Aprende ¿cómo realizar la novena a la virgen desatanudos?

Antes de hablar sobre la novena a la virgen desatanudos, debemos aclarar quién es esta virgen. Ella es una de las apariciones de la virgen de origen europeo, a la cual se le han concedido muchos dones, esta es una santa muy milagrosa y actualmente tiene muchos devotos.

novena a la virgen desatanudos

¿Qué es la novena a la virgen desatanudos?

Son muchísimos los testimoniales de feligreses y devotos que, luego de suplicar auxilio a la virgen desatanudos han tenido el alivio y los milagros que solicitaban. Ellos relatan que luego de hacer la novena a la virgen desatanudos, su súplica fue escuchada y su problema resuelto. Muchas personas han experimentado concretamente el “desatarse” de esos nudos que provocan dolor y sufrimiento. Si quieres aprender más sobre estos temas de religión puedes leer historia de la rosa mística.

Por medio de las plegarias hablan con la virgen desatanudos y piden con toda humildad su intercesión, le hablan como se le habla a una progenitora amorosa y protectora, y ella responde amparando a sus hijos que estén en problemas. Desde que fue elegido el Papa Francisco, esta devoción se ha vuelto inmediatamente muy popular y querida por los fieles de todo el mundo. En particular la novena a la virgen desatanudos, es muy popular entre la feligresía católica.

¿Qué es una novena?

La novena es una forma de orar en la que el creyente habla con el señor a lo largo de nueve días consecutivos solicitando la intermediación personal de la virgen, de alguien santo, o de los otros seres celestiales sagrados que sirven de enlace en la comunicación con Dios. Es también usual rezar las novenas en preparación para las grandes fiestas litúrgicas como Navidad, Pascua, Pentecostés o la Inmaculada.

Este tipo de rezo tiene su inicio en la apología de los nueve días que hubo entre la elevación y el pentecostés, en este período de tiempo los apóstoles, por indicaciones del señor, se mantuvieron en oración y recogimiento en espera de la llegada del espíritu santo. El fiel que se presta para iniciar una novena lo hace para pedir ayuda a Dios en una situación particular de sufrimiento suyo o de sus seres queridos.

novena a la virgen desatanudos

En este tipo de rito encontramos la novena a la virgen desatanudos, esta es muy utilizada para pedirle por la solución de problemas especialmente complicados, a los que no se le ve una fácil solución, es una advocación mariana muy piadosa y a la cual los creyentes aman y en ella confían, para incluso los asuntos de salud.

¿Por qué una novena a la virgen?

En la época en que el cardenal Bergoglio comenzó la propagación del culto a esta virgen, en su diócesis, fue el religioso párroco de san Juan Bautista en Buenos Aires, el que en mil novecientos noventa y ocho redactó la primera novena a la virgen desatanudos, que le fue entregada a los feligreses de su parroquia, con autorización del arzobispado de París en dos mil ocho.

Esta novena se fue difundiendo poco a poco por los diferentes países del planeta y actualmente se ha traducido en muchos idiomas y se ha versionado muchas veces. Por medio de esta novena tan particular, se puede solicitar la intercesión de María para que se pueda desatar un nudo particular que provoca grandes sufrimientos, estos nudos son la analogía de las dificultades que encontramos para solucionar problemas.

La representación de estos nudos son pequeñas o enormes encrucijadas de la existencia, ellos de alguna forma son la analogía de los pecados o faltas, los problemas del cuerpo y del alma, las separaciones de la familia o del empleo o de cualquier actividad cotidiana, la dificultad de aceptar la voluntad de Dios, las dificultades de la vida cotidiana. Durante toda la novena se rezará para que un nudo en concreto sea desatado.

¿Qué significado tiene rezar una novena?

La costumbre de orar en forma de novena, no es más que seguir la enseñanza que dejó el señor, por medio de la palabra, él invitó a los apóstoles a orar de forma continua y sin descanso, como la viuda de las escrituras que, con gran insistencia, le imploraba al juez que le hiciera justicia frente a su adversario. Para hacer esto, para que una oración sea verdaderamente eficaz, son necesarias la humildad, la constancia y la perseverancia.

Todo católico debe tener una gran claridad de espíritu, y una conciencia plena de que Dios escucha todas sus oraciones, de que cuando se recita una plegaria realmente se está conversando con el señor, es por esto que podemos pedirle y él nos dará, igualmente nunca debemos olvidar darle gracias, esa es la mayor muestra de humildad que podemos hacer.

Cuando Jesús, en su tránsito por esta vida, les narro a sus discípulos la parábola del fariseo y del publicano, realmente estaba enseñando que la mejor característica de una persona de fe es la humildad de corazón, y esto es esencial en la oración cristiana. Si quieres aprender más sobre estos temas de religión puedes leer santa Montserrat de las embarazadas.

