La Historia de Santa Filomena, su vida, milagros y aportaciones

La historia de santa Filomena, trata sobre una joven martirizada, que formaba parte de los creyentes de la iglesia antigua, estaba oculta en los anales de la historia, hasta que fueron encontrados sus restos el veinticuatro de mayo de mil ochocientos dos.

historia de santa filomena

Historia de santa Filomena

Esto más que un hecho histórico es una leyenda, esto se considera así, porque lo único que existe como prueba de su existencia es una tumba, no hay relatos escritos ni nada por el estilo. En el año de mil ochocientos dos, había una excavación arqueológica en Roma; en ella hallaron los restos de una niña de unos 12 o 13 años, a esto se sumaron las revelaciones, dadas por santa Filomena a tres personas. Para saber más sobre estos temas puedes leer valores cristianos.

Estas tres personas, a las que se les hizo la revelación, no tenían nada en común y no se conocían; a pesar de vivir todos en la Italia del siglo diecinueve. De estas apariciones es que se toma la historia de la santa, las personas que las relatan eran consideradas muy confiables para la época; por supuesto estas son las únicas menciones históricas de esta santa, y por esto para muchos es una leyenda.

Estos personajes, que relataron la aparición vivieron entre el final del siglo dieciocho y en la mitad del siglo diecinueve, y fueron: un artífice que era de Nápoles, un hombre que era un gran religioso, muy devoto y de conciencia proba, él llegó a ser una especie de monje; y a una monja que residía en la ciudad de Nápoles, y estaba consagrada en alma y virginidad a la obra de Dios.

Estas tres revelaciones, que fueron entregadas a estas personas, que gozaban de una muy buena reputación; eran fieles en los características principales, que por supuesto se los había dicho la santa, y los tres coincidían en los mismos detalles. De ellos tres, las declaraciones dadas por la monja, al parecer, de nombre María L. de Jesús, 1799-1875,  son las más prolijas en cuanto a la historia de esta santa.

historia de santa filomena

La monja relató el lugar de donde provenía, y la razón y los detalles del suplicio, de esta santa de tan corta vida; en el argot popular a esta la consideran la taumaturga del siglo diecinueve. Estas apariciones coinciden con los hallazgos que se hicieron en la apertura de la tumba; en mil ochocientos dos, en las muy conocidas catatumbas de la vía Salaria de Roma, un cementerio romano arcaico.

Cuando abrieron la cripta donde se encontraron los restos de santa Filomena, hallaron elementos de variada índole; que indicaban que los restos pertenecían a una persona martirizada por cristiana, de los  tiempos de las persecuciones en contra de los primeros seguidores de Jesucristo. Aquí inicia la interesante historia de santa Filomena.

Para los descubridores de la tumba, en mayo de mil ochocientos dos, los elementos que funcionaron como evidencia de que era una mártir; fueron algunos elementos que indican que era virgen y que murió por martirio, claro esto se evaluó con la asistencia de un sacerdote jesuita, Mariano Portenio: en la losa está inscrita la frase, “(fi)lumena, pax tecum fi(at)”, traducida como, filomena la paz sea contigo: así sea.

Esta inscripción se le colocaba en la tumba, a los cristianos que habían muerto martirizados. Esto conforma el conjunto de los mártires de los primeros tiempos del cristianismo. En la misma lápida se podían ver, símbolos y escrituras; estos denotaban la muerte mediante el martirio, ellos son; un áncora que indicaba que había sido arrojada a aguas profundas, como le aconteció al Papa San Clemente en el siglo I d.C.

También se podían ver unas flechas, que sirven como recordatorio de cómo se le arrebató la vida a San Sebastián, 256 – 288, que fue muerto por unas flechas; hay una hoja de palma que adorna el centro de la lápida y está simbolizando el triunfo cristiano sobre la maldad.

Había otros símbolos, se pudo ver entre ellos, un látigo con esferas metálicas, este se empleaba para azotar y atormentar; hasta que fallecían a los cristianos que capturaban, junto a él están dos flechas, colocadas de arriba hacia abajo. Estas simbolizan las que fueron devueltas por el arcángel san Gabriel, retornó hacia el Monte Gargano.

Entre los símbolos había una pintura de una planta de azucena florecida, simbolizando a una virgen triunfante; esto quiere decir que venció los anhelos de la carne y se fue pura tal como vino al mundo. Entre los objetos encontrados en la sepultura de Santa Filomena, destaca un vaso hecho de vidrio.

Este vaso se encontraba partido a la mitad, y sin ningún contaminante adentro, solamente se podían ver residuos de sangre. Una indicación más, de que los restos eran de una virginal martirizada, ya que se acostumbraba en la época; de los primeros siglos recoger en un recipiente la sangre de los cristianos martirizados.

Este era un rito que servía como homenaje a la sangre vertida en la ejecución de Jesús. Todo lo encontrado en esta excavación, era indicativo de cómo fue la muerte de la persona dentro de la cripta, se podría decir que las evidencias son más circunstanciales que otra cosa.

Otra particularidad del envase de cristal, donde se encontraba la sangre de la historia de santa Filomena, es que; cuando trataron de retirarla del vaso y llevarla a otro contenedor de vidrio; aun se podía ver su color oscuro, pero que al acercarla a la urna esta se transformaba en partículas globulares.

Lo más impactante de este fenómeno, es que estos glóbulos perdían el color rojo y se veían con todos los colores del arco iris; con una buena parte de color oro, un rojo rubí, color plata y una parte cristalina que brillaba como un diamante puro.

Volviendo a las reliquias de la historia de santa Filomena, los restos de sus costillas tenían marcas de heridas; en el cráneo de su cuerpo se podía ver una fisura y aún tiene casi todos sus dientes. Estos restos humanos se llevaron; con la protección del monje conocido como Francisco de Lucía. Este en primer lugar los trasladó a Nápoles; a una librería, hasta que pudo trasladarlos a la iglesia de su parroquia.

historia de santa filomena

El monje era originario de Mugnano, que se encuentra en el corazón de Nápoles, Italia. Esto ocurrió en el mes de septiembre de mil ochocientos cinco. La historia de santa Filomena, se remonta a los primeros tiempos de la llamada era cristiana y por supuesto, se hace muy popular luego de su descubrimiento a principios de siglo XIX.

Cuando llegaron sus reliquias, fue una ocasión de gran regocijo para la población del lugar; al llegar a Nápoles, al templo de Mugnano, los feligreses de una vez se convirtieron en devotos de la santa, y le brindaron su devoción; al recibir rápidas y favorables respuestas a las súplicas que le hacen, por  lo que sus milagros se hacen muy populares.

Unos siglos más tarde, a los inicios de los años 30 del siglo diecinueve, ya la historia de santa Filomena, se había regado por el mundo; es en esta época, que comienzan a escribir investigaciones y libros sobre la historia de santa Filomena; que hablan sobre sus revelaciones y los numerosos signos hallados en su sepulcro, que la caracterizan como una doncella virginal.

Una vez reconocida como martirizada por ser cristiana, el Papa León XII, 1760 – 1928, la santifica; y el Papa Gregorio XVI, 1831 – 1846, acepta que sea venerada en públicamente. La veneración de la historia de santa Filomena, se fue cada vez haciendo mayor; ya en 1805 y a mitad de ese siglo, era reconocida como la santa taumaturga del siglo XIX; debido a los números milagros que le concede a sus seguidores.

Es festejada el once de agosto, porque coincide con la fecha en que el culto es aprobado por la iglesia en 1969. Es la patrona de los infantes, los desviados, enfermos, muchachos, gente venida a menos, y algunos otros. La iconografía de Santa Filomena se basa en los signos inscritos en su tumba; que son un ancla, un lirio o azucena, el látigo, las flechas, la palma y una corona.

