.

Según cuenta la leyenda, la diosa ve luz gracias a la gobernanta del mar, sus progenitores fueron Olokun y Olorun. Ella nace en una zona que le dan por nombre Ifé, esta es la población que, según los creyentes es el lugar, donde creció toda la civilización de los Yoruba.

Otra característica de ella, es que posee un gran orgullo y es muy arrogante. Por último hay que resaltar, que es la que manda en el océano, sobre sus aguas y bajo ellas, y dentro del cuerpo humano tiene gran poder en el útero, al igual que en los glúteos, el pecho y el hígado.

Yemayá, es de donde viene la vida y todo lo que existe tal y como lo vemos y percibimos actualmente, todo lo que se puede ver en los cielos la tierra y el mar proviene de ella. La creencia yoruba, está más arraigada en América, en otras partes del orbe no se encuentra tanto, en el continente americano en muy alabada y amada.

Una forma muy frecuente de  representarla, es en la espuma del oleaje que se da en las aguas de mares y océanos, ella es la señora y soberana de los mares y los océanos, cuando baila sus movimientos son parecidos al movimiento de las olas. Tiene su misma cadencia, es un baile ondeante, como que se  dejara mover por el viento.

Etimología del nombre Yemayá

Yeye: este vocablo significa “madre”; Omo: es hijo; Eyá: se utiliza para nombrar a los peces. Entonces al fusionar estos vocablos, se obtiene que ella es la progenitora de toda la vida marina, es por esto que a ella es que se le pide para beneficiar a la maternidad, y se le asocia de una vez con todo lo marino.

Se comenta que la estrecha referencia con la vida marina, hace apología a que la vida se desarrolla en un entorno acuático, el feto nada en el útero de la madre, durante el tiempo que dura la gestación. Es de la diosa de quien proviene el poder del que todos nacimos, es la madre de todo.

El tono de tinte que se asocia con ella no es otro que el mismo azul, que es color que podemos apreciar en las aguas oceánicas, su día para celebrar en la semana es el sábado, en la numerología se le asocia en siete, y además ella tiene 7 recorridos, esto se explicará con detalle más adelante.

Yemayá como Orisha

Ella es la madre de todos los Orishas, por lo tanto está en la corte en el nivel más superior que se puede considerar, fue incluso la consorte del que la sigue en poder, y la creación primigenia del dios creador de los dioses. Además no solamente rige en el mar, se le considera la dueña de los océanos, y la madre de todo lo existente.

La diosa Yemayá, es la que sirve de salvaguarda de gran parte de los tesoros, para esta orisha un tesoro es algo espiritualmente valioso, incluso un humano cualquiera lo podría considerar  algo que debe ser descartado o botado. Es por esto que con su auxilio conseguimos recobrar aquellos que creemos perdido, por lo que acuden a ella como petición de eso que no se tiene.

Con el auxilio de esta poderosa deidad, se puede encontrar casi cualquier cosa, cariño sincero o amarrado, recuperarse de enfermedades graves, embarazos, y cosas en este tenor. Para hacer estas solicitudes, se debe conocer el rito adecuado, pues ella solo responde a las ofrendas afines con su origen. Además el rito debe realizar en el ambiente adecuado.

Cuando la diosa está ofendida o molesta, y arremete contra algo o alguien, lo destruirá y se valdrá para esto del gran poder destructivo de las aguas de los océanos. Cuando precede a destruir verán grandes olas, fuertes desastres provenientes del mar, tifones, maremotos y cosas por el estilo. Además siempre recibirá fuerza adicional y ayuda del viento y de la luna.

Esta diosa, según la tradición, tuvo 4 parejas de vida, estos fueron: Babalú Ayé, Aggayú, Orula y de Oggún. Es una fémina fuerte, no acepta que la coaccionen para que haga las cosas, es poderosa y astucia, además en una excelente cazadora y capeadora. No puede mencionar su nombre por personas que la tengan asentada, al menos que esa persona toque con sus dedos la arena.

Tipos de deidades de Yemayá

Una de las características de la diosa, que hay que resaltar es que a nivel jerárquico ella está por encima de Oyá. Es por esto que cuando hablamos de la tipología de los dioses, esto se refiere a los que están en el tope de las principales religiones, asegurando que en algún momento de la historia fueron personas de carne y hueso, y cada uno tiene un pattaki.

Se debe también cumplir, que todos estos símiles a la diosa, deben haber muerto y luego ascendieron a los cielos, desde donde pueden mirar y se dan a conocer a través de los diferentes elementos. Ellos al ir al cielo se encontraron con su dios, al cual denominan como oloffín explicado en segmentos anteriores.

Estas deidades, representan a Yemayá en distintos papeles o roles, permiten que la diosa multiplique sus dones por decirlo de alguna forma, hay quienes prefieren creer que Yemayá es una sola, pero la mayor parte ve en estas representaciones, poder y sabiduría, a su vez todas ellas obran en los mismos caminos de la deidad principal.

Cada una de ellas tiene sus propias características y ritos, y tiene sus propios gustos y costumbres. Tienen sus propios poderes y dones, lo que tienen en común es que habitan en agua, todas fluyen con la energía y el poder de las aguas, sean de río o de mar, de aquí nace su gran poder, y todas velan por sus hijos y los defienden.

Esta clasificación descriptiva, corresponde a uno de los afines de la religión yoruba con la deidad de la que estamos tratando. Así como ocurre con todas las deidades, son estas las que pueden gobernar al universo, por tener el poder y la fuerza para hacerlo. Son poderosos para gobernar utilizando a los elementos, tierra, mar, aire y fuego, claro solo podrán tener uno o dos.

Agana

Esta es una diosa con la que se genera mucha polémica, existe un grupo, que para lograr objetivos personales, afirman que Agana y Yemayá son las mismas, y se han dedicado a propagar esta información, que no es cierta. Según ellos, son el mismo cuerpo, poseen el mismo poder, provienen del mismo lugar y de las mismas personas, sin embargo la historia los desmiente.

Hay un conjunto de historia y relatos sobre el origen de los dioses, lo que se conoce como patakies, que nos permiten aclarar cualquier duda al respecto de ambas deidades. Se puede buscar en el Odu Ogbe Irete, en el cual se interpreta que la diosa en cuestión debió de aceptar y guardar un secreto que le contó Agana Eri, por lo tanto sus personajes son dos y no uno.

Esta es la razón por la que hay que asegurarse, de estar narrando las leyendas correctamente, si se cuentan las historias, tergiversadas o con datos falsos, se corre el riesgo de se corra la voz con una falsa profecía. Al final esto puede confundir a generaciones completas, o futuras que quieran entrar en estas creencias; en este caso se establece que ambas deidades son diferentes.

Hay un conjunto de historia y relatos sobre el origen de los dioses, lo que se conoce como patakies, que nos permiten aclarar cualquier duda al respecto de ambas deidades. Se puede buscar en el Odu Ogbe Irete, en el cual se interpreta que la diosa en cuestión debió de aceptar y guardar un secreto que le contó Agana Eri, por lo tanto sus personajes son dos y no uno.

Esta es la razón por la que hay que asegurarse, de estar narrando las leyendas correctamente, si se cuentan las historias, tergiversadas o con datos falsos, se corre el riesgo de se corra la voz con una falsa profecía. Al final esto puede confundir a generaciones completas, o futuras que quieran entrar en estas creencias; en este caso se establece que ambas deidades son diferentes.

Está claro, en la biografía que cuenta la historia, que Agana y Yemayá poseen caminos diferentes, y sus logros son totalmente individuales, lo que hace Agana no tiene que ver con Yemayá. Sin embargo existe la siguiente referencia: Yemayá Ibu Agana, la cual se describe así:

  • En lo referente a la denominación, significa dos caracteres: tanto enfurecida, como enloquecida.
  • A pesar de que se considera muy bella, es parte de la leyenda que tiene las piernas disparejas, una flaca y otra robusta, y además tiene 7 protuberancias en la parte baja del cuerpo.
  • Habita en lo más hondo de las aguas oceánicas, además puede ser encontrada en algunas barreras de coral, es una leyenda que fue la responsable de que el océano se tragara la Atlántida.

Mayelewó

Este es un dios que es muy similar al dios Oshum Ibu Kolé o Ikolé, es una familiar de este dios, se dice que tenían los mismos padres. Esta es la hermana, de la que se dice vive en los pozos, pero hay bosques en los que hay manantiales y también está presente en cualquier fuente menor de agua, es una deidad del agua dulce, y de lo que allí vive. Se relaciona con Oggun.

Esta es la diosa a la que se le pide por medicina, ya que su sabiduría se centra en vegetales que curan, es buscada para aliviar síntomas de males del cuerpo y el alma, es muy mágica, cuando se trata de mejorar de una enfermedad. Esta diosa está entre las hijas favoritas de Oloddumare. Y en este caso al igual que la anterior, vive en lo profundo del mar, en el lugar de las 7 mareas.

Lo más resaltante de esta diosa es que cuando se le tiene fe, ella puede dar a la persona mucha permanencia, quita la inquietud, equilibra las energías, pero además de esto se asegura que es muy orgullosa, por lo que no agrada a todo el mundo, puesto que como se dice coloquialmente mira de reojo.

El nombre de esta diosa significa gusto por el comercio y los bienes de fortuna, por esto es ideal para pedirle para prosperidad económica. En cuanto a su apariencia suele llevar consigo una piedra que obtiene del arrecife, además de una culebra de plata, igualmente un pato de plomo. También suele colocarse en el cuello un collar que tenga siete garfios.

yemayá

Asesu

Antes de hablar de Asesu, debemos primeramente mencionar a Olokun, esta es una deidad de la mencionada religión, ella está relacionada con esos ocultos internos que existen en la existencia, pero no solo en esta, sino también en la defunción. Esta deidad es aquella que da bonanza en cuanto a lo basto, además de mucha salud.