¿Cómo se reza la novena?

La forma en que se reza la novena a la virgen desatanudos, está muy vinculada a la forma en que se hacen las plegarias del santo rosario, que es un resumen de todo el evangelio: durante nueve días continuos el creyente recitará el santo rosario junto con las plegarias de la novena a la virgen desatanudos.

Se debe iniciar haciendo la señal de la santa cruz y un acto de contrición para solicitar nos sean perdonados las faltas por parte del señor, y así tener el alma en estado de pureza para recitar la plegaria. Luego se reza la súplica a la virgen desatanudos, esto también se puede hacer al final y se inicia el rosario con los misterios correspondientes al día de la semana.

Después que se hicieron las primeras 3 decenas, correspondientes a los primeros tres misterios del rosario, se reza la oración, meditación del primer día, y en la medida que pasan los días pues se hace la del segundo, la del tercero, y así sucesivamente hasta completar los nueve días. Seguidamente se hacen las últimas dos decenas del rosario o los últimos dos misterios.

Cuando se haya culminado el último misterio, esto es el quinto misterio se debe rezar un salve Regina, y se termina con una de las oraciones a la virgen desatanudos, como la mostrada a continuación:

Querida santa desatadora de nudos, tú estás colmada de la presencia del señor, estando en vida fuiste haciendo con mucha sumisión la voluntad del todopoderoso, y el malvado nunca pudo confundirte con sus maledicencias. Ya junto a tu hijo intervienen por nuestros problemas y, con toda sencillez y paciencia, nos diste ejemplo de cómo desenredar la madeja de nuestras vidas.

Tu asumiste el lugar de nuestra madre y te quedaste con nosotros, eres la que le das sentido a nuestra existencia y aclaras los lazos que nos unen al padre.

Eres la progenitora del Mesías y madre de todos nosotros, tú que con espíritu de madre desatas los nudos que perjudican nuestra vida, te solicitamos que nos recibas en tus manos y que nos libres de las ataduras y rumores que nos hostiga nuestro enemigo.

Con tu graciosa presencia, intermedias por nosotros, con tu humilde ejemplo líbranos de todo lo malo, madre de nosotros, y desata los nudos que no permiten que estemos junto al señor, para que seamos libres de toda confusión y error, lo hallemos en todas las cosas, tengamos en él puestos nuestros corazones y podamos servirle siempre en nuestros hermanos. Amén

novena a la virgen desatanudos

Esta oración es simplemente un ejemplo de cómo debe hacerse y no algo imperturbable y monolítico; con la práctica se puede ir adaptando a cada creyente, a su forma de ver a la virgen, a la solicitud que quiere hacer, esto debe ser una conversación estructurada con el altísimo, y como buena conversación puede variar en la forma de hacerlo. Para saber más sobre estos temas puedes leer la magnífica.

¿Cuál es la actitud para una oración?

Cuando se utiliza la novena como forma de plegaria, es de suma importancia tener la actitud correcta, se deben evitar los extremos: no se debe hacer con superstición, pero tampoco se debe hacer con desconfianza. La actitud supersticiosa es la que lleva a considerar el rezo de una oración o un rito religioso como una práctica de tipo mágico para ganarse la divinidad y someterla a la propia voluntad.

Cuando se hace por superstición, en lugar de devoción estaremos tratando de utilizar la plegaria como un instrumento para intentar manipular la voluntad del señor, y de esta forma convencerlo de secundar las propias peticiones. Es fácil caer en esta actitud y, infortunadamente, algunos folletos de plegarias y de novenas corren el riesgo de caer, también éstos, en este peligro.

Estos textos proponen al devoto realizar una gran cantidad de plegarias, de formulaciones, de gestos o rituales para que la novena cumpla su cometido, incluso se sugieren ritos propios de las religiones paganas. El supersticioso es también escrupuloso y no quedará satisfecho plenamente si no logra rezar todas las oraciones en el tiempo y modalidad preestablecidos: ni experimentará el éxito de la novena.

Las personas que caen en esto, no logran nada, piden de forma tan inadecuada que no son escuchados, es decir, la solicitud de la gracia sería no atendida por el señor. Contra este tipo de conducta se escribió por parte de los profetas del Antiguo Testamento que condenaron el culto exterior al que no correspondía una adhesión de corazón a los preceptos de Dios.

Por su parte Jesús convocó a la buena samaritana a orar con él en el espíritu y corazón y en verdad, en un lugar diferente al que había elegido para el culto exterior. El que cree en supersticiones, termina por intercambiar el medio o la devoción, con el fin. De esta forma corre el riesgo de concentrarse más en la observancia externa que en el verdadero significado de la oración.