Muchos estudios, basados en su hagiografía, dudan de que la santa realmente existiera; pues si seguían fielmente por los datos es más una leyenda que una historia; no la logran verificar en su totalidad, la devoción a la historia de santa Filomena continúa creciendo en el universo católico.

Biografía

Toda la bibliografía que menciona la historia de santa Filomena, proviene de los documentos elaborados a partir del hallazgo de la tumba, en mil ochocientos dos. Fue en este año que sus restos se encontraron en una catacumba ubicada en la ciudad de Roma, y de las revelaciones que dicha santa le hiciese a tres personas italianas, que vivieron durante los inicios del siglo XIX.

Sobre todo lo que más relevancia tuvo fue que una monja aseguró que la santa se le había aparecido y le había revelado con lujo de detalles, lo que fue su vivencia en la tierra y cómo fue su martirio. La historia de santa Filomena, cuenta que era una joven muy devota de Dios y practicante del temprano cristianismo; vivió en tiempos de la terrible persecución a los devotos de Jesucristo.

Estas persecuciones fueron ordenadas por el soberano romano Cayo Aurelio Valerio Diocleciano Augusto, 244 – 311; mejor nombrado por Diocleciano, esto ocurrió durante el siglo cuarto, después de la venida del señor. Fue la única descendiente de unos monarcas griegos. Los progenitores de santa Filomena le ofrecían homenajes a los dioses paganos, al dios Júpiter.

El sanador mayor de los progenitores de santa Filomena, que era un gran creyente de la palabra de nuestro señor; por inspiración del poder del Dios venido a la tierra, les entusiasmó a volverse cristianos; recomendandoles recibir Dios mediante el sacramento sagrado del bautismo y les prometió hacer sus oraciones en pro de conseguir que Dios le otorgase la dicha de tener descendencia.

Como el señor es único y verdadero, además de muy poderoso, les otorgó la bendición de un embarazo y de este nació su hija primera y única. Los progenitores de la santa, al verse así bendecidos, aceptaron con gusto el bautismo en la fe de Jesucristo; e hicieron del evangelio de Jesucristo el sustento de su fe, por lo que abandonaron los cultos paganos en los que creían.

A esta niña, nacida por la bendición de Dios, le pusieron por nombre Filomena, como una constancia, de que su niña fue producto de la fe que ellos pusieron en el señor y de cómo la luz iluminó su nacimiento. Este nombre es un testimonio, que por su hija había nacido la luz de la fe en ellos,  ya que Filomena significa la hija de la luz, la muy amada.

historia de santa filomena

Según la historia de santa Filomena, esta fue formada en todo lo referido a las enseñanzas de la fe cristiana; esto estuvo a cargo del sanador romano llamado Publio, a quien el señor, tiene en su reino, por ser un fiel devoto a Jesucristo. Refiere santa Filomena que sus padres la amaban mucho, ella era hija única, fruto de su reciente fe en Dios, y causa de la luz que iluminó su vida, al poder conocer el verdadero sendero que conlleva a la felicidad eterna.

Al reino de los padres de Filomena, llegó una gran tragedia; a pesar de ser unos soberanos de Grecia, los progenitores de Filomena, dependían de la ciudad del imperio Romano; en esa época era la ciudad más poderosa la capital del mundo. La desdicha del hogar Filomena comenzó a causa de una guerra injusta  con que eran amenazados; los que los motivó a viajar a Roma, para solicitar apoyo de Diocleciano.

Diocleciano, gobernaba de forma autocrática, y en aquel entonces se autonombró emperador, fue en el año doscientos cuarenta y ocho, cuando se consolidó en el cargo por haber vencido en la guerra del Margus; aquí también se ganó el título de emperador romano Carino, quien fue depuesto, luego de esta batalla, por el ejército imperial. Diocleciano gobernó entre el año 284 al año 311, bajo la forma de gobierno de la  tetrarquía.

Fue en esta época en la que se dio la vida y los martirios de la historia de santa Filomena. Los progenitores de la santa, de los que hay información gracias a lo revelado por la santa, se conoce que fueron soberanos griegos, pero sus nombres no fueron revelados; lo que sí reveló fueron los trágicos eventos que le sucedieron luego que se reunieron con el déspota emperador.

historia de santa filomena

El emperador romano, aceptó darles la ayuda en tropas que necesitaban, tal y como lo solicitó el progenitor de la santa; así mismo le dio seguridad de que tendría una vida sin sobresaltos, con tranquilidad y felicidad. Santa Filomena, criada en conocimiento del Dios único y verdadero, a la edad de 11 años se consagró a Jesucristo; haciendo el voto personal de virginidad, como santa Isabel de la Trinidad lo haría mil quinientos años después.

A pesar de su corta edad, tenía una fe tan fuerte que estaba dispuesta a defender con todas sus fuerzas al evangelio; esto a pesar de que en la época los mandatos y costumbre hacían ilegal el cristianismo. Era un tiempo en los cuales las jóvenes vírgenes eran dadas en matrimonio sin su consentimiento.

Como condición para darle parte de sus ejércitos, el emperador Diocleciano, le dijo al progenitor de santa Filomena que le debía entregar a su hija en matrimonio, debido a que la muchacha le había impresionado mucho el día que la vio, y sobre la que no cesaba de posar su mirada. Para ese entonces, Santa Filomena, contaba con apenas trece años de edad, según no los refiere la propia santa.

Ella había jurado mantenerse célibe, por su gran vocación al señor, y se negó a desposarse con el emperador. El progenitor de Filomena, había aceptado entregar a su niña en matrimonio con el emperador viudo. Con esto recibiría toda la ayuda militar que su región requería; lo situaría también en una posición social privilegiada, puesto que su hija se convertiría en emperatriz del imperio romano.

Esto fue algo que no debieron hacer los padres de Filomena, nunca consideraron, quizás por no saberlo, que la primera soberana fue mandada a matar por el esposo; junto con su bebé pequeña justamente por ser cristianas.

Esa era una época de persecución para los cristianos, a pesar de ser una religión que cada vez tenía más seguidores; también eran satanizados. Además era una práctica muy frecuente, entre los encumbrados funcionarios del imperio que repudiaron a sus esposas o concubinas, si estas eran practicantes del cristianismo.

Fue muy extraño que los padres de la santa, que se habían convertido a fe del evangelio; y que por las enseñanzas de Jesús, dejaron de realizar sus ritos paganos. Incluso se debe considerar que Filomena aún era una niña, pues tan solo tenía trece años. Es difícil entender que la entregaran a un gobernador tirano que promovía el exterminio de los cristianos y de los maniqueos.

Diocleciano, no sólo perseguía y martirizaba a los cristianos, y a todos los seguidores del Dios verdadero, también había mandado a asesinar a sus dos consortes anteriores, Prisca y santa Serena, junto con sus dos hijas. Según relatos, que en hoy en día son tomados por muchos estudiosos bíblicos como narraciones basadas en leyendas sin fundamentos.

historia de santa filomena

Estos estudiosos, afirman que se deben depurar los martirologios, ellos dicen que se debe retirar de la lista a la inmolada esposa Serena, no debe estar en la lista de los santos, consideran que su vida es una leyenda, que no existió, y que su culto se basa en posicionar el auge del cristianismo en la corte imperial de aquellos años. Para saber más sobre temas espirituales puedes leer ¿cuántos libros tiene el nuevo testamento?