Esta deidad, hace se encarga de transmitir los mensajes a Mayelewó, también cuenta la leyenda, que ella por cuenta propia tomó la decisión de separarse de la tierra. Pero así como hay deidades que reinan sobre el río o el océano, esta tiene el poder sobre ciertos animales, como el ganso, cisnes y los patos.

Al igual que la gran magnífica Yemayá, esta deidad habita en las aguas, solo que es el caso de las aguas turbulentas, en las aguas turbias como las pantanosas, las cloacas u otro de esta índole. Otra representación de esta deidad es que su retentiva es muy efímera, suele olvidarse lo que debe hacer, o de ciertos elementos constantes.

A pesar de que se tarda esta es una dios muy milagrosa, cuando se le quieren hacer ofrendas de sangre, ella tiene preferencia por aves de corral, como patos y gansos, y cuando esto ocurre por petición a algo, cuenta todas y cada una de las plumas del animal, y si en el proceso se le olvida o se equivoca vuelve a dar inicio al procedimiento.

Ashaba

Esta es la deidad que se encarga de todo lo que necesite gran cantidad de saberes, tiene una gran astucia y vitalidad, resuelve los asuntos complicados, ya que posee gran inteligencia y sabiduría, además de ser muy voluntaria; un elemento importante de su físico es que lleva en su tobillo una cadena de plata, y es una deidad que es muy altanera. Era mujer de Urummila.

Esta relación no tuvo mucha duración, por culpa de los poderes adivinatorios de la diosa. En lo referente a sus ritos santeros, y más específicamente, los amarres, los que ella logra no se pueden luego disolver, son para siempre. Un elemento relevante de su aspecto, es que en sus ojos hay mucha sagacidad que los hace irresistibles, por lo que al hablar, lo hace de espaldas.

Su gargantilla está hecha con rocas color añil, muy claro combinado con blanco. Ella suele estar representada por un ancla, ya que en este tipo de objetos se busca protección. Esta deidad tiene una representación muy significativa, y es que suele ir a resolver todas las adversidades constantemente, y no se frena por ellas, ya que pone fe en la resolución.

Se le puede identificar por ser la de menor estatura, sin que esto se pueda ver como que es menos valorada, es más es la diosa a la que más amor le dan por el empeño que pone cuando se le pide algo. El animal que se le sacrifica, el pato, se le coloca en la tapa de la sopera.

Okute

Esta es la Yemayá, que habita en los corales de los litorales, como todas ellas es muy afín al agua, es frecuente también encontrarla en el mar y en los ríos, pero no solo en agua también puede ser conseguida en el bosque. Suele ser representada con un tono azulado muy claro y su alimento es el gallo. En cuanto a su personalidad suele ser una diosa poco amable.

Ella tiene un carácter recio, cuando necesita luchar se llena de armas y acude, se mantiene activa siempre está en la búsqueda de algo que hacer. Su animal favorito es el ratón, el cual siempre se encarga de llevar y traer mensajes a los hijos y de estos hacia ella, incluso se dice que ella tiene el pode de convertirse en este animal.

Esta es una deidad muy particular pues siente temor por los canes, no son de su agrado, esto hace que sus hijos no pueden poseer este animal como mascotas en su casa. Utiliza su genio para retar, además suele guardar rencor contra aquellos que la traicionan, es bastante severa en cuanto a sus decisiones y acciones, cuando realiza su baile lo hace con una culebra.

Prefiere como alimento los cárnicos provenientes del oveja y de aves de corral. Al ser una diosa de los afluentes fríos, esto implica que sus hijos suelen tener mucho más suerte en esa temporada del año en la que las temperaturas son más bajas.

yemayá

Ataramawa

Esta diosa nació en un lugar llamado Oddu Irozo Elleunle. La denominación de esta diosa tiene como interpretación, “esa femineidad que es importante en cualquier momento”. Así como el poder de todas las deidades ya mencionadas esta también tiene un poder sobre algún elemento, y es sobre las riquezas que están tanto el mar como en la tierra.

Esta diosa tiene un lugar muy peculiar para vivir, habita en un envase de colocar sopa, que se encuentra sobre un cajón adornado. Este arreglo de la sopera, deberá contener múltiples joyas alrededor, mientras que en el segundo caso deberá estar lleno de perlas, conchas marinas, una brújula y una espada. Para más información sobre las deidades puedes consultar hijos de Shangó.

La diosa con este nombre, llevará sobre su mente una enjoyada corona, en la que se debe poder ver un juego de 7 llaves, pero no solo esto, sino todas esas herramientas que son de Oggun, además de la figura de dos elementos opuestos pero importantes, la luna y el sol; además de dos piedras y dos remos más una brújula y una espada.

La particularidad propia de esta diosa, que no encontramos en el resto de las Yemayá, es su forma de vestir, esta no es de color azul, la ropa de esta diosa es blanca y el tono de su piel es del mismo color, de igual manera se comenta que entre más profundo esté dentro del mar su tono también cambia, su comida es una ave, la paloma.

yemayá

Okoto

Esta es una diosa que tiene un nombre que significa la mujer que habita en las caracolas, es un denominación extraña, la cual se le da porque es allí donde vive. Al igual que todas las Yemayá explicadas en los párrafos anteriores, vive en el mar, pero con mayor exactitud en las conchas marinas. Su lugar de nacimiento se denomina Oddu Marunla Irozo.

Si existe una cosa que es básico para esta diosa es el hecho de que encabeza todas las guerras que se pueden dar en el mar. Es demasiado protectora con sus hijos, aquella persona que tenga el valor de meterse con uno de ellos terminará acabado, ya que suele ser implacable en cuanto a esto. Su vestimenta suele ser de nueve colores.

Siempre se le llevando un trozo de madera, esta proviene de una embarcación que en algún momento hizo naufragar, cuando uno ve sus manos estas están formadas por caracoles. Pero esto no es lo único, al frente de donde vive suelen haber siete machetes acompañados de una bandera que será de color azul más una lanza.

Esta diosa en particular, no solamente utiliza el color habitual de la diosa, sino que le agrega a su parafernalia algún tono rosa, esto es algún tono de rosado. Dentro de la tina en la que suele estar, ella tiene dos anillos, un caracol y siete manillas que son de plata.

yemayá

Oro

Esta es una diosa que nació en Oddu Oddi Osa. El significado de su denominación es la mujer del mar que canta, cantar siempre es algo que le gusta hacer, ella tiene un gran talento. Al hablar de su personalidad se dice que es muy misteriosa, sus acciones y actitudes suelen estar bajo perfil. Esta diosa no vive sola sino que está acompañada de los denominados egguns.

Es muy particular pues se puede encontrar guarnecida en el medio de los cortinajes. También tiene comidas de preferencia, su favorita es un animal, el pato. Tiene una sopera, que tiene una espada que es de plata, además también se incorpora a esta máscara que es del material cobre, también hay siete platos y la misma cantidad en conchas marinas.

Su cabeza debe estar coronada con un grupo de objetos, estos deben ser; 7 campanillas, ese mismo número de sortijas y paletas, mientras que lleva una sola ancla, un sol, una brújula y un machete.

La diosa prefiere dos maderas en forma de listón, que son álamo y ciprés. Tiene unos tonos de color propios de ella, estos son el azul oscuro, más el azabache y el agua.

Akura

Esta es la última diosa que mencionaremos, no son todas pero no hay suficiente espacio para mencionarlas. Akura, es para los creyentes, considerada la diosa de las dos aguas, pero ¿a qué se refieren con las dos aguas?, pues sencillamente que pertenece tanto al agua dulce de los ríos, como al agua salada característica de los océanos.

En la corriente de los ríos, se encuentran ella y alguna de hermana, Oshun que es con la que cohabita se encuentra en el agua de los ríos, es decir agua dulce. En cuanto a su personalidad se refiere, esta suele estar muy alegre, su temperamento es muy ameno, y algo que ama mucho es bailar.

Ella no es del todo honesta con su forma de actuar. Es muy popular por el hecho de que ella realiza variedad de remedios de los cuales nadie conoce su composición, este es su gran secreto, pero lo más importante es que logra curar a los enfermos de cualquier enfermedad. Algo a lo que se niega rotundamente es a realizar maleficios.

Esta es la diosa a la que se le puede solicitar cosas muy específicas y complicadas, como por ejemplo atar a esos entes malos, que en ocasiones atacan a los niños, que logran causar una muerte a temprana edad.

¿Quién es ibu aro?

En la religión las denominaciones de las deidades, corresponden a significados específicos, este nombre en particular quiere decir propietaria de los tambores, y en su historia puede determinarse que ella reside arriba de este instrumento musical, es decir, de un tambor, además de este posa delante de tres más acompañado por un ozaín.

Cabe destacar, que está coronada, en su tocado debe verse reflejado, 3 tambores chiquitos, y el tocado debe ser de tamaño similar a la cabeza de su hijo. Además de estos caracteres ya mencionados, algo muy importante además de especial, es que esta es sorda, aunque puede sonar extraño, ya que le gustan los tambores, y deben sonar con campanas a tono.

Esta deidad proviene directo de África, ella es venerada en un festival de la religión en Nigeria, el cual va conmemorado a Oshun y lo más particular de esta fiesta es que tiene una duración de doce días consecutivos y al empezar este, lo primero que se hará es buscar a la diosa yendo casa por casa, pero tocando tambores.

Esta es la historia de porque el tambor es del gusto de esta deidad en particular, se fue convirtiendo en parte de su rito esto la halaga. Es significativo, para lo cual podrá usarse ya sea para alabar, advertir a un adversario o enemigo y para abusar de algo.

yemayá

Sobre la awoyo

Como en todos estos entornos, se generan muchas polémicas, y por eso es importante hacer algunas aclaratorias; con respecto a si hay o no varias Yemayá. Ciertas personas de esta religión aseguran que hay varias Yemayá, mientras que hay otros que niegan esa creencia rotundamente.