Se debe tener cuidado con no caer en esto, las acciones de la religión más sinceras son siempre amenazas de superstición, si nos descuidamos y permitimos que se subordinan, termina siendo un simple medio. Cuando la “letra” prevalece sobre el “espíritu”, la oración se vuelve mecánica, técnica y pierde el amplio respiro de la súplica confiada.

La otra actitud que se debe evitar es el estar desconfiados de los que estamos haciendo, la desconfianza con relación a la utilidad o no de la recitación de una novena, de la piedad y la plegaria del rosario. Puede suceder que se rece la novena con un corazón desconfiado, rezando las oraciones sin darles la justa importancia y pensando que, en el fondo, no sean tan eficaces, se debe hacer con mucha fe pero sin fanatismos.

Si se tienen dudas de la utilidad de la plegaria, es porque se duda de la fuerza, bondad y gracia del espíritu santo, y eso significa que dudamos del amor eterno y confiable de Dios. En los Evangelios, Jesús no realiza milagros donde falta la fe, sino que a quien cree le revoluciona la vida, transformando las situaciones de sufrimiento y de muerte en realidades nuevas, radicalmente renovadas, como dijo a la hermana de Lázaro. Si quieres saber más sobre estos temas espirituales puedes leer novena a san Expedito.

La intercesión de la virgen María

El santísimo Bernardo cuando mencionaba a María la nombraba como estrella del mar que guía y da luz al camino de los que se encuentran corriendo peligro y en la oscuridad. Según los escritos del santo abad de Claraval nos ayudan a comprender cuán necesario es mirar la estrella, pensar e invocar María en los momentos de tempestad. Al respecto este monje escribió la siguiente reflexión.

Oh tú, cualquiera que seas, que te acongojas sintiéndote sin tierra firme bajo tus pies, te sientes llevado por el oleaje de esta realidad, en medio de tormentas y huracanes, si no quieres naufragar, no dejes de mirar la luz de esta estrella. Si el viento de las tentaciones se levanta, si el escollo de las tribulaciones se interpone en tu camino, mira a la estrella, invoca a María.

Si eres zarandeado por las olas del engreimiento, de la codicia, de la calumnia, de la avaricia, mira la estrella más brillante, e solicita a María. Si la ira, los deseos malintencionados, embisten al frágil barco en el que navega tu alma, levanta los ojos a María. Si perturbado por el recuerdo de la enormidad de tus crímenes, confuso a la vista de las torpezas de tu conciencia, aterrorizado por el miedo del juicio.

Si te sientes que te está llevando el torbellino de la angustia, y que vas a caer por el abismo de la desesperación, piensa en María.

Comienzas a dejarte empujar por el impetuoso empuje de la tristeza, a despeñarte en el abismo del desespero, piensa en María.  Que nunca se aparte de tus pensamientos, no permitas que salga de tu corazón; y para alcanzar el socorro de la intercesión de Ella, no tomes con negligencia los ejemplos de su vida. Siguiéndola, no te extraviarás; rezándole no desesperarás; pensando en Ella evitarás todo error.

Si la mantienes contigo y ella te sostiene, jamás caerás, si te cuida, a nada le temerás; si te guía, no te agotaras; si ella te favorece, alcanzaras el buen fin. De esta forma podrás comprobar por tu propia vida con cuánta razón se dijo el nombre de la virgen María.

Esquema sugerido para la novena

Es importante tener claro cómo se debe hacer esta novena, ya que con ella debemos hacer un rosario y esto la hace un poco diferente de la estructura tradicional, tanto la novena como el rosario deben ser bien planificados, y debemos tener a la mano las oraciones y los misterios. El orden sugerido para esta novena a la virgen desatanudos es:

  • Signo de la cruz: es un gesto que forma parte del ritual de la oración, se hace mediante el trazado de una cruz vertical sobre el cuerpo con la mano derecha, con frecuencia se acompaña recitando una fórmula trinitaria.
  • Acto de contrición: Es la oración clásica para demostrar que estamos arrepentidos por nuestras faltas en contra de las leyes de Dios, contra nosotros mismos y contra nuestros semejantes.
  • Súplica a la virgen que desata nudos: Es una plegaria especialmente redactada para llamar la atención de la virgen y así poder hacer nuestras solicitudes.
  • Rosario: primeros tres misterios: Esto dependerá del día de la semana que le corresponde a la novena.
  • Meditación del día correspondiente: se dirá una meditación según el día de la novena en que estemos, y aquí se hará la solicitud que deseemos hacerle a la santa.
  • Rosario: últimos dos misterios: Esto dependerá del día de la semana que le corresponde a la novena.
  • Salve Regina: Esta es la salve que comúnmente recitan los católicos a María la madre de Jesús.
  • Oración final: En esta oración se le debe dar las gracias a la virgen, como una muestra de humildad y devoción por los dones que nos dio y que nos va a dar.

Deja un comentario