La Flor de la Vida, una figura geométrica con significado místico

La figura conocida como flor de la vida, está conformada por diecinueve circunferencias enteras, todas con las mismas dimensiones, y treinta y seis medios círculos que conforman un grupo de geometría con forma de hexágono, esta figura se circunscribe a una circunferencia más grande.

flor de la vida

Flor de la vida

Esta es un dibujo fácil de trazar, pero con un poder energético imponderable. Está conformada por diecinueve circunferencias iguales en dimensión, que están superpuestos en el gráfico. También se le dibujan treinta y seis semicírculos, que cuando se trazan en grupo toman la figura de un hexágono. Esta figura hexagonal se circunscribe en el interior de una circunferencia externa de mayor tamaño.

Las diecinueve circunferencias enteras más pequeñas, del dibujo de la flor de la vida, se ocultan formando geometrías circulares simétricas, pareciéndose a las parte externas de una flor. En el mundo hay una gran cantidad de símbolos que tienen poder sobre las energías, si quieres saber más sobre ellos puedes leer símbolos mayas.

La forma como está diseñado con geometría la flor de la vida, hace que en su interior, según los cálculos geométricos y numéricos, esté el diseño de la totalidad de la vitalidad que podemos encontrar en la Tierra.

Dentro de la flor de la vida, está contenida cada formulación numérica, los postulados físicos, cada nota de la música, absolutamente todo lo que conforma los habitantes biológicos. Puede ser la conformación de una persona o de algún animal, esto también estará contenido en el diseño de la flor de la vida.

flor de la vida

Esto abarca además el diseño de la configuración atómica, en cada uno de sus niveles energéticos y cualquier cosa que se pueda encontrar en el universo con comportamiento ondulatorio.

Patrón geométrico

Esta figura geométrica, tan energética y poderosa, es la precursora de los llamados cuerpos de Platón, el paralelepípedo recto de Metatrón, la fruta de la vitalidad, la figura del infinito y muchas más.

Los creyentes afirman, que estas representaciones geométricas, tienen en su conformación, una parte muy importante de toda la sabiduría universal.  Esto se encuentra registrado en las bibliotecas de los Akáshicos. Para poder buscar esta información, de forma coherente, hay que tener un gran conocimiento sobre la flor de la vida y sus cálculos numéricos.

El diseño de su geometría, es una simetría perfecta, los números que se obtienen a partir de ella, lo podemos encontrar en lugares como las estrellas.  La separación de las mismas se encuentra en la flor de la vida.

Las dimensiones de los seres humanos, utilizadas por Da Vinci, están contenidas en esta figura geométrica. La configuración de las moléculas de todo lo vivo, también la podemos encontrar en la flor de la vida. Esto la convierte en una fuente de energía creadora, muy útil y poderosa, utilizada ampliamente por grandes sabios.

Su simbología se considera consagrada por muchas  civilizaciones, desde la antigüedad hasta los tiempos modernos, y en prácticamente todo el planeta. Es una figura muy respetada dentro de los considerados símbolos geométricos sagrados. Se le reconoce un gran poder energético, pues a partir de aquí se puede describir la totalidad del universo.

En el diseño de la flor de la vida, se pueden reconocer prácticamente todos los patrones de geometría básicos. Al tener tantos modelos de geometría dentro de la forma de la flor de la vida, se puede utilizar como evidencia de que todo, las cosas vivas y las cosas inertes, son provenientes de una energía única. Todos provenimos de un ente superior, y la flor de la vida es muestra de ello.

La figura de geometría que conforma la flor de la vida, se encuentra una y otra vez, en todo lo existente en el planeta y en el entorno universal. Es una figura que simboliza la vitalidad, y que tiene la habilidad de comprobar que todo proviene de una sola Fuente Universal.

flor de la vida

Esto significa que todas las cosas, tanto las vivas como las inertes, están tejidas en una sola red que las mantiene unidas. De forma parecida ocurren las trayectorias cuánticas que trazan un par de enlaces atómicos.

La flor de la vida como símbolo, es una representación de la temporalidad de las cosas y de su ubicación en entorno del planeta. Es una simbología del ente universal, lo que no tiene fin, la cantidad unitaria, el inicio de las cosas y lo siempre presente.