Esta deidad de la que hacemos mención, se dice entre los creyentes que es la más vieja de todas. También existe la creencia de que es la que más poder adquisitivo tiene; algo en común que tiene con la que venimos presentando es que igualmente vive en el mar; y no cerca de la orilla sino bien alejado de esta, se dice que a ella se debe la grandeza del océano.

Se viste con gran lujo, y según la tradición, cuando debe ir al ataque para defender o luchar por su progenie se viste con siete faldones, todas con su particular color azul, el tono debe ser diferente no puede haber dos iguales, recordemos que es el color representativo de esta deidad, debido al color característico del mar.

Su tocado, porque también es una diosa coronada, debe llevar en este tocado a Oshumare, ya que a Olokun, le corresponde llevar sus joyas. Como puede verse esta deidad es una forma diferente de representar a la Yemayá que venimos describiendo, siendo ésta un poco más lujosa en cuanto a su presencia y posesiones, aunque protege mucho a todos sus hijos.

Hablemos de su pataki

Pataki tiene una historia sumamente interesante, por eso la contaremos aparte. Ella era la esposa de Orula, cuando él vivía en Ifé, donde trabajaba como adivinador, siendo bastante famoso por este aspecto, al realizar ciertos milagros se fue propagando constantemente y buscando cada vez más por gran mayoría de personas.

El consorte de la diosa era muy cercano a Diloggun, ya que su esposa le narraba los que hacía, lo mantenía al tanto de todo lo referente al mar. Y todo lo que ella decía, este podía interpretarlos conforme a los Oddun. En uno de los tantos días orula, debió viajar, se tardaría mucho, se tenía que encontrar con Olofín, a solicitud de este.

Esta reunión tardó bastante tiempo, fue tanto que su mujer no entendía por qué no regresaba, al pasar muchos días se le acabó el dinero, a lo cual tomó una decisión aplicando sus conocimientos ayudando a quien así lo apetecía, para recaudar dinero a través de su poder de adivinadora, teniendo gran éxito además de dar salvación a muchas personas necesitadas.

Cuando venía de regreso, el marido, oyó chismes de muchas personas que alababan las artes adivinatorias de una dama muy famosa, la cual trabajaba como adivinadora, y además era productora de muchos milagros entre los pueblerinos, y este para enterarse con mayor exactitud de quién era esta mujer, se disfrazó y averiguó dónde encontrarla.

Siguió las instrucciones que le dieron para llegar al sitio, y su asombro fue enorme al darse cuenta que se trataba de su casa, esto lo molestó mucho, pero su mujer se defendió argumentando que ella no podía esperar por él, porque podía morir de hambre, pero este hizo caso omiso presentándola a Olofín.

Cuando esto ocurrió, la deidad superior se dio cuenta de su grandeza y poder, y le entregó los dominios de Diloggun, y ordenó a todos los demás que debían rendirle tributo.

Relación con Shangó

Ellos interactúan entre sí de forma algo peculiar, como es de conocimiento popular ella es la progenitora de Shangó, esta no es una relación biológica sino de adopción, luego sucedió que ella abandonó la tierra para ir a su hogar, en el fondo del mar, ya que debía resolver diversos asuntos, los cuales le llevaron mucho tiempo.

Comenzó el pasar de los días, y a estos lo siguieron los meses, y la diosa se sintió nostálgica, algo le hacía mucha falta, el mar solo ya no era suficiente, extrañaba el mundo de los hombres, y al escuchar unos tambores, decidió subir a la tierra vestida muy elegantemente, por lo cual no fue reconocida por su hijo adoptivo.

El hijo miró a esta dama sumamente hermosa y quiso halagarla con su canto, le realizó un baile e interpretó para ella un toque de tambor, con el fin de una relación amorosa, a lo que esta diosa al darse cuenta decidió darle un merecido. Le habló de forma cariñosa lo invitó a su hogar, y este al llegar cerca de las orillas del mar, le dijo que no sabía nadar.

La diosa lo convenció de seguir adelante, asegurándo que no le pasaría nada que ella lo protegería, que no tuviera ninguna clase de miedo, él estaba tan deslumbrado por la mujer que le hizo caso y entró al mar.

Se encontraban muy adentro en el océano, con toda su amplitud, en eso la mujer se lanzó fuera de la embarcación y lo dejó solitario. Puesto que es la reina del mar, hizo que salieran remolinos, agitando el mar, debido a los fuertes choques que se producían Shangó cayó del bote, suplicando a la diosa lo salvara, a lo que esta hizo caso omiso.

Lo miraba, mientras él luchaba contra las aguas turbulentas, él temía por su vida, pero en el instante que las fuerzas ya comenzaban a abandonarlo, ella surgió del mar imponente y hermosa, y le dijo quién era y le recordó que le debía respeto, por lo que este le pidió perdón y ella lo salvo.

Mito de obatala

Obatala, convivía junto con Yemayá, la madre de todo, en una de sus representaciones, en este caso agana. Esta deidad constantemente pedía que se le permitiera tener un hijo para el mundo, más eso nunca lo lograba, por lo tanto llevó a cabo una visita a Orunmila la cual estableció que esta debería realizar un Ebbo.

Se le informó que la vida que vendría al mundo por medio de su cuerpo, iba a ser un ser capaz de cosas terribles, donde estuviera habría problemas y se arrepentiría de haberlo traído al mundo, a lo cual ella hizo caso omiso, y su esposo siempre se encontraba disgustado. Cuando ella dio a luz, este niño era muy feo.

El infante causaba bastantes inconvenientes, y siempre estaba causando peleas. Su madre lo amaba tanto que le consentía todo lo que quisiera hacer, pero en el lugar donde vivían solía estar aterrados por la presencia de estos fenómenos. Obatalá al ver todo este procedimiento se dirigió a ciertas instancias, para hacer ritos para su hijo y traer paz a la tierra.

Se realizaron los ritos, se cantó y de aquí salieron grandes transformaciones, por esto la serenidad para la tierra se logró, a partir de aquí hubo paz, la tranquilidad en la tierra de esta deidad volvió a renacer, donde sus habitantes lograron trabajar normalmente y seguir con sus vidas como es lo habitual.

Oraciones a Yemayá

Como en todas las organizaciones de este tipo, los creyentes suelen buscar mecanismos para comunicarse con los dioses, ellos suelen hacer sus solicitudes por medio de oraciones, tanto para agradecer por algo, salud, vida o un regalo, tanto como para pedir algo que se desea con muchas ansias. Además en este caso esta diosa es muy famosa por su gran poder.

En las culturas que profesan esta tendencia religiosa, hay mucho fervor por esta diosa. Existen una gran cantidad de textos para orar, todos bien escritos pues esta es una diosa muy sensible a la ofensa. Con las oraciones a través de su nombre se realizan súplicas necesarias; esta herramienta es muy útil para personas que se están iniciando en esta práctica.

Si es la primera vez que se le va a hacer una solicitud a la diosa, es bueno tener la oración ya elaborada, es por esto que este tipo de documentos es importante. Cabe destacar que según lo que se quiera pedir o agradecer, hay un tipo de oración, así que no se puede realizar una petición con una oración de bienestar por ejemplo, ni viceversa, así que hay que prepararse.

Los que trabajan en profesiones del mar son fuertes creyentes en esta deidad, ella es la gobernadora del océano, y suele cuidarlos, por medio de su poder sobre este y todos sus habitantes, podrá protegerlos y ayudarlos con su trabajo a que este sea fructífero sin ofenderle a ella.

Esta diosa es la que protege y propicia la fertilidad, a ella es a la que se le pide para que una mujer se embarace, o bien para que el embarazo llegue a feliz término, para cuando van a dar a luz las mujeres a sus bebés. También suelen pedirle por su bienestar y el de su hijo. Así que si el tuyo es uno de estos casos, no dudes en hacerle una oración.

Siempre el proceso de orar, tiene una preparación previa, el creyente tiene que es asegurar que el lugar donde quiere rezar está lleno de paz, armonía, tranquilidad, escoge un día en el que el sol brille, los pájaros canten, si es posible rodéate de elementos naturales, como montañas, árboles, el mar u otro. Para saber más sobre estas cosas puedes ver velas.

Es también importante hacerlo con la mentalidad y el espíritu correcto. Es importante hacerlo con mucha fe, la diosa tiene que darse cuenta que se le tiene respeto y amor, si no es así la simple pronunciación de la oración no servirá de nada. Pero si se hace con humildad, de esta manera todo funcionará mucho mejor y con mayor rapidez.

Para el bienestar

Una oración a Yemayá para el bienestar, tiene como objetivo lograr que el individuo y sus familiares haya prosperidad y mucha cosas buenas. Se pide abundancia de amor, libertad, armonía, tranquilidad, y que reine siempre la verdad, paz en el alma, que no haya dolor de ningún tipo ni físico ni espiritual; en todo esto reside el bienestar, e incluso se utiliza para agradecer.

Cuando se va a realizar este acto de fe, que además de armonía y paz permite resolver crisis de índole económica, se debe realizar una ofrenda de frutas o flores a la diosa. La oración es:

“Gran señora Yemayá que gobiernas sobre las mareas; y sobre todos los océanos del planeta, tu luminosidad alumbra con imponentes rayos, conocemos que el cariño por tu progenie es tan inmensa como el  océano.

Yemayá, que eres la más inteligente de las inteligentes deidades, ampárame con tu sapiencia y gentileza para que pueda hallar los caminos de la prosperidad.

Haz que el dinero fluya en mi vida como las aguas que gobiernas fluyen por el mundo. Oye mis ruegos Yemayá, lo que pido. No es riqueza sino no pasar miseria. Que pueda tener prosperidad y dinero abundante.

Te nombro porque eres poderosa, sabia y me amas, así como yo también te amo, o poderosa, sabia y justa Yemayá.