Existe una teoría que sostiene que tanto santa Serena como santa Alejandra, son un mismo culto, que son la misma figura santa, que surgió de la tragedia que fue el fallecimiento de la mujer del emperador Diocleciano, llamada Prisca, que tuvo que huir  al ser descubierta dando su apoyo a los predicadores de Jesucristo, sería un desdoblamiento de culto algo similar a lo que sucede con santa Eulalia de Barcelona, España.

Lo único que explicaría que los progenitores de Filomena, aceptaran el trato, es la falta de conocimiento sobre el destino de las cónyuges anteriores de Diocleciano, solamente esto puede justificar el compromiso matrimonial de santa Filomena con dicho gobernador. Su progenitor la trató de convencer con incontables súplicas, muestras de afecto, le señaló que lo hiciera por ellos, sus progenitores, por su país, por sus súbditos.

Fue mucho lo que suplicaron y explicaron, hicieron muchos alegatos, pero Filomena se mantenía fiel a su promesa por fe a Jesús, y consecuentemente se negó a todos los ruegos de sus padres. En el relato de la historia de santa Filomena, ella relata en sus revelaciones, que sus respuestas fueron negativas a tal petición de contraer nupcias con el emperador, porque ella estaba consagrada a Jesucristo.

La virginidad de la muchacha, concernía a su fervor cristiano; ella se encontraba dispuesta a proteger su castidad antes que a cualquier otra cosa, estaba por encima de sus progenitores, su nación, por encima de todo, y que su aspiración era el reino de los cielos. Sus padres, por sus reiteradas negativas a casarse, la llevaron ante el emperador Diocleciano.

El emperador intenta convencerla de que acceda a sus deseos de contraer nupcias, en un principio con obsequios y promesas atractivas. Pero todo esto resultó inútil, como no conseguía nada, lo siguiente que hizo fue amenazarla; pero Santa Filomena fiel a Jesucristo, no le hace caso a sus peticiones, por lo que el emperador se enfurece, cual demonio, y manda a que sea encadena y encarcelada.

En las revelaciones la santa cuenta, que al estar encarcelada y encadenada, solo la alimentaban con porciones de pan y algo de agua. Ya en ese momento tenía el presentimiento de que era el comienzo de grandes calamidades, ya que estando en la cárcel su castidad estaba bajo una amenaza constante, solo por la protección del señor, no pudieron hacerle daño a su integridad.

La santa como consuelo oraba permanentemente y oraba a la virgen María, a su hijo y al padre; a quinta semana de su encarcelamiento, vio una aparición de la santísima virgen, y esta le indicó que sus tormentos durarán otros cuarenta días más. Nos relata santa Filomena que la virgen María cuando se le manifestó, en resplandeciente luz celestial, le dijo que vendrían tormentosos momentos.

Los tormentos que venían para la santa serían peores que los que ya había soportado, pero esto no debía quitarle el ánimo, ella era la elegida como hija única y preciada; y que en los eventos que estaban por llegar el arcángel Gabriel, sería su acompañante, para brindarle su auxilio con su gran fuerza, porque él es el ángel de ambas.

La aparición de la virgen, se trajo a la mente a Filomena, que su denominación es luz, así como lo es Jesucristo, él así como ella, la virgen, se pueden ver como el astro rey y la luna llena, que son capaces de iluminar aun en medio de la más profunda oscuridad; cuando la visión de la Santa Virgen desapareció la celda donde estaba recluida se inundó de un celestial olor.

Con esta celestial visita, ella renovó su espíritu, y con mucho valor aguardó por lo que le esperaba, que sabía que no sería nada bueno ni agradable. El cruel gobernante, se fastidió de intentar persuadirla para que se casara con él. Con lo que se comenzó a verificar lo que le había anunciado la santa Virgen María los días anteriores, su combate consistiría en resistir, con su fe, al martirio al que sería sometida públicamente.

Al cansarse  el emperador le dijo lo que le pasaría a ella, santa Filomena, la castigaría igual que fue atormentado Jesús; inmediatamente la mandó a flagelar quitándole la ropa y dejándola totalmente desnuda, ante los cortesanos del palacio real y atada a una columna, luego cuando se curó, fue llevada al río Tíber y atada a un ancla se le intentó ahogar, pero por un milagro, de los ángeles, la soga del áncora se rompió siendo salvada.

historia de santa filomena

El siguiente tormento, al cual fue sometida, fue hacerla arrastrar por las; callejuelas de la ciudad, en medio de una gran cantidad de flechas, estaba medio muerta y fue llevada de nuevo a su celda. Aquí ocurrió un nuevo portento, por gracia de la divina providencia y al arcángel Gabriel, amanece curada, pero  Diocleciano seguía ciego a los prodigios de Dios.

Los ciudadanos de la ciudad de roma; se daban cuenta de los milagros que ocurrían alrededor de Filomena; esto hizo que muchos corazones vieran la verdad del señor, y así reconocieron al Dios verdadero. Mucha gente presenció aquellos bárbaros actos, que muchos repudiaban, se empezaron convertir en cristianos, luz de Dios que alumbra los corazones.

Estos testigos del martirio de la santa, serían los que, más adelante oficializarían el cristianismo, y sería la religión de todo aquel lugar. La creencia en la palabra obró el milagro de tocar muchos corazones; por medio de la santa, sin embargo el cruel emperador seguía ciego a los milagros de Dios, hechos en la persona de Santa Filomena.

Dado que el soberano no lograba matar a la muchacha, y esta seguía sin ceder a sus pretensiones; más bien cada tormento la hacía más fuerte en su fe, además; se curaba de cada daño que sufría, creyó que era una maga, por lo que  dispuso que muriese  por medio de dardos calientes; que sus flecheros disiparon en contra de ella, pero una vez más su intento de asesinato falla, al dar las flechas candentes en dirección contraria.

La gran cantidad de gente que presenció estas barbaridades; contra una creyente de la fe, se pusieron a aclamar al señor en voz alta; al mismo en el que creía la jovencita, en el cual tenía fe; y por cierto a quien los ángeles protegían curando las heridas de su martirio; el emperador Diocleciano, aun ciego ante Dios, en previsión de que el pueblo se la alzase, mandó a que la decapitaran.

Esto sucedió un día viernes, se dio el mandato; y realizó la ejecución, es así como le fue cercenada la cabeza a la muchacha; esto según la historia de santa Filomena, contada en las revelaciones. En virtud de los prodigios efectuados en santa Filomena; nos refiere que su alma llegó al cielo eterno, al lado de su Esposo celestial, Jesucristo.

Ella ganó la batalla contra la falta de piedad de la humanidad; y sobre todo, contra la influencia del maligno, le fue dada la palma por haber sido martirizada; y fue llevada ante la presencia del padre, donde será feliz por toda la vida eterna. Su corta vida fue un testimonio del gran poder de Dios ante las atrocidades del ser humano; ante las maldades que el demonio inspira.

Esta santa es un perfecto ejemplo de los grandes poderes que tiene el señor; y de los grandes milagros que puede obrar por nosotros si tenemos fe verdadera. Es por esto que debemos poner a señor antes que a todas las cosas del hombre; es el ejemplo de cómo la Santísima Virgen es una presencia viva; que nos socorre en las más duras pruebas, de cómo Jesucristo y sus ángeles obran milagros en las personas.

El fervor por la historia de santa Filomena, inicia al principio del siglo cuarto, después de la venida del Señor; es entonces que los romanos eran un gran imperio extendido por una buena parte de Europa, y en esos tiempo se perseguía a los cristianos, pues oficialmente el gobierno era pagano, esta era una época en la que se martirizaron a muchos de los primeros cristianos.