Es uno de los símbolos más antiguos, que han prevalecido hasta la actualidad. Tiene un gran poder, y su origen no está definido, se dice que existe desde el verdadero inicio.

Origen del símbolo

Los arqueólogos en sus investigaciones y con el análisis de despojos hallado en excavaciones, afirman que el primer registro de una figura de la flor de la vida, se encontró en Egipto, en una edificación sagrada. Este gráfico se encontró en una sala a la que era muy difícil acceder, en un monumento de la sala sagrada de Osiris en Abydos, en Egipto.

Según los expertos, luego de fechar el hallazgo, el grabado fue realizado hace mucho más de seis mil años. Incluso en la actualidad, es un misterio quién lo hizo y cuál técnica utilizaron para lograr un acabado tan definido. El grabado es de geometría prácticamente perfecta, por ser tan antiguo es un misterio, con que herramientas fue realizado, no concuerda con las técnicas de la antigüedad.

En la ubicación de la India, donde se encuentra el llamado santuario dorado, existen figuras de la flor de la vida que datan de la centuria XVI. Se observan en prácticamente todos los templos de la zona, así como en algunas cuevas y localizaciones rurales.

También en China, se han encontrado hallazgos que tienen el gráfico de la flor de la vida. Uno de ellos está ubicado en la casa de la familia imperial, en la capital. En este lugar se puede ver una estatua conocida como el Perro de Fu, esta forma parte de sus guardias sagrados y en ella, bajo sus patas,  hay una bola con la configuración de la flor de la vida.

El conocido como figura de la planta de la vitalidad, también deriva de la flor de la vida. Esta imagen es una creación que tuvo su origen en el judaísmo y define con su configuración, la parte natural de la divinidad y lo que fue creado.

Se pueden encontrar imágenes de la flor de la vida en diferentes ubicaciones del planeta, donde la cultura y las religiones son totalmente diferentes entre sí a primera vista. Muchas de estas figuras datan de tiempos muy remotos, incluso a algunas no se les ha podido definir la edad con exactitud.

Esta figura se ha encontrado, en mezquitas, en ruinas antiguas de los mayas y los aztecas, en expresiones artísticas fenicias, en templos hindúes, y asirios. Por tal motivo, se puede decir que donde el hombre se ha establecido, se pueden encontrar dibujos de la flor de la vida.

La flor de la vida y Leonardo Da Vinci

La flor de la vida aparece en muchas de las obras del gran Leonardo Da Vinci, este es un tema recurrente en su composición artística. Las proporciones humanas, que utilizaba en su composición, eran tomadas de las proporciones de la flor de la vida.

Si se observa bien, el Hombre Vitruvio, es una muestra de un cuerpo humano en un marco cuadrado sobre un círculo. Con los brazos y las piernas estirados horizontalmente, el hombre calza perfectamente dentro del círculo, quedando el cuerpo justo en el centro.

No importa qué posición adopte, siempre que sea con los brazos y las piernas estirados, quedará circunscrito dentro de la circunferencia. En general es otra demostración de que la flor de la vida, contiene desde el punto de vista geométrico toda la información de la creación.

La flor de la vida y el origen de la vida humana

Los fieles creyentes, en los poderes de la flor de la vida, lo asocian con el inicio de la vida del ser humano. La simple ubicación del ser humano en formación, dentro del vientre materno, cumple con la configuración geométrica de la flor de la vida. El útero con su forma curvada se puede circunscribir dentro de la flor de la vida, y más cuando el bebé asume la posición fetal.

Una vez la semilla del hombre se une a la de la mujer, se puede observar como esta célula fecundada, inicia su separación en varias otras células, de forma impresionantemente simétrica. En un inicio se convierte en dos células, luego estas se duplican, y siguen en este proceso de duplicación, hasta que se convierten en un feto.

El ser humano se forma dentro del vientre materno, de forma perfectísima, y sigue un diseño consistente con la figura geométrica de la flor de la vida. Una configuración similar la encontramos en el universo, si analizamos las distancias entre los astros, sus órbitas, las distancias entre grupos de cuerpos estelares, también cumplen con el patrón de la flor de la vida.

Si se analiza la formación de otras especies vivas, encontraremos que se forman a partir de una célula fecundada, que se divide de forma similar a la del ser humano, nuevamente se cumple con el diseño de la flor de la vida.