Así sea.

Para la protección

Esta es una de las oraciones que más se utilizan, todas las personas quieren andar por la vida sintiéndose seguros, y a salvo, saber que un poder superior nos protege es valioso.

Todos quieren salir a la calle y sentirse seguros, quieren estar protegidos del mal, de las inseguridades, de las enfermedades, por lo que realizan peticiones y agradecen con fe.

yemayá

Cuando lo que se busca es estar seguro, personal o para la familia la descendencia, la vivienda. En fin que esté protegido todo lo que nos concierne.

El rezo verdadero a Yemayá hace que la diosa brinde el apoyo de la progenitora y proteja a cada individuo que creen en ella. Reza con fe la plegaria y dedícale una vela celeste o morada.

Amada progenitora Yemayá, concédeme la gracia de abrigarme con tu mantón. Bendecido de salud y justicia.

Hacia ti envío mis ruegos porque eres la protectora de las aguas, así protejas nuestras vidas, así como proteges las semillas para que crezcan en árboles, así mismo nos protejas para poder desarrollarnos en la vida.

Querida progenitora de todo, amada Yemayá, se la mediadora entre el mal, para que no se me ponga cerca, para que no obstruya mi curso de crecimiento. Madre de las aguas y los mares. Líbranos de mis enemigos. Y de la senda que me pierda. Cuídame como tu semilla”

Para abrir caminos

En la medida que transcurre el tiempo, hay momentos y etapas en las que no estamos del todo conforme con nuestra vida, pensamos que estamos estancados, o varados y no podemos continuar, pareciera que estamos frente a una gran puerta que nos impide avanzar; y por este motivo muchas veces decidimos orar a quien le tenemos fe.

Como seres humanos solemos estar esperanzados en los seres superiores, que nos pueden ayudar a vencer los obstáculos, que nos permita obtener nuestras aspiraciones.

Este tipo de rito es muy fuerte, permite quitar toda influencia negativa y abrir caminos para que llegue e amor, el bienestar, la prosperidad y todo los bueno.

Este rezo sirve para solicitar a Yemayá que te allane los problemas o también se pueden hacer pedidos específicos. Es muy efectiva, se debe reforzar con obsequios frutales y se debe encenderé una vela violeta o añil y se espera que se queme en su totalidad.

“Yemaya, consagrada de las deidades, señora de las aguas, belleza del océano. Matrona de las impúberes. Y orisha que resguarda a tus piadosos. Toca a mi existencia con tu corte de asistentes, para que con tu garbo y dominio.

Puedan abrir las vías que ahora se encuentren trabados que pueda abrirse el paso para el amor, la felicidad, la salud y la prosperidad.

Consciente resguardarme en tu oquedad. Custódiame como la progenitora que eres. Cólmame de seguridad para avanzar. Aclara mis destinos y la forma de alcanzarlos. Recibe de mis manos estos obsequios, acéptalos,  como símbolo de mi devoción y confianza. A ti reina orisha Yemayá”. Así sea.

yemayá

Para el amor

Son muchas las cosas que llevan a las personas, a acudir a este tipo de oración. El amor es un gran motivador para el ser humano, lo ciega, lo hace sufrir o lo hace feliz. El amor ha ocasionado guerras y ha motivado grandes sacrificios. Las personas que acuden a esta oración muchas veces es por un amor no correspondido, o por retener a su amor a su lado.

En esta caso en particular, Yemayá complace a sus hijos, esta es una de las oraciones más poderosas, ya que puede hacer que un amor débil se fortalezca, y crezca con el tiempo. El ser amado sólo tendrá ojos para el que lo hechice. Este rezo permite que la persona objeto de nuestro deseo se fije en nosotros.

Las oraciones para el amor, deben usarse con cautela, pues la diosa siempre concede, y es muy importante saber que para el que pide este, será un amor que sea para toda la vida, que le traerá felicidad. También funciona cuando el amor no es correspondido, puede doblegar al ser amado, para que sólo quiera estar con el creyente en esta religión

Amor no correspondido

Los seres humanos no pueden evitar amar, es por esto que una de las situaciones más tristes es tener un amor no correspondido. Los creyentes en la diosa Yemayá, suelen acudir a ella para hacer que el objeto de su amor se fije en él o ella. Este tipo de petición es muy efectiva ya que, la diosa es especialista en este tipo de problemas.

yemayá

Esta es la diosa dedicada al amor, ya que ella ama todo lo creado, por ser obra suya, hará que las cosas buenas del solicitante sean notadas, y suavizará los caminos para que se unan para siempre.

“Oh querida y grandiosa señora Yemayá. Hoy estoy ante ti para solicitar que me auxilies. Que hagas que mi amado (aquí va el nombre de la persona que se quiere atraer) me mire.

Quiero esta persona se apasione conmigo, que solamente me vea a mí. Que quiera besar mis labios y arroparme con sus brazos.

Oh maravillosa Yemayá. Que su pasión sea tan poderosa como el oleaje de los océanos. Que su ardor amoroso sea arrollador como las aguas impetuosas.

Mi enamorado (aquí el nombre de la persona que se quiere atraer) que tenga la certeza de que sin mi va a morir, que sepa que soy la única que lo hará tener felicidad, para toda su vida. Te lo solicito oh grandiosa y querida Yemayá”.

Se debe orar y realizar el rito a diario, prender una veladora blanca y colocar productos agrícolas dulces, es decir, frutas y un montoncito de azúcar.

Una vez que se cumpla la solicitud, se deberá agradecer auxiliando a otro creyente a obtener este mismo favor, predicando como se le solicitó a la diosa.

Para el amor verdadero

Para los creyentes verdaderos en la diosa, esta es capaz de lograr conceder todas estas peticiones. Ella puede lograr que el amor verdadero llegue. Cuando esto ocurra ya no hay necesidad de seguir intentando, esta clase de amor es para toda la vida.

En este tipo de rito, hay que ser precisos, hay que pedir una persona que nos valore por lo que realmente somos. El objetivo no es obligar a nadie a estar junto al solicitante, sino que esta persona realmente quiera estar allí, eso es el amor verdadero. Se pide que sea fiel, que ambos quieran caminar la misma senda.

“Amadísima diosa mía, mi muy querida Yemayá. Eres la que sabes y entiendes lo que mi vida necesita desde el punto de vista afectivo. Siempre me guías y me llevas de la mano.

Te pido grandiosa soberana en el actual momento, que traigas ante mí a mi verdadero amor. Solo tú puedes hacerlo. Oh maravillosa Yemayá”.

Para amarre

Hay circunstancias en la vida, que hacen que nuestra pareja se vaya distanciando de nosotros. Son simplemente detalles, que poco a poco van erosionando la relación, esto puede incluso deberse a malos entendidos, exceso de trabajo y en muchas ocasiones por la intervención de terceros. Estos buscan específicamente separar a la pareja de forma definitiva.

yemayá

En estos casos se puede pedir a la diosa Yemayá, que interceda. Ella tiene poder para controlar y solucionar estas situaciones. Con su intervención se puede evitar la separación.

Se hace un rito, que junto con la oración correcta hará que la parte alejada se vuelva a unir, y que esta unión sea muy sólida y permanente.

Esta es una muy poderosa oración, siempre y cuando se haga con fe verdadera en los poderes de la diosa, debe ir acompañada de las ofrendas adecuadas, y debe ser elaborada con las palabras correctas.

“Oh grandiosa y poderosa diosa Yemayá. Señora soberana de los océanos. Ya que tienes el poder de someter la fuerza de los mares con tu gran y fuerte cariño.

Entrégame la felicidad de que se quede a mi lado ese amor que se aleja. Que mi hogar se transforme en el amparo donde se refugie al cariño real.

Oh amadísima diosa Yemayá, eres maravillosa, buena y justa. Ten compasión de nosotros y no me abandones triste y sola. Calma mis ansias y mi mortificación.

Por favor logra que (nombre del ser amado) regrese junto a mí. Y con ello se cumpla el deseo de que permanezca a mi lado, hasta el final de nuestras vidas. Así sea”.

Para el embarazo

Tener hijos, es uno de los deseos más profundos de los seres humanos, traer otra vida a esta tierra, significa la continuación de los que son las personas, y es el máximo amor que puede tener alguien. Hay parejas que no logran cumplir este anhelo, por lo que acuden a la diosa Yemayá, ella al ser la madre de todos tiene el poder de ayudar a lograr los embarazos.

Esta oración no sólo es efectiva para quedar embarazada, también funciona para la salud durante el período de gestación y para que el parto llegue a término con bien. Se debe pedir, tranquilidad y bienestar, durante todo el proceso hasta llegar al parto.

Una vez se logre la preñez, se debe realizar un ritual de agradecimiento, con ofrendas agradables a la diosa, y también con oraciones, es en este momento que se pide llegar a buen término.

“Oh queridísima y bondadosa Yemayá. Tú que amas infinitamente a todos tus hijos. Hermosa y brillante señora, gobernadora de las aguas que envuelven la tierra. Eres la fuerza que cuida a los que amas. Solicito de ti amorosa deidad que llenes de ternura a mi vientre.

Con esto quiero que llegue el afecto y la ternura a mi vivienda y mi familia. Oh alabada soberana Yemayá. Te suplico afectuosa y gran benefactora. Escucha mi súplica y atiéndela. Envía descendencia a mi vida. Que la bienaventuranza llegue a mi vida. Amada madre.

Oh madre de los mares. Mucha es tu fuerza y tu brillante gloria. Tienes una gran cantidad de afecto para dar a tu progenie. Grande es tu sapiencia, con ella mandas, desde todas las aguas de la tierra.

Suplico para que mi petición sea escuchada. Concédeme los apoyos. Aleja de mí a los que me desean mal. Que mis miedos se alejen, protege a mi casa, que nada triste llegue. Nadie con rencor podrá entrar, ningún pesar llegará.