Por mantener con firmeza su fe en el señor, fue martirizada la santa, y en durante estos hechos, se pudieron presenciar grandes prodigios, todos obra de la divinidad del señor, esto fue como un faro para atraer verdaderos creyentes. Todos los que presenciaron la muerte de la santa siguieron de allí en adelante su ejemplo de fe.

Después de esta cruel y malvada muerte, los restos mortales de la muchacha fueron enterrados en el campo santo de Roma. Al día de hoy es un lugar para el estudio de la vida de los siglos pasados, en los cuales se siguen hallando los restos de los primeros mártires del cristianismo. 1500 años después, en 1802, es descubierto su sepulcro, el cual contenía, además de su despojos, inscripciones.

En el año de mil ochocientos cinco, sus reliquias benditas fueron llevadas a Mugnano en Nápoles, y fueron colocadas en la iglesia local. Una religiosa, que era superiora, consigue una esfinge de la santa, y le ora para que intermedie por ella y la alivie de sus enfermedades, la monja al verse sanada comienza a tener cada día más interés en aquella santa, y le reza para saber sobre su historia.

historia de santa filomena

Esta monja sería la que entra en trance y a ella la santa le revela su historia. Esta hermana superiora, era de aquella localidad, y además una doncella consagrada a la religión, estas revelaciones que le hizo la santa, que posiblemente se sucedieron entre 1805 y 1825, años anteriores en que aparecieron las primeras impresiones sobre la historia de Santa Filomena.

Ella entraba en trance, y así fue como recibió la información sobre el origen, y todo lo ocurrido y las razones para el martirio a pesar de su corta edad. Además de a esta monja, la historia fue revelada a dos personas más, un humilde artesano y a un sacerdote jesuita, y luego fueron contrastadas, hallándose que las tres concordaban en sus detalles.

A pesar de esto, la que recibió más detalles de la historia de santa Filomena, fue la monja, y es así que estas son las consideradas como la verdadera historia de santa Filomena, que ocurrió en el siglo tercero, y los otros dos relatos sirven de confirmación al de la madre superiora.

Santa Filomena y sus milagros

A esta santa se le atribuyen un conjunto de milagros, de los cuales existen pocas evidencias. Estos inician con el milagro de su propia concepción. Sus progenitores no lograban tener descendencia, y es así que su médico personal le pide al señor el milagro y los padres de Filomena logran el embarazo. Luego consideran que su devoción a la religión, a pesar de su corta edad también es un milagro.

A esto agregan, que estando encarcelada recibió, muchos dones de la virgen, Jesús, el arcángel Gabriel y el mismísimo creador. Además todos los que presenciaron el martirio y posterior fallecimiento se convirtieron al cristianismo, esta fe inquebrantable se considera milagrosa. Por otro lado, es destacable cómo tuvo curas milagrosas.

Desde los inicios del siglo diecinueve, sus hechos considerados milagros; se han podido observar desde Nápoles y el resto del continente europeo, llegando en su mayor parte, al continente de América y Asia. Es en estos lugares donde santa Filomena es considerada la santa taumaturga del siglo XIX; por los diversos milagros que les confiere a quienes les rezan devotamente.

En su mayor parte los milagros, que dicen puede hacer, consisten en la sanación de heridas; así como solucionar conflictos entre las personas. Se dice que puede amparar a los infantes y adolescentes; fortalecer la fe; dar aliento a quienes están desesperados; alejar enfermedades; procurar la concepción de bebés. Su llegada al pueblo de Mugnano, Italia, fue acompañada de una copiosa lluvia; que acabó con casi un año de sequía.

También es de conocimiento popular, que el óleo de la  veladora donde se encuentra la iconografía; de la santa, es milagroso. Desde que fue llevada al lugar donde reposa, en 1805, ese aceite ha sanado todo tipo de enfermedades; incluso en sus primeros años empezó a ser muy solicitado, porque habían testimonios que indicaban que era capaz de curar hasta la ceguera; y otros males que se consideran incurables.

historia de santa filomena

Virgen y mártir

Cuando fue retirado de la cripta de la santa, todo su contenido, estas reliquias se resguardaron en Roma hasta el año de mil ochocientos cinco. En esos días el sacerdote Francis di Lucia de Mugnano, un poblado chico cerca de Nápoles, visitó la ciudad de Roma. Él tenía un ardiente deseo de procurar las reliquias de alguna joven mártir para su iglesia.

En este afán lo respalda el obispo de Potenza, con el cual había viajado. Al sacerdote se le invitó a ver el lugar de las reliquias; este era un pasillo especialmente acondicionado donde reposaban las reliquias santas, de esa iglesia. Cuando llegó al lugar donde reposaban las reliquias de Filomena, se llenó de un gran gozo espiritual, y rogó ante ella.

Para este sacerdote el estoicismo con el que la muchacha soportó el martirio, podrían ser una gran fuente de iluminación, para los muchachos y muchachas de su feligresía, y que su fortaleza por la preservación de su castidad servirían como un reto a la pureza. Las reliquias de esta santa eran consideradas famosas y eran reservadas para algún distinguido prelado.

Como no recibió contestación a la solicitud de la reliquia, el sacerdote Francis tomó la decisión de ir sin acompañante a parlamentar con uno de los canónigos; donde solicitó nuevamente la reliquia. Esta solicitud la realizó a nombre del obispo de Potenza. A todas estas la reliquia que le presentaron pertenecía a santa Ferma. Los involucrados en la primera solicitud pensaron que el obispo era merecedor de una reliquia de primera clase.

historia de santa filomena

Fue así como el sacerdote consiguió que le entregaran las reliquias de la historia de santa Filomena. Ya que el obispo al recibirlas se las entregó al sacerdote. De regreso a su lugar de origen, los sacerdotes se quedaron en la casa de un buen amigo en Nápoles. La señora de la casa doña Angela Rose padecía una enfermedad incurable desde hacía doce años. Ella ofreció vestir las reliquias con la esperanza de curarse.

Entonces se mandaron a cubrir los restos con una escultura de una imagen de Filomena, mandada a realizar con este fin; y todo el conjunto fue puesto en un ataúd de madera. Fueron muchos los supuestos milagros que a partir de ese momento ocurrieron. La mujer fue inmediatamente curada al tocar las reliquias. Otros también obtuvieron diferentes sanaciones.

El diez de agosto de mil ochocientos cinco, los restos de la santa culminaron su viaje a Mugnano, llegando a la residencia del sacerdote. Allí se siguieron reportando situaciones milagrosas de toda índole. Justo antes de su arribo al lugar, por las oraciones de los habitantes, una lluvia abundante refrescó los campos y prados del lugar, después de una larga temporada de sequía.

Un letrado de la ley de nombre Michael Ulpicella, llevaba postrado en sus habitaciones más de cinco semanas; fue trasladado al lugar de la santa y cuando volvió ya no padecía ningún mal. En el santuario de la santa se pudieron ver muchos prodigios milagrosos. Entre ellos se encuentra la sanación de Pauline Jaricot.

Esta era una joven, descendiente de unos distinguidos señores de Francia. Se destacaba entre las otras muchachas, por su gran atractivo físico y personalidad. Sin embargo, a pesar de estar rodeada de los mejores placeres y de tener una gran cantidad de señores cortejándola, el corazón de ella se movía más hacia las cosas del espíritu que a las cosas del mundo; aunque la lucha entre ambos mundos era fiera. Si quieres aprender más puedes leer parábolas de Jesús.

Al final pudo más la fe que los placeres terrenos, se hizo religiosa y fue la creadora de la “Compañía para la Difusión de la Fe y el Rosario Vivo”.