Usos de la flor de la vida

El principal uso que se le da a la poderosa flor de la vida, es en la meditación. Para leer y analizar los libros de los Akhásicos, para saber cuándo se elaboran y realizan ritos de movimiento de energías para hacer sanaciones.

Cuando se realiza la práctica de la meditación, se logra hacer que las ondulaciones que manan del cerebro se pongan más lentas, y es en este momento en que la el cuerpo se relaja profundamente, que se logra potenciar este estado relajado con la flor de la vida.

Si visualizamos o nos concentramos en el diseño simétrico de la flor de la vida, incrementamos el estado de serenidad, nos concentramos más, orientamos mucho mejor la fuerza de voluntad y la intencionalidad que tenemos. Se logra un equilibrio superior, nuestros pensamientos se vuelven sumamente coherentes y nuestro corazón se relaja.

Llegamos así a un estado de paz, nos logramos ubicar en nuestro lugar astral sereno y tranquilo, nos llenamos de energías renovadoras y buenas, sentimos un gran agradecimiento por el universo, incluso comenzamos a sanar. Han existido muchas culturas que utilizaban símbolos para conectarse con las energías universales, para aprender más sobre ellas puedes leer símbolos vikingos.

La flor de la vida es muy buena para quitarse el estrés, la simple observación de su patrón geométrico, permite entrar en un estado, donde los problemas mundanos ya no se ven tan graves. Es un elemento fabuloso para pensar en la solución de conflictos y problemas, el estado de relajación que nos permite alcanzar, es de total paz interior.

Sí queremos utilizarla para limpiar las energías que nos rodean, solamente tenemos que observar la flor de la vida mientras realizamos inspiraciones profundas. Al respirar lenta y profundamente mientras contemplamos su diseño, las energías negativas que tengamos en nosotros pues desaparecerán.

Símbolo de la flor en joyas

Una forma de tener cerca el gran poder de la flor de la vida y como valor agregado sentir todos los efectos positivos que obtenemos de ella, es utilizarla en forma de joya. Se puede tener un símbolo de la flor de la vida o en su defecto del árbol de la vida y utilizarlo como un dije, o unos zarcillos, también se puede utilizar como gargantilla o en una sortija, hay una cantidad de opciones diferentes y para todos los gustos.

flor de la vida

En el mercado joyero de todos los países, suelen encontrarse infinidad de prendas con esta imagen, o alguno de sus derivados. No hay que realizar ningún tipo de ritual, para sentir su gran poder equilibrador de la energía personal.

Tan solo con llevarla como parte de nuestros accesorios o ropa, ya nos estamos beneficiando de su geometría mágica. También se encuentra en muchos objetos diferentes, incluso en accesorios para el carro o la cartera.

Otros usos

Si utilizamos, las imágenes y sus derivados de la flor de la vida como un dije o un anillo, tendremos permanentemente ese recurso para serenarnos cada vez que lo necesitemos. Cuando estemos con la energía baja, solo miramos el símbolo, o pensamos en que lo llevamos, e inmediatamente su gran poder limpia la energía que tenemos.

Otro método para tener esta gran imagen a la mano, es buscar calcomanías de la misma y utilizarlas como decoración en los lugares que habitualmente frecuentamos. Puede ser en las diferentes áreas de la casa, el automóvil, el lugar de trabajo. No tiene que ser grande, puede incluso ser una pequeña imagen pegada en nuestro computador.

Cuando la persona está estresada, puede hacer ejercicios de respiración, y meditaciones sencillas, mirando esta imagen, bien sea grande o pequeña. Si no queremos que la vean, puede incluso estar colocada debajo del escritorio, dentro de una gaveta, no importa que no se vea, sabremos que está allí.

Una buena opción es conseguir alfombras, cojines, cortinas, que tengan como estampado este patrón geométrico, actualmente existe casi cualquier elemento de decoración con estas figuras. Porque por su energía equilibradora, estéticamente suele resultar atractiva.

Piensen lo poderoso que es utilizar esta figura en las sábanas de la de cama, o en las fundas de las almohadas. Ese al ser nuestro lugar de descanso, es fabuloso para relajarnos y dejar ir las malas energías. Por lo tanto, esta poderosa imagen, no solo es bella para decorar y utilizar en el vestuario personal, sino que también nos beneficia de forma monumental.