Tu maravilla es la gran riqueza del mundo, y llévala a mi lado. Saludos Yemayá, señora, no importa tu nombre, en cualquier orilla de aguas, bendecida por ti. Mi fe en ti deposito, mi súplica se atenderá y si lo merezco se cumplirá”.

Oración a Yemayá en yoruba

El yoruba no es propiamente un idioma, es más bien un dialecto que proviene, de un gran grupo de dialectos africanos. Las diferentes etnias, creyentes en esta religión, fueron fusionando sus oraciones y así surge esta forma de decir las oraciones.

“Yemaya orisha obunin udú, kulú re eye abyá ni re oyú, yaba awó ba okí mí, yá ogá ni gbobo kuo, eyé Omó eyá, lo juoyina ni re ta gogbo aku nii iwo ni re lowo, nitsi re Omó terria, aukue Iyá Mi”.

Orar en esta lengua se hace, estrictamente en ocasiones especiales, con la finalidad de rendir un homenaje superior, y para demostrar gran admiración, los descendientes la realizan, y los iniciados en esta cultura religiosa.

Los que no hablan el dialecto, la pueden decir en español, entonces traducida la oración dice:

“Venerada dama africana, con tus 7 marcas en la cara, soberana mágica, te envío mi salutación, señora apoderada de las aguas, progenitora de la vida marina, tu trono está lejano, en lo profundo del océano, donde guardas tus tesoros. Te agradezco gran mujer”.

yemayá

Se puede decir en el idioma que nos resulte más afín, es muy útil saberla de memoria para poder orar en grupo, siempre se debe agradecer, y demostrar devoción para esto es esta oración y la deben saber todos los creyentes.

Rituales para ella

Los rituales en esta religión, son similares a los de otros tipos de cultos. Incluye parafernalia, y elementos propios de cada uno. Están altamente relacionados con la cultura de donde provienen, y los usos propios de cada país. La forma en que cada persona ve la religión también afecta el rito.

Cada rito tiene su propio simbolismo, y cada grupo de creyentes se ajustan a su propia condición, incluso el día de hacer el rito cambia. Los rituales de Yemayá tienen sus particularidades. En estos se utilizan oraciones muy parecidas a las ya mencionadas. Y para las ofrendas se utilizan también elementos similares.

A pesar de que para cada solicitud existe un ritual específico, todos tienen elementos en común. La diosa está relacionada siempre con las aguas, y dependiendo de la representación que se use, serán aguas dulces o de mar.

yemayá

Para ritos de asuntos amoroso, se debe estar en las cercanías de las aguas marinas, que de donde la diosa obtiene su poder. Lo puede realizar prácticamente cualquiera, como parte de el ritual se deben tener a la mano frutas de agua, en suficiente cantidad, todas deben ser tropicales. Pueden ser patillas o melones.

Se tendrán en el arreglo muchas hierbas, de esas que tienen mucho olor, deben estar verdes y frescas, para halagar el gusto de la diosa. En sumamente importante, que antes de realizar el rito, el solicitante se dé un baño con berro

Esto se hace para que, durante el ritual, la diosa nos de buena salud, y si además agregamos perejil, sin que se solicite explícitamente nos traerá prosperidad económica. Además de todos estos preparativos, debemos contar con un conjunto de herramientas, estas son: espada, abanico, media luna, ancla, cintas azules, melón, vela azul, melaza, extracto de vainilla.

En cuanto  a que día de la semana es mejor realizar este ritual, pues es el sábado. Este es el día que corresponde a Yemayá. Se iniciará el rito encendiendo la veladora, mientras esto se hace se le indica a la deidad que es para ella, escribiremos su denominación al lado del de la persona objeto de nuestro amor, esto se debe hacer convencido de que va a funcionar.

Se debe conocer la fecha de nacimiento, se escribirá 7 veces, asegurándose de que el color de lo utilizado para escribir sea escarlata, esto se hará en una hoja. En la misma hoja por la parte de atrás, haremos por escrito la solicitud, bien sea para reconciliarse o para dicha de los dos.

La fruta que utilizaremos, la rajaremos un poquito, por esta hendidura metemos el papel que acabamos de caligrafiar, mientras lo hacemos pediremos nuestro deseo, que nos guíe por la senda de la dicha, que todo sea dulce, y lo que se desee pedir como complemento. En esta misma raja colocaremos las herramientas, y todo o amarramos con las cintas.

Una vez arreglado el melón, con la solicitud, las herramientas y las cintas, lo llevamos ante el altar de la diosa y le agradecemos de corazón por la petición que va a conceder. Si quieres complementar esta información, sobre los rituales puedes leer oración a Yemayá.

El día de Yemayá

Esta es una religión donde cada deidad tiene un día asignado para rendirle tributo, en el caso de la diosa, le corresponde e dos de febrero de cada año. En esta celebración sus fieles seguidores, se reúnen en los lugares donde se le rinde culto, para orar y efectuar ritos. Este es el día ideal para realizar solicitudes especiales.

yemayá

Los fieles que pueden hacerlo se reúnen en las playas, allí colocan obsequios para la diosa, ejecutan instrumentos de percusión, hacen solicitudes para sus problemas personales, y así este se vuelve el lugar de festejo para la diosa.

Este día se festeja que ella es la madre de la tierra, y de todo lo que podemos ver, tocar y percibir, y se dan gracias porque ella introdujo en el mundo a las personas. Esta fiesta hay que hacerla en lugares donde no se vean muchos turistas, o actividades de esparcimiento. Todos deben asistir vestidos de blanco y azul.

Los asistentes deberán llevar ofrendas, orar y cantar a la diosa, también se realizarán bailes y todo lo que sea agradable a ella. Se pueden permitir observadores siempre y cuando respeten las ceremonias. En fin se supone que todos somos hijos de ella.

Si se puede debe participar un Maes de santo, que son religiosos que pueden realizar curaciones en el sitio, a nombre de la diosa, y con ayuda de su gran poder.

Ofrendas a Yemayá

Es un error común pensar que se puede ofrendar cualquier cosa a cualquier deidad, realmente cada dios tiene su preferencia, en cuando a ofrendas se trata. Cada deidad tiene un elemento afín, y esto dicta cuáles serán las ofrendas y de qué tipo son.

Esta diosa en particular, es una de las principales de esta religión, de ella provienen todos los demás, si se le ofende con una ofrenda inadecuada, su ira puede ser muy destructiva, es por esto que hay que ser muy meticuloso escogiendo las ofrendas, según la solicitud que se haga.

Para ejemplificar, si se le va a hacer una solicitud, con algo que sea de trabajos en el océano, o el mar, se le puede obsequiar con un plato que es su comida favorita, este se llama ochinchin; se prepara con estos elementos: fréjoles, ajo, cebolla, jengibre, camarones, huevo, plátano verde, azúcar, pescado, lechosa, piña, melón, pera y tomate.

Otro ejemplo es, si se pedirá para hacer justicia, se debe ofrecer: malanga, verdolaga, malanguilla y carqueja.

yemayá

Las ofrendas para solicitudes amorosas, que son las que más se hacen a esta diosa, se componen de frutas. Aquí también hay que estar muy pendiente, pues no puede ser cualquier fruta, la diosa tiene sus preferencias, estas son: la uva, la mora, el coco y la patilla, esto es bueno acompañarlo con hierbas como la albahaca y el helecho.

Canciones

A las deidades se les debe agradecer de forma adecuada, bien sea por los favores concedidos, o simplemente por su gran poder, no solamente se les dicen oraciones, o se les hacen ofrendas, también se les canta.

La señora Yemayá tiene sus canciones especiales, estas al igual que las oraciones deben ser agradables al oído de la diosa, para evitar su ira.

Ya le pedí a Xangó. Ya le supliqué a Oyá. Igualmente solicité compasión a Olofín. Y hoy le dedico mi canción a Yemayá. Y Oxum piedad del menesteroso. Yemayá, mi guía de espíritu.

Diosa, yo que soy tan miserable. Sólo imploro por la serenidad. De mi hogar, de mi entorno.

Sólo pido por la paz. Yemayá, bondad. Sólo pido por la paz. Yemayá, diosa maya, Yemayá mi bondad.

Sólo pido por la paz. Yemayá, bondad. Sólo pido por la paz. Canté a la bondad. Le dedico mi canción a Yemayá. Supliqué piedad a Olofín. Y ahora le ruego a Oyá.

Yemayá, bondad. Sólo pido por la paz. Yemayá, bondad. Sólo pido por la paz.

Ay, de mi estirpe y de mis amistades. Sólo pido por la paz. Yemayá, bondad. Sólo pido por la paz.

Ay, de mi patria, ay, del universo íntegro. Sólo pido paz y tranquilidad. Yemayá, bondad. Sólo pido por la paz.

Tambores a Yemayá

A esta diosa, se le canta mucho, también se le baila, ahora vamos a mencionar su instrumento musical favorito, el tambor. El ritual con tambores pocas personas lo pueden presenciar, ya que estos los utilizan los denominados santeros en sus ceremonias especiales. Estos son los verdaderos devotos y declarados hijos de la diosa.

Estos rituales, realizados por los santeros, consisten en la entonación de canciones en lengua yoruba, y la realización de bailes, todo al son de estos instrumentos de madera. Las vestiduras utilizadas son los batá. Esto consiste en unas prendas de vestir largas, con mangas muy amplias. Esta es la ceremonia donde se pide a la reina que los mire.

Como característica resaltante de esta clase de interpretación de percusión, en los ritos o celebraciones, es que en medio de esta música se realizan ofrendas a la diosa. También se puede aprovechar para hacer iniciaciones de nuevos santeros, es decir, cuando una persona va a comenzar a ser parte de esta creencia o tradición.

Esta ceremonia la realizan los santeros que apadrinan junto con los llamados babalawos, esta tiene como finalidad solicitar a Yemayá, sus parabienes, para ser felices en el cariño, la economía, estar saludables, en fin todo lo que se quiera.