Pauline en otras ocasiones había padecido con la enfermedad, pero fue en el mes de marzo de mil ochocientos treinta y cinco, que realmente fue que la enfermedad se tornó grave. Es en este momento que su corazón se vio afectado, en la medida que la enfermedad empeoraba, las palpitaciones se volvían violentas, tanto que se podían escuchar a cierta distancia.

Tan solo con moverse un poco ya sentía el problema de su corazón y esto la sofocaba. Le costaba respirar y por momentos dejaba de latir su pulso. No había medicina que la ayudara a mejorar los médicos ya habían agotado sus conocimientos sin lograr mejoras en ella. Durante muchos años de malestar y mortificación, solo por breves períodos tuvo alivio a su tormento.

Uno de estos momentos sin malestar, fue justo al culminar una oración a la santa, por supuesto luego de enterarse de la influencia que ella tenía ante el señor. Decía que tan solo con mencionar el nombre de la santa sentía que la invadía la paz, y un deseo de visitarla en su santuario. Pero eso parecía imposible, ya que este quedaba a una gran distancia de Francia.

Un día tuvo una iluminación, y luego de enterarse por medio de su médico de que su estado era muy grave, tanto que ya nada podían hacer por ella, decidió intentar llegar al santuario de Filomena. Logró llegar con vida y se dijo a si misma: “Si este traslado no me dio muerte, llegaré a Roma para obtener la bendición del santo Padre”, lo cual era su ambición en la vida.

Para llegar a Roma era necesario trasladarse por los Alpes, se debían recorrer senderos en mal estado, era un trayecto extenso y muy peligroso, incluso para personas con mejor salud que la de ella. Sin importar los peligros, Pauline se puso en camino, el dolor que soportó fue mucho, en Cambery su valor se acababa y casi se resigna a morir lejos de su casa y del vicario de Cristo.

Perdió en conocimiento por un par de días. Los jóvenes de la academia del monasterio de su casa rezaron un rosario a santa Filomena por su recuperación, una vez culminada la oración Pauline, pudo continuar con su peregrinación.

historia de santa filomena

Pauline nuevamente necesito descansar en Loreto, Italia donde se sintió mal nuevamente. Luego de unos días pudo seguir su trayecto pero llegó a Roma, prácticamente inconsciente. Las religiosas la atendieron con mucha cordialidad, su estado era tan malo que no podía dejar el convento. Parecía que después de tanta dificultad no iba a poder ver al santo padre.

Pero los santos en los que tenía tanta fe no la desampararon. Cuando llegó por fin a Roma su arribo fue notificado al Papa Gregorio XVI, que al enterarse de lo mal que se encontraba fue a verla en persona, ya que sabía lo mucho que ella hizo por la iglesia. Esto era un gran honor y un consuelo para Pauline.

El Papa Gregorio, fue muy atento y de dio las gracias muy elocuentemente por haber colaborado tanto con la religión, el pidió por su salud y la bendijo. Le solicitó que lo incluyera en sus oraciones cuando estuviera al lado del señor en el cielo, y así lo prometió la mujer. Entonces ella le preguntó:

“¿Santo Padre, si ocurre que no muero en este viaje y logró regresar a Mugnano, y caminó hasta el vaticano, su Santidad sería capaz de dignarse proceder con indagación que falta de la historia de santa Filomena?”

historia de santa filomena

Él le contestó que claro que lo haría, ya que eso sería un gran milagro. Dijo esto porque consideraban que no lo lograría, ya que su salud estaba muy mal. Esto ocurrió en el mes de agosto y hacía mucho calor. Cuando llegaron a Mugnano era el día previo a la celebración de Filomena. Grandes multitudes se habían reunido para celebrar la fiesta.

Al amanecer, Pauline fue a comulgar cerca de las reliquias. Estaba muy adolorida, su cuerpo estaba debilitado, y su corazón pulsaba muy fuerte tanto que la hizo desmayar. Todos creyeron que había fallecido. Sus acompañantes la sostuvieron para sacarla de la iglesia, en eso recobró el sentido e hizo la señal de que la dejaran cerca de las reliquias.

Inesperadamente una gran cantidad de llanto vino a sus ojos, y el color regresó a su rostro, desapareció la palidez que siempre tenía, de pronto se notaba la salud en su cuerpo. Su espíritu estaba pleno de un gozo celestial, y pensó que dejaba este mundo para irse al cielo. Pero no era la muerte, la santa la había sanado, y le dio muchos años de vida para rendirle homenaje a la iglesia.

En el momento en que Pauline estuvo segura de estar curada, no se lo dijo a nadie por un tiempo. Pero en el convento se dieron cuenta de todo lo que estaba pasando, dieron la orden de que hicieran sonar las campanas anunciando el milagro. El pueblo lleno de alegría gritaba en homenaje a santa Filomena. Pauline permaneció unos días más en el convento.

En el momento en que se marchó llevaba con ella una reliquia grande de la santa, dentro de una estatua que hicieron con este fin. Si quieres aprender más sobre temas del espíritu puedes leer oración a santa Catalina.

Pauline no le había notificado al Papa de su milagro. En el Vaticano al saberse la noticia se sorprendieron, y más aún cuando ella regresó gozando de perfecta salud. El Papa estaba maravillado al verla en tan buen estado. Como fue la petición de la mujer, él le dio el privilegio de construir una capilla en honor de santa Filomena.

Para realizar la investigación de este hecho milagroso, su santidad giró instrucciones de que Pauline se quedará por un año en Roma. Fue durante este tiempo que Pauline nombrada el Rosario Viviente. Luego regresó a Francia, donde dedicó el resto de su vida a cuidar de la fe.

Santa Filomena patrona

Por la historia de santa Filomena, es la protectora de las damas que no pueden tener hijos, de los infantes, del Rosario, de los aprendices, de los adolescentes, su protectorado cubre también las causas complicadas, angustiadas, consideradas imposibles o pérdidas, además puede ser considerada líder o guía de las jóvenes vírgenes, de las mujeres consagradas en cuerpo y espíritu al hijo de Dios, es decir, a Jesús de Nazaret.

Su conmemoración se realiza cada once de agosto, y se considera una devoción de creciente popularidad, se inició a inicios del siglo diecinueve, en Italia, en la población de Mugnano, y desde ha crecido su  devoción hacia el resto de los pueblos del mundo, ya que es considerada la santa milagrosa, que fue mártir en defensa de amor a Jesucristo, a Dios ya a la virgen María, de la cual es una de sus hijas predilectas.

Frases de santa Filomena

Aun en la actualidad, la historia de santa Filomena se considera una leyenda, y se presume que vivió a principios del siglo cuatro, y de ella no existen nada por escrito que diga que existió, es muy difícil encontrar registros de cosas que ella haya dicho, sobre todo que se puedan verificar, y pronunciadas por ella, sin embargo como para el poder del señor no hay nada imposible, sus frases llegaron con las revelaciones.

Sus palabras fueron reveladas a un sacerdote, a un artífice y a una religiosa, todos ellos italianos del siglo diecinueve. De las cosas que se le revelaron al artífice no se logran tomar frases, porque su relato se trata de la furia del emperador Diocleciano, al saber que era rechazado por la santa.