Mándala de la flor de la vida

Los mandalas son figuras muy utilizadas para meditar y relajarse. Si hacemos un mandala con la figura geométrica de la flor de la vida, estamos aprovechando toda la potencia de ambas formas. Hacer este mandala será, una de las formas más integrales de limpiar nuestro aura y pintar uno, es de las actividades más relajantes que hay.

flor de la vida

Además si es de la flor de la vida o de un árbol de la vida, obtendremos en beneficio adicional de aclarar nuestro pensamiento. En necesario para una vida sana y plena el poder mantener nuestras energías en equilibrio. Si nos mantenemos positivos, sanos y optimistas, llevaremos esta paz y serenidad a nuestra familia.

Estos mandalas de la flor de la vida, nos ayudan a conectarnos con nuestro ser interior y que mejor manera que esta, para resolver nuestros problemas. De esta forma podremos detectar qué cosas nos desequilibran y resolverlas, es quizás la forma más personal de utilizar la flor de la vida para nuestro beneficio.

Tatuajes  y su significado

Los tatuajes son una gran forma de tener esta imagen con nosotros. Para que la imagen quede realmente bien, debe buscarse un experto en este tipo de tatuaje. Si el nivel de detalle del tatuaje no es bueno, se pierde el poder energético de la simetría geométrica de la figura, y ya no sería el hermoso símbolo que se quiere tener en el cuerpo.

Este símbolo, que es uno de los más poderosos, en un tatuaje, nos mantiene en la conexión universal de la propia vitalidad, de la sensación de bienestar infinita. Además nos conecta con el surgimiento de la creación universal y con la temporalidad del espacio.

flor de la vida

Tatuajes en mujeres

En el cuerpo femenino, suele verse con mucha elegancia con el tatuaje de la flor de la vida. Es una figura delicada y muy armónica, sobre todo se ve muy femenina. Las creyentes, en el poder de la imagen, se hacen el tatuaje en algún lugar visible, donde esté a la vista de los demás.

La mayor parte de las mujeres prefieren hacer un tatuaje muy colorido, por lo menos dos colores brillantes. Es de la preferencia de un grupo de damas, agregarle una imagen adicional como, por ejemplo, un ojo de la suerte, que además se asocia a la glándula pineal relacionada a las energías internas y tercer chacra.

Tatuajes en hombres

En el caso del género masculino se estila hacer el tatuaje en un solo color o en una combinación de tonos oscuros ya que, en colores la flor de la vida tiende a verse muy femenina.

Los lugares preferidos para ubicar estos tatuajes son, los brazos o en las piernas y por ser una forma geométrica, resalta la musculatura. En muchas ocasiones le añaden algún otro símbolo que lo haga ver más varonil, pero que no le quite poder a su simbología.

flor de la vida

Conclusión sobre la flor de la vida

La flor de la vida, es una simbología que abarca el universo y lo armoniza, equilibra las energías y es una figura del inicio de la vitalidad universal. Se trata de un amuleto personal que trae consigo paz.

Nos conecta con el universo, con nuestra personalidad superior, es la conexión con las fuerzas astrales y universales. Representa la vida, la fuerza y lo eterno del espíritu.

Los sólidos platónicos

Los sólidos platónicos, son paralelepípedos rectos que se circunscriben dentro de la flor de la vida. El filósofo griego Platón, asoció cada uno de ellos con un elemento. Cada uno de estos sólidos, está compuesto por aristas del mismo tamaño, asociadas a las dimensiones de la flor de la vida.

En sus escritos, adjudicó a cada uno de los elementos que formaban el universo a una de estas figuras, así asoció: el fuego a la figura de cuatro caras triangulares; el aire al paralelepípedo de  ocho caras; el agua al poliedro de 20 caras; y la tierra al sólido de seis caras. Para los antiguos cultura griega, los elementos tenían carácter sobrenatural. Entonces sólidos se utilizaban para energizar los procesos de conexión con las fuerzas naturales.

Desde el punto de vista de la simbología, se pueden utilizar de forma similar el árbol de la vida y la flor de la vida. Tienen gran poder para equilibrar las energías y superar las situaciones de estrés. También nos ayudan a realizar meditaciones profundas y a encontrarnos con nuestro yo interior. Si quieres aprender a más sobre los sólidos platónicos y su gran poder puedes leer sólidos platónicos.

Deja un comentario