Estos tambores, pueden estar acompañados por otros instrumentos, afines con la diosa, pueden ser otras percusiones o instrumentos de cuerda o viento. Durante esta fiesta, se puede dar lugar a que el guía se transporte, y comience a decir palabras que suelen ser lo que la reina está diciendo a través de este.

Todo sobre su collar

En la mayoría de las religiones, lo espiritual es lo que destaca, las personas se enfocan en esto, cuando realizan sus rituales. La religión yoruba, el énfasis se hace es en lo material, es posible que esto se deba a que las deidades son seres humanos, solo que más poderosos. En ellos se consiguen elementos cotidianos, como collares, pulseras y vestimentas, entre otros.

Estos elementos físicos, son una simbología de la cultura de donde provienen, y para el que lo lleva puesto tiene mucho significado y sentido. Las gargantillas, propias de la deidad, tienen un sentido que data de tiempos inmemoriales, ya que nuestros antepasados lo portaban con mucho orgullo, correspondiente al mundo espiritual al cual pertenecían.

Toda esta tradición de los collares continúa vigente, no ha cambiado por qué ha pasado el tiempo, se vienen utilizando desde la antigüedad, lo que sí ha ocurrido, es que con la evolución cultural, se ha incrementado el número de ellos. Estos collares tienen un número definido de cuentas, así como un color específico, además de otras cosas importante.

yemayá

En el caso de la diosa su numeración es el 7, como coloración se utiliza piedras azuladas y blanquecinas. Estas pulseras no se utilizan por que la persona así lo quiso, debe estar asignada, y la diosa dirá el color y la cantidad de pulseras a utilizar.

¿Qué representa su pulsera?

Esta pulsera, al igual que el collar tiene un significado y un uso. La pulsera además del azul y el blanco utiliza un cristal incoloro. Se pueden elaborar con las cuentas azules, y un coral, o con jabón y coral, o con vitrales. Aunque, también existe otra clase de pulsera que no son piedras sino que se representa a través de aros, los cuales tienen cierto significado.

Cuando se utilizan aros, es para hacer referencia a las riquezas de la diosa. Estas riquezas incluyen la vida marina, y todo lo que hay bajo el mar. La denominación de esta joya es bopa, esta es una palabra que significa tributo a Yemayá, su lengua es a lucumí.

El uso de esta pulsera indica que se rinde culto a la reina, y que se le debe respeto ante todo, la diosa toma esto como una bendición. Pueden usarse 7, el número de ellas, será indicado por la diosa en una ceremonia especial.

Siete plantas

Todos los santos, tienen objetos y plantas de su preferencia, también comidas y condimentos. En el caso de esta diosa, las plantas se utilizan para realizar limpiezas, o para darse baños de prosperidad. Para usarla se cocinan en agua, y se enfrían, luego ya se pueden utilizar en un baño. Con esto se puede obtener paz y armonía, en principio se usan 7 hierbas.

Estas hierbas son del estilo del rompe sarguero, son hierbas muy aromáticas, que captan la atención de la diosa, permitiendo que se le puedan hacer solicitudes. Dependiendo de la que se utilice, se pueden resolver problemas de amor, o de dinero.

En las ceremonias a la diosa, también se pueden utilizar, otro grupo de plantas, estas están destinadas a resolver problemas específicos de salud. El santero, durante el rito hará una combinación secreta de estas plantas, y con esta tintura se la dará a tomar al enfermo, a través de este ritual la diosa le devolverá la salud.

A pesar, que la diosa es la regente del mar, entre las hierbas que utiliza, para conceder dones o para sanar, no hay ninguna planta acuática. Esto se explica, porque vive en el mar pero es la creadora de todo en la tierra, entonces puede beneficiar utilizando tanto recursos del mar como de la tierra.

Ceremonia kari osah yemayá

Este es un término poco conocido para el no creyente. La traducción de esta frase es, cuando una persona se va a transformar en figura santa de pleno derecho. De otra forma puede decirse que es esa ceremonia realizada, con el fin de llevar a una persona a convertirse o a entrar oficialmente en esta religión.

La persona a la que se va a iniciar, hay que llevarla previamente a una orilla de mar, una semana antes para ser exactos, se le lleva al Iwayo, pero el aspirante llevará un gallo de color blanco. Si quieres aprender más sobre esta interesante religión lee oración a Obatalá.

Una vez allí deberán realizar la siguiente ceremonia: harán un círculo con los demás santos, en el centro se escribirán los principales nombres, para que la corte se entere de lo que se va a hacer. Todo deberá estar cubierto de plumas, la cabeza del gallo deberá llevarse para el Iseh Ozian. Un tabaco deberá ser secado para el Ahse del Liré, y luego se cantará lo siguiente:

“Ya loromiya lorefawoyo yemayá”

De la misma forma, si el iniciante tiene dudas sobre lo que se hace, este es el momento de hacer las preguntas que se necesite, las personas ya iniciadas le pueden aclarar las dudas. De esta forma el que se inicia, va con total discernimiento el día del santo, estará plenamente consciente de lo que va a hacer y lo que esto implica.

yemayá

Caminos de Yemayá

El término caminos, en santería, se refiere a las diferentes cosas o situaciones en las que el santo tiene injerencia. Se relaciona con todas las cosas que se le pueden pedir y en las que puede ayudar, los problemas que puede solucionar o simplemente como pude servir de guía.

El iniciado en esta religión, cultura o forma de vida, debe aprender una cantidad de términos que para él son nuevos. En el caso de esta diosa estos términos son: 7, 21 y 35, para la persona común esto quizás carece de coherencia, pero para el santero tiene muchísimo significado.

El número 7, significa que el creyente es un iniciante en la fe, y sobre todo se interpreta como que aún no ha aprendido lo referente a la diosa, y este es su primer inicio en los ritos. Luego de superada esta etapa, se aumenta a 21, este número ya indica que se ha hecho ya algún recorrido en el aprendizaje. El ser un verdadero creyente pasa por un aprendizaje continuo.

Para llegar a 21, deben pasar por lo menos un quinquenio. Los seguidores de este culto, cuando llegan a este nivel, ya han desarrollado una visión más holística que cuando se han iniciado, como todo en la vida, hace falta realizar el proceso paulatinamente. Por último para llegar a 35 se debe hacer un gran recorrido en la fe, requiere que se tenga mucha experiencia.

Otra clasificación de los caminos de Yemayá son: Awyó, Akura, Kona, Ases, Ocue, Mayalwo, Achaá y Navira. Estos son diferentes entre sí, y tienen sus particularidades, se unen y relacionan en el uso que se le da en la adoración a la diosa, usan sus colores, se unen en el mar y tienen su poder.

Relación con Oshun

Estos dos santos, están altamente relacionados, la diosa tiene poder sobre las aguas marinas, mientras que la otra gobierna los riachuelos y por supuesto, tarde o temprano todos los afluentes desembocan al mar, y a esto se debe que Yemayá y Oshun sean hermanas.

Según cuentan las leyendas ellas tienen una rara relación, estas afirman que Oshun poseía grandes riquezas, era muy poderosa y estaba rodeada de un ambiente muy lujoso. Era poseedora de una gracia inmensa, era muy bella, por todas estas razones era muy engreída, permanentemente se miraba en los espejos para ver su gran belleza.

Esta deidad carecía por completo de humildad, se vestía con gran lujo, la cabellera era larga y hermosa, ella era muy ganada de sí misma y su cabello la llenaba de orgullo. Como todas las cosas de la vida, pasó el tiempo y la belleza fue menguando, y el poder se vio disminuido por los conflictos constantes con otros. Por esto, quedó desterrada y pobre.

Con el paso del tiempo, sus penurias aumentaban, cada vez se veía más pobre, fue personal de servicio, pasó penurias por comida, tuvo frío; los objetos de valor que poseía, los fue vendiendo para poder comer y su hermoso cabello se le cayó, por todas las penurias que estaba pasando.

Sufría mucho y no conforme con esto se encontraba totalmente solitaria, empobrecida, en la miseria y sometida a la esclavitud, a pesar de todo aún podía tener esperanza. Aún le quedaba un familiar, la poderosa Yemayá, a la cual llegaron todas las lágrimas que su hermana derramaba, a través del río desembocado en el mar.

Yemayá tenía fuerza y fortuna, y era el ser que más la amaba, esta le dio mucho consuelo, le dijo que volvería a ser poderosa, ya que todo el metal precioso que estuviera en la tierra sería para ella. Le dio las conchas más hermosas para que se decorar, y le aseguró que no volvería a ser esclava de nadie, y que por el contrario estaría sentada en un gran trono.

No tendría que volver a servir a nadie, le dio como obsequio su propia cabellera, para que nadie la viera sin cabellera. Estas hijas del mismo padre se defienden entre sí, y lo mismo ocurre con su descendencia. Para aprender más puedes leer oración a Elegua para vencer enemigos.

Relación entre Yemayá y Olokun

Cuenta la leyenda que no son dos diosas, sino que es la misma con dos nombres. Los que dicen que es una sola, la interpretan como la representación que se ocupa de uno de los caminos. Hay que tomar en cuenta que Yemayá tiene el poder sobre el mar, y todo lo que hay en él.

Olokun, según el país donde se encuentre, se considera una figura masculina en unos y femenina en otros, pero siempre se le ubica en las cercanías de las aguas saladas. Esta es una consideración muy debatida.

Todas las contradicciones aparecen cuando se juntan las dos tendencias, bien sea ritos, o en las celebraciones del día de la santa. La diferencia entre ambas tendencias, se agudiza porque unos afirman que Yemayá vive en la superficie y los otros que habita en el fondo del mar. Lo importante es, que cuando se escuche sobre la diosa estemos claros a quién escuchamos.