El clérigo, colaboró en el descifrado de los escritos y símbolos de la cripta, y a él se le apareció la santa un día que se encontraba meditando por un campo solitario, de los que le revelaron se puede conocer la siguiente frase: “hay mucho que conocer de mí tanto que el orbe no saldrá de su fascinación”, esto sugiere lo milagrosa que es.

historia de santa filomena

De la religiosa es que llegan la mayor parte de las frases de la santa, a ella fue a la que con más detalle habló Filomena. De estas revelaciones surgen las siguientes frases, que son las que nos indican el camino que nos muestran las historias de los primeros cristianos, los hechos de los Apóstoles, los cuatro evangelistas, y todos los que trabajan de fe y acción por la doctrina cristiana:

  • Los patrimonios perpetuos del cielo son enigmáticos al intelecto humano.
  • El cariño a un ser humano no es excusa para agraviar a Jesucristo.
  • Consagrarse al señor, en espíritu y castidad, coloca el afecto a Jesucristo sobre todas los objetos y personas.
  • Nuestro dominio debe ser el celestial.
  • El señor nos otorgará un sitio en el cielo, cerca de su presencia celestial.

Santoral

La gran fiesta litúrgica de la santa se conmemora el día once de agosto, esto es así aunque en sus apariciones la santa hace mención del día diez de agosto, que es la fecha en se le dio muerte decapitandola, cuando fue martirizada por el tirano y emperador romano Diocleciano. Otras fechas de su santoral son el diez de enero, que se celebra su posible nacimiento, su patronazgo se festeja el domingo posterior al diez de enero, el diez de agosto se trasladaron sus restos.

También hay que tomar en cuenta el trece de agosto fecha en la que se ensalza su nombre, además está el segundo domingo de agosto donde se le rinde solemne homenaje, el veinticinco de mayo se recuerda el encuentro de la tumba de la santa, y el veintinueve de septiembre se celebra su arribo al poblado de Mugnano en Nápoles, donde su primer milagro consistió en hacer llover.

Fiesta de santa Filomena

Es tradicional hacer la fiesta de santa Filomena el once de agosto, en conmemoración del día anterior del triunfo de la fe, sin importar que la muchacha fuera martirizada en el siglo cuatro, además en cada fecha clave de la historia se hace alguna clase de festejo en su honor, se hacen actos en recordatorio de su nacimiento, descubrimiento de su cripta, sus revelaciones y día de sus milagros.

También se le hace una festividad el día treinta de enero, que fue cuando del  Gregorio la santifica y dice que ya se le puede rendir culto de forma pública. A pesar de que fue sacada del martirologio, todos los devotos con que cuenta la santa hacen que su culto crezca con los años. Es también conocida como la santa taumaturga, por los favores que concede a quienes les rezan con fe, lo que propicia que sus fiestas continúen.

Santa Filomena ¿para qué sirve?

La breve vida de Filomena en esta tierra, es un buen ejemplo de que la creencia en el señor está antes que cualquier otra cosa en el mundo, esto es una muestra de que el amor al señor, que es el primer mandamiento, es una promesa de lo que nos espera en la vida eterna celestial. Santa Filomena es un ejemplo que si nos entregamos al señor tendremos un lugar privilegiado en el cielo.

Esta santa es el ejemplo de cómo la fe puede vencer sobre la maldad, es el alivio en las situaciones complicadas, alivia el desespero, o solucionar las injusticias, sirve de mediadora para sanar a los enfermos, es capaz de sanar las enfermedades, y por su intercesión se puede lograr el perdón de nuestros pecados.

Milagros de santa Filomena

El primer milagro de la santa es su propio nacimiento, ya que sus padres se consideraban estériles, y permanentemente hacían ritos paganos para tratar de tener descendencia. El sanador principal que era cristiano rogó por ellos ante el señor, y este les hizo el milagro, y así nació Filomena.

Al tener la prueba de la fe verdadera en el nacimiento de la niña, los progenitores de Filomena se convirtieron al cristianismo no volviendo a realizar prácticas paganas. Formaron a su hija como una cristiana practicante y esta creció con una fe verdadera. Es así como creció y fue capaz de defender su fe durante el martirio.

El conjunto de los milagros de la santa, alcanzan todos los posibles males que aquejan a las personas, es aquí donde está su mayor gloria, logra sanar cualquier enfermedad, es famosa por esto, además en ella se vieron grandes prodigios por parte de los ángeles cuando estuvo martirizada en Roma.

Según los reportes históricos, desde el siglo diecinueve se han sucedido múltiples milagros, entre ellos se han reportado sanar la ceguera, los problemas intestinales, fiebres, enfermedades graves, se reporta que el aceite de su lámpara en el santuario cura el cáncer. A su llegada a su santuario, propició la lluvia en una época de intensa sequía.

Otro de los milagros de la santa, fue haber reparado el mármol de su urna. Accidentalmente se rompió cuando revestían el ataúd, el arquitecto a cargo del proyecto no lograba reparar la rotura, pero según testigos la mano de la santa se vio guiando a la del profesional, cuando estaba reparando la losa, logrando que quede reparada.

La joven Victoria Moya, habitante de Guadalajara, se vio muy apenada por un padecimiento incurable de una hermana. No hallando efecto alguno de las medicinas, apeló en petición de la salud a santa Filomena, ordenando celebrar 3 servicios en su honor, pidiendo de Dios esta gracia por su mediación. Su oración fue escuchada.

El diecinueve de enero de mil novecientos sesenta y uno, notoriamente dio ganados agradecimientos, en el templo de san Pío X, en Guadalajara. Porque su hermana había recobrado totalmente la energía, convirtiéndose, desde entonces en una ferviente devota de santa Filomena y propagadora de su devoción.

Oración a santa Filomena

Estas son oraciones sumamente milagrosas, si las recitan con mucha fe y devoción con toda seguridad serán escuchados, ella es la santa que ampara los momentos de angustia sobre todo en los más jóvenes.

Santísima, y gloriosa, impoluta santa María, progenitora permanente de tus feligreses y devotos, se mediadora por mí, en el logro del perdón de mis faltas, ante nuestro poderoso señor celestial, oye mis plegarias, que te hago, con mucha humildad, en las que te solicito, con toda la fe que tengo, ser sanado de esta grave enfermedad, que azota a mi cansado cuerpo.

De la misma forma te imploro, con toda la humildad posible, santa virgen dame los dones de sanación. Amén.

Santa virgen María, te suplico, que dejes que santa Filomena, tu descendiente predilecta, interceda en mi causa, con todo el poder del señor, para que me sane de este terrible mal, que es un trastorno que no me deja vivir, santa Filomena, afortunada, apoyarme, te imploro, a dejar de sufrir de esta dolorosa enfermedad, obra en mí tu poderosa bondad, para que cese del todo este mal, con fe, gracias te doy. Amén.

historia de santa filomena

Santa Filomena y sus reliquias

Las reliquias de la historia de santa Filomena se trasladaron desde su sepulcro original, que fue descubierta en mil ochocientos dos, en un viejo cementerio romano, hasta la urbe de Nápoles, donde el padre Francisco de Lucía la resguardó en una librería, hasta poder llevarlas a su pueblo Mugnano, situado en la periferia de Nápoles. En septiembre del año de mil ochocientos cinco, los restos de la santa llegaron al pueblo.

El padre Francisco de Lucía, trasladó las reliquias bajo la autoridad eclesiástica de Roma, con un permiso que le dieron porque para el momento a la joven santa nadie la conocía, y fue este sacerdote quien ayudó con la interpretación de los signos impresos en la lápida, que indicaban que dicha cripta pertenecía a una mártir cristiana de los primeros años del cristianismo.

Las reliquias se colocaron con mucho cuidado en cinco cajas y entregados a la iglesia del lugar, a donde llegaron en septiembre del año de mil ochocientos cinco, allí se encuentran hasta hoy en día, y es desde allí desde donde se ha propagado la fe en la santa, y se encuentra por todo el mundo. Actualmente es en Mugnano del Cardinale donde se encuentra el santuario de santa Filomena. Para saber mucho más sobre estos temas puedes leer oración a la virgen de las Mercedes.