La diferencia con Oyá

Hay una variedad de leyendas, donde se mencionan las dos diosas, entre ellas, la más difundida, cuenta como pelearon ambas diosas, porque Oyá vio a Yemayá alimentándose con oveja en compañía de Shangó.

Esta discrepancia, se mantendrá siempre por la simple razón de que viven en elementos opuestos, una reina en el mar y la otra en el aire. Rara vez coinciden, a pesar de que ambos elementos sostienen la vida en el planeta. La dos quieren el dominio y cuando pelean entre sí ocasionan grandes catástrofes, por eso mantienen largos períodos de paz.

Esto hay que conocerlo, porque no se puede cometer el error, de ofrendar a una de las diosas, lo que le gusta a la otra. Esto las pone furiosas, es muy importante mantener todo separado, con mucho cuidado y de ser posible, no pedir a ambas a la vez.

Sopera de Yemayá

Los rituales de los santos, están llenos de símbolos, artefactos y ofrendas. Esta es una religión muy material, entonces es muy importante conocer cuáles son los elementos que debemos tener para cada santo, al momento de armar su altar y hacerle peticiones.

Yemayá, tiene gusto por las cosas bellas y costosas, además de requerir hermosos objetos, en estos últimos está incluido un envase para sopa. Dentro de este contenedor, suelen entregarse las ofrendas.

En la mayoría de los casos se hace con arcilla blanca horneada, también se pueden ver confeccionadas de otra forma. Pueden ser metálicas y lo que tienen en común es que están ricamente adornadas. Estos adornos serán a elección del fabricante, los colores suelen corresponder a los colores del santo al que se dedicará la sopera.

Esta sopera, solo puede ser vista y utilizada por aquellas personas, que ya tienen tiempo en la religión, los que están sin iniciar, no tienen permitido acercarse ni verla. Una vez que las ofrendas entran a esta sopera, ya no pueden ser vistas por nadie.

Los trajes de Yemayá

A la diosa le gusta mucho estar llena de lujos, no solo le gusta la joyería, también le gusta vestir bien y lujosamente. Sus vestidos tienen que ser notorios y de algún tono de color añil, además puede tener ciertas partes blancas.

Al traje se le coserán campanillas, y se le colocará una cinturilla confeccionada en algodón, esta se cerrará con una hebilla en forma de rombo. Como parte de los adornos del vestido, se le debe colocar algo confeccionado con pelo de equino, que se ha teñido de blanco o azul.

yemayá

Existe un objeto sagrado, que es representativo del poderío de la diosa, este debe ir también en el traje, se le llama agegbe. Para los legos, que no tienen conocimiento en la santería, este objeto no es más que un abanico, elaborado con plumas de pavo real. Debe estar decorado con perlas y conchas marinas. Pueden ser elaborados por cualquier persona.

¿Qué es Yemayá Olodo?

Este es un término utilizado en la santería, tiene 2 interpretaciones que van a depender del contexto en el que se utiliza. Cuando se escucha o se lee, se debe estar muy pendiente de entender de lo que se habla.

Esta es una palabra que en primer lugar define una de las rutas de la diosa, uno de su facultades, entonces sí se sabe que la diosa está andando una de sus rutas se dice Yemayá Olodo. Es muy frecuente que lo consideren una simbología de recorridos ya realizados, en particular los muy complicados.

También se puede utilizar cuando queremos referirnos al recorrido por lugares que no conocemos, o por lugares nuevos para nosotros.

La siguiente interpretación de la frase o término, es como que la diosa es la dueña y gobernanta de un río ubicado en Nigeria que se llama Oggn, que comparte con su hermana Oshun.

¿Qué santo es en la religión católica?

En sus orígenes, este culto llegó a América de la mano de los tiranizados africanos. Una vez en esta tierra, no se les permitía practicar sus ritos y se les impuso la religión católica, ellos tuvieron que ingeniárselas para poder seguir profesando su religión.

Para poder hacerlo, mencionaban a sus deidades, con los nombres de los santos católicos. Eso sí, trataban que existiera semejanza entre ambos santos y de esta forma crearon un dialecto, que sólo ellos pudieran entender para que sus amos no se dieran cuenta de lo que hacían.

Yemayá, no escapó de esto, y su santo correspondiente en la religión católica es la Virgen de Regla. Ambas tanto Yemayá con la virgen de Regla, son similares, les gusta laborar permanentemente, a ambas se las considera perfecta, les gusta todo lo referente  a la buena salud. Las dos están relacionadas con el mar y protegen a sus criaturas.

Ambas deidades llegaron a América de manos de un creyente, que la tuvo que ocultar para que no fuera dañada. Las dos recorrieron caminos similares, por lugares turbulentos, protegidas por sus fieles para impedir profanaciones. A pesar de los problemas ambas llegaron intactas a sus destinos.

En mil ochocientos sesenta, llega la diosa a Cuba, justamente a la zona donde se construyó la capilla para la virgen de Regla. En la época de la esclavitud, el día de la virgen, se dejaba a los esclavos sin trabajar, para acudir a la adoración, pero ellos asistían y lo hacían pero para Yemayá.

¿Cuál es su significado satánico?

La diosa, para algunos, es tomada asociándose como del diablo, esto se debe a que, como ella gobierna las aguas y es sumamente poderosa, estos le temen. Ella es capaz de gobernar las fuerzas marítimas, para bien o para mal, y por eso asusta a muchos.

Los que la asocian al mal, alegan que tiene el poder de conceder deseos, no muy santos, como amarrar al ser amado, o lograr un amor no correspondido. Además si la contrarían, esta diosa es capaz de ser sumamente destructiva.

Los mismos que asocian a la diosa con el maligno, predican que el demonio está en lo profundo del océano y de allí toma las almas para el infierno. Por lo tanto como allí vive Yemayá se la asocia con esta creencia.

Las tortas

Entre las muchas ofrendas a la diosa, se encuentran las tortas. Estas llevaran su nombre y una alegoría a su cuerpo. Esta se presenta al altar en el día de la diosa, esto es el 2 de febrero, es muy parecida a una fiesta de cumpleaños, pero como a la diosa le gusta mucho, también puede ofrecérsela otro día.

También los que se van a hacer el santo acostumbran llevar una, de esta forma indican que a partir de ese momento esa fecha será un aniversario. Para aprender mucho más puedes leer oración a shangó.

¿Cómo ven a la diosa en Cuba?

Originalmente la religión llegó a Cuba, desde allí migró al continente. En Cuba la diosa es muy venerada, pues al ser una isla, está rodeada por agua. De hecho hay una industria turística en torno a la visita para celebrar su día.

¿Qué es coronar la deidad?

El ceremonial de coronación de deidad, sirve para convertir al creyente en santero o santera. Existen dos formas de recibir deidad, deidad coronada o deidad lavada. El ceremonial de deidad lavada, dura solamente un día, y no conlleva el tiempo de Iyaworaje, ni requiere que se afeite la cabeza.

El ceremonial de recibir deidad coronado se recomienda, para aquellas personas que no van a realizar consultas, ni embrujos, ni trabajos de santería de ninguna clase. Cuando el Ángel de la guarda es Shangó se tiene que hacer deidad coronada, esta deidad no acepta deidad lavada.

El ceremonial de deidad coronada en bastante grande y trabajosa, en este ceremonial el Ángel de la guarda coloca una corona sobre el iniciado, de aquí viene su nombre.

Este rito requiere un variado grupo de inmolaciones, purificaciones y limpias, del cuerpo y del alma, que serán el camino para recibir dignamente a la deidad. El acto de coronación separa a los iniciados de los que han tenido la vocación de dedicarse a su deidad. Cada quien tiene su propia deidad que lo protegerá, y aunque sea para muchos cada ceremonia es diferente.

Requisitos y costos de la ceremonia de coronación

Cuando se va a realizar este tipo de rito, requiere que en primera instancia, el solicitante haya tomado a las deidades guerreras, Elegá, Ogu, Osos y Osu. Es en este rito previo que al creyente se le dice por parte de la corte, cuál es su Ángel guardián, este será la deidad, que comandará su recorrido por la vida.

Una vez listo el requisito previo, según la deidad que le fue revelada al iniciante, se deberá realizar una o varias inmolaciones, se escogerán las fuerzas a usar y se determinará el desembolso, o concesión de derechos, necesarios para la coronación. Luego de este rito de coronación, el ser humano cambia su nombre por Iyawó, que significa, iniciado.

Uno de los más onerosos en dinero, es Elegá, es así porque para esta coronación se utilizan mucha magia, y gran poder y además se hacen bastantes inmolaciones. Hay otras deidades, que resultan mucho más asequibles, entre ellas Osu y Obatal, claro es el solicitante el que toma la decisión de qué deidad coronarse.

Hay un pago básico en dinero al que se llama “derecho”, y es el salario del que dirige la ceremonia por prestar el servicio. Adicional a esto, se deben comprar los seres vivientes que se van a sacrificar, para la limpia y pureza del iniciante. También se deben comprar los alimentos para dar de comer a todos los que participen en el ritual.

¿Qué es el cuarto de santo y quiénes lo preparan?

Esta ceremonia o ritual, es algo que sólo pueden hacer los babalawos e iyalosha, estos son, los apadrinados de Osa, pueden ser femeninos o masculinos. Esta es una religión donde las relevantes son las mujeres, por la madre de todos, en ella siempre las mujeres serán religiosamente superiores a cualquier humano y por eso, las madrinas de santo son especiales.

La forma más simple de saber si alguien se ha coronado el santo, es por el color de su ropa, ya que debe vestir de blanco totalmente, durante un año completo, que es una costumbre proveniente del folklore cubano.

La habitación de deidad, es un espacio muy especial para esta ceremonia, aquí es donde debe estar la persona solicitante, recluida por los padrinos, y es en este lugar donde se llevan a cabo los ritos ocultos de la coronación. Los pasos más conocidos que se realizan allí son, el corte de cabello del iniciado, limpiezas con hierbas y sacrificios eméticos.

Únicamente los ya coronados, y aquellos que lo hayan realizado antes, pueden ingresar al recinto. En algunos momentos, los santeros pueden obstaculizar el ingreso a los babalawos, quienes tras entrar a la tierra de Ifá, ya no pueden realizarles esta ceremonia a otras personas.

Durante los días de la ceremonia

En estos días la persona permanece en la habitación y los ritos tienen una duración de más o menos siete días. En la plena colocación de la corona, habrá días de más furor que otros. Las primeras ceremonias son fuertes, exigiendo una concentración de importancia, tanto para el santero como para el interesado.

En los primeros instantes se acomoda a el interesado para que viva todo correctamente, se le asea con gran variedad de plantas, por supuesto las del gusto de la deidad de la que se quiere usar la corona y se le dan conocimientos a los Egu de todo lo que va a suceder. Es posible que este aspecto que mencionamos al final sea acompañado con sacrificios.

Los animales que se inmolan sirven para homenajear a los muertos, junto con rituales espirituales. Luego se preparan los ritos para entregar las ofrendas de seres vivos de mayor tamaño, o de cuatro extremidades.

Cuando ya se han realizado, los ritos más complejos y que se hayan realizado los pasos previos que pide el santo, pasan unos días en reposo, para que el iniciado recupere energías, al igual que los que lo guían, también reposan los santos que están a su alrededor.

En el último día de la gran ceremonia de colocar la corona, al solicitante se le entrega un Iták, que es la predicción con la cual la deidad, le señala lo que debe hacer de allí en adelante, esta es la guía para el resto de su vida, que estará dedicada al santo.

Poderes que se reciben al coronar santo

Esta ceremonia, al ser tan íntima, de una vez ayuda a aumentar la compenetración con la comunidad religiosa, a la cual se pertenece, se vuelve familiar del santo, esta persona que coronó a la deidad, conoce en este ritual quien es su otro progenitor. Por ejemplo un hijo de Shangó varón, se le revela quien es su madre, si es Yemayá sabrá quién es su padre.

En lo que esto ocurre, el iniciado, ya coronado sale de la habitación con el conocimiento de cuáles son sus progenitores espirituales. Además de este importante conocimiento, en este rito el iniciado Iyawó obtiene los poderes de los llamados Orishas de Cabecera, entre los que se encuentran Obaalá, Osún, Yemayá y Shangó, los cuales siempre se recibirán.

Claro esto varia, con los progenitores que le han sido revelados, y con el ángel guardián, se pueden incluso recibir más deidades que las mencionadas. Otra cosa de importancia, es el rito donde se hace entrega de los collares de los santos que poseerá, ya que con esto la persona cuenta con su protección.

El Iyawó o iniciado

Una vez culminado el rito de la coronación de la deidad, la persona comienza a ser un Iyawó, o un iniciado. Este nombre es totalmente religioso, y lo acompañará por los siguientes doce meses. Durante este tiempo, el Iyawó debe llevar una vida lo más sana posible y pura ante todo, con un gran número de limitaciones. Es una depuración del espíritu.

Algunas de las prohibiciones, pueden ser, estar en la calle sin su guía, enchumbarse con agua de lluvia, dormir tarde, serenarse o estar fuera en la madrugada, ingerir alimentos que no le gustan al santo, discutir o acalorarse, entregar directamente algo en manos de otras personas, entre otras muchas cosas.

Otra peculiaridad de este ritual, es la vestimenta del iniciado, durante estos doce meses todo lo que utilicen deberá ser de color blanco. Es más en algunas ocasiones, el santo les prohíbe, volver a utilizar colores fuertes. Por otra parte, al cumplirse determinado tiempo, el Iyawó está obligado a renovar su depuración, para lo cual se realizan “Ebbós”, rito de limpieza espiritual.

Una vez concluidos estos doce meses, el iniciado ya puede considerar que tiene su deidad hecha de forma correcta y se vuelve una autoridad de la religión, y según su sexo llevará el nombre y a partir de allí puede recibir nuevos poderes de la santería. Se debe comprometer a cumplir el resto de su vida con su santo o deberá asumir las consecuencias.

yemayá

¿De dónde proviene el culto a Yemayá?

La religión yoruba comprende los conceptos y prácticas religiosos y espirituales tradicionales del pueblo yoruba. Su tierra natal se encuentra en el sudoeste de Nigeria, que comprende Oyo, Ogun, Osun, Ondo, Ekiti, así como los Estados de Lagos y las partes adyacentes de Benin y Togo, comúnmente conocidas como Yorubaland.

Comparte algunos paralelos con el Vodun practicado por los pueblos vecinos Fon y Ewe  al oeste y con la religión del Pueblo Edo al este. La religión yoruba es la base de una serie de religiones en el Nuevo Mundo, en particular la santería, unbanda, orisha de Trinidad, vudú haitiano y candomblé.

Dogmas religiosos yoruba son componentes de Itan, el complicado mundo de tonadillas, historias, y otros elementos de la cultura que forman la nación yoruba. Según Kola Abimbola, los Yorubas han mutado en una tradición fuerte. En síntesis, sostiene que todos los seres humanos poseen lo que se conoce como “Ayanmo”, que se piensa como destino.

Se espera que cada persona se convierta eventualmente en un espíritu con Olodumare (también conocido como Olorun, el creador divino y la fuente de toda la energía). Además, los pensamientos y acciones de cada persona en Ayé (el reino físico) interactúan con todos los demás seres vivos, incluida la Tierra misma.

Cada persona que vive en la tierra intenta alcanzar la perfección y encontrar su destino en Orun-Rere (el reino espiritual de aquellos que hacen cosas buenas y beneficiosas). El ori-inu (conciencia espiritual en el reino físico) debe crecer para consumar la unión con el “Iponri” (Ori Orun, yo espiritual).

La recitación meditativa Iwap (o bien equilibrada) y la franca devoción son necesarias para dar fuerza el ori-inu de la generalidad de los humanos. Se cree que las personas bien equilibradas pueden hacer un uso auténtico de la forma más simple de unión entre sus Oris y el todopoderoso Olu-Orun: una madura (petición u oración) para el apoyo divino.

La oración al propio Ori Orun causa una impresión inmediata de contento. Eshu Elegbara inicia el contacto con el reino anímico en nombre del solicitante y comunica la oración a Ayé; el libertador de Ase la chispa de la vida.

Transmite esta oración sin distorsionarla de ninguna manera. Posteriormente, el peticionario puede estar satisfecho con una respuesta personal. Por supuesto se debe incluir en esta un agradecimiento por lo que se obtendrá.

yemayá

En el asunto de que él o ella no lo sea, el augurio Ifa del Orisha Orunmila también puede ser consultado. Pero en contraparte, toda comunicación con Orun, ya sea muy simple en la grafía de una oración particular o enredada en la forma de la realizada por un Babalawo iniciado (sacerdote de la adivinación), se llena de energía invocando a Ase.

En el sistema de creencias yoruba, Olodumare tiene una opinión sobre todo lo que es. Por lo tanto, se considera supremo. Es el “estado de existencia” más importante. Considerado como que lo abarca todo, no se puede asignar ningún género. Este más que un santo es un estado.

Por lo tanto, es común escuchar referencias a “eso” o “ellos” (aunque esto está destinado a abordar algo de una singularidad).

“Aquellos” son los propietarios de la totalidad las cabezas, porque mientras se creaba a la gente, Olodumare le entregó “emi” (el espíritu de la vitalidad) a las personas. En esto, Olodumare es Supremo.

Quizás uno de los esfuerzos humanos más importantes ensalzados dentro del corpus literario yoruba es la búsqueda de mejorar el “Iwa” (carácter, comportamiento).

De esta manera, las enseñanzas trascienden la doctrina religiosa y aconsejan cómo lo hacen, ya que una persona también debe mejorar sus esferas cívicas, sociales e intelectuales.

Cada estrofa de la sagrada poesía oracular Ifa tiene una porción que cubre la importancia de “Iwa”. Central a esto es el tema de la justicia, tanto individual como colectiva. Los yorubas como tribu consideran a Olodumare como el principal agente de la creación. Para saber más sobre los elementos en los rituales lee incienso.

Según uno de los relatos yoruba de la creación, en una determinada etapa del proceso, se envió la “verdad” para confirmar la habitabilidad de los planetas que se formaron recientemente. La Tierra, siendo uno de estos, fue visitada pero considerada demasiado húmeda para la vida convencional.

yemayá

Después de una etapa en una época muy buena, se mandaron a varias deidades comandadas por Obatala para efectuar la tarea de auxiliar a el planeta a desarrollar su corteza. En una de sus visitas al reino, la deidad Obatala subió al espacio provisto con una concha que escondía alguna forma de suelo; bestias aladas y algo de tela como material.

El relleno se sacó en lo que pronto se convirtió en un enorme cerro en la superficie del agua y poco después, los brutos voladores fueron a esparcir esto alrededor hasta el punto en que gradualmente se volvió en un enorme parche de tierra seca; las diversas hendiduras que crearon eventualmente se convirtieron en colinas y valles.

Obatala brincó a un lugar dominante y le dio por nombre Ife. Llevó nutrientes y la zona comenzó a tener plantas. De puñados de tierra comenzó a moldear figuras. Entre tanto, cuando esto ocurría en el planeta, Olodumare juntó los elementos gaseosos de los límites del espacio y provocó una explosión que se convirtió en una bola de fuego.

Subsiguientemente lo remitió a Ife, donde desecó gran parte de la tierra y paralelamente época comenzó a cocinar los cuerpos inanimados. Fue en este momento que Olodumare lanzó el “espíritu de vitalidad” para fluir por todo el planeta, y las figurillas lentamente comenzaron a “ser” como las primeras personas de Ife. Por esta razón, Ife se conoce localmente como “Ife Oodaye“.

Deja un comentario