Plegaria milagrosa a santa Filomena

Se considera a santa Filomena, es sumamente milagrosa a la hora de lograr sanar las enfermedades, si se le recitan oraciones con mucha fe. Esta es una de las oraciones que mejor sirven a estos fines, seguramente se podrá conseguir el favor de la santa, por algo su culto crece de forma sostenida desde el siglo diecinueve.

Gran señor mío Dios único y verdadero de los cielos, te suplico, con mucha humildad, que intercedas por mí, con tu fortaleza milagrosa, para que todos mis problemas se solucionen, en especial las enfermedades, señor omnipotente, permite que a tu amada hija, santa Filomena, le lleguen mis súplicas, porque es santa de mi devoción y ante quien acudo procurando una pronta sanación, Dios altísimo, gracias. Amén.

Querida santa Filomena, ante tu santificada y poderosa presencia te suplico, que me auxilies a superar esta fatal situación, ejecuta en mí toda tu fortaleza que es un prodigio, para que el auxilios de san Gabriel arcángel, se alejen todos mis males, y que este mal, huya de mi cuerpo, igual te suplico, intercede en mi favor, para que Dios me perdone las faltas cometidas, y te prometo seguir por la senda de la fe. Amén.

Oración diaria a santa Filomena

Oh maravillosa santa Filomena, gran devota, que con mucho valor defendiste tu fe, ante ti me postro, con mucha humildad, para solicitar, con todo mi cariño, que me pongas lejos hoy, y todos los días, de la maldad y las cosas que me pueden dañar, que la injusticia no me afecte, socórreme con tus poderes para hacer milagros, para quedar libre de mis enemigos.

Grandiosa santa, aleja de mi persona la falta de esperanza, y que todos los días se renueve en mí la fe, por Dios, por Jesús y por la virgen María, te agradezco. Así sea.

Amada y santísima, muchacha casta, que con mucho valor defendiste tu fe, tienes un sitial de privilegio en el reino celestial, entrégame fortaleza para lograr, utilizando tus grandes y prodigiosos dones, los objetivos que quiero lograr a diario, auxiliame en mis necesidades, santa Filomena, te lo suplico, e intercede por mi humanidad, ante la gran bondad de nuestro señor, para que bendiga mis días y perdone los pecados. Amén.

Novena a santa Filomena

Como en toda novena diariamente se debe decir una oración previa, esto forma parte del ritual de cualquier novena católica, se hace una recitación diaria para prepararse, y luego se recita la novena del día correspondiente, para santa Filomena es la siguiente:

Amada virgen y mártir santa Filomena, Dios te reservó como una gran devota, con su magnánima sabiduría, por estos tormentosos días que se encuentran plenos de falta de piedad, para restaurar en los seres humanos la fe, sostener la esperanza, e inflamar la caridad ¡santa Filomena, a quien Dios ha revestido de un singular poder de intercesión para gloria de su santo nombre y para utilidad de la Iglesia.

Martirizada en el nombre del padre y llena de bendiciones. Recibe mis súplicas con tu protección graciosa y cuídame con tu fortaleza y relevancia ante Dios. Aquí me encuentro a tus pies suplicante, pero con la plena confianza, reconociendo en ti una gran abogada y protectora de los pobres y de todos los afligidos. Más para que yo sea digno de este favor, alcánzame aquella virginal pureza por la que tú has sacrificado todo.

Dame fuerza y determinación, la misma que tuviste durante tu martirio, para revestir mi espíritu de valor, tú que fuiste grande al proteger tu fe y tu castidad, te suplico me hagas fuerte, y me des ánimo para que mi espíritu salga libre de todo mal y sin mácula. Junto con estas súplicas te ruego, con todo el fervor de mi alma, me alcances de Dios.

Haz que me conceda el favor que solicito con esta novena, intercede ante él para que mire hacia mí y me auxilie. El bienaventurado Jesús, que es tu marido espiritual, por cuyo cariño sufriste martirios y moriste, no te negará si le pides por mí. ¡Sí, candorosa virgen y valerosa mártir! No te negará nada el buen Dios que dijo: “pedid y recibiréis” y podrá entonces realizarse en mí la infalibilidad de estas generosas promesas. Amén.

  • Primer día: Santa Filomena, virgen martirizada, te tocó vivir en una época llena de adoración a los ídolos paganos, y a pesar de todo tu profesaste una fe genuina. Niña sabia, que a tu corta edad te consagraste en cuerpo y alma al señor. Te suplico atiéndeme y haz que el señor conceda las peticiones. Oh purísima y santa Filomena.
  • Segundo día: ¡Oh famosa virgen invulnerable mártir santa Filomena! Tú, que por cariño al señor, sufriste agudos suplicios y vertiste toda tu sangre casta, y concediste tu sensible y inocente vida, en prueba heroica de la verdad de la religión cristiana que yo mismo tengo el honor de profesar, presenta a Dios en mi favor todos tus martirios.
  • Tercer día: ¡Venerable Filomena, intachable y mártir llena de fuerza! Tú, a pesar de ser una niña, brillaste con ánimo vigoroso el ardor de tu sumisa y firme oración. Fortificada con ella derrotaste las amenazas del injusto monarca después de haber desechado sus ofrecimientos más halagadores. La oración te ayudó a preferir las incomodidades de una prisión, que ser infiel al señor.
  • Cuarto día: ¡Beata Filomena, martirizada repleta de valor! Que toleraste muchas y vergonzosas degradaciones cuando te tiraron por las calles públicas de Roma entre el pueblo pagano, siempre deseoso de la sangre de los creyentes y donde dejaste jirones de tu carne virginal. Con ejemplar resignación tú soportaste a los verdugos flagelar, con látigos de puntas de acero, tu delicado y juvenil cuerpo.
  • Quinto día: ¡Beata Filomena, intachable y mártir crecida en constancia! Tú con tu estoicismo heroico en los martirios terminaste con la cólera de tus carniceros y cansaste sus manos ensangrentadas. Dios quiso curarte para redoblar tus combates y multiplicar tus triunfos. Incluso cuando estuviste de nuevo frente al tirano no te doblegaste, intercede ante el señor en mi nombre.
  • Sexto día: Querida santa. Fuiste penada a ser lanzada al río, a tu cuello amarraron un ancla; más el señor mandó a sus angelicales para que rompieran el ancla, y la llevaran lejos de ti, y en sus brazos llegaste a la playa sin daño alguno. Este fue otro de tus prodigios y por ellos pide ante Dios.
  • Séptimo día: Amada santa. Tu constancia y fe, y la imperturbable convicción de tu castidad, fueron la causa de que el malvado te hiciera un nuevo tormento, tu cuerpo amarrado fue traspasado por flechas. Te llevaron casi sin vida a tu celda y allí durante el sueño el señor te sanó de todas tus heridas. El amor al señor te sanó.
  • Octavo día: Bendita santa Filomena. Fuiste llevada por la ira del malvado al tormento de las flechas en llamas, que debían terminar con tu existencia en la tierra. Pero el gran poder del señor, desvió las flechas y estas dieron en la humanidad de los arqueros. Dios te protegió con su gracia divina, intercede por mí ante su divina presencia.
  • Noveno día: Querida y virginal niña. Culminaste tu batalla por la defensa de la fe con un último martirio. Al verse en la desesperación por humillarte, envió al verdugo a degollarte, y tu cabeza quedó separada de tu santo cuerpo. En ese momento tu alma impecable voló hasta el cielo donde está al lado del padre, como su hija predilecta. Porque fuiste buena, devota y casta.

Al culminar cada uno de las nueve recitaciones, se debe rezar un padre nuestro y un ave María, es en este momento que se pide lo que quieran que la santa les conceda.

Canto a Santa Filomena

La historia de santa Filomena, a pesar de no tener evidencias, es una de las que más rápidamente a generado seguidores por todo el mundo, ya que se le atribuye un gran poder para hacer milagros. Se le atribuyen milagros de casi cualquier índole, incluso si solo se toma en cuenta el gran poder que tiene para consolar al afligido, se le reconocen muchas cosas.

Acuden a ella para buscar, alivio tanto para penas del cuerpo como del alma, es por esto que se le pueden pedir favores, tanto con un rosario, como con un canto. Ella escuchará siempre que se realice con mucha fe, y no se le pida para causar daño a otra persona, siempre debe ser para remediar alguna injusticia o maldad.

Iglesia de santa Filomena patronato

El santuario de santa Filomena, tiene autoridad laica sobre el pueblo de Mugnano, sobre el rosario vivo y sobre la congregación del protectorado de los niños de María, sobre la cofradía de santa Filomena, la fraternidad de santa Filomena, instituciones que promueven la vida y obras milagrosas de santa Filomena en su localidad y alrededor del mundo.

En esta iglesia se encuentran los verdaderos restos de la santa desde el año de mil ochocientos cinco, y es el epicentro religioso que se ha ocupado de difundir el fervor a esta virgen. En otros lugares del mundo han levantado iglesias a la santa, como la iglesia santa filomena Santiago, en Chile, la catedral de santa Filomena en Mysore, India, y en México el templo a san Pío X, donde hay una capilla dedicada a santa Filomena.

historia de santa filomena

Iglesia de santa Filomena en Monterrey

El templo de la santa en la población de Monterrey, México, es una simple y bella iglesia construida para veneración de esta virgen, representa la corriente de promoción del culto a la virgen en México, a pesar de que sus actividades son localizadas, como misas, oraciones y fiestas patronales en homenaje a Santa Filomena, tiene la peculiaridad de tener, partes muy pequeñas de las reliquias de Santa Filomena.

Estas pequeñas reliquias que tienen, son un poco de cabello y un trozo de su vestimenta, con esto han colaborado para el reforzamiento de la devoción por la virgen milagrosa, y se encuentra exhibidos en un recipiente especial, visible, a todos los visitantes, a los que le ha concedidos muchos milagros. Estas pertenencias de la santa, sirven para dar fuerza y confianza a los devotos.

Templo de santa Filomena en Guadalajara

Realmente en esta ciudad se encuentra es una capilla consagrada a santa Filomena, la misma se encuentra ubicada dentro del templo del Papa Pío X, en Guadalajara, Morelos, México. Este es una edificación de estilo Bizantino, que se encuentra en la estación de tren conocida como santa Filomena. Es un lugar muy visitado por los devotos de la santa, que incluso lo llaman templo de santa Filomena.

Controversia

La historia de santa Filomena supuestamente fue narrada, por la misma santa a la servidora de Dios María Luisa de Jesús, o mejor dicho se le atribuye a la santa. Esta leyenda presenta serias dudas, por lo que hay quienes sostienen que es falsa, ya que está compuesta con serios errores históricos, hagiográficos, incluso inconsistentes con el mismo relato.

Los hechos claramente tienen mucha semejanza con leyendas del medioevo de otras mártires reconocidas, la historia de santa Filomena contiene muchos hechos anacrónicos, que son los que derrumban su veracidad, no por estas dudas la santa dejará de tener adeptos, ya que se conceden numerosos milagros,  entre las afirmaciones en duda tenemos:

  • Muestra a la niña como la heredera de unos monarcas griegos, que vino al mundo en la isla de Corfú, pero para el momento histórico del nacimiento, ya no había ningún reino griego, la Polis de Córcira había sido disuelta en ciento cuarenta y ocho antes de cristo, esto es cuatrocientos años antes de los relatos. El imperio romano ya estaba consolidado para el momento.
  • Prácticamente en todas las historias de los mártires, se dice que no podían concebir, y que al volverse cristianos Dios les hizo el milagro de tener un hijo. Esto era muy comúnmente utilizado por los medievales para convencer al populacho de que los mártires eran milagrosos desde su concepción.
  • La denominación Filomena efectivamente es de Grecia y quiere decir “que ama el canto”, es el nombre que los antiguos le daban al ave conocida actualmente como ruiseñor, no tiene ninguna relación con “filia luminis” la explicación a esto es sencilla, la leyenda recoge la teoría de los que compusieron la lápida rota, para crear el nombre “filumena”.
  • No tiene ninguna lógica que el emperador Diocleciano declarara la guerra a un país que le pertenecía ya al imperio romano, también cabe destacar que este gobernante jamás enviudó, su esposa Prisca le sobrevivió varios años luego de su fallecimiento.
  • Diocleciano gobernaba el imperio desde Rávena, nunca estuvo en la sede del gobierno en Roma, entonces es imposible la reunión de él con el padre de la santa.
  • Para la época del supuesto nacimiento de Filomena, no se practicaba el bautismo entre los cristianos, al igual que el culto mariano, no se puso en práctica hasta varios siglos después, entonces es imposible que la niña fuera bautizada al nacer y mucho menos que tuviera conocimiento de la virgen.
  • En el imperio romano no existían celdas en los palacios.
  • La revelación, en teoría fue hecha por la misma santa, pero varía de primera a tercera persona muchas veces a lo largo de la narrativa.
  • Las anclas eran muy costosas en la época del relato, y se cuidaban como un bien muy preciado, jamás hubieran sido utilizadas para torturar a infractores de la ley, existían métodos muy efectivos y más económicos.

Todo esto es un indicativo, de que esta historia de santa Filomena fue inventada, para fomentar la conducta piadosa y devota hacia la santa, basada en los símbolos encontrados en la lápida de una cripta en la catacumba donde se descubrió el cuerpo, el imprimátur dado por la iglesia a esta leyenda sólo quiere decir que en ella no hay doctrinas contrarias a la fe, y no obliga a sus fieles a creer en ella.

Historicidad e investigaciones recientes

En la época presente se han venido realizando un conjunto de investigaciones, con la finalidad de esclarecer informaciones sobre la identidad y verdadera historia de santa Filomena. En una investigación realizada en el año dos mil cinco a solicitud del entonces obispo de Nola, Ms, Giovanni Braschi, dieron como resultado que todo indicaba que la santa falleció fue a principios del siglo dos.

Según este estudio la fecha fue aproximadamente los años doscientos a doscientos dos d.C. revelando la falsedad de la historia decimonónica que la colocaba en la misma época de Diocleciano, y mostrando que su martirio ocurrió durante el reinado del emperador Septimio Severo. Para saber más sobre estos temas puedes consultar oración al santo niño de Atocha.

Especialistas en la actualidad afirman que las dudas alrededor de su vida y la fantástica leyenda fabricada en torno a sus restos, no son suficiente para que dejen de venerarla, se pueden en su lugar utilizar como evidencia para asegurar la veracidad y legitimidad de su culto, defendiendo el hecho que Santa Filomena fue una mártir más en la historia del cristianismo.

Se considera que tan sólo por la valentía de entregar la vida por el señor es más que suficiente para que sea venerada, pero lo cierto es que toda la historia de santa Filomena, excepto por el martirio ha sido desmentida. Lo importante es que fue una mártir cristiana y debe permanecer en los anales de los mártires de esa época, caso aparte es el reconocimiento de los milagros realizados por la santa.

Deja un comentario